LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Ya hemos comentado varias veces en esta columna el hecho de que existen anomalías, difícilmente explicables si no es por psicología humana, cuando se observa lo que hace la bolsa en el largo plazo separando los rendimientos por día de la semana.

Pero siempre hemos tocado el tema como una mera curiosidad sin mayores pretensiones.

Pues bien, hoy vamos a presentar un papel que ha estudiado de manera concienzuda esos sesgos psicológicos humanos que se plasman en la cotización de los valores según el día de la semana de que estemos hablando.

Lo pueden encontrar en este enlace:

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2715063##

Ahí se puede descargar de forma gratuita. Estás realizado por la Universidad del estado de Ohio en EEUU.

Vean la presentación del trabajo traducida.

Los retornos de las anomalías long-short están fuertemente relacionados con el día de la semana. Las anomalías en las que el tramo especulativo es el corto (largo) experimentan los rendimientos más altos (más bajos) el lunes. El patrón opuesto se observa los viernes. Los efectos son grandes; el lunes (viernes) por sí solo representa más del 100% de los rendimientos de todas las anomalías examinadas para las que el tramo corto (largo) es el tramo especulativo. Los patrones observados son consistentes con la abundancia de evidencia en la literatura psicológica de que el estado de ánimo aumenta el viernes y disminuye el lunes.

s1.jpg

 

Veamos algunas citas del trabajo.

En los mercados de renta variable, la presencia de optimismo o pesimismo que no está relacionado con los fundamentales, normalmente llamado sentimiento, proporciona predicciones claras y comprobables de rendimiento transversal. Específicamente, un cambio de sentimiento tendrá un efecto simultáneo en los rendimientos, siendo el más fuerte el que se produzca para los precios de las acciones que son difíciles o muy subjetivas de valorar y difíciles de arbitrar (Baker y Wurgler, 2006). Por lo tanto, esta hipótesis predice que, en relación con las acciones no especulativas, las acciones especulativas experimentarán un rendimiento bajo los lunes y un rendimiento alto los viernes.

(…/…)

En otras palabras, el subconjunto de acciones que se prevé que se verá más afectado por el sentimiento de los inversionistas (pequeño, joven, de alta volatilidad, no rentable, sin pago de dividendos, similar a la lotería, con problemas, de crecimiento extremo, de bajo precio, similar a la lotería) tiene un rendimiento relativamente bajo los lunes y relativamente bueno los viernes.

(…/…)

Encontré evidencia de apoyo cuando examiné el VIX y las variaciones de corización de los bonos del Tesoro. El VIX, ampliamente conocido como el "medidor del miedo del inversor", es una medida alternativa del sentimiento (Baker y Wurgler, 2007). Consistente con el sentimiento decreciente del lunes, documento un fuerte y robusto incremento diario promedio de 2.16% en el VIX los lunes. Los viernes, VIX experimenta un promedio diario de bajada de casi 70 puntos básicos. Mientras que la disminución del sentimiento optimista se asocia con aumentos en el VIX, también se asocia con un "vuelo hacia la seguridad" y, por lo tanto, la teoría predice que una disminución en el sentimiento se asociará con un aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro. Consistente con esto, documento que los rendimientos medios de los bonos del Tesoro a un año son casi cuatro veces más altos los lunes que los viernes. Los resultados son de nuevo consistentes con la evidencia psicológica de la disminución del estado de ánimo el lunes y el aumento del estado de ánimo el viernes.

Como ven hasta aquí comentarios realmente muy interesantes, que nos revelan una anomalía del mercado realmente muy fuerte según sea lunes o viernes, que afecta no solo a las bolsas, sino a bonos e incluso al VIX como consecuencia.

Como el estudio es bastante espeso, les resumo, con otro dato realmente destacable. El autor se pregunta a continuación si esta clara anomalía se produce durante la noche, es decir con gap de apertura o durante la sesión. Los resultados que obtiene son contundentes, se producen en intradía, es decir en el transcurso de la sesión y está claramente inducida como se dice en todo el trabajo por el diferente estado de ánimo que tiene el operador el lunes y el viernes.

