LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Como ya explicamos en varios artículos la semana pasada. El vencimiento de derivados trimestral es un acontecimiento que suele pasar completamente inadvertido para el gran público, pero que es absolutamente vital para las grandes manos fuertes.

Y como ya comentamos la norma, una vez que pasa el vencimiento es la debilidad o estar planos, y la excepción subir. Sólo se siguió subiendo desde 2009 hasta 2016, en una ocasión en 2010, tras el vencimiento de derivados trimestral del tercer trimestre. En el resto de años, parón o correcciones, para luego seguir subiendo.

Pues bien esta semana de después del vencimiento, como la actual, tiene una estacionalidad muy negativa. Vamos a verlo con datos:

s1.jpg

Como ven en el S&P 500 tan solo el 31,43% de las semanas posteriores al vencimiento, como la actual fueron positivas. Desde el año 2002, tan sólo ha habido tres semanas posteriores en positivo, el 2007 con +0,007%, el 2010 con +2,05% y precisamente el pasado año con una subida del 1,19%, el resto de años fueron semanas bajistas.

Y esta es una pauta que no tiene nada de psicológica, es fruto de la manipulación de las manos fuertes respecto al vencimiento. Les suele interesar cerrarlo lo más alto posible, y luego se paga el esfuerzo. Además se ve claramente en este gráfico donde se analiza cómo se comporta el mes de septiembre por días del mes desde 1950.

s2.jpg

Como vemos a partir del vencimiento es cuando se comporta peor con diferencia.

Veremos qué pasa este año.

Si usted cree que vamos a tener alzas, igual tendría que fijarse más en las pequeñas compañías que en las grandes.

Me ha parecido muy interesante este artículo al respecto:

Three Reasons to Bet on Small Cap ETFs Now

https://www.zacks.com/stock/news/275996/three-reasons-to-bet-on-small-cap-etfs-now

La web zacks, es muy reconocida en EEUU.

Lo primero que recuerda es que desde que Trump devolvió las esperanzas de que se diera la reforma fiscal las pequeñas están volviendo a hacerlo mejor.

s3.jpg

Y esto no es por capricho de los inversores. Los datos son concluyentes:

  • Las pequeñas compañías pagan una tasa efectiva del 32%
  • Las grandes del 28% redondeando.
  • Y las muy grandes del 24%

Es más que evidente quién se beneficia más. Este fenómeno pasa en todos los países.  Ya sucedió cuando ganó Trump las elecciones que las pequeñas compañías lo hicieron bastante mejor que las grandes, sencillamente les beneficia más estas medidas.

Estamos muy de acuerdo con esta apreciación.

En segundo lugar comentan que los datos macro benefician a las pequeñas porque tienen menor exposición internacional. Pero con el tema de los huracanes, este tema se podría poner temporalmente en cuarentena porque los datos macro van a empeorar, de hecho ya lo están haciendo.

Y en tercer lugar aunque es bastante redundante con el segundo comentan que las tensiones en los fondos federales que vuelven a descontar por encima del 50% que habrá más subidas de tipos hasta diciembre, son signos de mejora económica que por lo antes citado benefician más a las pequeñas.

Además tras escribir el autor el artículo, el mercado vuelve a negar la posibilidad de subida de tipos en diciembre, lo pueden ver en este cuadro:

s4.jpg

Hasta el futuro del 21-3-2018 no se descuenta por encima del 50% de posibilidades…

Al que sí beneficiaría una subida de tipos es al sectorial bancario. Según datos de ayer, y contando diferentes mercados de opciones ahora mismo hay un ratio put call en este sector de nada menos que 19 veces más call que puts…es raro ver esto, están superalcistas. Viendo los strikes parece que se apuesta por una subida de los bancos de aquí a mediados de diciembre como poco del 5%.

Me quedo más con la primera causa, si usted cree que la reforma fiscal va a salir adelante sin duda, es mejor pequeñas, en el enlace se dan interesantes etfs para esta posible inversión.

Uno puede ser alcista o bajista en estos momentos, pero es importante que siempre siempre  recuerde una cosa, su psicología funciona al revés de la lógica del mercado, usted va a sentir más dolor por una pérdida en una inversión, que el placer que va a experimentar por una ganancia del mismo tamaño. Esto lo explican Kanheman y Tversky. Vean esta cita de la Wikipedia:
 
La Teoría Prospectiva (Prospect Theory) fue desarrollada en 1979 por los psicólogos Daniel Kahneman (Premio Nobel de Economía en el 2002) y Amos Tversky (Tversky murió en 1996). Esta teoría nos permite describir cómo las personas toman sus decisiones en situaciones donde tienen que decidir entre alternativas que involucran riesgo, e.g. decisiones financieras. Partiendo de evidencia empírica, la teoría describe cómo los individuos evalúan las potenciales pérdidas y ganancias.
 
