LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Hace unos años, el Financial Times publicaba un estudio interesante.

Los autores, Oya Altinkilic y Robert Hansen de las universidades de Pittsburgh y de Tulane han investigado los cambios de los valores tras 44.000 cambios de recomendación de brokers.
 
¿Y saben la conclusión? Que a pesar de lo que parece, en el día a día, la influencia sobre el valor es mínima, de apenas el 0,03 %
 
Han estudiado lo que pasa en la acción 20 minutos antes y 20 minutos después del cambio de recomendación.
 
¿Y cómo puede ser si estamos acostumbrados a que aparentemente los valores se mueven mucho por este concepto? De hecho la única razón por lo que en la web colocamos estas recomendaciones, es porque mueven el valor a corto, ya que personalmente ya saben que no creo ni me fío de estas cosas.
 
Pues el estudio muestra, al ver 20 minutos antes de la recomendación, cómo el valor en muchas ocasiones ya se estaba moviendo antes. Según las estadísticas el 80% de las ocasiones una noticia corporativa importante había precedido en un tiempo más o menos corto al cambio de recomendación.  ¡Aquí está el truco!
 
Financial Times, también comenta y con mucha razón, que también depende mucho del analista que haya hecho la recomendación y que eso no se ha contado en el estudio. Y estoy personalmente de acuerdo. Los más conocidos, sinceramente creo que sí mueven. De manera efímera, porque no dura mucho, pero inicialmente sí.
 
No deja de ser también un tema interesante.  Todo esto de las recomendaciones juega mucho con nuestra psicología. Y para psicología ya saben quien es el maestro de maestros.

En bolsa siempre hay que analizar bien y no tener prisa. En una situación tan difícil y compleja como ésta, no hay que tener prisa. 

El Dr. Steenberger lo describe muy bien en este artículo:

Operar como un francotirador: combinar la agresión y el auto-control  

En un artículo reciente, resumí cómo una excesiva orientación al logro de un trader puede llevarle a “forzar” las operaciones, dejando a un lado los planes y las reglas de trading. Esto ocurre a menudo cuando los traders se frustran por las pérdidas o por la lentitud de los mercados e intentan compensar la falta de resultados iniciando posiciones demasiado grandes o demasiadas posiciones. Los traders fuerzan la situación cuando se sienten presionados, ya sea por los beneficios, por la acción o para conseguir una ventaja competitiva sobre otros traders.

El resultado es una pérdida de auto-control, a medida que la agresividad reemplaza al buen juicio. El éxito en el trading puede ser discrecional o basado en sistemas, pero siempre debe estar regido por reglas, controlado por consideraciones básicas de gestión del riesgo y la oportunidad. Por supuesto, esto podría servir para una definición de una mala operativa: cuando la necesidad de operar desborda la necesidad de preservar e incrementar el capital.

Uno de mis pósteres favoritos en mi oficina es un francotirador militar en el campo de batalla, asomándose desde su escondite. El pie de foto dice: “La mejor arma del francotirador es una mente afinada. Combina el dominio del sigilo, la visualización del entorno, la balística y la habilidad de disparar con precisión en uno de las armas más letales que jamás haya infundido el miedo en el enemigo”.

Si el francotirador se volviese demasiado agresivo y se aburriese esperando al tiro adecuado, saltaría de su escondite y comenzaría a disparar al enemigo sin ton ni son. La mayoría de los tiros se desperdiciarían y el francotirador fuera de control sería rápidamente localizado y acribillado a tiros.

No, el francotirador espera al disparo ideal: el “sigilo” y la “visualización del entorno” son herramientas esenciales de su oficio. Ser un francotirador supone combinar la agresión con un exquisito auto-control y juicio. Es agresión controlada.

A lo largo de los años, he aprendido a operar como un francotirador, en vez de iniciar una posición tras otra rápidamente. Cuando finaliza una operación, me quedo fuera del mercado y espero una nueva oportunidad. Durante el tiempo de espera, refresco mi “visualización del entorno” (la valoración de las condiciones del mercado y mi propia condición) y vuelvo a mis reglas básicas de trading.

La idea es operar sólo cuando tengo una visión despejada del objetivo. Todo lo demás es espera y preparación, permanecer al margen en una posición defensiva. Es ese tiempo entre disparos al objetivo el que proporciona el auto-control. Es difícil forzar la situación cuando uno se toma el tiempo de volver a valorar la situación, volver a cargar y volver a cubrirse tras un tiro fallido. Con la suficiente repetición, este proceso se vuelve automático: su modo por defecto es el de auto-control.

Planifique. Opere. Vuelva a valorar el plan. Opere. Es un ritmo que combina lo mejor de la orientación al logro y la agresión con el buen juicio y la cautela. Es una sensación estupenda planificar una buena operación, ejecutarla a la perfección y a continuación tranquilizarse y esperar hasta la siguiente oportunidad. Cualquier habilidad, afinada y ejecutada con precisión, es una forma de obra de arte. Creo que los mejores francotiradores lo entienden.

Traducido del original: Trading Like a Sniper: Blending Aggression and Self-Control

Ya he escrito otros artículos comentando que el ETF o mejor aún el ETN no es un producto perfecto. Que tienen a veces dificultades para replicar el activo que supuestamente tienen detrás en el caso de los ETN (son digamos virtuales, hay una entidad detrás, pero no tienen por qué estar en el activo, sería algo así guardando las distancias como una especie de CFD, por lo tanto con riesgo de contrapartida de la entidad emisora). Y al final casi todos, tienen goteras. Esto no quiere decir que haya que evitarlos. Muy al contrario son casi la única solución para poder seguir muchas estrategias serias y sensatas.

Pero la realidad es que se ha sobredimensionado este producto, y están empezando a aparecer problemas. Tras lo visto en las caídas de febrero del año pasado por ejemplo, hay que hablar claro, los etfs y especialmente los etns no son un producto seguro al 100%. Es evidente que depende de que etf, no se puede generalizar, pero un etf sobre el Ibex, no es lo mismo ni de lejos que comprar un futuro del Ibex, en cuanto a seguridad, ni es lo mismo que comprar físicamente los valores que componen el índice. Para nada. Y cada vez hay más casos, que nos deben volver prudentes.

Este problema se agudiza ante la absurda decisión de la ESMA de prohibir determinados etfs americanos, por problemas de folleto adaptado a la euroesclerótica norma europea, que fuerzan a los inversores a tener que dirigirse a ETFs europeos con mucha menos liquidez, y por lo tanto con más problemas en el fondo. Con su exceso de protección están perjudicando notablemente a los pequeños inversores europeos. Los profesionales no los tienen prohibidos.

Está quedando claro que estar en etf y especialmente etn, pequeños, con poca liquidez tiene su riesgo. Y en general destinar enormes cantidades de dinero en ellos, en lugar de en otro tipo de productos puede ser más arriesgado de lo que parece.

Y a las pruebas me remito. Para empezar, y como supongo estarán pensando que vamos a hablar de los etfs de volatilidad, que es verdad, y que pueden razonar, que bueno, es que eran bastante volátiles y con razón y de ahí lo que pasado, vamos a ver problemas serios de etfs y etns, que no tienen que ver con este asunto. Y para ello les copio un artículo que escribí el 18 de octubre del 2017.

