LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Hoy reproducimos, ya que contamos con su permiso, un artículo de Miguel Larrañaga de su web https://mltradingzone.com/ que recomiendo, además de su libro, que he leído y me parece que aporta una nueva visión del mercado valiosa.

En el artículo nos habla de como gestionar los stops. Este es su texto, gracias a Miguel por su colaboración.

La gestión de stops es un arte que hay que dominar porque es una parte fundamental de tu método de trading. Y mucho más, si como suele ocurrir con los míos, las señales de salida son muy escasas.

Conste que digo que la gestión de stops es un arte con todas sus consecuencias. No hay ciencia que valga más allá del mero concepto y de una lógica que indica que debe ser colocado en torno a un determinado lugar.

Más de uno va a sonreír cuando lea lo siguiente. ¿Cuántas veces te han volado un stop y han salido corriendo sin tí?

Claro que me ha pasado. A todo el mundo le ha ocurrido. Todos nos hemos quedado frustrados viendo cómo una buena entrada quedó frustrada por apenas unos céntimos.

Sí, y a todos nos han entrado ganas de operar sin stops. A mí también, pero he resistido. Si estás leyendo estas líneas parto de la base de que también has seguido usándolos. De no haberlo hecho, estarías arruinado casi con total seguridad. Y los arruinados no leen sobre Bolsa.

¿Como abordar la gestión de stops?

Partimos de la base de que la gestión de stops es como casi todo en el trading. No hay una fórmula magistral que te asegure el éxito. Y para mayor desesperación, lo que a veces funciona estupendamente, otras veces la pifia totalmente.

Por supuesto que he probado muchas fórmulas para la gestión de stops. Cuenta mi “alter ego” Alfredo en “Fundamentos de Market Timing para invertir en Bolsa” que desde que empezó en el trading ha cambiado mucho su forma de colocar los stops. Hagamos un repaso de cómo ha sido su evolución porque es la más habitual en un trader con años de mercado.

Gestión gráfica de stops

La técnica es muy sencilla. Al realizar la entrada, se busca el nivel del último mínimo relativo que tenga pinta de ser sólido. Cualquiera con dos días de trading puede distinguir qué retroceso parece importante y cuál no lo es.

Una vez elegido el lugar, se le da un poco de aire al punto exacto para la colocación del stop. Tomar esta precaución es fundamental. El mercado tiene la costumbre de volver a probar esos puntos tan claros de soporte.

Hay quien le da un 1% de aire y quien le da un 5%. Eso ya va en la decisión de cada cual, pero cuanto más aire menos posibilidades de que te salten el stop por centésimas y luego salgan al alza. A cambio, cuando te lo saltan te hacen un roto más grande que si hubieras ceñido un poco más tu elección.

s1.jpg

 

Lo que vemos en el gráfico es una secuencia bastante lógica y aproximada de lo que se puede esperar con este tipo de gestión de stops. En verde, los stops que resisten sin saltar y que podemos ir subiendo cada vez que el precio supera los máximos relativos anteriores. En rojo, el lugar en donde saltan.

Se trata de una técnica muy sencilla pero tiene un factor en contra. Es tan obvia que los grandes traders los usan para atiborrarse de mercancía. Es frecuente ver cómo buscan esos niveles y luego salen catapultados hacia arriba. Esta operación suele culminar con un sencillo cambio de posiciones. La que antes era tuya ahora es de un tipo listo que va a aprovechar la subida que sin duda se va a producir. Es lo que se suele llamar una barrida de stops.

¿Stops declarados o sin declarar?

Esta suele ser la primera gran pregunta que se hace un trader cuando comienza a madurar. Poner una orden de stop a mercado en el broker es en realidad gritar a todo el mundo dónde vas a soltar tu posición.

Hazte a la idea. Miles de personas diciendo que están dispuestas a vender sus acciones de tal empresa a tal precio. Y no sólo lo dicen, sino que ponen la orden para que todo el mundo pueda verla.

Se da la circunstancia, además, de que las órdenes se concentran en una franja de precios muy estrecha. Todos los traders se guían por la misma regla de buscar el mínimo y darle un poquito de aire.

La ventaja que se le da al gran trader para obtener una buena cantidad de títulos a un precio más bajo es enorme. ¿Estamos de acuerdo? ¿Qué hacer?

Sencillamente, no poner la orden en el broker y comprometerte a cerrar la posición si el precio de esa acción cierra por debajo del nivel que hayas establecido

Hago constar que he hablado de traders maduros al comienzo de este epígrafe. Sólo un trader maduro y, por tanto, disciplinado, puede ejecutar este tipo de órdenes. Si cierra por debajo, se vende en apertura del día siguiente pase lo que pase. Sin excusas, sin excepciones, sin pareceres.

¿Qué se gana con ello?

s2.jpg

 

Vemos en este gráfico del Ibex la ventaja que tiene este tipo de órdenes. El nivel señalado era claramente un punto de soporte. Imaginemos que colocamos el stop en ese nivel tras el primer retesteo a la zona, en diciembre de 2014. Con un stop declarado, nos lo vuelan sin piedad y luego sale el mercado al alza. Con un stop no declarado y a cierre, seguimos dentro porque hemos resistido el retesteo.

Eso sí, insisto en la disciplina prusiana que requiere este tipo de cosas. Entre otras cosas, exige que cada día hay que comprobar la situación de nuestro stop. Y cuando digo cada día, digo cada día. Un solo día sin comprobar la situación te puede llevar al desastre. Si no vas a poder estar atento, declara el stop, fija el precio en el broker y dale un poco más de aire, pero no te la juegues. Yo lo hacía cuando iba de vacaciones y aún usaba esta técnica.

Trailing stops

Si hemos dicho que cuando el trader comienza a madurar se hace determinadas preguntas, cuando está maduro busca otras respuestas. Ya sabe que no va a estar todo el día mirando el gráfico. Ya asume que no todas las noches acudirá al graficador a ver qué ha pasado con su posición. Y busca otras cosas.

Es en esa búsqueda cuando aparece la solución del trailing stop. Se trata de un tipo de stop que “te acompaña” mientras tu posición esté viva, fijando un stop a un determinado porcentaje del último precio de cierre. Tiene la característica especial de que el stop sube si el precio sube, pero se para si el precio baja. Obviamente, si baja lo que hemos fijado como porcentaje de distancia, nos vuela el stop.

Lo vemos en un gráfico que es mucho más sencillo con una imagen:

s3.jpg

 

Esto que vemos es el sistema de corto plazo que explico en el libro “Fundamentos de Market Timing para invertir en Bolsa” con un trailing stop del 5%. Se trata de una solución estupenda para sistemas con pocas señales de salida o que para gestionarlas haya que estar muy encima del mercado. Esto sucede precisamente en este sistema, así que es candidato claro a un trailing stop.

¿Qué tenemos que tener en cuenta al usar un trailing stop? Sencillamente, que no siempre es lo mejor “apretarnos” mucho con el mercado. Puede parecer que sería mejor conceder al mercado solo un 3%, pero veamos qué sucede en ese caso.

s4.jpg

 

El stop entra en funcionamiento más veces y eso provoca más operaciones. Esto debe ser tenido en cuenta en sistemas que, como este, se activan casi en cualquier retroceso porque eleva mucho las operaciones y por tanto las comisiones.

Adicionalmente, se atasca en lugares de congestión, cuando el mercado duda y retestea mínimos antes de salir al alza. Lo he marcado con los círculos rojos. 

Por tanto, hay que valorar siempre cuánto espacio estamos dispuestos a “conceder” al mercado en cada caso porque no todos los sistemas funcionan igual. Incluso, en el caso de sistemas muy activos, la correcta gestión de un trailing stop los mejora mucho. 

No obstante, me veo en la obligación de hacer una matización importante respecto a los gráficos que he mostrado. Sólo se tienen en cuenta en ellos los trailing stops y no se han activado en ningún caso las salidas por sistema, que existen y son de aplicación en varios casos. De igual forma, no se han tenido en cuenta algunos otros criterios básicos del propio sistema y se ha presentado el gráfico sin filtro alguno.

El stop no es tu enemigo, es un aliado

Con todos los matices que queramos añadir y con todos los peores que le queramos poner, los stops son parte fundamental de cualquier método de trading. Es la red de seguridad y como tan debemos contemplarla.

Es muy importante que el trader reconozca al stop de pérdidas como un aliado y no como a un enemigo. El stop no es ese porcentaje que cedemos al mercado, sino el peaje para evitar ceder mucho más en determinados momentos. Y encima es capaz de mejorar la eficacia de algunos sistemas de inversión…

En fin, como primera aproximación al asunto de los stops lo vamos a dejar aquí. Prometo volver a ello próximamente porque hay más técnicas.

Fuente https://mltradingzone.com/

Reproducido con permiso del autor.