(…/…)
 
La aversión a la pérdida

En esta anomalía la mayoría de las personas temen los efectos de las posibles pérdidas más que la anticipación de las posibles ganancias. Si en nuestro trabajo se corre el rumor acerca de un bono que les van a dar a todos por un valor de $2000, esto creará una gran expectativa y situará su punto de referencia en $2000, entonces cualquier cantidad por encima de este valor será percibido como ganancia y cualquier valor por debajo será percibido como una pérdida.

Otro ejemplo para explicar estos comportamientos podría ser el de una persona que se encuentra $10 en la calle. Con este dinero se pueden construir varios escenarios, podría comprar varios boletos de lotería y considerar que es una buena inversión y estaría feliz aunque no se obtenga nada (lo más probable es que no gane) o podría extraviarlos en cuyo caso estaría muy triste por la pérdida. Este dinero fue obtenido por casualidad y sin importar cuál de las dos alternativas tome, no debería ser percibido como una pérdida puesto que no era su dinero, el sentimiento hubiera sido el mismo aunque hubiese sido su propio dinero.

El ejemplo anterior ayuda también a entender la aversión a la pérdida, si bien el encontrar el dinero representa una sensación positiva, la pérdida de este produce una sensación negativa que impacta más al individuo que la positiva, a pesar de que el valor absoluto sea igual para ambas.
 
La aplicación de esta cuestión científica de nuestra psicología demostrada por Kanheman y Tversky es tremenda, como nos duele mucho perder, lo evitamos, y aguantamos la posición para no materializar esa pérdida, en suma estamos hechos para dejar correr las pérdidas, con el efecto devastador que esto tiene para la cuenta operativa.
 
Y además cuando se produce, por otro sesgo muy conocido, el estudiado en 1975 por Miller y Ross, echamos la culpa a todo tipo de factores externos cuando perdemos, siempre la culpa es del mercado, de no sé quién que me dijo no sé qué, de que me ha puesto nervioso no se quien, mientras que cuando acertamos, nos atribuimos el mérito a nuestro buen hacer.

Vean esta cita de la Wikipedia:
 
El sesgo de autoservicio, o sesgo por interés personal (en inglés "self-serving bias"), es uno de los dos errores fundamentales de la teoría de la atribución, aparece cuando la gente solicita con mayor interés responsabilidad para los éxitos propios que para los fracasos o fallos también propios. Se manifiesta también cuando la gente tiene la tendencia a evaluar la información ambigua de tal forma que beneficie a sus propios intereses. Dale Miller y Michael Ross fueron los primeros en sugerir este sesgo atribucional.1 El autoservicio surge también como resultado de un sesgo estadístico a resultas de que la gente piensa, debido a su autoestima, que en ciertas áreas está mejor que elpromedio. Por ejemplo: la mayoría de los conductores piensa que ellos conducen mejor que la media.

Creemos conveniente indicar que este concepto también es conocido por muchos autores e investigadores como tendencia autofavorable, y coloquialmente como sesgo egoísta. Este último hace referencia a la actitud con la que el individuo afronta el resultado de su propia conducta, como hemos explicado anteriormente. Es decir, las personas suelen hacer una atribución interna después de un éxito y hacer una atribución externa después de sufrir un fracaso. 23

Este efecto de este sesgo hace que la mayoría de las personas tenga una buena opinión de sí misma, una buena autoestima: y se percibe como la tendencia a percibirse a sí mismo favorablemente. La mayoría de la gente atribuye los éxitos a su propia habilidad, mientras que los fracasos se atribuyen a las circunstancias o a la mala suerte. Por ejemplo, un estudiante tiene una buena nota en un examen y dice: "¡He logrado una buena nota porque soy inteligente y he estudiado duro!" mientras que otro estudiante que ha sacado una nota inferior dice: "¡El profesor me ha dado una mala nota porque no le caigo simpático!" Cuando alguien muestra causas externas para explicar un mal resultado, se suele denominar auto-handicap. El sesgo de autoservicio es una forma simple de pensamiento quimera.
 
Cuando, por tanto se descubra a sí mismo, echando la culpa de cada operación perdedora al mercado, a la manipulación, al bróker, o a quien sea, mejor que hagamos autoanálisis lo antes posible, pues de nuevo nuestra psicología nos puede estar jugando una mala pasada. Nuestra cabeza, nuestros sesgos no son favorables para estar en el mercado, esta es la gran lucha de cada trader, nuestro mayor enemigo… nosotros mismos.

En los últimos años hemos tenido muchas discrepancias legales respecto a las cláusulas que muchos bancos españoles introducían en sus préstamos especialmente en los hipotecarios. Así son famosos los casos de las cláusulas suelo, o de los gastos hipotecarios por ejemplo. Hay ya muchas sentencias de tribunales a este respecto y las consecuencias de estas cláusulas han afectado en muchas ocasiones a miles de usuarios y han supuesto para las entidades implicadas indemnizaciones muy importantes que han dañado las cuentas de resultados. Las entidades bancarias, ante todo esto, llevan algún tiempo afinando cláusulas para que no vuelvan a suceder estas cosas. Por ello nos hemos quedado profundamente sorprendidos ante este nuevo tipo de cláusulas en los préstamos al consumo.