En una entrevista que me hicieron ayer para una revista me preguntaron un tema, que me hizo pensar. En concreto me dijeron si el elevado número de etfs, que hay ahora mismo por el mundo podrían ser un peligro grave en el caso de que llegara un día duro de bajadas, tras tantísimo tiempo de volatilidad nula.

Francamente no lo sé, pero si me gustaría hacer una advertencia sobre los ETFs. Me gustaría recordarles lo que escribía un servidor en mi crónica de mercados del 31 de agosto de 2015, no se lo pierdan puede ser muy importante si las cosas se vuelven a poner feas.

Que el lunes de la semana pasada fue un día muy duro, está fuera de toda duda, vean en este gráfico lo extraño que es que se dé una caída así:

s1.jpg

 

Fuente: http://blog.alphaarchitect.com/

Pero además, sirvió, también para darse cuenta de algunas cosas. Por ejemplo de los problemas de los ETFs que se supone replican los índices cuando las cosas se ponen feas. Todos los ETFs tienen alguna gotera por algún sitio, lo del lunes fue una vía de agua.

 Bespoke Invest. Comenta el tema en un artículo, y desde luego que pone los pelos de punta:

 Lo primero para centrar las cosas, es calcular lo que hizo el S&P 500, no ETF, vamos a verlo por ejemplo con el futuro.

 -  El futuro llegó a perder en el peor momento el 9,59% respecto al cierre anterior, un crash en toda regla, para de ahí al cierre remontar el 2%.

Pero vean ahora el desmadre de los ETFs:

 S&P Midcap 400 llegó a bajar el 23,30% para recuperar al cierre más del 25%

 S&P Smallcap 600 bajó casi el 30% para recuperar desde ahí el 35%

 Y ahora viene el que más grande tuvo el flas crash, el RSP que es el S&P 500 pero con todos los valores con igual ponderación, que suele ir muy ceñido al índice general, llegó a bajar en el mínimo del día el 42,67% para recuperar después más del 60%, y a media tarde del viernes desde mínimos recuperaba 75%.

 El SPY que se supone es de los mayores ETFs del mundo, llegó a tener una divergencia con su subyacente del 2,5% en los peores momentos.

 Como vemos instrumentos no muy eficientes que digamos cuando las cosas pintan mal, es un error considerar que replican a la perfección a los subyacentes. 

No olvidemos que el ETF no es una especie de clon del subyacente como podría ser el CFD, cotiza en sí mismo, vamos que ante una oleada de ventas puede caer más deprisa que el subyacente por sus propias ventas.

 No olvidemos que esto lo escribí el 31 de agosto de 2015. Se le echó la culpa al gran número de valores suspendidos, casi 1.000. Sí, ya sé lo que me van a decir. Cuando pasó este desastre con los ETFs se tomaron medidas para que no volviera a pasar.  Es verdad, y se asegura que con esas medidas es “imposible” que vuelva a pasar algo así. Pero francamente, de estas en los más de 30 años que llevo he visto muchas y las medidas no han funcionado. No me fío absolutamente nada, y la realidad es que no se han puesto a prueba estas medidas. Así que ya saben lo que pasó.

Pueden leer este artículo completo que escribí el año pasado en este enlace:

https://www.serenitymarkets.com/secciones/intradia/148-intrad%C3%ADa/destacado-en-intrad%C3%ADa/7832-situaci%C3%B3n-de-mercados-las-goteras-de-los-etfs-que-todos-debemos-conocer.html

Pero volvamos al hilo del artículo.

Credit Suisse por estas fechas el año pasado liquidó su etn XIV dejando atrapados a todos los inversores con pérdidas de más del 90%. Nomura anunció por las mismas fechas que liquidaba su etn del mismo estilo con el 96% de pérdidas y ala se quedan tan frescos. Lo de siempre. Todos atrapados y a reclamar al maestro armero.

Bien es cierto que se había escrito y mucho que estos etns, que son virtuales, si tenían una bajada de más del 80% en un día podían cerrarse. Otro tema es quien se lee la letra pequeña y se había enterado de eso de cara al pequeño inversor…

Bien es cierto que la explosión del VIX fue alucinante y nunca vista en la historia, y además sin ninguna razón. Jamás antes el VIX había estallado el 115,6%. Jamás había hecho algo así. Pero ni de lejos, y desde que existe el VIX hace ya casi 30 años han pasado cosas muy graves en el mundo. Es muy difícil de entender que por una bajada del 4,6% en el Dow Jones aparezca esto. Nadie lo entiende, ni nadie lo comprende y es inútil darle vueltas.

Pero que el VIX estaba disparado ya se sabía cuando se cerró la sesión, y solo habían bajado estos etns, alrededor de un un 15 a 25 % según cada uno que para este tipo de productos es duro.

Pero entonces llega el mercado fuera de horas, para empezar difícil de entender, que hacen estos productos de tan poca liquidez cotizando en un fuera de horas y se desploman el 80 al 90%...¿? Es cierto que el VIX en ese nocturno pasó de 38 a 50 pero dio la sensación que más como reacción a lo que estaba pasando en los etfs inversos que al revés.

Esto no hay quien lo entienda, y las críticas fueron y son muy duras.

Lo que pasó en ese extraño fuera de horas de momento no se sabe, puede que más adelante sí. Aunque tras un ello hay un muro de silencio al respecto. Las autoridades americanas parecen estar investigando a fondo, pero a fondo perdido.

Lo que muchos piensan ahora es que desde que los etfs y etns sobre volatilidad del VIX empezaron a prosperar, fueron una presa muy codiciada por algunos leones. Insisto en que jamás el VIX había subido ni de lejos así con una bajada tan relativamente pequeña…

s2.jpg

Fuente: https://seekingalpha.com/article/4143859-xiv-predict-either

¿La burbuja de los etfs llevó a algún o algunos leones a forrarse arrinconando a estos etfns y etfs? Ya sé que suena a teoría conspirativa, pero en los mercados es la ley de la selva y es una hipótesis muy loable…

En cualquier caso, la estructura de este tipo de producto se resquebrajó que es el tema del artículo que nos ocupa.

Otra lección es que desterremos la palabra imposible de nuestro vocabulario tras todo esto, vean este gráfico.

s3.jpg

Queda demostrado que se puede perder todo lo ganado en muchos años en 20 minutos en un nocturno en un mercado…

En 2012 Credit Suisse ya tuvo pleitos por otro incidente con otro etn apalancado que dobló el movimiento del mercado provocando muchos problemas y un pleito. En 2014 un tribunal de EEUU dijo que no había lugar a las demandas pues los inversores que entraban en un producto de estas características ya eran conscientes del riesgo que corrían.

El mismo Credit Suisse según informa Reuters, tuvo también algunos problemas cuando dio de baja otro etn apalancado en este caso sobre el petróleo, VelocityShares 3x Long Crude Oil ETN (UWTI) UWTI.K, en el año 2016.

En suma, el ETF y especialmente el ETN, un producto con goteras y a manejar con mucha precaución. No es oro todo lo que reluce. Aunque esto no quita para que hoy por hoy sean productos en los que merece la pena operar, simplemente, como en todo, evitando las cosas raras, y los líos.

