LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

serenitymarkets.com

Siempre nos han dado miedo cuando operamos en bolsa los gaps de apertura que se pueden producir cada día. De hecho hay mucha gente que decide operar exclusivamente en intradía para evitar este tipo de cosas.

Es verdad que a veces esos gaps son bastante duros, especialmente cuando se trata de valores sueltos. Cada vez es más frecuente con que se haga una colocación privada acelerada durante la noche, y el inversor de a pie se encuentra con una depreciación  fuerte durante la noche.

Pero evidentemente a veces los gaps también son a favor, aunque eso nuestra mente los borra rápidamente.

A nivel de índices, donde todo está más suavizado los gaps son menos duros pero también existen.

¿Hay que temerlos o no?

Pues a este respecto nos pueden dar bastante luz estos gráficos que les voy a incluir a continuación.

Veamos en primer lugar esta tabla

1.png

Fuente: http://awealthofcommonsense.com

Como vemos en los últimos años parece acelerarse el proceso de que una buena parte de la rentabilidad se acumula en los gaps de apertura, y dentro del día tenemos bastante más ruido.

Desde el 2009 la cifra de lo que se gana en los es destacable pero no decisiva con un 27%. Pero si contamos a partir de 2015 un 68% de la subida está en los gaps y un 71% si contamos desde 2017.

Desde luego que si nuestro perfil es de buscar movimientos destacables, parece obligado aguantar por las noches. Otra cosa es que entremos en intradía en busca de otras cosas, pero desde luego en busca de tendencia no parece interesante.

Veamos otro gráfico:

2.png

En este caso por años y de la misma fuente:

Uno de los episodios bursátiles que más enseñanzas pueden aportar al inversor bursátil de hoy en día, permanece bastante olvidado en los libros de historia económica.

Hoy vamos a hablar de este episodio. Vamos a hablar de la burbuja en Wall Street  Nifty Fifty, que se dio entre finales de los 60 y muy al principio de los 70.

Fue una burbuja peculiar. La mayoría de las grandes burbujas mundiales se dan sobre activos de valor sospechoso. Por ejemplo la locura de los tulipanes. O por ejemplo el bitcoin, y que me perdonen mis compañeros de redacción por lo poco moderno que soy, pero para mí su valor sigue estando cerca de cero, y sigo sin entender la minería. La de Asturias sí, la del bitcoin no.

O por ejemplo la de biotecnología, con algunos valores fuertes, pero la mayoría muy débiles, sin beneficios de ninguna clase. O la burbuja de las punto.com, donde valores vacíos por completo, algunos hasta sin sentido “valían” más en bolsa que petroleras con cien años de antigüedad y enormes infraestructuras. ¿Se acuerdan ustedes de Astroc en otro sector en España? Hay muchos ejemplos.

Pero la burbuja  Nifty Fifty fue muy rara. Era una burbuja que se centraba exclusivamente en los 50 valores que el mercado creía más valiosos. Los que ganaban dinero, los que tenían un buen futuro real.

El inversor lo tenía claro, si invierto en estos valores tan sólidos y buenos  no puede perder. Y como en aquella época hubo un boom de los fondos de inversión en EEUU, dichos fondos entraban casi todos en estos valores tan sólidos, y alimentaban la burbuja.

Era tal la fe del mercado en estos valores que los llamaban de decisión única. Ya que se creían tan buenos, que la única decisión que había que tomar era comprar, y nunca sería necesario venderlo. Dicho así, suena un poco fuerte, pero era lo que se creía en la época.

Vean lo que dice la Wikipedia sobre este fenómeno.

En los Estados Unidos , el término Nifty Fifty fue una designación informal de cincuenta acciones populares de gran capitalización en la Bolsa de Nueva York en los años 60 y 70 que fueron ampliamente consideradas como acciones sólidas de compra y retención , o acciones de " Blue-chip ". . Estos cincuenta valores son acreditados por historiadores que impulsaron el mercado alcista de principios de la década de 1970, mientras que su posterior caída y bajo rendimiento a principios de la década de 1980 son un ejemplo de lo que puede ocurrir después de un período durante el cual muchos inversores, influenciados por un sentimiento positivo del mercado mediciones fundamentales de valuación de acciones . [1] La mayoría se ha recuperado desde entonces y tiene un desempeño sólido, aunque algunos ya no existen o no tienen valor.

Seguro que ya estarán ustedes pensando, uy, esto es primo hermano de los FANG. En cierta manera sí, pero en realidad no, porque los FANG son todos del mismo sector en realidad, pero los Nifty Fifty eran de todo tipo de sectores.

