Domingo, 23 Septiembre 2018

BME publicó hace unos años un atractivo informe sobre los 175 años de la Bolsa de Madrid, 1831-2006. Porque sí, aunque podamos pensar que no, la bolsa de Madrid es muy antigua.

El Ibex ya menos, vean según BME/El Confidencial  como era aquel Ibex inicial

¡Cómo pasa el tiempo! ¿Quién se acuerda de Agroman? ¡Cuántos recuerdos de Tabacalera, de las Sevillanas!

s1.jpg

Pero volvamos a ese informe de los 175 años de BME. En el mismo aparece una tabla muy interesante, con toda la bolsa española desde el siglo XIX. Aquí lo tienen:

s2.jpg

Ya ven cuántos años de historia. La bolsa solo estuvo cerrada durante la guerra civil, al año siguiente de su fin volvió a abrir en 1940.  De sus 175 años historia tan solo en 44 se bajó.

Vean el gráfico aplicando dicha tabla:

s3.jpg

Veamos ahora esta tabla, impresionante revalorización en sigo y medio.

Han cambiado mucho las cosas en todos estos años. Les recomiendo ver este video muy bonito, en el que se ve como era una sesión de bolsa en la bolsa española en 1977

¡Qué llena de vida estaba el parquet! ¡Ahora está desolado! A los veteranos como servidor, la verdad, nos da pena. Pero son recuerdos bonitos.

Pero volvamos a nuestra tabla. A primera vista, lo de que la bolsa siempre sube parece verdad.

Pero depende de cómo se mire.

s4.jpg

Como vemos a lo largo de todo esa historia, hay 10 decenios, en los cuales habríamos perdido y mucho. Muchos años aguantando, puede que no hubiéramos tenido paciencia.

Pero el problema principal no es ese, el problema es que debemos tener en cuenta la inflación…y aquí va a llegar Paco con la rebaja.

s5.jpg

Fuente: Banco de España.

Como ven ahí hay mucha inflación acumulada que mengua la brillantez de la subida bursátil. Por cierto, que en el mismo informe he encontrado esta taba, que muestra como ha evolucionado el gasto del particular en nuestro país:

Como vemos desde 1830 hasta el fin de la guerra Civil en 1939 más del 60% del presupuesto familiar era para comer, no estaban los tiempos para muchos más gastos. Quitado comer, vestirse y vivienda apenas el 4% quedaba para gastos diversos.

s6.jpg

Hoy en día con la subida del nivel de vida, 22% para comer tan solo, y nada menos que el 49,9% para gastos diversos. Una tabla que muestra muy claramente la evolución del nivel de vida. Desde que yo nací en 1960 se ha evolucionado mucho.

Pues bien, con estas tablas de inflación, no parece que la rentabilidad sea tan brillante.

Vamos a verlo con cifras.

Esta tabla del IESE- Universidad de Navarra nos lo aclara:

s7.jpg

Como ven si deflactamos el Índice General de la bolsa de Madrid, no es algo que suba siempre, muy al contrario, no es ni siquiera un refugio contra la inflación como se dice por ahí. Es la línea roja. En el año 2000 no se había ganado deflactado nada desde 1941…palabras muy fuertes. Ahora sí gana, pero claro…tantos años y sufrimiento, y además en algunos momentos compitió con tipos de interés muy altos. No es el caso actual, pero sí durante muchos años:

En el resto del mundo igual, esta tabla que viene ahora es muy dura:

s8.jpg

Misma fuente que la tabla anterior IESE-Universidad de Navarra. Documento Ibex 35 1992-2007 creación de valor. D. Pablo Fernández y D. Vicente J. Bermejo.

Pues ya ven en 10 años la bolsa de Madrid deflactada llegó a tener el 91% de pérdida, y no es la única hay muchas más. Japón el ¡99%!. EEUU algo mejor “solo” el 60%. Y lo que es peor en 1 año la bolsa de Madrid llegó a perder el 52% y Wall Street el 55% si contamos inflación.