Muchas veces nos afanamos por aprender nuevas estrategias y sistemas intentando que sean muy fáciles. Creemos que una vez que las encontremos a satisfacción, nuestro trabajo como inversores habrá terminado. Pero este es uno de los peores errores que podemos cometer.

La clave en el mundo de la inversión está, como dicen los sabios en los mercados, en descubrir irregularidades o pautas que funcionan, y saber evolucionar, modificarlas a tiempo cuando dejan de hacerlo, porque todos lo hacen tarde o temprano.

Una de dos, o tenemos una estrategia de entrada muy lógica que venga acompañada de una fuerte lectura de mercado, o tendremos que estar muy atentos a las señales de que una estrategia ha dejado de funcionar. La mayoría de cosas, o se modifican o acaban dando problemas. Sobre todo cuando las estrategias no están basadas nada más que en factores fundamentales con poca intervención del análisis técnico. Es en este caso cuando más peligro corremos.

Y no es tan fácil saber leer las señales de cambio. Y si no que se lo digan al niño japonés de este vídeo :-) Lo de las señales no es lo suyo :-)

 

Es un error muy grave vivir en el pasado. Como mi estrategia funcionó en el pasado, tengo garantizado que funcionará en el futuro. Especialmente dañino esto en algunos estilos de gestión de fondos. Estilos que se basan en ocasiones exclusivamente en una sola idea, básicamente fundamental, que se considera un axioma irrefutable, y que se entiende si no funciona a corto basta con esperar y ya está.

Vean esta interesante cita sacada de este artículo:

Cuando los modelos mentales fallan

http://awealthofcommonsense.com/2018/02/when-mental-models-fail/

Desde 1900 hasta finales de la década de 1950, una de las mejores señales del mercado fue una comparación de los rendimientos de los dividendos del mercado bursátil con los rendimientos de los bonos del gobierno .

 Las acciones casi siempre produjeron más que los bonos, por lo que cuando el rendimiento de los dividendos cayó por debajo del rendimiento del bono fue el momento de salir del mercado y entrar en la seguridad de los bonos. Lo cual funcionó hasta que no lo hizo y los bonos procedieron a producir más que acciones durante los próximos 50 años o más, frustrando así lo que se veía como una señal de venta que no se puede perder.

El viejo modelo mental para la inversión de valor era que podía superar fácilmente a través de la compra de compañías baratas. El administrador de cartera de Oakmark y notable inversor de valor Bill Nygren recientemente dio una charla en Google donde discutió la naturaleza cambiante de este modelo mental:

Creo que una de las frustraciones que escuchas hoy con muchos gerentes de valor es que lo que hice hace 20 años ya no funciona. Creo que ese ha sido siempre el caso. Lo que funcionó hace 20 años rara vez todavía funciona hoy. Veinte años atrás, solo podías comprar acciones con bajo P / E, bajo precio para reservar valor, y eso era suficiente para ser atractivo. Ahora, puede hacerlo casi sin cargo y las computadoras se han vuelto más inteligentes al combinar bajo P / E, precio bajo para reservar con algunas características positivas: crecimiento del valor contable, crecimiento de las ganancias. Las acciones simples y obvias que parecen baratas en general merecen ser baratas.

Cuando comencé en Harris hace 30 años, fuimos una de las primeras firmas en hacer pruebas de computadora para encontrar ideas. Una vez al mes, pagaríamos para tener un universo de 1,500 valores ordenados por cociente P / E. Como analistas, el día en que entrara la producción, todos estaríamos gateando por todos lados para ver cuáles eran las nuevas existencias de P / E bajas. Hoy, cualquiera de nuestros asistentes administrativos podría armar esa pantalla en un par de minutos. Debido a que se ha vuelto tan fácil de conseguir, ya no es valioso. Creo que probablemente no sea solo invertir, eso es a través de muchas industrias, a medida que la información se vuelve más accesible, pierde su valor.

A mí me parece una cita muy acertada y que merece una buena reflexión.

O esta otra:

En una entrevista con Wealth Management, parece que Grantham remontó algunas de estas ideas:

El mercado se comportó muy bien desde 1935 hasta 2000. Era un mundo ordenado en el que ser un administrador de valor: hubo reversión a la media. Si un administrador de valores fue paciente, estaba en el cielo. El mercado tuvo un rendimiento superior cuando era barato, y cuando se volvió caro, se rompió.

Desde 2000, se ha vuelto mucho más complicado. Las reglas han cambiado. Solíamos decir que esta vez nunca es diferente. Creo que lo que sucedió desde 2000 hasta hoy es un desafío para eso. Desde 1998, las relaciones precio-ganancias han promediado 60 por ciento más que los 50 años anteriores, y los márgenes de ganancias han promediado entre 20 y 30 por ciento más. Es un poderoso golpe doble.

Con la inversión de valor y la reversión de la media, debe tener cuidado al decir que este momento nunca es diferente. Las cosas cambian Tuve mucha suerte porque los primeros 30 años de mi carrera fueron similares a los 30 años anteriores. Pero 1997 fue una muy mala preparación para los próximos 20 años.

La encontrarán en este otro artículo: Expertos en una versión anterior del mundo

http://awealthofcommonsense.com/2017/05/experts-on-an-earlier-version-of-the-world/

No hay axiomas irrefutables en el mercado, y es vital saber adaptarse al cambio. Hay que tocar muchos palos, y dominar muchas habilidades, para así tener armas para poder ir modificando nuestro enfoque.

Y no lo dude, el entorno, no se lo pondrá fácil, hay una gran resistencia al cambio y a salir de la zona de confort.

Muchas veces nos afanamos por aprender nuevas estrategias y sistemas intentando que sean muy fáciles. Creemos que una vez que las encontremos a satisfacción, nuestro trabajo como inversores habrá terminado. Pero este es uno de los peores errores que podemos cometer.

La clave en el mundo de la inversión está, como dicen los sabios en los mercados, en descubrir irregularidades o pautas que funcionan, y saber evolucionar, modificarlas a tiempo cuando dejan de hacerlo, porque todos lo hacen tarde o temprano.

Una de dos, o tenemos una estrategia de entrada muy lógica que venga acompañada de una fuerte lectura de mercado, o tendremos que estar muy atentos a las señales de que una estrategia ha dejado de funcionar. La mayoría de cosas, o se modifican o acaban dando problemas. Sobre todo cuando las estrategias no están basadas nada más que en factores fundamentales con poca intervención del análisis técnico. Es en este caso cuando más peligro corremos.

Y no es tan fácil saber leer las señales de cambio. Y si no que se lo digan al niño japonés de este video :-) Lo de las señales no es lo suyo :-)

Es un error muy grave vivir en el pasado. Como mi estrategia funcionó en el pasado, tengo garantizado que funcionará en el futuro. Especialmente dañino esto en algunos estilos de gestión de fondos. Estilos que se basan en ocasiones exclusivamente en una sola idea, básicamente fundamental, que se considera un axioma irrefutable, y que se entiende si no funciona a corto basta con esperar y ya está.