Posteriormente analiza si los institucionales tienen algo que ver en la anomalía y deduce con claridad que nada de nada.

Así que en este estudio tenemos una evidencia incuestionable, que según el día de la semana podemos tener anomalías en el mercado fruto de la mente del operador y que por tanto hay que tener en cuenta.

Les dejo la tabla que más me ha llamado la atención del trabajo, la tabla en la que se ve como también reacciona el VIX y los bonos de una manera muy diferente según el día de la semana.

s2.jpg

 

Es realmente curioso, había visto varios estudios de la bolsa y los días de la semana, pero no de los bonos y especialmente del VIX. La anomalía es muy clara como podemos ver.

Y para terminar le dejo algunas tablas más que me parece aportan datos interesantes.

s3.jpg

 

s4.jpg

Hoy hemos tenido un pésimo dato de empleo. Los más escépticos empezarán a asumir en EEUU que el enfriamiento les llega. Ayer el BCE tras negar la evidencia durante algún tiempo no le quedó otra que asumirlo.

Y no nos equivoquemos los aranceles de Trump tiene mucha mucha culpa de este enfriamiento económico. Es una medida mala y errónea por mucho que a él le parezca que no.

Veamos otro ejemplo histórico.

El 7 de junio de 1930 en plena Gran Depresión se aprobó en EEUU lo que se llamó la Ley Hawley-Smoot.

Fue una ley propuesta por estos dos senadores y que colocó aranceles como medida mágica para paliar la depresión.

Vean esta cita de la Wikipedia:

"Lo destacable de esta norma fue el notable aumento de los aranceles fijados y su extensión a cerca de 20.000 productos importados, lo que causó un fuerte impacto en el comercio internacional de la época. De hecho, las tasas de aranceles en la Ley Hawley-Smoot fueron los segundos más elevados de la historia estadounidense, después de los fijados en la Ley de Aranceles de 1828, pero con la diferencia que a un siglo de distancia los EE. UU. se habían transformado en el principal mercado de importación y exportación del mundo.

El incremento de los aranceles estuvo destinado a proteger a los agricultores y trabajadores de EEUU contra la competencia foránea, especialmente después que se agravara la Gran Depresión. Si bien el presidente Herbert Hoover mostraba deseos de aumentar los aranceles a los productos agrícolas en febrero de 1929, tras el jueves negro de octubre de ese año los senadores Smoot y Hawley postularon la urgencia de elevar los aranceles también a productos industriales, presentado su propuesta en marzo de 1930 ante la Cámara de Representantes.

Ya con la propuesta de elevación de aranceles agrícolas en febrero de 1929 el gobierno de EEUU había recibido protestas de 23 países que se veían perjudicados como socios comerciales, entre ellos Canadá. No obstante, la versión final propuesta en marzo de 1930 aumentaba más el alcance de los nuevos aranceles e incrementaba sustancialmente las tasas de éstos, lo cual motivó una protesta formal de 1028 economistas de todo Estados Unidos, firmando una petición para que el presidente Herbert Hoover vetara el proyecto en el Senado.

Desde luego que este medida de poner aranceles se tomó en otro momento histórico diferente alctual se tomó en otro momento histórico. Pero mi teoría es que estas cosas nunca salen bien, y de hecho ya estamos viendo que con todos los aranceles que ha colocado Trump, el déficit comercial se ha ido a máximos históricos, porque los chinos por ejemplo han dejado de comprarle.

