LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

serenitymarkets.com

Lord John Montagu, cuarto conde de Sandwich, fue un famoso aristócrata británico que nació en Westminster en 1718 .

Tenía una fuerte afición a jugar a las cartas con mucho dinero sobre la mesa, pasaba horas y horas sin levantarse, ni siquiera comía. Su criado le ponía la comida o la cena en mesa y allí se quedaba porque el conde no se levantaba, por lo que terminaba en la basura.

Al final, el cocinero, bastante harto de tirar la comida, en la madrugada  del 6 de agosto de 1762 y viendo que su señor llevaba casi 12 horas sin probar bocado sentado en aquella mesa de juego, decidió probar suerte de otra forma. Tomó dos trozos de pan tostado y le puso dentro un trozo de filete.

El conde que, cómo no, tenía hambre, vio en aquello la solución ideal para no tener que levantarse a comer y dejar la partida, por lo que recibió aquello con mucha satisfacción. Al ver que por fin había acertado su criado, empezó a pedirle al cocinero más trozos de pan con carne dentro para que el conde comiera en días sucesivos. Otros aristócratas se apuntaron a la moda y así ese mismo año el historiador británico E. Gibbon comentó en su diario que la moda se imponía entre los nobles, incluso en las fiestas del rey empezaron a ponerse de moda comer sándwiches, como terminaron por llamarse con el paso del tiempo.

Ya ven, curioso origen de esta especie de bocadillo. Al final una costumbre de la nobleza pasó a ser algo muy habitual para todas las personas. 

En los mercados financieros, hoy parecía que íbamos a tener un día tranquilo. Al final no lo ha sido y hemos terminado bajando, aunque de forma moderada menos el Ibex que ha caído más por el mal día de bancos y utilities. Y la verdad es que los motivos invitan a la reflexión. 

El mercado se ha asustado al ver como los aristócratas del mercado, los grandes inversores en bonos volvían a buscarlos como valor refugio. Y como en el caso de los sándwiches cuando la nobleza bursátil hace algo al final los demás nos terminamos fijando muy detenidamente en sus modas. Y esa moda de comprar bonos es bastante más inquietante que la de comer bocadillos...

 La excusa que todas las crónicas ponían para estas fuertes compras de bonos y otros valores refugio han estado claras pero aún así da la sensación que hay bastante más mar de fondo de lo que parece. El Bund  alemán ha llegado a subir más de 100 puntos en algunos momentos de la sesión. El yen japonés, el oro volvían a subir.

Las excusas eran dos. Por un lado que el primer ministro italiano Conte ha presentado su dimisión, con lo cual tenemos una nueva crisis de gobierno. Es decir lo habitual en Italia, ya que llevan desde la Segunda Guerra Mundial nada menos que 61 gobiernos diferentes, casi nada. Parece que Salvini se va a salir con la suya y posiblemente se convocarán nuevas elecciones, donde según los sondeos tiene bastantes posibilidades de convertirse en nuevo primer ministro.

Conte le ha aseado con palabras muy duras que ha antepuesto sus intereses personales y políticos a los intereses de Italia, en suma lo que hacen desgraciadamente muchos políticos europeos. 

El otro motivo que se citaba en las crónicas para esas fuertes subidas de bonos, era que se ha complicado el asunto del Brexit, ya que la Unión Europea ha rechazado la última propuesta del primer ministro británico. No obstante cerca del cierre. unas palabras de Merkel, la canciller alemana, diciendo que iban a intentar encontrar algún punto de acuerdo ha limado un poco las asperezas a este respecto, pero nadie las tiene todas consigo.

Pero a pesar de todas estas explicaciones que el Bund alemán llegue a ganar más de 100 puntos en la sesión no se justifica. Está muy claro que la mano fuerte,  a pesar de todas las ayudas y de todas las cosas que se dijeron ayer para apoyar la economía y las bolsas, piensan que el daño económico está hecho y que no va a servir de nada, por lo cual parece que piensa que terminaremos en la recesión global.