Vean esta interesante cita sacada de este artículo:

Cuando los modelos mentales fallan

http://awealthofcommonsense.com/2018/02/when-mental-models-fail/

Desde 1900 hasta finales de la década de 1950, una de las mejores señales del mercado fue una comparación de los rendimientos de los dividendos del mercado bursátil con los rendimientos de los bonos del gobierno .

 Las acciones casi siempre produjeron más que los bonos, por lo que cuando el rendimiento de los dividendos cayó por debajo del rendimiento del bono fue el momento de salir del mercado y entrar en la seguridad de los bonos. Lo cual funcionó hasta que no lo hizo y los bonos procedieron a producir más que acciones durante los próximos 50 años o más, frustrando así lo que se veía como una señal de venta que no se puede perder.

El viejo modelo mental para la inversión de valor era que podía superar fácilmente a través de la compra de compañías baratas. El administrador de cartera de Oakmark y notable inversor de valor Bill Nygren recientemente dio una charla en Google donde discutió la naturaleza cambiante de este modelo mental:

Creo que una de las frustraciones que escuchas hoy con muchos gerentes de valor es que lo que hice hace 20 años ya no funciona. Creo que ese ha sido siempre el caso. Lo que funcionó hace 20 años rara vez todavía funciona hoy. Veinte años atrás, solo podías comprar acciones con bajo P / E, bajo precio para reservar valor, y eso era suficiente para ser atractivo. Ahora, puede hacerlo casi sin cargo y las computadoras se han vuelto más inteligentes al combinar bajo P / E, precio bajo para reservar con algunas características positivas: crecimiento del valor contable, crecimiento de las ganancias. Las acciones simples y obvias que parecen baratas en general merecen ser baratas.

Cuando comencé en Harris hace 30 años, fuimos una de las primeras firmas en hacer pruebas de computadora para encontrar ideas. Una vez al mes, pagaríamos para tener un universo de 1,500 valores ordenados por cociente P / E. Como analistas, el día en que entrara la producción, todos estaríamos gateando por todos lados para ver cuáles eran las nuevas existencias de P / E bajas. Hoy, cualquiera de nuestros asistentes administrativos podría armar esa pantalla en un par de minutos. Debido a que se ha vuelto tan fácil de conseguir, ya no es valioso. Creo que probablemente no sea solo invertir, eso es a través de muchas industrias, a medida que la información se vuelve más accesible, pierde su valor.

A mí me parece una cita muy acertada y que merece una buena reflexión.

O esta otra:

En una entrevista con Wealth Management, parece que Grantham remontó algunas de estas ideas:

El mercado se comportó muy bien desde 1935 hasta 2000. Era un mundo ordenado en el que ser un administrador de valor: hubo reversión a la media. Si un administrador de valores fue paciente, estaba en el cielo. El mercado tuvo un rendimiento superior cuando era barato, y cuando se volvió caro, se rompió.

Desde 2000, se ha vuelto mucho más complicado. Las reglas han cambiado. Solíamos decir que esta vez nunca es diferente. Creo que lo que sucedió desde 2000 hasta hoy es un desafío para eso. Desde 1998, las relaciones precio-ganancias han promediado 60 por ciento más que los 50 años anteriores, y los márgenes de ganancias han promediado entre 20 y 30 por ciento más. Es un poderoso golpe doble.

Con la inversión de valor y la reversión de la media, debe tener cuidado al decir que este momento nunca es diferente. Las cosas cambian Tuve mucha suerte porque los primeros 30 años de mi carrera fueron similares a los 30 años anteriores. Pero 1997 fue una muy mala preparación para los próximos 20 años.

La encontrarán en este otro artículo: Expertos en una versión anterior del mundo

http://awealthofcommonsense.com/2017/05/experts-on-an-earlier-version-of-the-world/

No hay axiomas irrefutables en el mercado, y es vital saber adaptarse al cambio. Hay que tocar muchos palos, y dominar muchas habilidades, para así tener armas para poder ir modificando nuestro enfoque.

Y no lo dude, el entorno, no se lo pondrá fácil, hay una gran resistencia al cambio y a salir de la zona de confort.

Seguro que ha oído alguna vez ese refrán que dice “En martes ni te cases ni te embarques”. Asignando una clara superstición negativa a este día de la semana.

El origen de la frase está centrada en la cultura romana. Era el día dedicada al Dios de la guerra, Marte, y no se consideraba un buen día para los negocios.

Pero queda claro que los romanos de bolsa no tenían muchos conocimientos, entre otras cosas porque no existían aún porque ahora verán que curioso lo que pasa los martes.

Vamos a ver un estudio que publicó ayer la casa alemana de pautas estacionales Seasonax sobre los días de la semana en Wall Street. El artículo de hoy sólo pretende ser un artículo de descanso contando una curiosidad de la bolsa, y como la psicología humana se refleja siempre en bolsa. No pretendemos dar ninguna pauta operativa en absoluto.

Bien, como les decía Seasonax ha estudiado en los últimos 18 años que ha pasado en Wall Street según el día de la semana en que estemos y los resultados son los siguientes.

s1.jpg

Pues ya ven, los lunes y los viernes dan una rentabilidad negativa muy fuerte. Especialmente los viernes.

Personalmente doy fe que mi peor día operativo suele ser el viernes. De hecho en la actualidad, en mi operativa a más corto plazo, vía swing trading en forex que dura varios días, me gusta poco tomar pocas operaciones nuevas los viernes y cerrar todas las que pueda. No me gustan los viernes, los veo difíciles, y esta estadística que la debemos tomar sin grandes pretensiones algo sí que nos dice. Parece que la psicología de los inversores el viernes es diferente a la de otros días, sin ningún género de dudas influenciada por el fin de semana. Puede ser día de tomas de beneficios, o de no complicarse la vida, o quizá de tener los operadores la mente en otro sitio. Tampoco parece casualidad que los días sea el segundo peor día de la semana, y está claro que influenciado totalmente por el fin de semana…

En el centro de la semana, con la gente puede que psicológicamente más centrada, martes, miércoles y jueves, muy especialmente los martes, es donde en realidad la bolsa tiene sus días mejores.

Como ven, los romanos no acertaban absolutamente nada, con aquello de que los martes ni te cases ni te embarques, como si fuera un mal día para los negocios (en aquella época los matrimonios eran en buena parte concertados y un negocio en cierta forma para las familias de los contrayentes).

Veamos este otro gráfico curioso.

s2.jpg

Pues ya ven un inversor que hubiera estado los últimos 18 años invirtiendo solo los martes, habría ganado más que el S&P 500, si hubiera invertido sólo martes, miércoles y jueves mucho más y si hubiera invertido solo los viernes se habría llevado un gran disgusto.

Estos son los datos, no debemos sacar más conclusiones, pero creo que nos ha venido muy bien para reflexionar sobre la importancia que tiene la psicología humana en los mercados financieros.

Veamos otro tema muy relacionado con todo esto de la psicología en bolsa. El sentimiento contrario de mercado.

Si ustedes son aficionados a entrar a contra mercado cuando todo el mundo está muy pesimista, tiene una oportunidad ahora en el sectorial bancario. Vean esta interesante cita de Reuters y un gráfico que lo dice todo.

¿Bancos europeos? ¿En serio?