En concreto respecto a la amortización anticipada. Esta que sigue está copiada tal cual de la propuesta que hace uno de los muy grandes bancos españoles a un miembro de nuestro equipo. Es un préstamo preconcedido a 8 años máximo y por importe de 30.000 euros. El tipo de interés para empezar no es ningún regalo, el 7,90% teniendo en cuenta cómo están los tipos, pero en préstamos al consumo esto habitual, y no nos llama la atención. Lo que nos deja perplejos es esta cláusula. Atención. Tras decir que si se cancela anticipadamente se cargará una comisión por dicha cancelación anticipada, lo cual es completamente normal viene esto:

Excepcionalmente, el Banco podrá reclamar a la parte prestataria una compensación más elevada de la indicada anteriormente en caso de que se demuestre la existencia de pérdidas producidas de forma directa como consecuencia del reembolso anticipado, sin que la compensación reclamada pueda exceder de las pérdidas sufridas realmente. Dichas pérdidas se calcularán aplicando a la cantidad anticipada la diferencia entre el tipo de interés acordado inicialmente y el tipo de interés al que el Banco pueda prestar dicha cantidad en el mercado en ese momento, teniendo en cuenta asimismo el impacto del reembolso anticipado en los gastos administrativos. Se considerará como tipo de mercado el Euribor al plazo más cercano a la fecha de vencimiento del préstamo.

En ningún caso la compensación por reembolso anticipado podrá exceder del importe del interés que la parte prestataria habría satisfecho durante el período de tiempo comprendido entre la amortización anticipada y el vencimiento pactado en el presente contrato.

Cuidado porque mucho nos tememos que más de un lector ha firmado esto sin haberse dado cuenta, porque la mayoría no nos leemos las clausulas detalladas. Vamos a diseccionarlo porque tiene miga el asunto.

La primera palabra ya es sorprendente. “Excepcionalmente” ¿Qué quiere decir excepcionalmente? ¿Cuáles son esos supuestos excepcionales? ¿Es el criterio unilateral del banco el que puede activar o no esta condición? Esto ya de por sí emborrona todo lo que sigue. Pero sigamos.

Además de la comisión, el banco se reserva el derecho, por tanto, a pedirnos una especie de lucro cesante si pagamos anticipadamente y encima habla de pedir gastos administrativos también. Pero esto no es lo peor.

Según lo que pone ahí, lo peor es el método de comparación de sus supuestas pérdidas. Parece que todo se basa en que el banco presupone, que si usted devuelve el dinero anticipadamente, ellos pueden tener pérdidas porque al prestar ese dinero de nuevo a lo mejor lo tienen que prestar a un tipo más bajo. ¿? ¿Bajo qué circunstancias¿ ¿A quién? Esto es totalmente aleatorio, subjetivo…

¿Y a qué tipo suponen que van a prestar ellos para calcular esa pérdida? Pues aquí lo tienen:

Se considerará como tipo de mercado el Euribor al plazo más cercano a la fecha de vencimiento del préstamo.

Ojo a lo que dice ahí. Pongamos un ejemplo.

Este préstamo está al 7,90%. Imaginemos que usted devuelve el préstamo dentro de tres meses, porque le llega un dinero inesperado. Paga religiosamente, paga la comisión de cancelación anticipada y el banco decide activar esta cláusula, porque como pone “excepcionalmente” no sabemos cuándo sería para la entidad excepcionalmente…Le aplican la cláusula, vamos a redondear.

Tipo de cálculo de lo que ellos han prestado 7,90%. Según ellos precio de mercado para calcular su presunta pérdida: El Euribor más cercano que aparece en la pantalla de cotizaciones de Reuters, sería del de 1 año.

s1.jpg

Es decir -0,171%, en negativo. Según todos mis datos solo se publican 8 tasas de Euribor que son esas, no hay más plazo. Me he asegurado bien. No se publican más referencias salvo error. Y en el contrato pone Euribor a palo seco. Y punto. Y Euribor desde 1 de noviembre de 2013 solo publica estas 8 referencias como puede verse en este enlace de la Asociación europea de banca.

https://www.eba.europa.eu/documents/10180/534414/2014-207+ESMA-EBA+Review+of+Euribor+Recommendations.pdf

Bien, volvamos a nuestro préstamo. Como el Euribor a 1 año es negativo, se nos aplicaría esto que dice la cláusula:

En ningún caso la compensación por reembolso anticipado podrá exceder del importe del interés que la parte prestataria habría satisfecho durante el período de tiempo comprendido entre la amortización anticipada y el vencimiento pactado en el presente contrato.