Situación de mercados. serenitymarkets.com

Tengo la esperanza, tras los 21 años que llevo escribiendo a diario sobre los mercados, que a estas alturas haya conseguido convencerles de que los caminos clásicos y trillados que nos explican habitualmente nos llevan a pocos sitios. Y que hay que aprender muchas cosas, que se mueven en el subterráneo del mercado para conseguir tener una ventaja real en la mano.

Una de estas cosas es la manipulación por los vencimientos de derivados trimestrales, en las principales bolsas mundiales. La llamada cuádruple hora bruja. Y desde luego que no puede tener un nombre más apropiado. Aunque no pasa por magia, pasa porque el mercado se manipula con gran facilidad. Y al final las manos fuertes siempre arriman el ascua a su sardina.

Son innumerables las inexplicables semanas de vencimiento de derivados trimestrales alcistas. Y a veces varias semanas antes del vencimiento.

Una vez que pasa el vencimiento, el mercado se queda completamente sin gas, porque ya no les interesa apretar más. En esta ocasión ha pasado exactamente eso. Desde que el viernes expirara a las 12h el vencimiento de opciones y futuros del eurostoxx que es el importante para Europa, se acabó la fuerza. Lunes y martes también fueron días débiles.

Estas cosas hay que saberlas, para no sacar conclusiones erróneas, si no se tiene clara cuál es la verdadera razón de la debilidad. Por cierto, estas manipulaciones en los vencimientos son investigadas a fondo por los reguladores de los mercados, pero a fondo perdido, como siempre…

Las semanas posteriores a los vencimientos trimestrales de primer, segundo y tercer trimestre tienden a ser débiles. No sucede lo mismo con la semana de vencimiento del cuarto trimestre, ya que aparece en una de las épocas más alcistas estacional de las bolsas, con lo cual se compensa. Pero como decía, sí suceden las otras tres.

Vean esta interesante tabla.

En la misma se estudian desde 1988 cuáles son las peores semanas del año.

Para calcularlo lo que hace es seguir un sistema de comprar al cierre del viernes y cerrar al cierre del viernes siguiente y volver a empezar. Sigue un sistema que haga eso, y se seleccionan las semanas en las que ha perdido más.

s1.jpg

 

Pues bien, vean como precisamente, las tres semanas peores del año ¡y no es casualidad! Serían las del tercer viernes del mes de marzo, junio y septiembre. Es decir exactamente las semanas posteriores  de vencimientos de derivados de primer, segundo y tercer trimestre. Ya saben que los vencimientos trimestrales son siempre el tercer viernes de cada mes. Está bien claro me parece. Especialmente mala la del vencimiento del tercer trimestre, que se inicia el tercer viernes de septiembre.

Fuente de la tabla: http://quantifiableedges.com/the-bearish-aftermath-of-quad-witching/

Una persona que comprara siempre tras el vencimiento de estos trimestres y aguantara una semana habría perdido una fortuna

s2.jpg

 

Tan sólo habría acertado el 25,81% de las veces.

La fuente del gráfico es la misma del anterior.

Creo que está muy claro, y no son casualidades estadísticas. Los vencimientos de derivados son momentos muy importantes para la mano fuerte, que dado el enorme volumen con que entra está atrapado en sus posiciones, que difícilmente puede cerrar. Por ello manipula lo que puede al alza hasta el vencimiento y a partir de ahí el mercado se queda sin gas.

En otro artículo del mismo autor antes citado publica esta misma estrategia, que entiéndase no está para seguirla sino para demostrar lo mal que iría si se siguiera dada la pauta estacional negativa, pero solo para el vencimiento de junio, que es el que nos ocupa.

s3.jpg

 

Ahí lo tienen. Desde 1999 hasta la actualidad tan solo el 20% de las semanas posteriores a la cuádruple hora bruja del segundo trimestre fueron alcistas y el 80% fueron bajistas. Todo está muy claro.

Si nos vamos a la base de datos de la excepcional web para pautas estacionales, la de Trader Almanac de los hermanos Hirsch obtenemos la tabla completa. Es espectacular.

s4.jpg

 

Fíjense. Desde 1982 la semana de vencimiento de derivados de junio es alcista en 21 ocasiones y bajista en 16 y la semana después justo al revés, 16 alcistas y 21 bajistas.

Pero lo que es espectacular es la última columna, muy en rojo como se ve.

Desde 2003, solo en dos ocasiones terminó la semana después del vencimiento de derivados en Junio en el S&P 500 alcista y en 15 terminó a la baja y además alguna de las bajadas fue de las que pican.

En suma dice un refrán en martes ni te cases ni te embarques, habría que añadir y en viernes de vencimiento no te metas a comprar porque irás contra el viento.

Pero curiosamente esto es sobre todo en el S&P 500, en el Nasdaq la pauta es diferente, muy diferente, fíjense en la tabla:

s5.jpg

 

Como ven está mucho más compensado todo y hay muchas más semanas en positivo, que en el S&P 500 fueron negativas.

Todos sabemos que la deuda que han asumido los estados es excesiva, unos más que otros.

Vamos a centrarnos en EEUU. Ahora todos pensamos que estamos más preocupados que nunca por la deuda que tiene este país ¿verdad?

Pues unas fotos históricas nos van a demostrar que esto no es así, llevamos 40 años muy preocupado por el nivel de deuda, pensando que iba a estallar en cualquier momento.

1972

s1.jpg

 

1984

s2.jpg

 

2001

s3.jpg

 

2008

s4.jpg

Pues ya ven… y ahí sigue sin reventar.

Todo esto tiene como fuente este muy interesante artículo:

http://fat-pitch.blogspot.com/2018/06/time-to-not-freak-out-about-debt-again.html

Lo que sucede es que hay que hacer bastantes aclaraciones.

En primer lugar que bien es cierto que el nivel de deuda del estado actual es enorme, muy desproporcionado respecto al anterior, como sucede en otros países, pero otro dato que facilita el artículo es que los pagos de intereses que le suponen a la administración por grande que sea son del 1,3% del PIB, así que de momento no se van a asfixiar… Lo pueden ver en este gráfico:

s5.jpg

Y una segunda matización muy importante, es que la deuda de los particulares, que llegó a ser enorme a principios de los 2000 y de las empresas, está si que ha caído de manera muy fuerte.

Siempre siguiendo sus datos, la deuda de los hogares en relación a su patrimonio neto está a niveles de mediados de los 80. Y esto es verdad, pero lo que no comenta el autor del artículo por lo que vamos a hacerlo nosotros, es que una buena parte del patrimonio neto de los hogares de EEUU, a diferencia de otros países, está en bolsa pura y dura. Por ejemplo en España este porcentaje en bolsa es muchísimo menor. Con lo cual si a la bolsa le diera por darse un batacazo, el patrimonio neto sería mucho más bajo y el ratio de deuda no sería tan favorable. Es un ratio tomado con Wall Street en máximos históricos o cerca.

En cuanto a la deuda de las empresas, es importante destacar como comentan que estaría al nivel menor desde el 2003.

En cifras absolutas este sería el gráfico:

s6.jpg

Pero la idea central que un servidor quiere transmitir en este artículo, es que por mucha deuda que haya no debemos esperar una explosión inminente.

El lunes tuve una reunión en persona con los alumnos del Master en nuestra sede central, y fue un tema que se puso sobre el tapete. Y es lógico, es un tema que preocupa. Pero francamente estoy convencido que puede pasar un número de años muy grande sin que reviente la burbuja de la deuda estatal en ningún sitio. Creo que los bancos centrales ya se ocuparán de ello.

Y vuelvo al artículo que nos sirve hoy de referencia y que recomiendo leer al completo, porque está francamente bien. Vean esta interesante cita, que sigue abundando en mi idea de que no esperemos que reviente la deuda en las grandes potencias ni a corto, ni a medio, ni seguramente a largo plazo. La cita habla sobre Japón:

Japón tiene la mayor deuda / PIB  en el mundo desarrollado. Esa proporción superó el 100% en 1996. En la siguiente década, el PIB real de Japón creció un 11%. Eso no es un crecimiento fuerte, pero entra dentro del contexto de la población envejecida conocida de Japón. De hecho, si nos fijamos en el crecimiento del PIB de Japón en relación con su población en edad de trabajar, se ve muy similar a los EE.UU. en los últimos 25 años (gráfico del NYT).

s7.jpg

Y claro esta deuda japonesa que en 1996 pasó del 100%, ahora ya está en el 250%...así que calculen…

Claro todo tiene puntualizaciones. Japón depende mucho menos que los demás de la compra externa de deuda, es un endeudamiento más endogámico….

Según publicaba el diario Expansión hace unos meses, así andaban las cosas por el mundo:

s8.jpg

Como vemos anda todo el mundo servido, y con % por ejemplo mucho más altos que en España.