Cifras muy duras y que matizan mucho la leyenda urbana de que la bolsa siempre sube.

Y más que lo matizaríamos si tuviéramos en cuenta, que no lo haremos en el presente estudio, el que los índices son peligrosos para medir a las bolsas, especialmente los índices de pocos valores, pues siempre sacan de los mismos a los valores en tendencia bajista y entran los valores en tendencia alcista. Los que quiebran pues los quitan y en paz, ya no molestan más.

Pero volvamos a este gráfico que hemos visto antes.

s9.jpg

Antes nos hemos fijado en la línea roja que era el Índice General de la Bolsa de Madrid deflactado. Pero ahora vamos a fijarnos en la línea azul, que es el mismo índice deflactado, pero añadiendo algo muy importante: ¡Los dividendos! Como ven el panorama cambia radicalmente. Hoy en día, muchos inversores noveles, tienden a despreciar el valor del dividendo, se vive deprisa al ritmo del bitcoin y disparates por el estilo, y se olvida el fundamento, y lo que da valor en el largo plazo. Y creo que a la vista de este gráfico, de ganaren 65 años el 196,6% al 2.528 teniendo en cuenta los dividendos hay un abismo.

¡Es un factor decisivo! Puede que en el corto plazo no nos demos cuenta, pero como ven en el largo plazo es algo fundamental.

Vean qué diferencia desde que existe el Ibex hasta el 2007 en que se terminó el trabajo tan grande, de tener en cuenta dividendos o no:

s10.jpg

Pues ya ven que las diferencias son enormes. Este cuadro es interesante porque aparece como estaban los tipos de interés de los bonos a 10 años históricamente. Ya ven que tipos más interesantes quien los pillara, con esos tipos la inversión en bolsa perdía mucho atractivo.

Y para terminar el estudio de hoy una última reflexión.

Hemos hablado mucho de la pauta de los 6 meses del año. En mi libro de Leones contra gacelas le dedico mucho espacio. Pues que les parece que si ya que tenemos datos en ese estudio de BME de tantos años, comprobamos si se cumple en la Bolsa de Madrid. Nos vamos a basar en esta tabla:

s11.jpg

Pues bien en los 6 mejores meses de la pauta en promedio la bolsa de Madrid  ganaría: +4,2%. En los 6 peores meses de la pauta, es decir de abril a septiembre la bolsa de Madrid ganaría +2,46%.  No es tan fuerte como en otras bolsas, pero desde luego que gana mucho más en el período bueno de la pauta que en el malo.

Hace pocos días escribí un artículo comentando que septiembre estacionalmente y siempre hablando de promedio pues luego año a año no siempre es así, es el peor mes para las bolsas. Mucho peor que cualquier otro.

Es el mes final de la pauta archiconocida de que de mayo a septiembre la bolsa lo hace peor que el resto del año. Es el mes final de vacaciones, lo cual conlleva mucha carga psicológica. Es el mes en que en EEUU hay enredos a menudo con los presupuestos del gobierno. El caso es que como estudiamos es un mal mes.

En este artículo muy interesante, encontramos más información sobre este mal mes. Lo pueden leer aquí:

THE BEST TIME TO SELL STOCKS IN SEPTEMBER

Stock markets fare better in the long term after a win streak when average returns are modest

http://www.schaeffersresearch.com/content/analysis/2017/09/06/the-best-time-to-sell-stocks-in-september

Voy a destacar varias cosas del artículo, la primera la confirmación de la mala pauta estacional que tiene septiembre, tabla de 50 años:

s1.jpg

Clarísimo, es el único mes con rentabilidad media negativa. Sólo el 44% de los meses de septiembre de los últimos 50 años han sido positivos.

Y aquí un gráfico de Reuters con más índices:

s2.jpg

Bien, ya sabemos que septiembre es un mes flojo, pero ¿dentro del mes cuál es el comportamiento de esta pauta negativa? Pues la tienen en este gráfico que aparece en el artículo reseñado:

s3.jpg

La línea azul es el promedio de un mes de septiembre de los últimos 50 años, la línea naranja de los últimos 20 y la negra de los últimos 10 años.