Los prestamistas europeos tienen una reputación bastante fuerte de ser trampas de valor peligrosas, por lo que cualquier sugerencia de subirse a ese barco puede ser recibida con un grado considerable de escepticismo.

Pero aquí está: El sentimiento del sector bancario de Sentix ha alcanzado otro nivel muy bajo, lo que podría ser una oportunidad, según Manfred Hübner, director gerente de la firma de finanzas del comportamiento.

"Esta es sólo la octava vez desde 2001 que hemos medido tales expectativas negativas de los inversores", escribe, añadiendo que a estos bajos niveles, un rebote no es nada raro.

"En las últimas siete ocasiones, las acciones de los bancos han podido aumentar una media de alrededor del 20% en un año. Una oportunidad interesante para los inversores que aman el sentimiento contrario.

Aquí está el indicador de sentimiento de los últimos diez años.

s3.jpg

Como ven el gráfico el sentimiento es muy negativo. La última vez que estuvo así fue a mediados de 2016. Pues bien vean en este gráfico que pasó en el sectorial bancario europeo sx7p tras esa lectura tan baja a mediados de 2016 muy similar a la actual.

s4.jpg

Como ven se dio un subidón de 120 a casi 200 ahí es nada.

¿Volverá a funcionar la ley de sentimiento contrario?

Primero lo debería confirmar el gráfico y aún no lo ha hecho, pero habrá que vigilar.

s5.jpg

En el número de febrero del año pasado de la prestigiosa revista Technical Analysis of Stocks and Commodities, de la que soy suscriptor desde hace muchos años aparece un muy sencillo sistema, pero no por ello menos interesante.

Está escrito por Ken Calhoun, de la web trademastery.com, que tiene una sección todos los meses de sistemas sencillos de swing trading, y con bastante éxito por cierto. Cuando votan los lectores los artículos más valorados suele salir alguno de los suyos casi siempre.

El que vamos a ver hoy en concreto, se basa en solo dos reglas.

Buscar en valores una subida de tres velas blancas que vayan ganando en altura además y que, y esto es la clave, tengan el volumen al alza las tres.

Y digo que esto es muy importante por lo siguiente.

Dada la asimetría de la bolsa es muy frecuente que cuando haya bajadas el volumen sea muy alto, como por ejemplo ha pasado en los últimos días en el S&P 500

Y en los días de subidas tiende a ser algo menor. Pero cuando sí que sube con fuerza el volumen da buenas pistas.

Pueden ver un ejemplo que da el propio autor en la revista:

s1.jpg

 

Aquí les adjunto otro ejemplo ya buscado por nosotros, en Apple:

s2.jpg

 

s3.jpg

 

Son señales que cuesta encontrar, en los gráficos diarios que es donde el autor sugiere buscar. No son frecuentes, pero cuando aparecen son muy efectivas. El problema no es encontrar tres velas crecientes alcistas que vayan ganando tamaño sino que coincidan con tres subidas de volumen diario, por esa asimetría de la bolsa, que tiende a subir tranquilo y reposado y a bajar enloquecidamente.

Las reglas oficiales del método según el autor serían las siguientes:

  • Buscar como hemos visto en los ejemplos en gráficos diarios de valores, con tres velas blancas seguidas alcistas con altura de la vela creciente. El autor no lo dice pero nosotros recomendaríamos que además, se haga como siempre se debe hacer en todos los casos una lectura de mercado, y sobre todo que el valor a ser posible sea alcista y sin niveles peligrosos que le puedan taponar cerca, por ejemplo podríamos usar las medias de 100 y 200, o grandes resistencias.
  • El volumen es imprescindible que sea creciente respecto al día anterior en las tres velas, si no hay que dar por falsa la posible señal.
  • El autor recomienda poner stop de compra de entrada 0,50 $ por encima del máximo de la vela que cierra la formación. Olvidaba decir que él recomienda operar con valores que coticen entre 20 y 70 dólares.

Es una costumbre personal del autor cotizar con valores en este rango y de ahí este comentario, pero evidentemente esta regla no es imprescindible y se puede operar con otras cotizaciones fuera de ese rango. Bastaría con ajustar proporcionalmente ese 0,50$ o euros y no habría mayor problema.

  • Recomienda colocar un stop de 2$. Es una costumbre en su forma de operar y siempre lo pone así. Esto se podría variar a gusto del trader. Y por supuesto sigue valiendo lo del apartado anterior, en el sentido de que se puede entrar en cualquier cotización, colocando una proporción.

Comenta que este stop loss debe si todo va bien convertirse en un stop trailing. Vamos que primero será stops loss, pero que si vamos ganando debería convertirse en stop de protección, o al menos ir subiéndolo asumiendo menos pérdida.

No comenta nada sobre objetivo de beneficios, por lo que cada uno debería fijarlo en función de resistencias, proyecciones de Fibonacci o cualquier otro método usual. Aconsejamos que ayudará mucho para empezar a ver cuando dejarlo estar, algo tan simple, como una vez dentro cambiar el gráfico a velas Heiken ashi, que cambian con dificultad de color mientras la tendencia permanezca y este tipo de arranques de 3 velas suelen dar tendencia.

Veamos por ejemplo el gráfico que hemos visto antes de telefónica, reconvertido a Heiken ashi y con que comodidad hubiéramos mantenido ganancias.

s4.jpg

 

Nos hubiera bastado con irnos a la primera o segunda vela negra fea que apareciera y en paz y el beneficio habría sido muy bueno. Si usan este método para salir, puede ser una buena idea subiendo el stop de salida por debajo del mínimo de la primera vela negra fea que aparezca o de la primera pareja de velas negras si se tiene mucha ventaja.

Como decíamos más arriba como es una estrategia que no es frecuente, lo ideal es chequear bastantes gráficos diariamente para tener más señales. Puede que un solo índice como el Ibex o el Dow Jones no sea suficiente.

Este sería el método que queríamos comentar hoy que es muy sencillo, pero puede valer como idea base añadiéndolo algunas mejoras como las comentadas, u otras que se le pueda ocurrir al lector, o dentro de una estrategias más compleja.

Nunca hay que despreciar una idea operativa porque parezca muy simple. ¡Las ideas simples son las mejores! Uno se da cuenta de eso con el tiempo.

Muchas personas, incluido yo mismo, nos preguntamos, si de verdad el BCE es consciente de la burbuja de bonos que ha creado y de las devastadoras consecuencias que podría tener el pincharla.

Pues francamente aunque a veces algunos banqueros centrales de tan ortodoxos que quieran ser parezcan como se suele decir más papistas que el Papa, es de suponer que aquí todo el mundo sabe que cuidado, que la que se puede liar es de órdago.

Todo eso de pagar el cliente para que le den un bono, es decir la chorrada macroeconómica más impresionante de la historia, puede tener efectos secundarios peores que tomarse un tubo de aspirinas, mínimo la úlcera de estómago garantizada.

Personalmente no creo que se atrevan a pincharla. Pero el problema es que según un estudio muy interesante que publicó el año pasado el banco francés Natixis, el problema es que desde hace 20 años, quien está haciendo estallar las burbujas y provocando terremotos económicos y bursátiles es…EEUU y nadie puede oponerse a ello. Vamos a verlo en mayor profundidad pero ya les anticipo que es algo bastante inquietante.