Así que las cosas no están bien, desde luego que no, pero dudo mucho que en bastantes años veamos problemas con esta burbuja. Así que puede seguir con sus bonos en cartera.

¿Y no es peligroso tener bonos en la cartera? Pues tiene sus vaivenes pero ¡comparado con la bolsa esto es una balsa de aceite! Vamos a ponerle cifras exactas, si les parece.

s9.jpg

¡No está nada mal!

Pero veamos los drawdowns:

El siguiente gráfico muestra las reducciones que habría experimentado al ser propietario de un fondo de bonos que mantuvo la exposición a bonos a 10 años en los últimos 60 años. Una reducción es cuánto habría perdido en algún momento del valor máximo de su inversión. Digamos que usted posee acciones en un fondo de bonos que vale $ 100. Luego aumenta en valor a $ 110, antes de caer a $ 90. En este caso, su reducción sería ($ 90 - $ 110) / $ 110, o -18%, lo que significa que habría perdido el 18% de su dinero de su valor máximo.

s10.jpg

El gráfico muestra que en los últimos 60 años habría experimentado una reducción máxima de aproximadamente -15%. Hay 5 casos en que un inversor habría experimentado una pérdida del 10 por ciento en el valor de su fondo de bonos. Para muchos inversores que son jóvenes y que tienen una gran asignación de acciones, estas reducciones son relativamente insignificantes en comparación con la volatilidad del mercado de acciones . Sin embargo, para los inversores que ven invertir en fondos de bonos como una forma relativamente segura de almacenar y hacer crecer el dinero, el hecho de que potencialmente puedan perder más del 10% de su dinero podría ser una sorpresa.

Fuente de esta última cifra y dos últimos gráficos:

Pérdidas de bonos por el aumento de las tasas de interés: una lección de historia

https://www.hibenjamin.com/blog/bond-losses-rising-interest-rates/

En 60 años una pérdida temporal máxima del 15% y teniendo en cuenta que son bonos a 10 años bastante más volátiles que otros bonos de menor vencimiento, francamente no me parece tan mal, aunque está bien claro, que hay que saber que estas cosas.

Estamos en unos días de euforia en los mercados, como reacción a las nuevas posiciones que han adoptado los dos bancos centrales más importantes del mundo: El BCE y la FED. En la misma semana ambos han abierto la puerta a nuevas bajadas de tipos de interés.

El mercado lo tiene claro, los bancos centrales se supone que controlan la situación y si bajan los tipos se evitarán males mayores.

Es muy posible que los mercados tengan demasiada fe en los bancos centrales. Por ejemplo, se demuestra con un simple gráfico superponiendo el petróleo y el IPC de la zona euro, que el presunto control que tiene el BCE sobre la inflación con sus medidas, en realidad es nulo. Son dos gráficos idénticos.

O por ejemplo hay algunas corrientes de pensamiento que no ven tan claro que los bancos centrales estén controlando en realidad gran cosa.

Creo que no viene mal, se esté de acuerdo o no, ver algunos otros puntos de vista para añadir a nuestro análisis de la situación, para no tener una fe ciega en los bancos centrales sino tener algo de criterio y espíritu crítico.

Vamos a tomar de la Wikipedia para ponernos en contexto, la forma en que ve esta escuela la teoría del ciclo económico. Una visión que tiene una gran influencia en muchos grandes economistas. Esta es la cita:

La teoría austriaca del ciclo económico (TACE) es una teoría sobre el ciclo económico, desarrollada por economistas de la Escuela austríaca, incluidos Friedrich Hayek y Ludwig von Mises. Explica la relación entre el crédito bancario, el crecimiento económico y los errores de inversión masivos que se acumulan en la fase alcista del ciclo, explotando con la burbuja y destruyendo valor.

Sostiene que una expansión artificial del crédito, es decir, no respaldada por ahorro voluntario previo y mediante la manipulación a la baja del tipo de interés, tiende a aumentar la inversión y a crear un falso auge económico, dado que los precios relativos han sido distorsionados por la mayor masa de dinero circulante en la economía. Estas inversiones, que no hubieran sido emprendidas de no ser por la mencionada distorsión, sobreutilizan los bienes de capital acumulados, desviándolos a proyectos no rentables —si hubiera imperado el tipo de interés de mercado— y tarde o temprano producirán sobrevaloraciones en algún o algunos activos. Tales burbujas inevitablemente acaban estallando. Cuando la emisión de nuevos medios fiduciarios cesa, las tasas de interés artificialmente bajas se acomodan en su verdadero nivel de mercado, generalmente muy superior al establecido por los bancos centrales dada la escasez de bienes de capital. Esto corta abruptamente el flujo de crédito barato, y las inversiones que parecían rentables con precios inflados ahora dejan de serlo: la crisis estalla y se efectúa la natural liquidación de las inversiones erróneas.

Fuente y más datos:

https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_ciclo_econ%C3%B3mico_en_la_Escuela_Austriaca

Es muy importante saber que varios economistas de esta línea de pensamiento pronosticaron con acierto las grandes crisis del 29, de 1987, del 2000 y del 2008 entre otras crisis.

Y para terminar de situarnos en contexto, es importante que veamos el concepto de crisis en esta escuela, copio de la Wikipedia:

Para la teoría austriaca la crisis es un periodo de liquidación de inversiones improductivas, deuda impagable y reasignación de los recursos hacia usos más racionales, es decir más adecuados a las verdaderas preferencias del mercado. Es un periodo traumático, ya que en la liquidación inevitablemente se pierde valor, pero necesario. El ajuste sienta las bases de un nuevo crecimiento más sostenible y productivo, basado en el ahorro y la acumulación de capital.

Una nueva inyección de liquidez, sin embargo, puede rescatar temporalmente a los inversores marginales, postergando la corrección y empeorando los desequilibrios de la estructura de capital, impidiendo además la liquidación de la deuda y el desapalancamiento.

Este último párrafo es clave para lo que veremos a continuación, porque esa inyección de liquidez que se define como perjudicial, es lo que hacen precisamente los bancos centrales.

Veamos ahora este artículo:

Tratar de prevenir las recesiones conduce a peores recesiones

https://realinvestmentadvice.com/trying-to-prevent-recessions-leads-to-even-worse-recessions/

El autor del artículo pertenece a la escuela austríaca y cita un trabajo de Deutsche Bank que se ha publicado esta misma semana.

Creo que estaremos todos de acuerdo, en que las medidas tomadas por los bancos centrales para evitar las crisis, han llegado a un punto que jamás antes se habían visto en la historia. Y que francamente dan vértigo, mucho vértigo. A mí no me tranquiliza nada pensar que la mitad de la deuda europea está dando rentabilidades negativas, un concepto surrealista que va contra la naturaleza de las cosas. No me tranquiliza nada ver como en la QE el BCE era casi la mitad del mercado de compradores de toda la deuda. No me tranquiliza nada ver a un Banco de Japón, comprando etfs de bolsa, por cantidades ingentes para sostener de manera absurda un mercado. Y menos aún me tranquiliza el ver el tamaño de los balances que tienen actualmente la FED y el BCE. Se esté de acuerdo con la escuela austríaca o no, lo que está claro es que esto ha llegado a unos niveles, que ya solo podemos seguir dando patadas hacia adelante, si estallara todo este mundo artificial no nos repondríamos en muchísimo tiempo.

Pues bien vean esta cita del artículo, el texto está tomado del informe de Deutsche Bank:

Las expansiones prolongadas se han convertido en la norma desde principios de la década de 1970, cuando se rompió el estrecho vínculo entre el dólar y el oro. Las últimas cuatro expansiones están entre las seis más largas en la historia de los Estados Unidos.

¿Porque? Liberados de las restricciones de la moneda respaldada por oro, los gobiernos y los bancos centrales se han vuelto mucho más agresivos para combatir las caídas. Han incrementado el gasto, reducido las tasas de interés o tomado otras medidas poco ortodoxas para estimular la economía.

"Sin embargo, ha habido un costo", sostuvieron Jim Reid y Craig Nicol en el banco de inversión global Deutsche Bank.

“Esta flexibilidad de política y una era de ciclo económico más prolongada han conducido a mayores déficits presupuestarios estructurales, a una mayor deuda del sector privado y del gobierno, tasas de interés cada vez más bajas, rendimientos reales negativos, valoraciones infladas de activos financieros, incumplimientos mucho más bajos (financiamiento ultra barato), menos creativo "La destrucción y un sistema financiero que es propenso a las crisis ", escribieron en un extenso informe.

“De hecho, hemos creado un entorno donde las recesiones son un riesgo sistémico global. Como tales, las autoridades se han animado aún más a prevenirlas, lo que podría llevar a preferencias sesgadas en la formulación de políticas ", dijeron. "Así que creemos que los ciclos continúan extendiéndose a un costo de aumento de la deuda, más impresión de dinero y aumento de la inestabilidad del mercado financiero".