Aunque diferentes, todas coinciden en algo. El mejor momento del mes, donde incluso se acumulan subidas interesantes es a mediados de mes. Y el peor momento del mes sin discusión son los 10 últimos días, suele terminar el mes en mínimos. Interesante, al menos para mí que ya saben que me encantan las pautas estacionales.

Pero para que nadie se asuste en el artículo, aparece al final otra pauta interesante. Wall Street ha conseguido varios meses seguidos de ganancias. Y en la tabla que les paso a continuación se demuestra que cuando la tendencia es tan fuerte cuesta muchísimo girarla:

s4.jpg

Pues ya ven, el 80% de las veces desde 1950 en que S&P 500 subió 5 meses subió un sexto. No es nada fácil girar la tendencia, incluso tras cinco meses de subidas el retorno a un año daba 96% positivo. Como ven no hay que dejarse llevar por pensamientos apocalípticos cuando una bolsa acumula muchos meses subiendo por aquello de la “sobrecompra” el mercado puede estar más tiempo en tendencia que dinero podemos tener nosotros para empeñarnos en ponernos a la contra.

Así nos ahorraremos sustos y que nos afecte en la salud. Porque los sustos de la bolsa afectan a la salud y si no vean esta curiosidad.

Interesante este estudio que se ha publicado sobre los efectos en la salud de las caídas de Wall Street. Lo han determinado estudiando todas las admisiones en un Hospital de California durante cerca de 30 años, y comparando con momentos difíciles de mercado. Lo pueden encontrar aquí:
 
Worrying about the stock market:
Evidence from hospital admissions
 
http://rady.ucsd.edu/faculty/directory/engelberg/pub/portfolios/HEALTH.pdf
 
Creo que con este gráfico ya se puede hacer una idea, vean lo que pasó el día del crash de 1987:

s5.jpg

Indudables los malos influjos sobre la salud de los sustos del mercado…

Eso sí, en lo que sí nos tenemos que fijar, es si no operamos demasiado en no perdernos los mejores días del mercado, y si no vean esta tabla que aparecía en un interesante artículo de la revista Funds People:

Fuente: http://www.fundspeople.com/noticias/la-calma-vuelve-a-los-mercados-208985
 
Vean esta cita del artículo:
 
El inversor tiende a comprar arriba y vender abajo. Esto se conoce como ‘perseguir al mercado’ y los estudios demuestran que es una estrategia de inversión nefasta. Según explican desde Fidelity Worldwide Investmentexisten dos grandes sesgos cognitivos que se dejan sentir durante las fases de tensiones en los mercados y que obligan a los inversores a capitular y a vender en el momento equivocado por las razones equivocadas: seguir al rebaño y huir de las pérdidas. Durante los periodos de tensiones e incertidumbre, solemos recurrir al sistema de nuestro cerebro que es automático y emocional, en lugar de enfrentarnos a la mayor carga de procesamiento cognitivo que impone la parte de nuestro cerebro que es controladora y calculadora. “La necesidad imperiosa de hacer lo que hacen los demás es un sesgo especialmente fuerte en el comportamiento humano que ha contribuido al desarrollo social, pero no siempre ha ayudado a la hora de invertir”.
 
Recomiendo leer todo el artículo es muy interesante. 

En esta situación de mercado, es importante no caer en el sesgo psicológico  de confirmación.

Según la prensa siempre todo es idílico y cualquier cosa que pase se minimiza.  Vean este titular del Financial Times del 30 de junio de 1914…

El 31 de julio, un mes después de este titular, y otros parecidos que siguieron las bolsas de Europa cerraron por el estallido de la guerra, y mucha gente quedó cazada, algunos para siempre, otros durante mucho tiempo. Ya hemos hablado y debatido mucho sobre lo que afectan las guerras a las bolsas, en anteriores artículos y no vamos a entrar ahí. Pero sí, vamos a entrar en este momento complejo, en cómo nos informamos sobre el mercado para aplicar esta información en nuestras inversiones.

s1.jpg

El mercado actual es un mercado complejo. Que requiere de análisis fino. Hay que ser muy cuidadoso en no formarse una opinión dejándonos llevar por nuestros sesgos psicológicos. Lo ideal es informarse a fondo. Leer personas a favor y en contra y quedarse con lo bueno de cada opción. Pero no es eso lo que nuestra mente humana suele hacer. Más bien caemos en lo que se llama: el sesgo psicológico de la confirmación.