El problema de este tipo de cosas es que lógicamente los demás países no se quedan de brazos cruzados y contratacan con medidas que hacen mucho daño a EEUU. Vean lo que pasó siempre siguiendo la Wikipedia en aquella ocasión:

Tal como muchos habían temido, surgieron de forma inmediata en todo el mundo las represalias comerciales contra EEUU. Canadá, el principal exportador de productos agrícolas al mercado estadounidense, decidíó elevar sus aranceles en un 30% contra 16 productos originarios de EEUU, mientras formaba nuevos vínculos económicos con la Commonwealth británica. Por su parte Gran Bretaña y Francia adoptaron también medidas de proteccionismo como represalia contra la Ley Hawley-Smooth, mientras que Alemania optaba por aspirar oficialmente a la autarquía económica en lo que fuese posible o desarrollar lazos comerciales sólo con Europa. Otros países a lo largo del mundo adoptaron medidas de represalia parecidas en lo que fuese posible, o dirigieron sus exportaciones preferentemente a mercados ajenos a los Estados Unidos.

Si bien los primeros efectos de la Ley Hawley-Smoot beneficiaron a corto plazo a las industrias estadounidenses y a los agricultores de ese país, con el transcurso de los meses se apreció que las represalias arancelarias del resto del mundo perjudicaban el comercio internacional y particularmente la exportación de productos estadounidenses, causando perjuicios a su industria".

 Ahora en menor escala pasará igual.  Será pan para hoy y hambre para mañana, es una medida desfasada en un mundo que no funciona ya así, y que no traerá nada bueno para nadie. Ojala se llegue a acuerdos pronto y se vayan quitando aranceles.

Vean este gráfico:

s1.jpg

Fuente: https://twitter.com/OddStats

Como ven 100$ invertidos en el S&P 500 tras esta declaración solo valían 20 poco tiempo después, no se hizo más que bajar desde la ley.

Insisto esto hay que verlo en contexto. Se estaba en depresión y la medida fue tremenda sobre 20.000 productos, pero sólo he pretendido dejar clara la idea central, que no es otra que  estas cosas, no suelen funcionar bien.

Los mercados llevan ya tres años acostumbrándose a que Trump no es un presidente como los otros. Dudo mucho que en varias décadas haya habido un presidente con tanta influencia sobre los mercados. Su carácter pintoresco, sus salidas de tono, sus tweets capaces de hundir mercados o dispararlos. Los despidos masivos de cualquier político a su alrededor que le lleve la contraria. Sin precedentes el número de altos cargos que ha cambiado en su presidencia. 

¿Qué otro presidente con un breve mensaje de texto pudo provocar no hace mucho tiempo una caída del petróleo de la envergadura que registró?

No hace muchos días otro tweet, de unas pocas frases protestando por el precio del petróleo ha detenido al futuro del crudo desde hace muchas sesiones. Es como si su tweet hubiera dibujado una imaginaria resistencia técnica, la realidad es que de ahí no pasa.

Ha provocado caídas violentas de valores, con otro tweet, y si no que se lo digan a uno de sus más odiados enemigos ¡Amazon! Nunca se había visto a un presidente descendiendo a este tipo de cosas, a amenazar valores concretos y a presidentes de compañías con hundirles.

Y no digamos las reacciones del mercado simplemente por la aplicación de su programa electoral.

Su programa de reducción de impuestos causó una subida tremenda, tan acelerada, que desembocó en un brutal ajuste en el mes de febrero. Pero fueron muchos meses de subida interminable.

Luego empezó a aplicar sus ideas puede que de otro tiempo, pero estaban en su programa de establecer guerras comerciales por todos lados.

Especialmente la guerra comercial con China.

Una guerra comercial que lleva meses moviendo mercados. Que ha acelerado violentamente la caída de la economía china, y que ha afectado gravemente de manera global a todas las economías. Y lo peor de todo, es que a pesar de su retórica a EEUU no le ha servido para nada. El déficit comercial que se suponía se iba a arreglar con estas medidas toca máximos históricos.

Podemos estar a favor o en contra de este presidente, de acuerdo o en desacuerdo con él, pero tenemos que aceptar la realidad. Trump mueve mucho más mercado que la mayoría de indicadores y cosas que antes movían las bolsas.

Y vengo a hacer este razonamiento, porque si partimos de la base de que mueve mercado con facilidad y él lo sabe, debemos reflexionar sobre algo.