  • La crisis del 2000

En la segunda parte de los 90, las políticas de la FED dejan que se infle una gran burbuja del mercado de acciones, que termina por estallar, y provocar una recesión. Hay que recordar que antes se consideraba una herejía lo de que una caída bursátil pudiera causar una recesión, pero ya es algo totalmente demostrado. Greenspan fue de los primeros en advertir que las cosas habían cambiado.

s1.jpg

Y claro como ya hemos comentado muchas veces, si Wall Street cae ninguna bolsa se salva.

s2.jpg

  • La crisis del 2008.

Las políticas de la FED causan y consienten una burbuja inmobiliaria en EEUU impresionante, y además el crecimiento desmedido del endeudamiento de los particulares.

s3.jpg

Por si esto fuera poco consienten todo tipo de abusos en la titulización de préstamos especialmente hipotecarios, que se trocean y se colocan a precios absurdos.

s4.jpg

Todo esto estalla, causa una grave desestabilización de los bancos, una grave crisis de crédito, los mercados se van al garete y se vuelva a causar otra recesión.

En ninguno de los dos casos, a pesar de la gravedad de lo que pasó después, la FED tuvo la menor capacidad ni predisposición a evitarlos. Se dejaron llevar por un gran cortoplacismo y una increíble falta de visión para el banco central con más medios a su disposición para tener muy estudiado hasta el más mínimo fleco económico.

¿Por qué debemos pensar que ahora la FED tiene ni la menor idea de cómo parar el pinchazo de la burbuja de bonos? La historia es clara y no ha cambiado absolutamente nada.

Pero aún causó la FED, esta vez de forma indirectamente otra gran crisis con su política monetaria.

  • Crisis de países emergentes de 2013

Siempre seguimos el guión del estudio de Natixis. Comentan a este respecto que en la primavera del 2013 se anuncia que en 2014 se parará la QE. Y una vez más no se paran a pensar, en las consecuencias que para el resto del mundo tendrá esta decisión. Esta vez no les afecta a ellos, pero provoca una fuerte salida de dinero de países emergentes, con graves desequilibrios que causan fuertes recesiones.

s5.jpg

¿Qué les parece el historial de la FED?

Les vuelvo a hacer la pregunta, ahora ya tienen más conocimiento de causa ¿Puede la FED pinchar la burbuja de bonos propia y de paso todas? Pues evidentemente sí…

La conclusión del estudio es que de hecho será EEUU quien pinchará la burbuja de bonos mundial con consecuencias imprevisibles.

Personalmente creo que es totalmente posible. Personalmente he visto varios presidentes desde que estoy en mercado en los 80, pero a este equipo actual de la FED lo veo más despistado que los demás. Será muy importante seguir sus pasos y las decisiones que tomen. En sus manos está otro pinchazo, tan peligroso como el del 2000 o el del 2008. De momento ya han consentido el que se produzca una burbuja, esta vez más grande que las otras, en este caso en los bonos.

De momento sería bueno recordar como se dijo  en Financial Review, que en 1987 también el secretario del Tesoro de EEUU que servía entonces a Reagan, dijo que iba a dejar que el dólar bajara lo que hiciera falta contra el marco alemán y el yen si estos países no tomaban políticas más expansivas que favorecerían a EEUU. Algo parecido a lo que dijo el secretario del tesoro actual varias veces.

En ambos casos causaron claras bajadas del dólar.

Y la clave viene ahora. En 1987 estas declaraciones, hicieron temer a los inversores que el dólar iba a bajar mucho más, y esto disparara la inflación con fuertes pérdidas en bonos, pues empezaron a vender agresivamente bonos. Estas ventas llevaron a un efecto bola de nieve y las ventas fueron muy duras, causando una fuerte subida de rentabilidades que al final fue una de las causas del crash de 1987.

Ya ven que delicado es el equilibro, y la administración Trump puede que no esté jugando bien sus cartas, al menos eso dice la historia.

Aquí tienen a título de curiosidad, un vídeo con el “Telediario” en EEUU el día del crash de 1987

https://youtu.be/EY9QFtk9QTU

Me ha gustado mucho este artículo que pueden leer aquí:

Sigue el dinero

Cómo puede vencer una regla simple Comprar y mantener la inversión

(en inglés)

En el mismo el autor hace una reflexión sobre las casas de apuestas. En alguna época dado que me encanta el tenis, me gustaba mucho sobre todo en vacaciones hacer algunas apuestas de poco dinero para entretenerme sobre tenis tanto masculino como femenino. Me resultaba alucinante cuando me encontraba que en varias ocasiones cuando me iba la cosa bien, me limitaban la cuenta. Por ejemplo si yo estaba apostando 10 euros en cada partido, me dejaban un máximo de 10 céntimos por apuesta. En cambio cuando me iba mal nadie hacía nada…Esto es así y francamente que quieren que les diga, muy bien no me parece…

El autor se hace eco de esto, de cómo las casas de apuestas echan a los que ganan, pero comenta que hay una excepción.

Yo ya había oído decir que Pinnacle Sports, que me parece que no es legal en España, aunque no estoy seguro, no echaba a los buenos. Y me extrañaba. Pero en este artículo se explica por qué.

Resulta que la casa de apuestas gana más cuanto mejor sea capaz de valorar los precios exactos en que debe ofrecer las cuotas. La gente muy experta, los que ganan, viven de los errores de valoración de las casas de apuestas. Entonces resulta que Pinnacle pone unas cuotas de prueba, deja que entren los ganadores con las cuotas correctas, y más afinadas e inmediatamente ellos las corrigen. Dejan ganar a los buenos, pero a cambio de una información valiosa que hará muy difícil que gane la mesa.

Así que autor del artículo, dice, que la bolsa es tan fácil como esto ¡Dejarse llevar por la tendencia donde están ganando los que calculan esto bien!

A mí lo que más me interesa es que nos quedemos con el concepto de lo muchísimo que puede ayudar en nuestra operativa el añadir conceptos sencillos, con los que se consiguen grandes mejoras.

El autor propone algo tan simple como entrar en mercado por encima de la media de 12 meses y salir por debajo y pasar a bonos. Ya hemos hablado otras veces de estrategias como esta, en concreto con una media parecida, la de 10 meses, pero me parece que se ofrece un toque fresco.

Vean el resultado de la estrategia.

s1.jpg

Como podemos ver a simple vista, con incorporar un indicador tan sencillo, la mejora que se mantiene durante más de 100 años hasta la fecha es muy muy notable. No estamos proponiendo que esta estrategia sea la que haya que seguir. Lo que intento dejar claro como comentaba es lo que puede mejorar nuestra operativa poniendo una estrategia de salida basada en un indicador sencillo. Este es un problema del que adolecen muchas estrategias seguidas por ejemplo por fondos, que solo se basan en fundamentales, sin incorporar algunas gotas técnicas que mejorarían sus resultados. Y sobre todo evitarían el calvario de los drawdowns muy duros que tarde o temprano terminan por sufrir y donde tienen salidas masivas de clientes.