A nosotros nos parece el punto más importante del día, esa búsqueda de valor refugio a pesar de que estábamos en una jornada bastante tranquila. Lo de la salida del Reino Unido de la Unión Europea no es precisamente una novedad y que iba a dimitir el primer ministro italiano estaba absolutamente descontado.

Dice Reuters en esta cita:

La clave para los mercados ahora es ver si las promesas de una política más acomodaticia de Alemania a China son suficientes para aliviar las preocupaciones sobre el estado de la economía mundial y acabar con los temores de recesión.

La atención se centra ahora en las actas de la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, que se celebrará el miércoles. Los operadores también esperan el seminario de la Reserva Federal sobre Jackson Hole y la cumbre del Grupo de los Siete que se celebrará este fin de semana para obtener pistas sobre las medidas adicionales que tomarán los responsables de la formulación de políticas para impulsar el crecimiento económico.

"Las expectativas del mercado para Jackson Hole y la comunidad del banco central en su conjunto son extremadamente optimistas", dijo Brad Bechtel, director ejecutivo de Jefferies en Nueva York. "El mercado de EE.UU. está decontando una tremenda cantidad de facilidades ahora, junto con muchos otros mercados alrededor del mundo. El mercado está literalmente tratando de forzar la mano de la comunidad del banco central".

Traducción realizada por serenitymarkets.com

Creo francamente que en esas pocas líneas se refleja bastante la realidad de la situación actual y con ello es con lo que tenemos que contar a partir de ahora. Lo malo es que las expectativas son tan altas que la capacidad de defraudar que puede tener por ejemplo, la Reserva Federal es bastante alta. Y nos inquietan algunas cosas, como que ayer el presidente de la Reserva Federal de Boston, Rosengreen, salga diciendo que no ve ninguna necesidad de bajar tipos de interés a partir de ahora. También numerosos bancos que insisten en la fortaleza de la economía sin ver la capacidad de contagio enorme que puede tener la guerra comercial. 

La Bolsa es un poderoso factor psicológico, como lleva varios días subiendo inmediatamente en esas cabezas pensantes de la economía mundial empieza a verse todo diferente, bastarían otros tres días bajando para que volvieran a pensar de forma bastante más pesimista. Ésa es la realidad, como muy bien dijo Greenspan hace varios años,  ahora vivimos un nuevo paradigma donde es la bolsa la que mueve la economía en muchas ocasiones y no al revés como pasaba antiguamente.

Y esto ha sido todo por hoy, muchas gracias por ser tan amables de leernos. Que descansen. Hasta mañana a todos y a Claudia en particular.

 

José Luis Cárpatos

 

A cierre de ayer las manos fuertes seguían manteniendo una posición neutral. 

Tras decir su competidor Disney que va a lanzar su servicio en Canadá y Países bajos este otoño

Cruza a la baja el lateral de todo el día impulsado por los nervios de la bolsa italiana y llega de nuevo a la altura de la media de 200 en diario. Qué difícil es pasar esos niveles a las primeras de cambio, casi nunca se consigue y esta no es una excepción, ahora resulta vital ver si aguanta el tipo o no. 

Las bajadas han empezado en cuanto Conte se ha puesto a hablar en el Parlamento italiano. Nadie ve el asunto claro, y esto va para largo. La bolsa italiana a los pocos minutos de empezar a hablar se ha caído el 1,2% a mínimos del día y está arrastrando al resto de índices europeos. 

Vean esta cita de Marketwatch, recuerden que un insider es un directivo que tiene acciones de su propia compañía

JPMorgan Chase JPM, +0.90%,  where a director just put $2 million into the bank’s stock; Ford MotorF, +0.78%, where Chairman William Clay Ford bought $7.9 million worth of stock; Chevron CVX, +1.30%, where a director bought a half million dollars’ worth; Dow DOW, +2.45%, where a director put $1.3 million into the stock; Marriott Vacations Worldwide VAC, +4.28%, where CEO Stephen Weisz bought $335,000 of stock; and eBay EBAY, +0.92%, where a director bought nearly a quarter million worth.