Hablando claro, se nos podrían reclamar la totalidad de los intereses que faltan por pagarle al banco. Por lo tanto. Para cancelar nuestro préstamo de 30.000 euros anticipadamente, el banco podría pasarnos una factura cercana a los 8.000 euros, por ese supuesto lucro cesante más la comisión de cancelación anticipada.  Y ojo, según pone en la cláusula podrían añadirnos gastos administrativos que tampoco se detallan ni se especifican.

Nos parece algo muy cuestionable.

Hemos consultado a la OCU su opinión y nos han contestado que entienden que esta cláusula puede ser considerada por algunos tribunales como abusiva y han manifestado su sorpresa.

Esta cláusula, dentro de que no nos parece adecuada en ningún caso, y desde nuestra modesta tribuna pedimos a los bancos que las quiten, podría tener una remota justificación por ejemplo si estuviéramos en el caso inverso respecto a los tipos. Es decir, que los tipos estuvieran por las nubes nos dieran el préstamo al 25% y cuando canceláramos estuvieran los tipos de este tipo de préstamo al 5%. Tampoco nos parecería lógico, porque no es el problema del cliente, que para eso ya paga una comisión de cancelación anticipada. Pero en esta situación, de tipos ya por los suelos, todo esto nos parece muy poco oportuno. Pues el banco si activa esa “excepcionalidad”, que crea una absoluta incertidumbre jurídica en el contrato y en el cliente, terminará a los tipos actuales pidiendo prácticamente el 100% de los intereses pendientes y eso es mucho dinero.

Como esto no es una suposición sino un préstamo real, nos hemos dirigido a dos sucursales de la entidad en cuestión, preguntando a sus directores por lo que quiere decir esto. Han manifestado su sorpresa, y en ambos casos nos han dicho que “no nos preocupemos” porque eso nunca han visto que se aplique y no se va a aplicar. También vimos claro que quedaban sorprendidos y que ni se habían dado cuenta.  No dudamos de la buena fe de las dos personas consultadas, que nos consta es total, pero en derecho, lo de que “nunca se va a aplicar”, no es un concepto válido. Si no se va a aplicar pues no se pone. O lo pone en el contrato o no lo pone y aquí lo pone.

En nuestra modesta opinión, que vale poco, porque no somos expertos en derecho, nos parece una clausula absolutamente desproporcionada, confusa, creadora de gran inseguridad jurídica, al estilo de otras que se han dado previamente como antes hemos comentado. Esto es solo nuestra opinión. Nuestro objetivo era exponer los hechos y ahora que los expertos juzguen. Desde luego, la persona a la que iba dirigida ese préstamo de ninguna manera lo va a firmar con esa cláusula. Desconocemos si en otros bancos de los grandes está pasando lo mismo. El préstamo era preconcedido y se firma sin ir al Notario. No sabemos si en los casos que se lleva al Notario también se pondrá esta conflictiva cláusula.

En mi libro de Leones contra Gacelas, comento que en la inversión en bolsa, al final, aunque no lo parezca, nos lo vamos a jugar todo en unos pocos días al año. En un partido de fútbol, muchas veces, se decide el resultado final en unos pocos minutos, en que un jugador de élite puede estar inspirado, o en unos pocos minutos en que alguien comete un error garrafal.

En la bolsa sucede igual. Y el problema es que es muy difícil saber cuáles van a ser los grandes días y los realmente malos. Y como vamos a ver hoy, o intentamos no estar en los peores y estar en los mejores o la inversión es complicada. En el libro las tablas sobre este asunto están algo atrasadas, así que vamos a ver tablas actualizadas que ilustran muy bien este concepto, de que en mercado se está cambiando el dinero de manos y hay unos pocos días que nos pueden dar la gloria o darnos una cornada en la cuenta de las buenas.

s1.jpg

Fuente en este artículo donde tienen más datos: https://lplresearch.com/2017/09/13/what-happens-if-you-miss-the-10-worst-days-of-the-year/

Bueno pues la tabla es digna de estudio y reflexión.

Si uno fuera capaz de tener una bola de cristal y no estar en los 10 peores días del año, obtendría una rentabilidad promedio de más del 38% nada menos desde 1990 a 2016. ¡Casi nada! ¡Y solo hablamos de 10 sesiones de las casi 250 que tiene un año. Y lo que es mejor, en todos estos años jamás se habría perdido. Y lo que es mejor aún, el año que menos hubiéramos ganando sería el 7,1%. Igual no es una mala idea salir por piernas si nos huele mal una situación, o una jornada concreta.

¿Y se pueden evitar? Pues no es nada fácil, qué duda cabe, salvo que se sea vidente, pero  a veces sí, cerrándose en vísperas de acontecimientos peligrosos, pero sobre todo ¡saliendo de mercado cuando se pierda un nivel de referencia clave como la media de 10 meses, o la media de 200! No es perfecto este método, y a veces nos puede restar beneficios, pero sí nos puede evitar muchos de esos 10 días nefastos.

Pero en fin, puede ser una tarea difícil, lo que sí que es incluso más impactante es lo que viene a continuación.