El autor del artículo dice:

Los falsos auges económicos que se producen cuando los bancos centrales interfieren con el ciclo económico engañan a los inversores y empresarios para que crean que son un auge orgánico y sostenible.

Debido a que el ciclo económico actual ha durado un tiempo inusualmente largo debido a las acciones de los bancos centrales, se ha acumulado una cantidad de malinversión sin precedentes en todo el mundo que debe ser eliminada en la recesión que se avecina. Es similar a una noche de bebida: cuanto más bebes y más tarde te quedes fuera, peor será tu resaca

Y el informe del Deutsche Bank dice:

En cualquier mercado se producen errores de cálculo empresariales aislados aleatorios e inversiones erróneas (que resultan en quiebras estándar y fallos de negocios), pero los errores de inversión sistemáticos, simultáneos y generalizados solo pueden ocurrir a través de señales de precios sistemáticamente distorsionadas, y esto provoca depresiones o recesiones.  Los austriacos creen que las malas inversiones sistémicas se producen debido a una intervención innecesaria y contraproducente en el mercado libre, distorsionando las señales de precios y engañando a los inversores y empresarios.

Para los austriacos, los precios son un canal de información esencial a través del cual los participantes del mercado comunican sus demandas y hacen que los recursos se asignen para satisfacer esas demandas de manera adecuada. Si el gobierno o los bancos distorsionan, confunden o engañan a los inversionistas y participantes del mercado al no permitir que el mecanismo de precios funcione adecuadamente, el resultado inevitable será una mala inversión insostenible.

Bueno, ahí quedan todas estas reflexiones para darle vueltas a la cabeza. Se puede estar de acuerdo, pero una cosa me parece clara, que los precios de los activos están totalmente distorsionados por los bancos centrales es una realidad. Y que los bancos centrales han llegado a convencer al mercado de que aquí no habrá mayores peligros y esto no es así, es otra realidad.

Les dejo con un gráfico interesante del artículo:

s1.jpg

 

Uno de los grandes factores que se usa en asignación de carteras, entre otros, es el entrar en valores de momentum favorable. Es decir valores que lo vienen haciendo bien, están en tendencia alcista.

Poca gente conoce que existe un índice que se construyó en 2014 para medir esto de una manera eficiente.

Dicho índice se llama S&P 500 Index Momentum.

Basta marcarlo en el Google y les saldrá un gráfico como este:

s1.jpg

 

Existen etfs que lo siguen por ejemplo el Invesco S&P 500® Momentum ETF.

¿Y cómo seleccionan los valores para este índice que es lo más importante?

Pues esto es lo que dice S&P

Los valores se clasifican primero en orden descendente por puntuación de momento en cinco quintiles. Los valores con los puntajes más altos (el primer quintil) se seleccionan para la inclusión del índice.

Para los índices S & P Momentum, el número de empresas seleccionadas se redondea al número entero más cercano en función del tamaño del universo del índice.

Hablando en cristiano se selecciona el 20% de valores del universo estudiado que tienen más fuerte tendencia.  Así que es un índice formado exclusivamente por valores en fuerte tendencia.

Dos veces al año se vuelve a valorar el momento de cada uno, y se cambian los valores que sean necesarios. Simplificando mucho así es este, como ven, muy interesante índice.

Bien, vamos a usar este índice para comprobar la fuerza de seguir los valores con mayor tendencia.

Y para esto nos vamos a este interesante estudio:

https://caia.org/aiar/3674#aiar-default-3

 Momentum: A Practitioner’s Guide

Editado por la firma S&P

Pues bien, estos son los resultados de 20 años terminando en 2016. Obviamente el índice solo existe desde 2014, pero han hecho una proyección hipotética hacia atrás aplicando las mismas reglas, por lo que el estudio es válido.

s2.jpg

 

Las conclusiones son claras. En el largo plazo, de 15 años hacia arriba la rentabilidad es mayor pero no por mucho, y no se ven en el corto y medio plazo ventajas tan evidentes. El riesgo anualizado es mayor y los drawdowns son apenas un poco menores. Los resultados son muy claros, y no hay que obsesionarse con el momentum, la ventaja competitiva no es tan grande, como puede parecer en determinados momentos como el actual.

Entonces los autores se preguntan si quizá habrá que fijarse en el ultra famoso concepto de valor. Ya saben que hay multitud de gestoras internacionales y nacionales que dicen que ahí está el Santo Grial. Pues no lo está tampoco, ni de lejos. Y aquí sí que hay mucha gente que dice que este es el Santo Grial y desde hace muchos años.

Usan en el estudio un índice especial del S&P 500 parecido al momentum, pero solo para valores que entran dentro de la filosofía de “valor” el S&P 500 Enhanced Value Index.

s3.jpg

 

Vean la comparativa con el S&P 500 normal.

s4.jpg

 

La línea azul más oscura es el normal, y la más clara es el basado en valores value. A simple ya vemos que de rendimiento peor el value desde mace tiempo.

Pero vamos a ver esto de una manera más centrada.

s5.jpg

 

En la última columna tenemos el índice de valor. Si comparamos como hemos hecho antes con el S&P 500 a partir de 15 años, como pasaba antes se consigue mayor rendimiento, pero solo a partir de ese largo plazo, y en este caso si que es mayor que el de momentum. Pero…El riesgo anualizado es 4 puntos mayor y los drawdowns son siempre mucho más duros, por lo que en realidad esa ventaja añadida de rentabilidad no queda muy claro que nos compense tanto. Esto ya cada uno lo tiene que decir, aquí les hemos dejado los datos para que puedan hacer su propio análisis.

La rentabilidad a largo en este caso vuelve a ser claramente mayor, pero solo a largo, pero con la ventaja de que el riesgo está más contenido y los drawdowns son más moderados.

Conclusiones:

  1. No hay Santo Grial ni con momentum ni con valor.
  2. Pero sí es cierto que en largo plazo de 15 años hacia arriba, tanto invertir solo en momentum, solo en valor, o 50% en cada día da mayor rentabilidad que comprar y mantener.
  3. La inversión solo en momentum tiene claramente menor riesgo, que todas las otras combinaciones, comprar y mantener, solo valor o 50% valor y 50% momentum.
  4. La inversión sólo valor tiene más rentabilidad, pero con un notable aumento de los riesgos y drawdowns.

La primera columna pone la combinación de 50% en momentum y 50% en valor.

La clave puede estar en lo que dice el autor en esta cita:

Los valores momentum ganan claramente más que el mercado cuando emergen fuertes tendencias, en estos entornos, el valor puede sufrir si emergen burbujas y las valoraciones se eliminan de los fundamentos. Por el contrario, en la ausencia de tendencias fuertes y persistentes, cuando el impulso es probable que rinda por debajo del valor de mercado puede ser capaz de negar cualquier bajo rendimiento. Esto es exactamente lo que vemos de las relaciones de información; la relación de información de la mezcla casi siempre excedió al menos una de las proporciones correspondientes para los factores individuales durante el período estudiado. En resumen, el beneficio para combinar valor e impulso es que estos factores  tendían a funcionar bien en diferentes entornos de mercado, y por lo tanto ha habido ventajas para la diversificación.

Llevamos tiempo hablando del indicador muy famoso del Bank of America Bull & Bear. 

Pues bien un amable lector, Jesús Cañadas Manjón, nos ha mandado un trabajo sobre cuestiones en las que podría basarse el indicador. 

No sabemos si será así o no, pero en cualquier caso el trabajo es bueno. 

Da pistas interesantes, y puede que el indicador se base en esto o en cosas parecidas, pero en cualquier caso muestra como se usa otro interesante indicador que creo que es una aportación valiosa. Damos las gracias a Jesús y dado que contamos con su expreso permiso reproducimos su artículo íntegro. 

 

1.png

 

Señales de compra del indicador B&B:

 

  • 2 Febrero 2016 
  • 3 Enero 2019

Señales de compra del indicador NH-NL (nuevos máximos – nuevos mínimos

semanal: Rebotes Spike o “aumento brusco” como señala Alexander Elder.