Trump se presenta a su segundo mandato en noviembre del año que viene. Y desde luego no tiene ninguna intención de no conseguir un segundo mandato, como han conseguido la mayoría de sus predecesores.

Y Trump, ya ha empezado a dejar caer de manera expresa, para quien quiera oírle, que la bolsa es muy importante de cara a su elección. Lo tiene clarísimo. Y va a hacer todo lo que esté en su mano para que la bolsa no se desplome. Y creo que ya ha dado sobradas muestras de lo que es capaz.

Lo que hemos dicho antes no es nada, si tenemos en cuenta que fue capaz de acogotar a toda una Reserva Federal, llamándoles ineptos, y dejando claro que Powell podía ser despedido de inmediato. Algo no tan fácil legalmente, pero a él le daba lo mismo y bombardeaba insultos y amenazas. Luego ya tiene a Kudlow y a Pompeo como fontaneros y bomberos de todo lo que dice.

Nunca jamás en la historia de los EEUU se había visto a un presidente atacando de esa manera a su banco central, y amenazándole de esa manera. Y como no hemos nacido ayer, sino hace muchos años, no nos creemos la “casualidad” de que justo cuando llegan las amenazas pidiendo que dejaran de subir los tipos de interés, Powell que es invitado a una misteriosa cena con Trump, cambia radicalmente de opinión pocas horas después. Y a la vez “casualmente” toda la FED cambia de opinión…

Trump venció… y los mercados se tranquilizaron.

Y se propone bajar el petróleo y lo consigue, y los mercados encantados.

Y de vez en cuando suelta una andanada contra el dólar y el dólar baja y los mercados encantados.

Estamos todos, si somos sinceros, pensando que esto es imposible que suba más. ¿A qué si? Y pensamos que está muy sobrecomprado, y que estamos en enfriamiento económico y que ya se ha subido mucho…Pero ojo con el medio plazo. Ahora tenemos el put Trump. Un presidente dispuesto a cualquier disparate o numerito por alucinante que sea, con tal de que los mercados aguanten el tipo.

Bien es cierto, que para noviembre queda mucho, y que podríamos tener sustos, seguramente los tendremos, pero cuando llegue el susto él va a actuar, y el put Trump va a estar siempre ahí.

Por otro lado, aunque aparentemente nos dé la sensación de que el mercado ya ha descontado totalmente el acuerdo con China, la realidad es que si ese acuerdo supone el levantamiento de aranceles masivos por ambas partes, ojo, porque automáticamente en relativamente poco tiempo, los PMIS de manufacturas empezarán a girar. En este enfriamiento económico se ve claro que no es servicios el problema, sino el sector industrial. En el momento en que China se quitara de encima los aranceles, y empiecen a comprar productos americanos, esto podría hacer de correa de transmisión al resto de economías globales. Y si las bolsas intuyen que el ciclo de enfriamiento se va deteniendo van a anticipar el giro con mucho tiempo.

Conclusiones: El put Trump es mucho más importante de lo que se puede pensar a primera vista. Y las bolsas lo tienen puesto de forma gratuita hasta primeros de noviembre del año que viene.

No lo menospreciemos, como mínimo lo tenemos que tener encima de la mesa en nuestro análisis.

Cuidado no obstante con una cosa...El put Trump está puesto en Wall Street, pero en Europa cuidado. No se puede descartar que si Trump consigue el acuerdo con China ataque de inmediato a Europa, Japón e India con aranceles. Y esto no sería bueno para sus bolsas. Dudamos que sean aranceles generalizados como con China, eso sería muy improbable. Pero sí sobre productos concretos. En concreto sobre los automóviles alemanes el peligro es máximo. Será una negociación a cara de perro, entre alguien tan imprevisible como Trump y la euroesclerosis habitual europea. Entre alguien que no tiene paciencia y los que tienen demasiada siempre...

Como llevamos varios días con análisis complejos, hoy vamos a dedicarnos a curiosidades del mercado, simplemente, sin mayores pretensiones.

Ahí va la primera.