Vean la definición que hace del sesgo la Wikipedia:

El sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio es la tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas.1​ Es un tipo de sesgo cognitivo y un error sistemático del razonamiento inductivo. La gente muestra esta tendencia cuando reúne o recuerda información de manera selectiva, o cuando la interpreta sesgadamente. El efecto es más fuerte en publicaciones con contenido emocional y en creencias firmemente enraizadas. También tienden a interpretar que las pruebas ambiguas apoyan su postura existente. 

(…/…)

El sesgo de confirmación puede llevar a los inversores a sobreconfiarse, ignorando pruebas de que sus estrategias les harán perder dinero.480​ En estudios de mercados de valores políticos, los inversores lograron mayores beneficios cuando se resistieron al sesgo. Por ejemplo, los participantes que interpretaron la actuación de un candidato en un debate de manera neutral tenían más posibilidades de obtener beneficios.81​ Para combatir el efecto del sesgo confirmatorio, los inversores pueden tratar de adoptar el punto de vista contrario «por el propósito de discutir».82​ En una técnica, los inversores imaginan que pierden sus inversiones y se preguntan a sí mismos por qué podría ocurrir esto.4

Esta viñeta ilustra muy bien el asunto:

s2.jpg

Fuente: https://skepticalscience.com/americans-more-polarized-on-climate-change.html

Según Mikael Mangot, en su libro "50 petites experiences en psychologie" páginas de 17 y siguientes, comenta que este sesgo se da cuando las personas buscamos expresamente y de forma excluyente las informaciones que confirman nuestras opiniones evitando escrupulosamente cualquiera que sea diferente.
 
Por ejemplo, cuando compramos un coche tendemos a fijarnos mucho menos en los anuncios de modelos de coche que hagan la competencia al nuestro para no tener que cuestionarnos la decisión tomada. Ni les cuento en bolsa. Tendemos a rebuscar a fondo hasta que encontremos opiniones que coincidan con la nuestra, evitando a toda costa las que piense en la posición contraria. 
 
En general es una tendencia humana el evitar los momentos de duda.
 
Una buena muestra de cómo a poco con esta forma de proceder nuestra mente humana llega a desvirtuar la realidad y nos lleva a tomar decisiones de inversión equivocadas, es la que cuenta Mangot en su libro a continuación.
 
Goetzmann y Peles en 1997 demostraron como dos grupos diferentes de inversores tendían siempre a sobrevalorar la rentabilidad absoluta de los fondos en los que invertían y también la rentabilidad relativa comparada con el mercado.
 
El primer grupo lo formaron con arquitectos, y el segundo con miembros de la AAII, es decir de la asociación americana de inversores individuales, que evidentemente de media están mucho mejor informados de temas financieros que otros particulares (lo cual no quita para que les usen como sentimiento contrario).
 
Pues bien:
 
1- Los arquitectos sobreponderaron en su mente, es decir en su imaginación,  un 6,22 % de media la rentabilidad que obtenían sus fondos. Ya ven que la cifra es muy elevada. Mientras tanto la rentabilidad relativa del fondo respecto al mercado estaba sobrevalorada en el 4,62%.
 
2- Los miembros de la AAII, más expertos, sobrevaloraban las rentabilidades de sus fondos en el 3,4 % y la rentabilidad en el 5,11 %.
 