Esta era la lista:

Note: There is no official version of companies composing the list.[1]

  • American Home Products
  • AMP Inc.
  • Anheuser-Busch
  • Avon Products
  • Baxter International
  • Black & Decker
  • Bristol-Myers
  • Burroughs Corporation
  • Chesebrough-Ponds
  • The Coca-Cola Company
  • Digital Equipment Corporation
  • Dow Chemical
  • Eastman Kodak
  • Eli Lilly and Company
  • Emery Air Freight
  • First National City Bank
  • General Electric
  • Gillette
  • IBM
  • International Flavors and Fragrances
  • International Telephone and Telegraph
  • Johnson & Johnson
  • Louisiana Land & Exploration
  • Lubrizol
  • Minnesota Mining and Manufacturing (3M)
  • McDonald's
  • Merck & Co.
  • MGIC Investment Corporation
  • PepsiCo
  • Pfizer
  • Philip Morris Cos.
  • Polaroid
  • Procter & Gamble
  • Revlon
  • Schering Plough
  • Joseph Schlitz Brewing Company
  • Schlumberger
  • Sears, Roebuck and Company
  • Simplicity Pattern
  • Squibb
  • S. Kresge
  • Texas Instruments
  • Upjohn
  • The Walt Disney Company
  • Walmart
  • Xerox

Ya se pueden imaginar como terminó la historia, el gran mercado bajista de 1973 del que hace poco escribimos un artículo se lo llevó todo por delante.

La caída fue devastadora:

s1.jpg

 

Y como no, este tipo de valores que se consideraban seguros cayeron más que los demás, porque estaban tremendamente sobrecomprados y sobrevalorados, salvo alguna excepción.

Luego el mercado se pasó casi 12 años para poder volver al nivel que había dejado atrás en 1973.

La burbuja se pinchó de forma muy amarga, y arruinó a muchos inversores que habían comprado fondos de inversión especializados en este tipo de valores.

s2.jpg

 

Vean el disparate de PER que llegaron a alcanzar estos valores:

Y ya ven que no eran valores de baja calidad. Ahí teníamos a un McDonalds, pero claro con un pero de 85,7. Walt Disney con Per de 81,6.  J&J de 62. Coca cola a 47,6. Ya ven eran incluso valores defensivos, pero a todos les había dado por entrar en los mismos…Merck con PER de 45,9. Procter de 32.  Mientras el S&P 500 andaba caro pero no desmadrado con PER de 19.

Y ¿qué pasó después en el largo plazo? Pues pueden ver un interesante experimento que aparece en este artículo de donde además he sacado el gráfico anterior.

El precio es lo que paga; El valor es lo que obtienes - Nifty Fifty Edition

http://www.fortunefinancialadvisors.com/blog/price-is-what-you-pay-value-is-what-you-get-nifty-fifty-edition

Lo que hace el autor es ver la evolución posterior dentro de estos valores en burbuja, de los que estaban con el PER más alto, comparado con los que estaban más caros.

s3.jpg

 

Pues ya ven que las cosas están  bien claras. A los 10 años queda meridianamente claro que las más “baratas” lo hacían mucho mejor que las más caras. Es una evidencia que meterse en valores caros es un error si se entra para largo plazo. La lección es palmaria. No basta con la solidez del valor, que es muy importante, su valoración también es muy importante. Esta es la primera lección de este acontecimiento.

La segunda sería que nada es eterno, que el chollo no permanece para siempre, y tampoco para los FANG, hay que diversificar.

Y la tercera y para mí un poco inquietante, es como pueden distorsionar los fondos de inversión cuando una gran mayoría se meten en los mismos valores. Ahora con la gestión pasiva estamos viendo en cierto modo algo así. Los fondos no compran por el mérito del valor, o por la valoración. Compran exclusivamente siguiendo la gestión pasiva el valor por el único mérito de estar en un índice, y será más comprado aún bajo el único mérito de ser el que más ponderar. Tiene un cierto parecido la situación.

s4.jpg

Muchos inversores se desesperan y están perdiendo la paciencia con la inversión “value” o en valor. Son ya casi 10 años en los que este tipo de estrategias dan bastante menor rentabilidad que el mercado en general.

¿Enterramos estas estrategias? Pues no parece que sea lo correcto. Simplemente, la mente humana quiere que todo funcione siempre bien, pero todo tiene sus rachas y ahora estamos en una racha mala en este tipo de inversiones, pero ya ha pasado antes en la historia y tras la mala racha volvieron a funcionar.

Vamos a dar una vuelta a todo esto de la mano de un excelente artículo que apareció recientemente en la web de alphaarchitect.com.