Es una evidencia que en los mercados financieros pesa mucho el factor psicológico. Las emociones excesivas son un gran lastre para el inversor y una de las causas más habituales de no conseguir los objetivos impuestos como inversor profesional o particular. Esto es un hecho incuestionable.

Por eso se ha escrito en varias publicaciones serias que un psicópata, desprovisto de sentimientos, podría ser el inversor ideal. Ninguna emoción podría perturbarle se pensaba.

Bueno, esto nunca ha sido algo relevante, francamente nadie quiere vérselas con un psicópata.

Para empezar es que los psicópatas si pueden sentir emociones, y si no vean esta cita de la Wikipedia:

Un mito muy extendido es que los psicópatas no pueden o no sienten emociones. Tal como se ha explicado en la definición científica de la psicopatía, no se puede considerar a todos los psicópatas por igual. Hay psicópatas que pueden sentir perfectamente el espectro normal de emociones humanas y hay otros que no. Gracias a la nueva tecnología fMRI, se han realizado recientemente estudios que revelan que los psicópatas que tienen déficits emocionales, los tienen en todas las emociones.78

Cuando el público general oye el término "psicópata" inmediatamente piensa en violencia. Sin embargo, la psicopatía existe tanto en el mundo criminal como en el mundo civilizado y muchos psicópatas no tienen ninguna historia de violencia en su pasado.9​ Esto no significa que no haya psicópatas con tendencia a la violencia, pero lo contrario (que todos tengan esa tendencia) es igual de falso.

¿Y por qué vengo a comentar todo esto? Pues por un estudio que se ha dado a conocer que está teniendo bastante repercusión.

Los administradores de fondos de cobertura con tendencias psicopáticas perjudican a los inversores

Leanne ten BrinkeAimee Kish , Dacher Keltner

El estudio destroza el mito de que un psicópata es el inversor perfecto.

Aquí ven el resumen

En general se supone que los rasgos de personalidad psicopáticos promueven el éxito en contextos competitivos y de alta potencia, como la inversión financiera. Por el contrario, los estudios empíricos encuentran que los líderes psicópatas pueden ser encantadores y persuasivos, pero de bajo rendimiento que manejan mal, intimidan y se involucran en conductas no éticas. Al codificar comportamientos no verbales mostrados en entrevistas semiestructuradas, identificamos las tendencias psicópatas, maquiavélicas y narcisistas en 101 gestores de fondos de cobertura, y examinamos si estos rasgos estaban asociados con el rendimiento financiero a lo largo de 10 años diversos de volatilidad económica (2005-2015) . Los gerentes con mayores tendencias psicopáticas produjeron rendimientos absolutos más bajos que sus pares menos psicópatas, y los gerentes con mayores rasgos narcisistas produjeron menores retornos ajustados al riesgo.

Así que respiren ustedes tranquilos. No hace falta ser un psicópata para ser un buen inversor.

Y ahora la segunda curiosidad que no tiene nada que ver con la primera.

Las complejas relaciones entre las bolsas y los políticos.

Es curioso que por una vez en la historia se haya subido tanto por un político, por Trump, porque las bolsas y los políticos y las bolsas no suelen llevarse bien.
 
Hay un curioso trabajo a este respecto de los profesores Michael F. Ferguson de la universidad de Cincinnati y de Douglas Witte de la Universidad de Missouri. Los resultados son contundentes y demuestran con claridad que los mercados se ponen nerviosos cuando los políticos andan reunidos, quizá por aquello de que, como dice el refrán, "reunión de pastores, perdición de las ovejas".
 
Se tomó como referencia al actividad del Congreso, que de hecho es una de las actividades políticas más light, si esto lo llega a hacer con reuniones como las antes citadas estoy seguro que habría salido todo más exagerado aún.
 
Pueden ver el estudio en este enlace:
 
papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm
 
Resulta que el Congreso de EEUU no ha estado reunido de media unos 116 días al año en los 105 años del Dow Jones, el resto del tiempo han estado debatiendo.
 