 

- 25 Enero 2016 (8 días antes) ….precio de entrada =1922.17 puntos

- 31 Diciembre 2018 ( 3 días antes)…precio de entrada= 2620.43 puntos

- El NH-NL semanal ofrece las señales más importantes de compra (siguiendo los

parámetros de A. Elder) cuando se produce una caída en el indicador por debajo de

los -4.000 puntos para después recuperarse y subir por encima de este nivel

confirmando así dicha recuperación, quedando reflejada con el cierre de la barra del

histograma por encima de este nivel (dos barras o semanas después para ambos

casos). Ambas caídas tuvieron picos de -6500 y -9000 ( confirmando la situación de

pánico excesivo )

(Ver gráficos 2 y 3)

2.JPG

3.JPG

 

Señales de compra o reentrada del indicador NH-NL de corto plazo (65 y 20 días):

 

- 7 Noviembre 2016 ….precio =2199.56 puntos

- 9 Abril 2018 …precio = 2649.12 puntos

- 3 Junio 2019…precio = 2811.73 (señal reciente) = máximo 2900 puntos (ahora en

corrección)

- El NH-NL de corto plazo ofrece las mejores señales de compra o de reentrada cuando

se produce una caída por debajo de los -500 puntos (Filtro : máximo -1000. La vuelta

por debajo de -500 cuando viene de valores de -2000 es menos fiable) y después se

recupera y sube por encima de este nivel confirmando dicha recuperación reflejada con

el cierre de la barra del histograma por encima de este nivel.

(Ver gráficos 4,5 y 6)

 

(Fuente de los gráficos: elaboración propia a partir de los gráficos de stockcharts.com)

Símbolo del indicador: $USHL5

4.JPG

 

 

 

5.JPG

 

6.JPG

 

 

Por último les dejo con las divergencias producidas en el indicador que anticipaba las

caídas o correcciones de principios de 2018 y de finales de 2019. Nótese, que para que

sea una divergencia valida, la línea central del indicador (centerline) debe ser

atravesada por la “voluntad bajista”, marcada en las dos ocasiones con los círculos

negros.

 

 

7.JPG

 

 Jesús Cañadas Manjón

Con permiso expreso de reproducción del autor. 

 

 

 

Acabo de leer este fin de semana el nuevo libro de mi buen amigo Miguel Larrañaga titulado: Fundamentos de Market Timing para invertir en bolsa y que se puede encontrar en Amazon para su compra.

La web del autor muy recomendable es esta:

https://mltradingzone.com/

Y me ha gustado mucho. Y por ello recomiendo su lectura. No es para mí una novedad el enfoque de mercado vía amplitud. De hecho hemos publicado muchas veces en esta misma sección artículos de Miguel hablando sobre amplitud de mercado. Incluso llegó a tener una sección fija. Y fue una de nuestras secciones más leídas. Es un buen enfoque, con buena base y que creo que no está nada mal el aprenderlo, y en este libro se puede aprender. Además el libro está escrito de una forma muy amena y entretenida pese a que el tema es denso.

Se empieza con una declaración de intenciones muy clara.

No soy un mago de las finanzas ni le voy a decir que yo le gestiono su dinero. Bien al contrario, le quiero enseñar a gestionar el suyo, a moverlo en la Bolsa con unas mínimas garantías y a ganar confianza para que pueda usted tomar las riendas de la planificación de su pensión.

No. No le contaré que dejé mi trabajo y me lancé con la indemnización a jugarme el bigote a pecho descubierto en los futuros de tal o cual índice con un sistema infalible.

La realidad es que un ERE me dejó en la calle y aprovechando mis conocimientos de Bolsa y un par de cursos intenté vivir de la inversión intradiaria en futuros. Pero el mercado me revolcó sin piedad y me obligó a ponerme sobre la pista de alternativas que me permitieran, al menos, compensar en parte el descenso de ingresos que sufrí desde el despido.

Así, poco a poco, llegué a la amplitud del mercado. Es posiblemente el método de análisis bursátil más desconocido que hay en España (y en el mundo) y con toda seguridad les digo que es el que menos glamour tiene. No está basado en bonitas ondas, ni en perfectas líneas trazadas sobre un gráfico, ni en…

El asunto es tan poco glamouroso como contar a diario los valores que suben, bajan y repiten en un mercado pero es realmente sorprendente la cantidad de información que es capaz de proporcionarnos este simple dato, cuyo procesamiento está al alcance de cualquiera que sepa sumar con los dedos, no sólo sobre lo que hace el mercado, sino sobre lo que es previsible que haga.

Es la única forma en la que me he sentido seguro, dentro de lo que esta palabra puede utilizarse en la Bolsa, a la hora de invertir y a la hora de no invertir.

 

Personalmente tras mucho tiempo siguiéndolo insisto en que coincido con el autor en que es un método muy serio.

Veamos esta otra cita y doy fe que es totalmente cierta, lo seguí en directo:

Cuando el 1 de agosto de 2015 publiqué en mi blog que vendía to-das mis acciones y me quedaba en liquidez hubo quien me llamó de todo. Hubo quien incluso se rió de mí. El 20 de agosto comenzó a hundirse la Bolsa y no dejó de caer en picado durante cinco sesiones que a más de uno se le hicieron interminables. Los de las risas, sim-plemente las perdieron, junto a su dinero.

La jugada se ha vuelto a repetir en octubre en 2018. La diferencia es que esta segunda vez ya no polemicé con nadie. ¿Para qué?

Eso es lo que me proporciona la amplitud. Indicios suficientes para estar siempre orientado en el mercado. Nos equivocamos, como todo el mundo, pero el coste de esas equivocaciones es muy inferior a la re-compensa que obtenemos con los aciertos.

En esta cita creo que podemos encontrar un poco la esencia del libro:

Una característica común a los principales índices del mundo, esos cuyo comportamiento se suele asimilar erróneamente al del mercado, es que, por definición, están sesgados al alza. Veamos por qué.

Un valor entra en un índice cuando cumple una serie de condiciones, que son muy claras en índices sectoriales o en los que atienden al tamaño de la empresa, pero no tanto cuando se trata de un índice genérico.

Un comité de expertos se reúne cada cierto tiempo para determinar si los valores incluidos en el índice tienen las características requeridas para mantenerse en él, que atienden fundamentalmente a la liquidez y el volumen de negocio. Es decir, si han captado la atención del público.

Por esos criterios, es claro que en el índice estarán sistemática-mente las empresas favoritas de los inversores, esas que acaparan mayor atención, que suelen ser las que mejor comportamiento tienen.

Es un proceso que se ha visto miles de veces y que describe muy gráficamente por qué una acción está en un índice: porque los inversores se interesan por ella. Cuando hay interés por un valor, su precio sube por pura ley de oferta y demanda. Cuando decae el interés, bajan el precio y el volumen, y el valor sale del índice.

Por tanto, los índices están sesgados hacia los “mejores” valores y, salvo los indiscutibles por su tamaño, los “mejores” valores suelen ser valores alcistas. Fue Zeltia, fue Colonial, fue mucho antes Ercros…

En los índices están los más grandes, sin excepción, y los pequeños que gozan del favor de los inversores y, por tanto, son alcistas. Cuando dejan de serlo, salen del índice y son sustituidos por otro valor que se ajuste mejor al interés de los inversores y, por tanto, sea más alcista que el que deja el selectivo.

Prácticamente a diario, vemos al periodista de turno “conectar” desde la Bolsa de Madrid con el Telediario y decirnos que el mercado ha subido o bajado porque el Ibex ha cerrado en positivo o negativo, según el caso. Ahora ya saben ustedes que no es tan cierto como parece. El mercado puede haber hecho una cosa y el índice otra distinta. Es más, puede pasar durante algún tiempo que el mercado baje y el índice suba, pero no ocurrirá indefinidamente. Si el mercado no sube, el índice termina por desplomarse.

La respuesta está en la amplitud

¿Qué hacer entonces si los índices no representan al mercado? ¿Cómo saber si el mercado sube o baja?

Los indicadores de amplitud representan una solución sencilla a estas preguntas. Contar valores que suben y bajan es una aproximación muy real al mercado y los indicadores de amplitud hacen exactamente eso, sin ponderaciones y tratando a todos los valores por igual, desde la gran multinacional al último chicharro. Todos valen lo mismo. Si suben aportan un +1 al cómputo y si bajan un -1, sin más. Si repiten, ni suman ni restan y muchos autores (no es nuestro caso) ni siquiera los tienen en cuenta para calcular nada.

Parece razonable pensar que cuando la mayor parte de los valores de un mercado suben, los índices deben subir, y que si lo que ocurre es que bajan la mayoría, los índices deben bajar, así que los indicadores de amplitud son una herramienta imprescindible para el análisis de lo que realmente está ocurriendo en el mercado.

Puede que durante algún período de tiempo no se establezca adecuadamente esta correlación, pero tiende a cumplirse. Incluso en el caso de una teoría conspiranoica en la que oscuros intereses quieren que el índice suba y suba mientras el mercado baja y baja, al final terminarán por claudicar porque cada vez tendrán que poner más dinero encima de la mesa para conseguir sus fines y eso sólo es posible, por lo general, durante cortos períodos de tiempo.

Sólo ha habido una relativa excepción a esta regla que veremos en su debido momento para aprender a reconocer anomalías en el comportamiento general de la teoría. Y vaya por delante que nada tuvo que ver con conspiraciones o manipulaciones.