En este gráfico de la estrategia a menos plazo desde 1990 hasta 2017, se ve con claridad, la gran ventaja de que encima de que se gana más no hay drawdowns.

s2.jpg

Hay períodos en que la estrategia restaría rentabilidad parcialmente como este:

s3.jpg

Pero claro francamente, es mejor ganar durante unos años menos y no sufrir ni el crash de 1987, ni el del 2000 ni el del 2008, no hay color, creo que en eso estaremos todos de acuerdo, porque psicológicamente los crash de dejan molido y es muy difícil aguantarlo.

Una aplicación práctica que podría tener esta estrategia muy claramente, sería por ejemplo saliendo de fondos value, que suelen ganar muy bien en el largo plazo, pero con drawdons demasiado duros, cuando veamos que Wall Street que siempre arrastra a los demás se mete por debajo de estos promedios. Incluso tomen nota de que el de 10 funciona muy bien, ya hemos escrito algo sobre esto. Y volver a entrar en el fondo value en cuando se de dé nuevo la señal positiva.

Incluso se puede hacer esto mismo con la curva de rentabilidad del propio fondo. La clave está en que este tipo de fondos, no hace ninguna consideración técnico, por lo que los drawdowns los toman todos, y de esta manera, podríamos conseguir la misma rentabilidad o puede que más sin tantos sufrimientos que nos pueden llevar a una mala gestión del tiempo de entrada. Es sólo una idea.

Por cierto que últimamente los valores que podríamos llamar “value” lo están haciendo mucho peor que los de “crecimiento” y van varios años así.

La FED de Nueva York presentó un interesante estudio en 2011 sobre los efectos que tiene las reuniones de la FED en los mercados. Lo pueden leer al completo en formato pdf en este enlace.

El estudio toma datos desde 1994 a 2011 y no puede ser más claro. La influencia de las reuniones de la FED es muy fuerte:

s1.jpg

La escala gruesa muestra como se comporta el SPx el día antes de la publicación, en el centro el mismo día y el día después. Y la línea casi plana de debajo es el período de tres días normal del S&P 500 cuando no hay publicación.

Creo que no hacen falta muchas aclaraciones más. Espectacular. El mercado tiende a subir el día antes y hasta la publicación, y esto es desde 1994 porque tiene el concepto de que la FED casi nunca hace cosas que perjudiquen a los mercados, y si las tiene que hacer lo avisa con tanto tiempo que al final las reuniones de la FED dan menos miedo que Espinete repasando la tabla del 4. Es todo muy apacible y tranquilo.

La volatilidad también se dispara a esas horas de la publicación como se ve en este otro gráfico del estudio. Por lo tanto si uno está haciendo intradía, mejor cerrarse antes, porque el mercado tiende a volverse loco:

s2.jpg

Y este es el comportamiento del volumen:

s3.jpg

Lo estudiaron con el futuro del mini S&P 500

Y a continuación la FED coloca un gráfico muy interesante. Como reaccionan los índices mundiales a la publicación, incluido el Ibex. Ponen la misma ventana de tres días, antes, durante y después de la reunión.

s4.jpg

En esencia todos clonan más o menos a Wall Street, como era de esperar. Las bolsas europeas no tienen demasiada personalidad propia.

La FED de Nueva York también estudio, que pasa cuando se leen las actas de reuniones anteriores, aquí tienen un extracto de sus conclusiones traducidas:

La influencia de las decisiones imprevistas de la tasa de interés de la Reserva Federal sobre los precios de los activos estadounidenses ha sido objeto de numerosos estudios. Más recientemente, los investigadores han analizado la respuesta del precio de los activos a las declaraciones emitidas por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). Sin embargo, a pesar de un vasto y creciente cuerpo de evidencia sobre el efecto del mercado financiero de las noticias monetarias publicadas en los días de reunión del FOMC, se sabe poco sobre la respuesta en tiempo real de los precios de los activos estadounidenses a la información contenida en las actas del banco central. Este artículo llena el vacío mediante el uso de un nuevo conjunto de datos de alta frecuencia para examinar el efecto de la publicación de minutas del FOMC sobre los precios de los activos estadounidenses: tipos del Tesoro, precios de acciones y tipos de cambio del dólar estadounidense. El autor muestra que la publicación afecta significativamente la volatilidad de los precios de los activos estadounidenses y su volumen de operaciones. La magnitud de los efectos es económica y estadísticamente significativa, y es similar en magnitud al lanzamiento del índice ISM, aunque es más pequeño que el del comunicado de FOMC y el dato de empleo. La respuesta del precio de los activos a los minutas, sin embargo, ha disminuido en los últimos años, lo que sugiere que el FOMC se ha vuelto más transparente mediante la publicación de información de manera más puntual.

La clave está casi al final. Ya reconocían en el 2011 que la influencia de la lectura de actas estaba disminuyendo debido a que la FED se había vuelto más transparente y anticipaba las cosas. Esto ha sido cada vez más fuerte, pero sin embargo el primer efecto, el de las reuniones sigue con fuerza, así que nos centramos sólo en él.

Pues bien en esta línea de investigación, ayer la firma alemana de estudio de pautas estacionales Seasonax, publicó un estudio actualizado hasta el año pasado del efecto FED y los resultados son igual de espectaculares.

s5.jpg

Como vemos desde 1998 a 2017 un inversor que solo invierta en días de reunión FED, es decir apenas 16 días al año, consigue no mucho menos que el que haya estado tantos años dentro de mercado. Y desde luego gana muchísimo más que quien haya cometido el error de estar dentro de mercados todo este tiempo saliéndose en los días FED que sería la línea roja.

La línea verde sería estar solo en días FED.

Como Seasonax indica en su trabajo:

El 6,3% de todos los días de trading generan ellos solos casi el 94% de todo el rendimiento final que da el índice. Evidentemente esto además de una idea sería una estrategia de largo plazo, porque cuando la bolsa está en drawdown la estrategia vegeta algunos años para seguir subiendo. Pero sustos apenas da, no sigue los drawdowns de caída brutales de la bolsa.

Y ya que hablamos de ideas relacionadas con la FED, vean este otro interesante gráfico para terminar.

s6.jpg

Como ven el mercado tiene una correlación con las subidas y bajadas de tipos de la FED no tan lógica como pudiera parecer a primera vista.

La línea verdosa es el nivel de tipos de la FED y la línea azul es el ratio entre el índice global de renta variable contra el índice general de bonos. Lo ideal es comprar bolsa al revés de la lógica con la primera subida de tipos y vender en la última subida…la explicación que puede subyacer tras esto, es que la FED baja tipos cuando la economía se tuerce y en las recesiones lo cual afecta negativamente a las bolsas. Y por otro lado, cuando empieza a subir tipos es, como el caso actual, porque la economía va muy bien, y claro esto está afectando a las bolsas en mucha mayor medida que lo negativo que aporta la subida de tipos.

Ya ven, no todo es tan sencillo como parece, ni las bolsas son tan raras como creemos.

En resumen, la FED no es algo para nada indiferente para el inversor. Que debe conocer sus reuniones y tener claras las ideas y las reacciones habituales del mercado.

Muchos lectores escriben, consultándome cuáles pueden ser unas buenas reglas de drawdown y de beneficios, para quienes intentan tomarse el trading ya profesional o semiprofesional. Pues vamos a tomar por ejemplo los consejos que da John Carter, en su libro Dominar el Trading.