Lo pueden leer aquí:

https://alphaarchitect.com/2019/06/04/the-re-death-of-value-or-deja-vu-all-over/

Vamos a analizarlo.

Vean esta cita del trabajo traducida:

El bajo rendimiento de las acciones de valor en los últimos 10 años ha recibido mucha atención de los medios financieros y ha llevado al menos a algunos inversores a la conclusión de que la inversión de valor está muerta. Desde 2009 hasta marzo de 2019, mientras que el índice S&P 500 arrojó un 14,2 por ciento anual (rendimiento acumulado total del 290 por ciento), los índices de  valor de Fama "large value" y "small value" arrojaron un rendimiento del 11,3% por año (acumulado total del 200 por ciento y del 13,0 por ciento (rendimiento acumulado total del 249 por ciento), respectivamente. Muchos observadores creen que la prima de valor ha desaparecido porque la publicación de la investigación que demostraba que existía condujo al hacinamiento de inversores lo cual anuló la prima.

Pero esto ya ha pasado en la historia y curiosamente, por ejemplo pasó en otro período, como el actual, donde la tecnología, y en muchos casos alcanzando valoraciones muy alocadas jugó un papel muy importante. Vean esta cita:

Las pruebas demuestran que el bajo rendimiento de las acciones de valor, que ha durado una década, no es inusual. Cabe señalar que durante el período de finales de la década de 1990, cuando dominaban las acciones tecnológicas (similar a la experiencia reciente), se pensó que el legendario inversor Warren Buffett había "perdido su toque", ya que su rendimiento era drásticamente inferior al esperado. Sin embargo, Buffett no perdió la fe en la creencia en la inversión de valor en ese período. Y creo que hoy tampoco ha perdido la confianza.  

Lo que muchos inversores no entienden es que estos períodos de rendimiento superior suelen ser causados por cambios drásticos en las valoraciones, y que el rendimiento inferior de las acciones de valor hace que sean mucho más baratas en relación con las acciones de crecimiento, lo que finalmente ha llevado a la restauración de la prima de valor. Como lo demuestra la siguiente tabla, eso es exactamente lo que sucedió durante los ocho años posteriores a la explosión de la burbuja de crecimiento en el año 2000: el valor grande y el valor pequeño superaron en un 60 por ciento y un 218 por ciento, respectivamente.

 s1.jpg

 

Vean esta muy interesante tabla ahora, en ella se ve como a finales de los 90 los valores con muy malos fundamentales eran los que más dinero daban, en el 2018 pasó lo mismo, pero si miramos las cosas con perspectiva, al final el tiempo pone todo en su lugar y los valores malos acaban pagándolo y de qué manera.

s2.jpg

 

Este caso reciente y el de finales de la década de los 90 parecen totalmente excepcionales.

En el artículo, pueden ver con calma otros períodos interesantes donde pasaron cosas similares, pero nos los vamos a saltar porque pretendo solo poner la esencia en este artículo.

En cuanto a las dudas si hay demasiada gente siguiendo este factor hasta anular la prima, el autor del artículo demuestra con estudios, que para nada. La actitud de los fondos es muy decepcionante, se mueven por factores poco favorables y de ninguna manera se agolpan en este tipo de estrategias.

Además si hay demasiados, la prima de valor debería haber desaparecido, y en esta cita vemos que no ha sido así:

AQR tiene datos que se remontan a 1984. Utilizando una medida de valor compuesta que incluye diversos ratios, encontraron que al 31 de marzo de 2019, el margen de valoración entre las acciones de valor de EE.UU. y las acciones de crecimiento se estaba negociando en el percentil 85 (sólo el 15 por ciento del tiempo era más barato en relación con el crecimiento), las acciones de valor internacionales desarrolladas se estaban negociando en el percentil 91 y las acciones de valor de mercado emergente se estaban negociando en su nivel relativo más barato (el percentil 100).  Para lograr la neutralidad de la industria, los márgenes de valor se construyeron comparando las métricas de valor dentro de cada industria y luego se agregaron para construir una cartera. Nótese que la neutralidad de la industria presenta un panorama más "conservador", ya que una medida no restrictiva situaría el diferencial de valoración de EE.UU. en el percentil 97.

La conclusión es que, a pesar de lo que muchos inversores creen, no se ha producido una entrada neta masiva en las acciones de valor en relación con las acciones de crecimiento. Es importante destacar que la investigación también muestra que el margen de valoración contiene información sobre la prima de valor futura.