Cuanto más experta era la persona, como eran los miembros de la AAII, se producía otro fenómeno curioso. Mientras que los arquitectos eran optimistas impenitentes respecto a sus fondos, como ya hemos visto a base de crearse una imagen falsa por el sesgo de confirmación, los miembros de AAII además de eso, minusvaloraban de forma significativa lo que ganaba el mercado.
 
Como vemos nadie se libra del sesgo de confirmación. Por naturaleza humana nos puede costar mucho cambiar de opinión evitando los argumentos que podrían ser razonables que podrían ir contra nuestra opinión. En estos momentos de mercado los empecinamientos pueden resultar fatales. Por eso intentemos ir con mente abierta, e intentando recalibrar nuestra opinión según las circunstancias. Personalmente he sufrido y mucho de este sesgo, y no sólo en bolsa sino en cosas de la vida, como eso de los coches que contaba antes. Es algo innato a nuestra naturaleza humana, y debemos ser conscientes de ello.

Aquí tienen un ejemplo de lo importante que es no dejar funcionar al sesgo de confirmación, que se retroalimenta, de unos a otros, y tener espíritu crítico incluso con uno mismo:

Opinion: Easy way to get rich: Buy the most hated stocks
 
http://www.marketwatch.com/story/easy-way-to-get-rich-buy-the-most-hated-stocks-2015-01-15?page=2 
 
Las cifras son muy interesantes.
 
Resulta que si uno hubiera invertido en un fondo normal de los que replican al S&P 500, 100.000 dólares en 2008, ahora tendría 170.000 dólares (el artículo está escrito en 2015). No está nada mal. 
 
Si este mismo inversor hipotético hubiera invertido los 100.000 dólares en los 10 valores más recomendados por los analistas  y a 31 de diciembre los vende, para el 2 de enero volver a comprar los más recomendados en ese momento, habría ganado 180.000. Bueno algo se gana, pero poco, estas recomendaciones tienen un valor añadido muy reducido.
 
Pero ahora viene lo bueno.
 
Si ese inversor, hubiera hecho todo lo contrario, es decir desde 2008, cada 2 de enero comprar los 10 valores con peores recomendaciones por parte de los analistas, cierra el 31 de diciembre, y vuelve a abrir el 2 de enero con los valores peor recomendados del año anterior, en lugar de los 170.000 dólares del buy and hold como hemos dicho antes, habría ganado ¡¡270.000!! Dólares… ¡Un 59% más!
 
En fin cada uno que saque sus propias conclusiones…

La semana pasada hablábamos de la mala estacionalidad del mes de septiembre en las bolsas.

Hoy volveremos a ver algunos datos más y vamos a fijarnos en otra curiosidad: La estacionalidad bursátil por días de la semana. ¡La hay! Y está bastante anclada en la psicología humana que al final es la que mueve las bolsas.

Antes de seguir, ahora mismo en el horizonte sólo se ven dos cosas que pudieran ayudar a que Europa pueda subir. Porque no olvidemos que no hemos parado de bajar mientras Wall Street, bajaba, imaginen como a ellos les dé por corregir.

  • Que se llegue a un acuerdo entre Canadá y EEUU en el marco de la negociación del tratado de libre comercio de América del Norte. Podría tener efecto temporal pero podría darnos alivio.
  • Que Trump hiciera algún gesto en las eternas negociaciones con la UE y/o con China, que no parece fácil.
  • Sería muy negativo que empezara a meterse ahora con Japón como ya amenazó el viernes.
  • También sería muy negativo que Italia empezara a tontear otra vez con los incumplimientos del déficit. Es de suponer que los políticos italianos conocerán este gráfico.

s1.jpg

Pueden soñar con todas las utopías que se quieran pero ahí está esa deuda de 492.000 millones. Por cierto la de España es muy similar, y la contrapartida en ambos casos es Alemania.

Volvamos a la estacionalidad como hemos comentado antes.

Muchas veces me preguntan si creo que hay un día de la semana peor para el mercado. Y lo tengo muy claro, ya me lo habrán oído decir muchas veces. El viernes.