Esta es la forma de operar de Carter que es trader profesional desde hace muchos años:

¿Cuáles son mis reglas de drawdown?
 
Si voy perdiendo el 15 por ciento en el mes, parto el tamaño de mis posiciones
por la mitad durante el resto del mes. Si voy perdiendo el 20 por
ciento en el mes, dejo de operar el resto del mes. Si alcanzo un drawdown
total del 30 por ciento, es la hora de tomarme un descanso de seis semanas
sin operar. Mi drawdown diario máximo para la operativa intradía
es de $3.000 por cada $100.000. Si al final del día excedo este nivel, estoy
en libertad condicional al día siguiente. Si vuelvo a excederme de $3.000
por cada $100.000 esa semana, dejo de operar el resto de la semana. Este
es mi castigo por romper mis reglas de trading.


Tengo que señalar que muchos fondos hedge y gestores de capital
son mucho más conservadores en lo que respecta a los drawdowns y a
los objetivos anuales. Un drawdown mensual de más del 5 por ciento
en un fondo hedge puede ser devastador para su negocio y un beneficio
anual del 20 por ciento, año tras año, abre las compuertas de miles
y miles de millones de dólares para cualquier fondo. Tengo un par de
comentarios al respecto.

Para empezar, las estrategias intradía tratadas en este libro no van
a funcionar con un fondo de $400 millones. No hay, ni de lejos, la suficiente
liquidez para entrar y salir de los mercados con tanto dinero en un
periodo de tiempo tan corto. Muchos fondos, no obstante, asignan una
porción de sus $400 millones a aprovechar las oportunidades de operativa
intradía que describo en este libro. De los $400 millones, ¿cuánto asignarían?
Tal vez un millón. Eso es ¼ de un 1 por ciento de todo el fondo.

Saco este tema porque las personas deben tratar su cuenta de trading
como lo que es –una forma de ganarse la vida con un alto riesgo. La mayor
parte de los fondos de un trader deberían estar en instrumentos más
conservadores – cosas como bonos o fondos gestionados por gestores de
capital conservadores. Sólo debería asignarse a una cuenta agresiva de
trading una parte de los fondos totales, para generar ingresos mensuales.

¿Cuáles son mis reglas en cuanto a los beneficios?

Mi meta diaria media para la operativa intradía es $500 al día por cada
$100.000. Es una meta conservadora y que se puede conseguir y que
rápidamente supone un dinero importante. Me centro en generar cinco
días al mes en los que gane $2.000 por cada $100.000. Esto quiere decir
que no tengo que operar todos los días. Sé por mi experiencia previa que
mis mejores días de trading son los martes, miércoles y jueves. Por lo
tanto, me centro en operar más en esos días. Si llevo más de $2.000 por
cada $100.000 antes del mediodía, seguiré operando hasta que tenga una
operación perdedora, en cuyo punto dejaré de operar el resto del día. Si
tengo un día en el que gano $5.000 por cada $100.000, me tomo libre el
día siguiente para evitar esas sensaciones de euforia que hacen que los
traders hagan cosas estúpidas como añadir a las posiciones perdedoras u
operar sin un stop. Dejaré de operar el resto del mes cuando lleve $20.000
por cada $100.000. Hago un seguimiento diario de mi curva de capital
utilizando una hoja de cálculo de Excel.


Retiro el 50 por ciento de mis beneficios de trading al final de cada
trimestre. Nunca añado dinero a una cuenta que lleve pérdidas y nunca
aporto garantías adicionales. Añadiré capital a una cuenta que haya demostrado
tener resultados positivos. El motivo por el que retiro beneficios
es porque es la mejor forma de protegerlos. Es con esos beneficios con
los que invierto en más propiedades inmobiliarias, compro más monedas
de oro, pago unas vacaciones familiares y financio mis proyectos.

También es un recordatorio de que los números en la pantalla son reales
y representan dinero real. 

Veamos ahora un artículo sobre psicología del trading del doctor Steenbarger, la idea que propone es muy interesante.
 
Definir unos objetivos de precios efectivos con los datos del día anterior.

En mi reciente artículo, recalqué que cada idea de trading que incluye riesgo y recompensa necesariamente asume tanto una dirección de mercado como una cierta volatilidad. Los traders se encuentran con problemas cuando aciertan en la dirección del mercado, pero o bien infravaloran la volatilidad (y se dejan beneficios potenciales en la mesa) o se pasan (y ven cómo las operaciones ganadoras se dan la vuelta y a menudo se convierten en perdedoras). 

Así que, ¿cómo definir unos objetivos de beneficios eficaces que tengan una probabilidad razonable y conocida de alcanzarse?

El mismo mercado nos proporciona algunos objetivos valiosos.

Retrocediendo hasta finales del 2002 en el índice S&P 500 (SPY), por ejemplo, descubrimos que tan sólo el 12% de los días son días interiores. Las probabilidades de que hoy el mercado perfore el máximo o el mínimo de ayer son bastante buenas. Si abrimos en algún lugar dentro del rango de trading de ayer, podemos utilizar entonces nuestras lecturas de cómo evoluciona la dirección del mercado (comportamiento de los sectores, relaciones entre mercados, sentimiento inversor) para calcular las probabilidades de alcanzar uno de esos niveles de precios antes que el otro. 

La ventaja de utilizar los datos de ayer para enmarcar los objetivos de beneficios de hoy es que estamos permitiendo que sea la volatilidad más reciente la que guíe nuestras expectativas sobre la volatilidad de hoy. Podemos entonces actualizar el volumen relativo de hoy a medida que se mueve el mercado para modificar esas expectativas según sea necesario.

Por ejemplo, si definimos el precio medio de ayer simplemente como la media del máximo y mínimo de ayer, descubrimos que, desde finales del 2002, hemos tocado hoy el precio medio de ayer aproximadamente el 60% de las veces. Es una información útil para esas ocasiones en las que abrimos por encima o por debajo del precio medio de ayer, pero no podemos mantener las compras o las ventas. Podemos entonces fijar como objetivo una vuelta al precio medio del día anterior porque no podemos mantener el valor más alto (o más bajo).

Curiosamente, las estadísticas son parecidas para los datos semanales, por lo que podemos esperar que la operativa de esta semana perfore el máximo o mínimo de la semana anterior y podemos esperar una alta proporción de ocasiones en las que la operativa de la semana actual toque el precio medio de la semana pasada. Esto puede resultar útil al definir objetivos para las operaciones a medio plazo.

Las probabilidades de exceder los máximos o los mínimos son aún mayores cuando enmarcamos los máximos y mínimos nocturnos como objetivos iniciales para los contratos de futuros. Bastante más del 90% de los días perforan el máximo o el mínimo de la sesión nocturna, por lo que cuando abrimos dentro del rango nocturno, una buena operación inicial es buscar uno de esos niveles cuando vemos evidencia de un sesgo direccional en la operativa de ese día. 

La belleza de esto es que, al utilizar estos niveles, automáticamente ajustamos nuestras asunciones de volatilidad en base a cómo ha operado el mercado más recientemente.


Traducido del original: Defining Effective Price Targets With the Previous Day's Data