Un inversor que desde 1990 se perdiera las 10 mejores sesiones de cada año… pierde de media más del 13% anual. Y lo que es peor habría perdido todos los años menos cuatro. Pero claro a un ritmo de pérdida promedio así…

Y aquí sí que no hay trucos… nunca sabes cuándo va a ser uno de esos 10 días mejores del año así que si uno quiere aprovecharlos no quedará otra que si se está en tendencia, estar siempre, de vez en cuando aparecerá uno de estos días de premio, y luego nos pasaremos muchos cambiando el dinero de manos.

Creo que es muy importante que reflexionemos, como decía al principio, sobre esta tabla y que tengamos muy claro para que condicione nuestras decisiones inversoras, que al final nos vamos a jugar el dinero en menos del 10% de las sesiones del año, todas las demás serán cambiar el dinero de manos.

Las encuestas de sentimiento contrario suelen funcionar bien para detectar cuándo se aproximan los días buenos que es cuando todos los particulares, o al menos un gran número, están demasiado bajistas. Pocas veces falla, aunque no es el caso actual, porque vean los resultados de la encuesta de ayer de la Asociación Americana de Inversores Individuales.

s2.jpg

Como ven subidón repentino de los alcistas, que no salen de las filas de los neutrales sino de las de los bajistas, que caen con mucha fuerza. Un 41,3% de alcistas, muy por encima de la media histórica de 38,5% y tan solo 22% de bajistas, lejos de la media histórica de 30,5%. Demasiado optimismo del particular, eso es un hecho indudable. No es el momento ideal para las bolsas para las próximas semanas cuando se ven lecturas así, aunque estas encuestas son más fiables cuando marcan suelos que techos con bastante diferencia, pero desde luego no deja de ser una referencia.

La lectura en cualquier caso es bastante peligrosa, y si no vean:

s3.jpg

  • Mayor número de alcistas desde el mes de enero.
  • Y a la vez menor número de bajistas desde hace 17 meses.

Fuente: Bespoke.

La ocasión anterior en que hubo tan pocos bajistas está marcado con línea vertical en el gráfico del S&P 500

s4.jpg

Más o menos condujo la lectura a unas 10 semanas de bandazos antes de seguir subiendo. Ojo que este no es un indicador demasiado exacto, y menos cuando se trata de pocos bajistas y muchos alcistas, es mucho más fiable al revés, y a veces se mantiene con la lectura de exageración varias semanas antes de una reacción, lo comento como una indicación más simplemente.

De momento, seguimos en un mercado alcista de fondo, de hecho es el tercer mayor mercado alcista de la historia como puede verse en este gráfico:

s5.jpg

Por delante solo tiene el mercado alcista que llevó a la burbuja del 2000, y el mercado alcista de recuperación que siguió al crack del 29. Este es el mercado alcista de los bancos centrales desde el 2009, algo que no se había visto antes en la historia.

Y la tendencia es fuerte vean este cuadro:

s6.jpg

fuente: https://twitter.com/awealthofcs

Ni un mes bajista, si consigue cerrar todo el año, sin ningún mes bajista sería la primera vez que pasa desde 1926… casi nada…

El viernes es vencimiento de derivados masivo. Es de los trimestrales que son los que pesan e influyen enormemente en el mercado. La cuádruple hora bruja. Ayer ya mostramos algunas estadísticas al respecto. Hoy vamos a fijarnos en otra cosa. Lo primero que tenemos que hacer es situarnos mediante el gráfico adjunto.

Es el futuro del mini S&P 500 en semanas y las líneas verticales están dibujadas a la altura de la semana donde se dio el vencimiento del tercer trimestre, es decir la semana equivalente en los últimos años a la semana actual.

s1.jpg

Bien, como vemos desde 2013, podemos sacar varias conclusiones sobre estas semanas de vencimiento.

  • Salvo en 2015 donde quedó todo distorsionado por el desplome de agosto de 2015 por la devaluación del yuan chino, en el resto de años, la semana/semanas previas el mercado había estado alcista, como pasa de nuevo en esta ocasión. Es muy normal que las manos fuertes manipulen mercado para cerrar en este tercer trimestre lo más arriba que puedan dentro de lo que cabe, al menos en los últimos días.
  • En 2013 le costó 4 semanas tras el vencimiento seguir con la tendencia alcista. En 2014 le costó 6 semanas. En 2015 le costó un par de semanas. En 2016 le costó En 2016 le costó 8 semanas. Y como no me cabía en el gráfico en 2012 le costó casi 13 semanas. En 2011 tres semanas. En 2010 siguió subiendo de inmediato. En 2009 le costó 3 o 4 semanas.

En suma lo que vemos es que salvo en una excepción en todos los años de la última tendencia alcista, se podría decir que hay una pauta que es que se empuja al vencimiento del tercer trimestre al alza, para a continuación, pasarnos bastantes días, o laterales o en corrección. Eso sí, es muy importante ver que a continuación en todos los casos hubo tramos importantes al alza o incluso muy importantes y de mucha duración.