Si miro hacia atrás en mis diarios de trading, que los más antiguos datan de 1985, el viernes es muy mal día. Muchos de los palos más grandes que me he llevado han sido en viernes.

Esta misma historia se la he oído comentar a muchos otros traders. ¿Leyenda urbana? Pues no, y lo vamos a ver de forma científica. Estos datos están tomados de un trabajo que publica la web especialista en pautas estacionales Seasonax. Vean desde el año 2000 hasta la fecha el S&P 500 por días de la semana.

s2.jpg

¿Qué les parece? Confirmado. No es una leyenda urbana. Los lunes es un día flojo, seguramente porque tenemos la pájara del fin de semana y pocas ganas de líos. De martes a jueves es cuando la bolsa tira, y el viernes es el peor día con muchísima diferencia.

Vean este otro gráfico:

s3.jpg

Pues ya ven, una persona que operase solo los viernes habría perdido un dineral. Una persona que operase solo los martes habría ganado más que el S&P 500 y lo que es más importante con infinitamente menos drawdown. Recuerden que la mente humana es la que está puesta encima de estos gráficos.

Los viernes posiblemente sean el peor día por varios factores. El primero psicológico, la gente tiene la cabeza ya puesta en el fin de semana y no quiere líos. Otros no quieren meterse por si pasa algo durante el fin de semana. Últimamente pasaron muchas cosas. Tampoco desdeñemos dos factores no psicológicos, más bien técnicos que para mí influyen muchísimo.

1.- Un viernes de cada mes, o es vencimiento mensual de opciones, o es cuádruple hora bruja. Y ya saben lo difícil que es el mercado cuando estos vencimientos entran en juego, nos volvemos locos y pasan muchas cosas raras.

2.- Un viernes de cada mes como hoy, tenemos dato de empleo que es un día que tiene muchísima volatilidad y aprovechado por las manos fuertes para todo tipo de manejos.

Por todo esto, creo que el viernes se comporta de esta manera tan curiosa.

Pero volvamos a los lunes. Como decíamos antes, el mal desempeño de este día esté anclado en la psicología humana, cuando volvemos del descanso del fin de semana nos cuesta arrancar. Puede que haya personas que no, pero a muchas sí. A mí me pasa, y por eso procuro siempre no ponerme citas importantes los lunes. Los martes ya me noto más rodado para afrontar el trabajo. Pues bien, este mismo fenómeno pero aplicado a meses, se da en septiembre. Ya vimos la semana pasada bastantes datos, hoy vamos a ver alguno más.

La estacionalidad de septiembre, es muy mala. Tanto, que es con diferencia el peor mes del año. La gente piensa que es octubre por aquello de los crash, pero no es así. El peor mes del año es septiembre, por lo mismo que los lunes son flojos. Es el mes de la vuelta masiva de las vacaciones. La gente anda despistada, las carteras por rehacer, cuesta, cuesta arrancar. Vamos a verlo con cifras.

Los datos son de la firma Bespoke y están calculados los retornos que habríamos tenido por 100$ invertidos en el S&P 500 invirtiendo solo en cada mes del año en los últimos 50 años hasta la fecha.

s4.jpg

La línea roja gruesa es septiembre. Como ven es el peor mes del año con mucha diferencia. Habríamos perdido dinero. En 50 años invirtiendo solo en septiembre 100$ se convierten en 71. Queda demostrada la mala estacionalidad de septiembre.  Pero es cuestión de ver el vaso medio lleno, la buena noticia es que vean como a partir de octubre la estacionalidad es muy buena. Eb octubre se habrían convertido esos 100$ en 143, en noviembre en 176 y en diciembre en 204. O lo que es lo mismo, invirtiendo solo en los últimos 3 meses del año 100$ se habrían convertido en 523.

Como vemos interesante la estacionalidad a partir de ahora, mala en septiembre, muy buena a partir de octubre, aunque evidentemente, este solo es un factor más y hay que tener muchos más en cuenta. ¿El factor más importante? Donald Trump. De él dependerá lo que pase en los mercados con sus guerras comerciales.