Y terminamos con un párrafo que nos ha parecido interesante en las conclusiones finales:

Dado que debes aceptar que, sea cual sea el camino que elijas, tendrás que pasar por momentos incómodos, parece lógico que elijas el camino que te dé las mayores probabilidades de alcanzar tus metas. Y eso es elegir la cartera más eficiente -la más diversificada- y decir: "Me importa un bledo el reproche de errores de seguimiento, porque el relativismo [cómo te desenvuelves en relación con algún índice popular] no tiene cabida en la inversión". 

Conclusiones: ¿Ha muerto el value? Pues parece que no, simplemente está en una mala racha. No hay demasiados inversores siguiéndolo y la prima no se ha anulado. Este tipo de inversión es así, y los largos períodos como el actual donde parezca que no funciona habituales. Hay que asumirlo, si para uno (como para mí por ejemplo) no es asumible tanto tiempo peor que el mercado, pues hay que usar otra táctica. Pero debe quedar claro que la táctica en sí misma no es mala, simplemente requiere de mucha paciencia, puede que más que en otras. Eso cada uno lo debe juzgar.

10 de junio (Reuters) - Las acciones de los mercados emergentes subieron a su nivel más alto en casi cuatro semanas el lunes y el peso de México subió un 2% a medida que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y México disminuyeron, pero un dólar fuerte y una caída en el yuan ejercieron presión sobre la mayoría de las demás monedas del mundo en desarrollo.

El índice MSCI de acciones de los mercados emergentes subió un 1%, con la mayoría de los índices bursátiles más altos después de que Estados Unidos y México cerraran un acuerdo el viernes que evitó los aranceles estadounidenses sobre los productos mexicanos.

El aumento de las apuestas de que la Reserva Federal de los EE.UU. podría pronto recortar las tasas de interés también ayudó a las acciones.

Sin embargo, la falta de claridad sobre ciertos aspectos del acuerdo entre México y Estados Unidos, y la falta de señales claras de desaceleración en el conflicto comercial entre ambos países, mantuvieron a raya el apetito por el riesgo.

"La disminución de la tensión entre Estados Unidos y México claramente ayuda un poco al estado de ánimo, y obviamente ayuda al peso, pero el conflicto comercial entre Estados Unidos y China tiene implicaciones mucho más amplias", escribió en una nota Kit Juckes, estratega de la Société Générale.

Las acciones de Hong Kong subieron un 2,4% y las acciones de China continental volvieron a ser fuertes después de un fin de semana largo. Las acciones rusas subieron un 0,4%, manteniéndose en niveles récord. Las acciones sudafricanas estaban en camino a su sexto día consecutivo de ganancias.

Entre las monedas, el peso mexicano registró mínimos de cinco meses atrás, donde había estado languideciendo desde que se anunciaron las tarifas.

El yuan chino cayó a su nivel más bajo en más de seis meses después de que los comentarios del jefe del banco central de China fueran tomados como una indicación de tolerancia para un yuan más débil. Las decepcionantes cifras de importación de mayo procedentes de China agravaron la debilidad del yuan.

La lira turca cayó un 0,1%, y parece que las pérdidas se extenderán hasta un tercer día, en medio del deterioro de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Washington estableció un plan para retirar a Turquía de su programa de aviones de combate F-35, aumentando la presión sobre la decisión de Turquía de seguir adelante con su plan de compra de sistemas de defensa aérea rusos que son incompatibles con los sistemas de la OTAN.

Asimismo, los inversores estarán atentos a la reunión del Banco Central de Turquía que se celebrará a finales de esta semana.

El economista senior del Danske Bank, Vladimir Miklashevsky, espera que el tipo de interés se mantenga sin cambios en el 24%, pero escribe que la posibilidad de un recorte de los tipos de interés de la Reserva Federal y la inflación de los tipos de interés reales en Turquía, junto con una relajación monetaria global, podría empujar al banco a recortar los tipos de interés en esta reunión o en el tercer trimestre.

El rand sudafricano avanzó 0.1%, tras una caída de 2.5% durante la semana pasada, debido a los datos que mostraron que la economía se contrajo más de lo esperado en el primer trimestre y a una consecuente disputa en el seno del partido gobernante sobre el mandato del Banco Central.

traducido por www.serenitymarkets.com

 

Pero ahora nos alejamos de mínimos, a fin de cuentas es lo que quería la bolsa, de forma absurda, pero es lo que quiere, cuando mejor peor. El mercado a veces es así. La realidad es que cuanto peor...peor. Una economía en declive tarde o temprano pasará su factura por mucha ilusión que le haga la bolsa la bajada de tipos. El empleo es siempre el último dato que empeora y lo está haciendo. La recesión para el año que viene un poquito más cerca.