¿Qué quiere decir esto? Pues que sí un inversor está pensando en entrar en mercado, igual es mejor esperar un poquito a que se desfogue tras el vencimiento. Corremos el riesgo de que pase como en 2009, pero la mayoría de las veces no pasa así.

También quiere decir que una vez que pasa el desfogue del vencimiento, debemos esperar subidas claras a continuación.

Aquí hay una baza importantísima a jugar. La reforma fiscal de Trump. No se sabe nada. No se sabe si vendrá desbravada a base de compensar la bajada de tipos impositivos mediante la anulación de deducciones. Habrá que verlo, pero si sale adelante este mismo año, o el mercado intuye que puede salir, puede ser un factor alcista de primer orden. Todo ello con permiso del perturbado de Corea del Norte, que no haga algún disparate.

Como ven, no es ninguna broma esto de la cuádruple hora bruja, como muestran los números que hemos visto son citas muy importantes para los cuadres de carteras de las manos fuertes.

Pasemos a otro tema de actualidad.

Corren ríos de tinta respecto al Bitcoin. Ya saben mi opinión respecto a este tema. No me parece mal que la gente se forme y aprenda lo que son las criptomonedas, porque mueven mucho dinero, hay muchos bancos grandes metidos, es un mercado muy de actualidad, pero sigo considerando que es una completa locura.

Ayer ya saben lo que dijo el jefe de JP Morgan, lo calificó directamente de fraude, y amenazó con despedir de inmediato a cualquier empleado que se metiera en el Bitcoin, entre otras cosas por “estúpido” J

Desde luego lo que es evidente es que es la mayor burbuja absurda desde los tulipanes. Otra cosa es que no se pueda ganar dinero en las burbujas, siempre que sea consciente de que si sale mal, se puede perder completamente todo.

Pues bien, dentro de la locura que es la forma de moverse el Bitcoin, es curioso que también aparecen pautas psicológicas habituales conocidas en todos los mercados. ¿Recuerdan la que veíamos el otro día de los días de la semana en las bolsas? En la misma veíamos que en los viernes en promedio se perdía mucho, que era un día de la semana por la fiesta que se avecina del fin de semana muy negativo. Pues vean el Bitcoin por días de la semana teniendo en cuenta que este es un producto que a diferencia de las bolsas abre sábados y domingos durante las 24 horas.

s2.jpg

Como ven, bingo, lo mismo. Los viernes no se ha ganado casi nada en los últimos 6 años y muy poco los sábados. De lunes a jueves es donde da el dinero.

Aquí tienen otro gráfico:

s3.jpg

En Seasonax piensa que esta pauta estacional, como siempre basada en la psicología humana como en todas las pautas, en todos los mercados hay un factor clave.

El tipo de cliente más habitual en el Bitcoin. Tiene unos operadores mucho más jóvenes, muchos más particulares y muchas menos manos fuertes. Este tipo de público tiene tendencia según sus estudios a pensar la entrada en el Bitcoin durante el fin de semana, algo que nunca hacen las manos fuertes y a tomar la entrada efectiva a partir del lunes. En Seasonax no lo dicen pero yo añadiría que lo de los viernes flojos, está claro, que es por el efecto fin de semana, pues como ya hemos comentado más arriba, es algo muy habitual en las bolsas.

Respecto al aspecto técnico, con la bajada que lleva es obligatorio sacar los retrocesos de Fibonacci, estos serían en el gráfico obtenido a las 18h30 de ayer:

s4.jpg

Técnicamente hablando la bajada se ha parado en un nivel normal…

Hace pocos días comentábamos en esta misma sección que la rentabilidad de la deuda de EEUU a corto plazo se estaba poniendo muy nerviosa por el hecho de que a primeros de octubre tocaba negociar techo de deuda y demás. Trump nos sorprendió a todos con un extraño pacto con los demócratas, hay que recordar que él es republicano, para aplazar este debate para el 15 de diciembre. Pues bien, esta deuda a plazos no muy largos no se ha tranquilizado precisamente. Vean este gráfico de la rentabilidad de los T-Bills a 1 año:

s1.jpg

Nada menos que a máximos de 8 años. Y por cierto, dando una rentabilidad medio decente, comparado con lo que se da por aquí con rentabilidad negativa y ese tipo de disparates sin nombre, que de tanto repetirlos pues hasta parece que sea razonable. La rentabilidad de la deuda negativa es igual de razonable que si el kioskero le da a usted dinero por comprarle el periódico cada día. Si, ya sé, no es así, porque la deriva 2 pi R de la frontera eficiente de no sé quién nos indica que las sinergias del festival de eurovisión son la repera. Absurdo. Como decían antiguamente, que se nos ha ido la sesera o hemos perdido el oremus. ¿Quieren pruebas?

s2.jpg

¿Qué les parece? El Banco de Japón tiene el 75% de todos los ETFs, estamos hablando de bolsa, de Japón. Y el BCE pues ya saben no merece la pena dar más datos.