Pues bien, el 90% de las ganancias del Dow Jones desde 1897, es decir, desde hace más de 100 años, y el 70% de otros índices importantes, están concentradas exactamente en los días en que el Congreso está cerrado y además la volatilidad -y esto es casi más importante- es sensiblemente más baja cuando no hay sesión en el Congreso y más alta cuando sí la hay.
 
Cuentan que un dólar invertido en el Dow Jones en 1897, usando una táctica de estar sólo cuando no hay sesión, en 2001 se habría convertido en 216, excluyendo dividendos y comisiones para mayor simplicidad. Ese dólar invertido en 1897 en lugar de convertirse en 216, se convierte sólo en 2 dólares si lo que se está es siempre dentro de mercado cuando hay sesión. Realmente curioso.
 
Curiosamente, los beneficios son menores y la volatilidad mucho más alta cuando el gobierno es impopular.
 
Para ser exactos las cifras serían las siguientes:
 
Desde 1897 a 2004, el Dow Jones obtiene el 93,3% de sus ganancias totales en los 12.657 días en que el Congreso no está reunido, frente a los 16.919 días en que sí lo está. La media anualizada de días en sesión es de sólo +0,38% al año, mientras que la media anualizada de días en que no hay sesión es de +5,30%.
 
En el SP desde 1957 a 2004, tenemos que el 73,4% de sus ganancias totales están en los días en que el Congreso no está reunido. La media anualizada de días en sesión es de solo +1,87% al año, mientras que la media anualizada de días en que no hay sesión es de +5,17%.
 
Así que confirmado, las reuniones de políticos tienden a deprimir a las bolsas. Qué gran verdad es ese refrán del que les hablaba antes: reunión de pastores, perdición de las ovejas.

Y claro el político más grande del mundo es el presidente de EEUU.

Veamos hablando de presidentes ahora una pauta curiosa. La mayoría de las veces, cuando inicia mandato un presidente hay una bajada en el S&P 500, las pocas veces en que esto no pasa y el nuevo presidente empieza con la bolsa sin corregir el mandato es un festival alcista, y si no vean el gráfico siguiente. Y ya saben cómo va esta legislatura… en fin, solo es una curiosidad, en cualquier caso el gráfico sirve para ver cómo le fue a cada presidente, en el gráfico no está incluido Trump.

s1.jpg

 

Vamos a retorcer esto  ahí va un  gráfico similar al anterior de cómo le fue al Ibex ante cada presidente de los EEUU, aquí lo tienen:

s2.jpg

 

Y aquí tienen otro de cómo reaccionan las bolsas desde 9 meses antes hasta 24 meses después de nombrar a un presidente nuevo.

s3.jpg

Se aprende mucho cuando repasamos la historia bursátil sobre la situación actual. Cuando se ven las cosas bajo la perspectiva del tiempo todo se relativiza mucho.

¿Qué les parecemos si comparamos como eran las bolsas en 1900 con las actuales? Verán que cosas más interesantes.

Vamos a basarnos en este trabajo:

Excelente publicación la que ha hecho Credit Suisse:

Credit Suisse Global

Investment Returns

Yearbook 2018

Elroy Dimson, Paul Marsh, Mike Staunton

Pueden ver un resumen aquí :

http://publications.credit-suisse.com/index.cfm/publikationen-shop/research-institute/credit-suisse-global-investment-returns-yearbook-2018-en/

Ahí va un primer gráfico que ya da para una gran reflexión:

s1.jpg

El tamaño relativo de las bolsas a nivel mundial del 31 de diciembre de 1899 con el del 31 de diciembre de 2017.

En aquel lejano día, la bolsa de Londres lo era todo. Era el 25% de todo el negocio bursátil del mundo. Ahora todo eso queda muy lejos, “sólo” es el 6,1%.

En cambio el emergente entonces EEUU, que era “sólo” el 15% mundial, ahora es el 51,3%.

Los giros de la historia, nada es para siempre, nada, los imperios caen y suben…

¿Y qué me dicen la bolsa rusa? En aquella época aún no había estallado la revolución bolchevique y aún había bolsa y era el 6,1% del mundo, ahora tiene un tamaño insignificante.