El estudio de la amplitud de mercado puede ser algo más compleja, lo vemos en esta cita:

Según Miguel, y yo le creo, la amplitud consiste, simplemente, en “contar los valores de un mercado que cumplen una determinada condición” y a partir de ahí tomar decisiones. La forma más habitual de entenderlo es, como yo había dicho, los valores que suben y bajan en cada sesión, pero en un concepto más “filosófi-co” se trataría de contar los valores que cumplen o no cumplen una determinada condición.

Con esta definición, Miguel asegura que se pueden obtener indica-dores de amplitud mucho más sofisticados y que nos midan casi todo lo que imaginemos.

— Ponme ejemplos para que termine de entenderlo porque así a quemarropa me has dejado frío, rogué.

Abrió su ordenador y me enseñó este gráfico:

GRÁFICO 3: CONTADOR DE VALORES CERCA DE SUS MÁXIMOS ANUALES

s1.jpg

 

— Esto que ves es la representación gráfica de los valores de Wall Street que están en máximos anuales o cerca de ellos.

(…/…)— El gráfico es casi una divergencia con patas entre el S&P 500 y el indicador. Ya ves lo que ocurre cuando el precio sube y los valores cerca de máximos no lo hacen en la misma medida. ¿Es que has abandonado tu absoluta fe en las divergencias?

Personalmente yo creo mucho en esta forma de ver las cosas. De hecho el autor me cita en pasaje, cuando recuerda que siempre he defendido que la mejor manera de tener muchas posibilidades de que una subida ha llegado a su fin de ciclo, es cuando muy pocos valores acompañan al índice a máximos. Y no es que lo diga yo, es que lo dicen muchos expertos.

Por todo ello, como he comentado al principio, creo en este enfoque y me parece muy aconsejable. Me ha gustado el libro y recomiendo su lectura. Las ideas frescas y con sentido en el mundo de la inversión son muy bien recibidas. Además una novedad destacable en este libro, Market Timing y amplitud de mercado tenían como talón de Aquiles la operativa en corto, que ahora se ha resuelto y muy bien.

Ya hemos hablado en otras ocasiones en esta sección de Situación de mercados de algo que me parece vital. El hecho de que la asignación de activos es el factor más importante para trabajar con una cartera de medio o largo plazo. Más que la estrategia, más que nada.

Hoy vamos a profundizar en este tema, de la mano de uno de los estudios más brillantes de la historia a este respecto.

Lo pueden encontrar aquí.

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2983997

Market Timing: oportunidades y riesgos

Autor: Wim Antoons

Instituto Brandes

Vamos a empezar con las conclusiones de su trabajo traducidas:

Las decisiones de asignación de activos, particularmente aquellas que involucran el tiempo del mercado, crean oportunidades y riesgos para los inversionistas. Tras el colapso de octubre de 1987, muchos inversores buscaron la protección del capital a través de estrategias de distribución de activos tácticos o de mercado. Desde entonces, la popularidad de la asignación táctica de activos ha aumentado tanto para los gerentes de inversiones profesionales como para los inversionistas individuales por igual.

En este documento, exploro las oportunidades para mejorar los rendimientos utilizando la asignación táctica de activos y el tiempo de mercado, así como los desafíos planteados por la sincronización del mercado, incluidos los mayores costos y el riesgo de perder los mejores días del mercado. Examino si los inversionistas pueden tener éxito usando la asignación táctica de activos y las estrategias de sincronización de mercado, y busco conceptos de finanzas conductuales para explicar por qué los inversionistas siguen adoptando el tiempo del mercado en su proceso de inversión.

Considero que la asignación estratégica de activos fue el factor más importante para el éxito de la inversión a largo plazo. Esto se debe a que la mayoría de los contadores del mercado no suelen predecir con exactitud los cambios importantes en el mercado de acciones. Las probabilidades a largo plazo no están a favor de las estrategias de sincronización del mercado.

El trabajo empieza con una tabla muy curiosa, en la que vemos la enorme influencia que tienen en nuestra operativa unos pocos días al año, tanto para bien como para mal:

s1.jpg

 

Pues ya ven es realmente impresionante. Quien hubiera tenido una bola de cristal y en los últimos 55 años se hubiera ahorrado los peores 25 días habría ganado casi 6 veces más que comprando y manteniendo… 25 días…y en el período hubo para ser exactos nada menos que más de 13.000 días de trading. Como vemos nos jugamos todo a pocos días. Las estadísticas perdiendo los mejores días también son interesantes.

Aquí tienen la tabla exacta de cuando se dieron  esos muy pocos días que fueron decisivos para las carteras:

s2.jpg

 

El autor llama la atención sobre el hecho, si van emparejando los colores de ambas columnas, que en muchas ocasiones los mejores días de la historia, han sido el día siguiente de uno de los peores días a su vez de la historia, o bien muy poco después. Esto es una constante en el tiempo.

s3.jpg

 

Esto se ve de forma muy clara en el siguiente gráfico donde se juntan los períodos de tiempo:

Se ve muy claro como a los muy malos días se le suceden muchas veces los días mejores de la historia.

Los fondos intentan moverse en estos movimientos extremos y no consiguen moverse bien para nada, el timing de mercado que hacen no es bueno, esta otra tabla del estudio lo demuestra de una manera clarísima. Vean 10 meses de movimientos muy fuertes al alza y a la baja

s4.jpg

 

La primera columna es lo que gana o pierde el mercado, en meses de mucho movimiento. La segunda es la media de lo que gana o pierde el inversor en fondos simplificando y la última columna es la diferencia entre el mercado y el retorno del inversor medio en fondos. Como ven indefectiblemente el inversor medio lo hace peor que el mercado, perdiendo más en los meses muy malos y ganando menos en los meses muy buenos. Claramente Houston, tenemos un problema y la industria no aprovecha los movimientos fuertes ni se defiende bien en los malos, empeora lo que hace el mercado.

Este fenómeno de hacerlo peor que el mercado con los fondos es espectacular cuando se ve la siguiente tabla.

s5.jpg

 

Es importante destacar como dice el autor el daño que hace a la rentabilidad de los fondos los gastos que tienen, más los gastos por el exceso de operativa. Nosotros añadiríamos muchas más cosas, como problemas para moverse con tanto volumen, regulaciones demasiado duras (el Mifid no es maravilloso para un gestor precisamente con multitud de pegas y limitaciones), etc.

Después de toda esta lluvia de datos, el autor concluye, y estamos simplificando mucho, pues el estudio es larguísimo y muy denso, que él recomienda para el largo olvidarse de hacer timing de mercado y centrarse en la asignación de activos con mucha disciplina y poca flexibilidad. Y así pone un ejemplo, si se decide poner 50% en renta variable y 50% en fija, por poner una cifra, se podría ir uno a una cifra de 45% en alguna pata o 55%, pero sin más holgura.

Personalmente creo que esta visión es muy inflexible, y podríamos mejorar esto mucho, con lo decíamos justo en el artículo de ayer en esta misma sección. Una buena asignación de activos, con una regla bastante fija, que nos indique donde bajar fuertemente los drawdowns de la pata de renta variable no es ninguna mala idea. Pero cada uno puede tener su propia opinión, y en esa línea espero que los datos aportados hoy sirvan para la reflexión.

Aquí les dejo un resumen traducido de las conclusiones del autor:

  • Es más importante pronosticar los mercados alcistas correctamente que obtener los mercados bajistas correctos
  • Una estrategia de tratar de invertir en los "mejores días" y evitar los "peores días" sería prácticamente imposible de ejecutar
  • Cualquier estrategia de tiempo de mercado probablemente aumentará los costos de negociación y oportunidad
  • Los inversores de fondos mutuos han tendido a tener un rendimiento inferior a los rendimientos de los fondos en los que invierten, en gran parte debido al mal momento de las decisiones de compra / venta
  • Los inversores se enfrentan a desafíos de comportamiento en el momento del mercado, ya que tienden a ser malos pronosticadores, pero confían demasiado en la precisión de sus pronósticos.
  • En general, los tiempos de mercado son perjudiciales para un proceso de inversión sólido y disciplinado; cualquier asignación táctica de activos (market timing) debe ser estrictamente disciplinada y de alcance limitado.

Ya hemos comentado en algunos otros artículos de esta sección de Situación, los problemas que ya han manifestado los ETFs cuando se producen bajadas muy rápidas de subyacentes.

Vivimos en un mercado donde se ha creado una ilusión de liquidez de estos productos que no existen y que se descosen cuando suelen llegar los problemas. Y más con la de dinero que está entrando en ellos con toda la moda de la gestión pasiva que sigue atrayendo mucho dinero.

En agosto del 2015 cuando las grandes caídas por la devaluación de China, escribía Bespoke:

 Lo primero para centrar las cosas, es calcular lo que hizo el S&P 500, no ETF, vamos a verlo por ejemplo con el futuro.