Ya no solo la deuda depende de los bancos centrales que son propietarios de la mayoría ahora también muchas bolsas.

En este gráfico se resume bien el desmadre:

s3.jpg

Y EEUU no se queda atrás:

s4.jpg

Como ven, se han endeudado ya casi al mayor nivel de su historia. Y se ve claro en el gráfico que el récord anterior que pronto batirán como sigan así, se produjo por la II Guerra Mundial. Algo lógico, pues esa es una situación excepcional. Pues ahora la deuda es casi la misma que cuando el país estaba patas arriba, fabricando armas, y con todo tipo de problemas anexos.

Las empresas al menos en EEUU vuelven al endeudamiento excesivo:

s5.jpg

Esas son las deudas como % del PIB. En todas las ocasiones en que se llegó a deudas así se entró en recesión no mucho tiempo después.

Lo que más miedo da es que el pequeño inversor parece que está metiendo dinero en bolsa a base de bien:

s6.jpg

Como ven, el pequeño inversor tiene la menor cantidad de dinero en cash desde el 2000, y el dinero que ha invertido no estará en su mayoría en deuda con rentabilidad negativa sino más bien en bolsa, o al menos en una parte importante.

Y lo que más miedo da es que las manos fuertes, están haciendo todo lo contrario:

s7.jpg

Como ven, niveles bastante altos de cash….

Otra cuestión anómala de manos fuertes:

s8.jpg

Es de la web de sentiment trader, las entradas diarias durante la semana  en el TLT de deuda de EEUU a largo al nivel mayor de la historia…

En fin, muchos cabos sueltos, mucho desmadre.

Conclusión.  A pesar de los rollos que nos cuentan los banqueros centrales, que se llenan la boca de ortodoxia, cuando nos sueltan aquello de “ha llegado la hora de poner fin al período de bajos tipos”, eso no se lo cree ni ellos. Les puedo garantizar que por todas estas cosas, no van a dejar que los tipos subsn a niveles peligrosos ni en broma. Porque mientras los tipos sigan bajos la burbuja no se pinchará. Imposible. Si los tipos se les van de las manos se pincharía, y la burbuja es tan grande que sería catastrófico. Catastrófico no es una exageración, la palabra se queda corta. Así que los tipos seguirán muy bajos mucho tiempo, que no les quepa duda. No hay otra. Esto se les ha ido de las manos, es a la conclusión que quería llegar tras todos estos gráficos. Algo sí pueden subir, como hace la FED, eso no va a hacer que se pinche la burbuja, pero demasiado.

Esto no quita además para que las bolsas puedan seguir subiendo, no es nada fácil revertir tendencias tan fuertes y esta tabla lo demuestra.

s9.jpg

La tabla viene desde los años 50, y como ven resulta muy muy difícil revertir la tendencia cuando el S&P 500 consigue enlazar, como ahora, 5 meses consecutivos al alza. De hecho 12 meses después de que esto pasar, desde 1950 solo en una ocasión se bajaba y fue tan sólo un 0,7%, en el resto de las 22 veces que esto pasó siempre se subió con una media además fuerte de casi el 13%. A los 6 meses se subió el 83% de las veces.

Y no hay que olvidar que octubre es el inicio del período bueno de 6 meses de las bolsas, como ya hemos comentado ampliamente en otras ocasiones.

Por último es muy importante que tengamos en cuenta que estamos en semana de vencimiento trimestral de derivados. Una semana muy importante. Es vital ver qué pasa cuando pasen los vencimientos del viernes. Ahí el mercado mostrará su verdadera cara ya sin las presiones de vencimiento. Podría ser perfectamente que la subida que lleva Wall Street en los últimos días, en lugar de ser causa de los bajos daños del Irma y de Corea como se está diciendo, sea en realidad que las manos fuertes están forzando el vencimiento al máximo. Las manipulaciones que hay a este respecto son siempre muy fuertes. Vamos repasar estas tablas de los hermanos Hirsch en su calendar Almanaq que nos muestra cómo se comporta esta semana en las bolsas en EEUU históricamente.

 s10.jpg

s11.jpg

Muy atentos a las 12h del viernes cuando vencerán las opciones y futuros del eurostoxx, luego a las 13h05 del Dax y por la tarde Ibex y americanos en general.

No paramos de hablar de la subida del euro, que no es cuestión baladí, pero creo que más bien habría que hablar del otro lado de la ecuación ¡de la bajada del dólar!

Uno toma realmente conciencia del batacazo que se está dando leyendo artículos como este de zerohedge.com, una web que ya saben los lectores veteranos que hace muchos años que sigo y que siempre recomiendo.