Alemania antes de meterse en el berenjenal de las dos guerras mundiales era enorme casi el 14% del mundo. Ahora está muy lejos de eso con el 3,2%.

No había bolsa japonesa entonces, y ahora es más del 8% del mundo.

Ya ven como cambia la historia.

¡Definamos largo plazo! J

Otro gráfico desde 1900 que desmitifica.

Se suele decir ¡el dinero está en las bolsas emergentes! Las bolsas desarrolladas dan mucho más dinero, pues un craso error:

s2.jpg

En 117 años la línea azul son los mercados desarrollados y la línea amarilla los emergentes.

Siempre dio más dinero el mercado bursátil de países desarrollados. Excepto en 1917 cuando estalló la revolución rusa. Debido a que los inversores perdieron todo su dinero, temporalmente las bolsas desarrolladas lo hicieron peor.

¿Y cuánto se habría ganado invirtiendo en diferentes clases de activos? Parece que una perspectiva de 118 años sí que es válida, pues aquí lo tienen:

s3.jpg

La inversión en bolsa gana por goleada. Ajustado por inflación que es lo que vale, se habría ganado un 6,5% en bolsa, con grandes sustos por el camino. Se habría ganado un falso 3,7% invirtiendo en deuda a corto que teniendo en cuenta la inflación se queda en el 2,6%. Y en bonos a largo plazo un 2% anual teniendo en cuenta la inflación. Si no la tenemos parece que hubiera sido una inversión muy tranquila y estable, pero es falso. Miren la línea amarilla del gráfico de la derecha, contando la inflación los bonos no dieron rentabilidad casi en décadas. La bolsa en ese aspecto se ha mostrado siempre imbatible. Para la reflexión esas rentabilidades ajustadas con inflación para los bonos…

Lo mismo que acabamos de ver pero por países.

s4.jpg

Llamo la atención sobre el caso de España. Aquí la brecha entre la rentabilidad real de bolsas y bonos es mucho más estrecha. También la bolsa habría ganado más, pero mucho menos que en EEUU. En todos los países de la muestra en el largo plazo la bolsa se muestra imbatible. Incluso en Japón a pesar del crash que tuvieron en los años 80.

¿Y en que hubiéramos ganado más en el largo plazo? ¿En valores pequeños, medianos, grandes? Pues aquí tienen la respuesta:

s5.jpg

Cuanto más pequeños los valores más rentabilidad acumulada tienen, aunque ojo a los drawdowns, se ven un poco mal porque el gráfico es de muy largo plazo, pero los períodos malos de estos valores han sido más profundos. El valor grande siempre lo tiene todo más amortiguado, ganancia y pérdida.

Y un último gráfico, precios inmobiliarios de estos 118 años:

s6.jpg

Por ahí se ve alguna burbuja aún sin pinchar.

En el trabajo pueden ver muchos más gráficos, y explicaciones profundas de todos ellos, merece la pena leerlo. Mi único objetivo en este artículo, era darles unas pocas pinceladas, de si nos metemos de verdad en el análisis del largo plazo, cuales suelen ser las claves del mismo. Siempre es bueno saber si la circulación atmosférica viene del este o del oeste ¿no les parece? En España, por ejemplo las borrascas vienen de oeste hacia el este…

Para terminar una curiosidad del euro.

Lo publicó el año pasado la web alemana Seasonax siempre pendiente de pautas estacionales curiosas.

Vean el euro por días de la semana:

s7.jpg

Pues ya ven el lunes es el día negro para el euro y en los viernes acumula todas sus ganancias.

Y aquí tienen otro gráfico

s8.jpg

Desde el año 2000, un inversor que solo comprara euros los lunes y cerrara al final del día, habría perdido dinero y se habría perdido toda la subida del euro. Un inversor que solo llevara 18 años comprando euros los viernes habría ganado mucho más de lo que lleva subido el euro.