 -  El futuro llegó a perder en el peor momento el 9,59% respecto al cierre anterior, un crash en toda regla, para de ahí al cierre remontar el 2%.

Pero vean ahora el desmadre de los ETFs:

 S&P Midcap 400 llegó a bajar el 23,30% para recuperar al cierre más del 25%

 S&P Smallcap 600 bajó casi el 30% para recuperar desde ahí el 35%

 Y ahora viene el que más grande tuvo el flas crash, el RSP que es el S&P 500 pero con todos los valores con igual ponderación, que suele ir muy ceñido al índice general, llegó a bajar en el mínimo del día el 42,67% para recuperar después más del 60%, y a media tarde del viernes desde mínimos recuperaba 75%.

 El SPY que se supone es de los mayores ETFs del mundo, llegó a tener una divergencia con su subyacente del 2,5% en los peores momentos.

No olvidemos que el ETF no es una especie de clon del subyacente como podría ser el CFD, cotiza en sí mismo, vamos que ante una oleada de ventas puede caer más deprisa que el subyacente por sus propias ventas.

Pues bien me ha parecido muy interesante en esta línea un artículo escrito por Morgan Stanley y que pueden leer aquí:

http://www.morganstanley.com/im/es-es/intermediary-investor/insights/investment-insights/an-illusion-of-liquidity-es.html

Una ilusión de liquidez.

Vean esta cita:

Los fondos cotizados (ETFs) y demás productos cuantitativos llevan claramente desde 2008 atrayendo a clientes. En 2007, los productos “estilo índice” del MSCI World, según la definición de FactSet, contaban de media con un 4% de las acciones en libre circulación de las compañías en que invertimos. Actualmente, asciende al 12% y su distribución no es uniforme.2 En algunos emisores, los fondos indexados mantienen hasta el 25% de las acciones.2 Existe escasa experiencia sobre cómo se comportarían estos vehículos durante una caída sostenida, si bien a lo que hemos asistido durante las recientes correcciones es que algunos de dichos vehículos registraron ventas masivas en una medida significativamente mayor que sus activos subyacentes.2 Puede que tenga que ver con dos factores: uno es la relativa facilidad con que pueden venderse dichos fondos, incluso por inversores particulares; y, en segundo lugar, los bancos de inversión que gestionan el reembolso y la creación de los fondos cotizados exigirán un diferencial muy amplio antes de poder asumir el riesgo de arbitraje durante una oleada de ventas.

Estamos muy de acuerdo, si hay problemas, este tipo de productos puede bajar mucho más que sus subyacentes y poner en peligro a quien quiera salir, como se analiza más detenidamente en el artículo citado.

Por lo tanto es aconsejable llevar cuidado con esto, y evitar a toda costa los etfs pequeños y con dudosa liquidez en caso de problemas, como pasó con los inversos del VIX no hace mucho.

Otro gran banco de inversión, como es el caso de Goldman también advertía sobre este riesgo de liquidez. Me parece claro que es algo que empieza a preocupar a la mano fuerte seriamente. Vean algunas citas que tuvieron mucha difusión en varios medios, esta está tomada de Forex Live y traducida

  • Como notamos por primera vez después del aumento de VIX en febrero, la creciente frecuencia de "fallas repentinas" en muchos mercados importantes puede ser una señal de advertencia temprana importante de que algo no está del todo bien con el estado actual de la liquidez de negociación. Estas señales de advertencia más el rápido crecimiento del comercio de alta frecuencia (HFT) y su dominio casi total en muchos de los mercados más grandes y comercializados nos llevan a considerar más cuidadosamente la posibilidad (no necesariamente la probabilidad) de que la larga expansión acompañada por una volatilidad relativamente baja del mercado puede haber ayudado a disfrazar un aumento poco apreciado de la "fragilidad del mercado". 

Las HFT conocen el precio de todo y el valor de nada. 

  • Una teoría que se ha propuesto para explicar por qué la fragilidad del mercado podría ser mayor hoy en día es que debido a que las HFT suministran liquidez sin tener en cuenta la información fundamental, se ven obligadas a retirar liquidez durante periodos de estrés del mercado para evitar ser seleccionadas negativamente. A pesar de esta desventaja en condiciones de estrés, su ventaja informativa sobre las transacciones humanas en condiciones normales les ha permitido convertirse en los proveedores de liquidez dominantes en todos los mercados más grandes y líquidos. En nuestra opinión. esto al menos aumenta el riesgo de que a medida que las máquinas han reemplazado a las personas y la velocidad ha remplazado al capital, la incapacidad de los proveedores de liquidez del mercado para procesar información compleja puede conducir a reducciones sorprendentemente grandes en la liquidez cuando llegue la próxima crisis

En mi opinión, si el indicador que propusimos el otro día basado en el VIX nos avisará de que hay riesgo de susto debemos tener en cuenta todas estas cosas. Por muy seguro que parezca todo hay peligro de problemas de liquidez si algún día las cosas se ponen feas. Y este peligro de liquidez se traduce en algo que a veces a algunos inversores les cuesta entender: ¡Un stop loss no es garantía de nada!

Ojo con esto, mucha gente me lo dice, bueno yo pongo un stop loss y duermo tranquilo. Pero hay que tener en cuenta que en un episodio de crisis de liquidez, lo normal es que salvo que el stop esté relativamente cerca, le va a saltar por encima y se hará mucho más abajo.

Recordemos un caso para terminar donde pasó esto, el crash del Dow Jones de 2010

Vean lo que dice la Wikipedia

El Flash Crash del 6 de mayo de 2010,1​ también conocido como el Crash de 2:45, el Flash Crash de 2010 o simplemente el Flash Crash, fue una quiebra financiera estadounidense que tuvo lugar el 6 de mayo de 2010 en el que el índice Dow Jones Industrial Average se desplomó cerca de 1000 puntos, aproximadamente un 9 %, para recuperar esa pérdida escasos minutos. Fue la segunda mayor caída en puntos, 1010.14 puntos,2​ y el mayor desplome diario, 998.5 puntos, en una base intradía en la historia del Promedio Industrial Dow Jones.345

El 6 de mayo de 2010, los mercados de valores de Estados Unidos abrieron con caídas y se mantuvieron bajistas durante la mayor parte de la jornada como consecuencia de la preocupación existente en el mercado por la crisis de deuda en Grecia. A las 14:42, cuando el índice Dow Jones acumulaba una caída de más de 300 en el día, el mercado de valores comenzó a caer rápidamente, bajando en más de 600 puntos en 5 minutos hasta alcanzar una pérdida de cerca de 1000 puntos en el día hacia las 14:47. Veinte minutos más tarde, hacia las 15:07, el mercado había recuperado la mayor parte de los 600 puntos de caída.6

En abril de 2015, Navinder Singh Sarao, un operador con sede en Londres, fue detenido por su presunta participación en el Flash Crash. De acuerdo con los cargos penales presentados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Sarao supuestamente utilizó un programa automatizado para generar grandes órdenes de venta, empujando a la baja los precios, que luego canceló para comprar a los precios más bajos del mercado. La Commodity Futures Trading Commission presentó cargos civiles contra Sarao. En agosto de 2015, Sarao fue liberado bajo una fianza de 50 000 £ con una audiencia de extradición completa prevista para septiembre con el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Sarao y su compañía, Nav Sarao Futures Limited, presuntamente obtuvo más de $ 40 millones en ganancias de la negociación durante el Flash Crash.

Vean ahora esta tabla del flash crash de agosto de 2015

s1.jpg

 

Conclusión: Ponga su stop loss en un sitio razonable, debajo de soportes, pero razonablemente cerca. Un stop muy lejos “por si pasa algo” no funciona en períodos de crisis, pasa por encima sin encontrar contrapartida y se hace a un precio catastrófico. Y además se le queda a uno cara de tonto, porque a los pocos minutos vuelve a estar en el mismo sitio. Stop loss sí, por supuesto, pero no demasiado lejos.

Vamos a repetir un artículo que publicamos por estas fechas el año pasado sobre un sistema para detectar cuando van a venir torcidas en bolsa, y que desde entonces ha funcionado bastante eficientemente. Vamos con el texto.

Ya he escrito varios artículos en esta sección de Situación de mercado comentando estudios que demuestran que en bolsa uno se suele jugar el año y a veces más en muy pocos días. Y por mi experiencia que ya es dilatada de 33 años esto lo he visto una y otra vez.

Si es que hasta en plazos de tiempos más cortos, como puede ser el swing trading por ejemplo con gráficos de 4 horas, uno está harto de verlo. Entras, sales, cierras la mayoría más o menos donde entraste, te pilla alguna mala y de repente al cabo de dos semanas zas, se te agrupan en muy pocos días tres o cuatro muy buenas seguidas que te arreglan el mes. Y muchas veces aparecen justo detrás de la operación bastante mala.

Vean esta cita:

Aquellos que creen en el adagio de comprar y mantener invirtiendo a menudo mencionar que faltan los diez o veinte mejores días de negociación tiene un impacto sustancialmente negativo en el rendimiento general de una cartera.

Luego, a su vez rechazan la idea de intentar evitar el peores días en el mercado y una gestión activa en general.

Sin embargo, como escribió Gire (2005) en un artículo para el Journal of Planificación financiera, los mejores y peores días se dan a menudo muy cerca en el tiempo el uno al otro. Específicamente, el 50% de los peores y los mejores días no tenían más de 12 días de diferencia. Mirando al mercado alcista en el S & P 500 entre 1984 y 1998, el índice subió un 17.89% anualizado. Gire descubrió que al perderse los diez mejores días el rendimiento anualizado cayó a 14.24%, la estadística a menudo citado por los defensores de la inversión pasiva. No estar en los diez peores  días aumentaron el retorno al 24.17% y no estar en  los mejores y los peores días produjeron un rendimiento anualizado del 20,31%, con un menor giro general de la cartera. Con la correlación negativa entre el índice de volatilidad y el S & P 500, al tener la capacidad de pronosticar  grandes picos en el VIX, el autor propone la habilidad para reducir potencialmente la exposición de un inversor a algunos de los peores días hábiles dentro del mercado de acciones.

Pues no podemos estar más de acuerdo con el autor ¿no les parece? El intentar no estar en los peores días nos va a traer muchas ventajas, así que estaría muy bien poderlos anticipar. Así que vamos a leer ese trabajo que cita en el que propone un método para anticipar grandes picos del Vix que es donde normalmente nos va a repartir sopapos bajistas en la cartera, y van a dejarnos de funcionar nuestros métodos habituales.

Lo pueden encontrar en este enlace de la muy prestigiosa web de Chartered Alternative Investment Analyst Association.

https://caia.org/aiar/3718

Vayan al artículo titulado:

Forecasting a Volatility Tsunami

Andrew Thrasher - Financial Enhancement Group

Y ahí podrán descargarse un PDF donde el autor expone su tesis y de donde he sacado la cita inicial. Vamos a profundizar.

Aquí tienen un gráfico con los spikes históricos del VIX de más del 30% que supusieron sustos en los mercados:

s1.jpg

 

El estudio es muy denso, por lo que vámonos directamente a las conclusiones:

Este documento proporciona un argumento para usar la dispersión de VIX, mediante el uso de una desviación estándar de 20 días como superior herramienta para pronosticar picos dentro del índice de volatilidad. Mientras que cada operador tiene un enfoque específico en el índice de volatilidad dentro de sus propios estilos o estrategias comerciales, Munenzon (2010) muestra que el VIX tiene implicaciones importantes para el retorno y  las expectativas para muchas clases de activos diferentes como bonos, productos básicos y bienes inmuebles. Aunque el índice de volatilidad en sí mismo no se puede comprar o vender directamente, al saber cómo correctamente evaluar la volatilidad, un inversor puede preparar mejor su cartera, ya sea desde el punto de vista de la defensa (recaudación de efectivo, disminución de beta, etc.) o ataque (iniciar una posición comercial para capitalizar el aumento esperado de la volatilidad mediante el uso de ETNs, futuros y / o opciones). Con los Gráficos 6 a 9, tiene se ha demostrado que la evaluación de la dispersión dentro del VIX y VVIX actúan como barómetros precisos para grandes avances futuros en VIX. La Tabla 1 proporciona evidencia de que el VIX aumenta más y disminuye menos después de que se ha establecido una señal a través de la dispersión sobre los métodos más comúnmente utilizados aplicados a la volatilidad.

Si bien el alcance de este documento no es crear una versión independiente estrategia de inversión, el concepto discutido dentro se puede tomar y utilizado en un amplio espectro de paradigmas de inversión y marcos de tiempo

La comunidad inversora cree que al tener el VIX a niveles relativamente bajos o después de grandes disminuciones, su naturaleza mean-revert llevaría el índice inmediatamente más alto, rompiendo como una goma elástica a niveles elevados. Esta línea de  pensamiento produce señales con tamaños de muestra mucho mayores que la mayoría de los operadores probablemente podrían usar para reaccionar o monitorear, y como La Tabla 1 muestra, pronósticos en promedio, con cambios futuros menores dentro del VIX. Si bien los parámetros utilizados en este documento para analizar la dispersión del índice de volatilidad no se optimizaron, el autor cree que se pueden hacer más investigaciones para perfeccionar mejor la capacidad de previsión de análisis cuando VIX y VVIX comercian rangos estrechos antes de los picos en el índice subyacente.

Con relativa confianza, el autor cree que la dispersión del precio, medido por la desviación estándar diaria del VIX y VVIX actúa como un método de previsión más preciso y oportuno picos, como se define en este documento, en el Índice de volatilidad. Este método proporciona una señal de advertencia temprana de un posible inminente "Tsunami de volatilidad" que puede tener grandes implicaciones negativas para una cartera de inversiones y permite el potencial de beneficiarse de la marea creciente del VIX.

Vamos a intentar pasar todo al cristiano.

  • Es vital ver señales de que el VIX va a dispararse.
  • La vieja creencia de que cuando está muy bajo es suficiente para prepararse para que se dispare es totalmente errónea, esto dará muchas señales, y no servirán de nada. Hay que afinar más.
  • Y la forma de afinar es usando una dispersión estándar de 20 días del VIX.

Vamos a explicar esto mejor.

El autor se basa en la idea de las bandas de Bollinger, alguien a quien tengo mucho aprecio desde que compartí con él un curso en Santiago de Chile hace varios años, como profesores los dos. Que en esencia es colocar una medía de la cotización, normalmente de 20 días y poner dos bandas arriba y abajo, y estás bandas son las desviaciones estándar que queramos respecto a la media. Normalmente se pone dos desviaciones estándar y eso son las bandas.

Pues bien el autor se basa en esta idea. E imitando a Bollinger usará 20 días de cotizaciones del VIX para hacer los cálculos.

Nos daría esto.

s2.jpg

 

Tras los estudios correspondientes, se da cuenta que los grandes picos vienen precedidos casi siempre precedidos por lecturas de esta desviación estándar de 20 días de 0,86 o menores. Esa es la cifra clave. Es decir si miran el gráfico de arriba las lecturas más bajas de la escala. Considerando un pico como una subida del VIX de más del 30%

Vean este gráfico donde se marca cuando la desviación standard de 20 días del VIX tocó esa lectura de 0,86 o menos o como prácticamente todas tuvieron un spike del 30% o mucho más o incluso varios a continuación:

s3.jpg

 

Como ven los aciertos son totales. El truco de ver al vix bajo no sirve de nada, vean como la baja desviación estándar que es el método bueno, se da a veces con el VIX bastante alto con niveles por encima de 15 o 20. Hay que darle la razón al autor que este método es mucho más efectivo. Las explosiones de 2008, 2011 y 2015, todas se vieron precedidas del aviso de la desviación estándar de 20 días del VIX con lectura por debajo de 0,86.

Bien a continuación hace exactamente lo mismo, pero usando el VVIX es decir la volatilidad de la volatilidad. Y de nuevo funciona muy bien. Tomen nota de que aquí el nivel que debe ser considerado como desviación estándar del VVIX muy bajo es el de 3,16 en lugar del 0,86 cuando usamos el VIX. Por debajo de 3,16 ojo que viene el susto.

Pues bien lo ideal es esperar a que den señales los dos. El VIX y el VVIX. Es decir que la desviación estándar del VIX de 20 días esté por debajo de 0,86 y el mismo parámetro del VVIX esté por debajo de 3,16.

s4.jpg

 

Los puntos verdes son cuando da señal solo usando el VIX y los rojos que como vemos aciertan casi siempre cuando se dan ambas lecturas la del VIX y la del VVIX. Hay menos señales y nos anticipan todos los sustos.

Y este es el sistema. Entiendo que es un poco denso el artículo de hoy, pero el mercado no es fácil y con esta idea tenemos una brillante herramienta, con todo el trabajo hecho, para saber cuándo tenemos que andarnos con ojo con nuestra cartera, que no es poco.  

Creo que es una idea muy aprovechable para gestores, para inversores y no solo en acciones físicas,  sino por ejemplo los que trabajan con estrategias de income trading en opciones, los períodos que siguen a una señal combinada de este tipo son muy peligrosos para este tipo de cosas. No hay que asustarse a la hora de calcular las desviaciones la mayoría de programas de análisis técnico dan funciones para calcularla incluido muchos gratuitos que hay por internet.

Este sistema y otros muy interesantes se estudian en el Master de Mercados financieros de Intefi Escuela de Negocios. Matrícula abierta:

https://www.intefi.com/producto/master-universitario-mercados-financieros-v-edicion/