This Is The Dollar's Worst Year Since The Plaza Accord

http://www.talkmarkets.com/content/currenciesforex/this-is-the-dollars-worst-year-since-the-plaza-accord?post=148922

s1.jpg

Como ven el batacazo se da curiosamente a partir de la subida de tipos de la FED, tema que no se está teniendo en cuenta, y creo que podemos dar por mucho que Trump es la causa de estas bajadas…No es fácil analizar por qué, pero es lo que hay.

Como se explica en el artículo, es el peor año para el dólar desde 1986, cuando se llevaron a cabo los acuerdos del Plaza. En ese acuerdo los cinco países más poderosos se pusieron de acuerdo en la devaluación del dólar.

Las manos fuertes lo tienen claro, mayor saldo neto de largos en euro contra dólar desde el año 2011.

A mí me parece que lo de Trump no es suficiente para explicar el movimiento. Y es muy posible que esté muy afectado por otro factor. Si leemos la prensa económica, nos quedamos con el poso en la cabeza de que todos los líos geopolíticos que hay montados actualmente no tienen demasiada importancia. La verdad es que históricamente, como hemos demostrado muchas veces, no son los que mueven las bolsas. A nivel opinión pública inversora, si somos sinceros, no se tiene demasiado miedo. Pero lo que importa no es ni la lógica, ni lo que piense la opinión pública, lo única que importa en bolsa es lo que piensen las manos fuertes. Y las manos fuertes, sorpresa, esta vez piensan diferente a todos.

En esta ocasión, y por primera vez en mucho tiempo, las manos fuertes sí tienen miedo geopolítica. Yo soy el primer sorprendido, pero es lo que hay y debemos tomar muy buena nota.

Vean este artículo de la revista Funds People.

Riesgo político: esta vez los inversores institucionales sí creen que viene el lobo

http://es.fundspeople.com/news/riesgo-politico-esta-vez-los-inversores-si-se-creen-que-viene-el-lobo

El gráfico clave es este:

s2.jpg

Este índice es muy importante porque lo sigue la propia FED y como vemos en 14 años nunca había subido tanto. Está casi a 300 muy por encima de la media histórica que no llega a 90.

Y vean esta cita del artículo:

Según un reciente estudio realizado por Allianz Global Investors, la geopolítica se ha convertido en la principal preocupación de los inversores institucionales de todo el mundo. Por primera vez desde que se realiza el estudio global AllianzGI RiskMonitor, las preocupaciones geopolíticas ocupan el primer lugar en la lista de factores de riesgo para los 755 inversores institucionales encuestados y que representan 34,2 billones de dólares en activos bajo gestión entre Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico.

 

Parece bastante claro. Y como el presidente de EEUU es Trump, y puede estar metido en todos los fregados ¿podría ser esta entre otras una de las causas importantes de estas ganas de vender dólares?

No lo sé, puede ser una hipótesis aventurada, pero en cualquier caso es bueno que tengamos en cuenta para nuestro análisis este miedo que tienen las manos fuertes al tema de Corea del Norte, claramente más de lo que parecía.

Pasemos a otro tema.

A finales de julio, hace como mes y medio, el mercado tuvo un susto por una nota que emitió JP Morgan. Les voy a recodar lo que decía sobre este asunto el 31 de julio de este año un servidor:

Cuando el mercado está difícil, la correlación entre valores y sectores es alta, porque la gente ve peligro y hace poca distinción entre sectores. Cuando el mercado entra en pánico, la correlación es altísima, porque se vende absolutamente de todo, sin reparar en sectores ni en valores determinados. En bajadas ya saben que muy pocos valores o sectores se salvan. Incluso sin pánico, en días medianamente bajistas, es muy habitual ver en el stoxx 600 los 20 sectores bajistas, y dentro de cada sector el 70 u 80% de los valores bajando.

Pero cuando el mercado está tranquilo, y sube a su manera habitual lenta y cansina, por la asimetría de la que tantas veces hemos hablado de las bolsas, los inversores y gestores empiezan a rebuscar quién tiene mejores perspectivas, y empiezan a primar unos sobre otros, y esto fuerza su descorrelación.

Es decir, que hasta aquí, el que las bolsas tengan descorrelación entre sectores y valores no es algo malo en sí mismo, pero como todo en la vida, los extremos es lo malo. Cuando la descorrelación es muy alta, yo diría que es porque se está pasando a una fase donde se piensa en el agotamiento de la subida y las rotaciones entre sectores y valores son muy intensas, porque ya no se tiene claro el tema.

Más o menos por ahí van los tiros en esta nota de JP Morgan. El gráfico clave que asustó a todo el mundo fue este:

s3.jpg

Como pueden ver hubo un exceso de descorrelación en 1993 y otro en el 2000.

Pues bien las manos fuertes usan un índice para ver estas cosas. Como ven el universo de cosas en las que se fijan las manos fuertes y que la mayoría de particulares no saben ni de su existencia es vastísimo. Debemos esforzarnos por conocerlas.

Ese índice es el CBOE S&P 500 implied Correlation Index, cuyo símbolo es KCJ.

s4.jpg

Como ven tras esa bajada del 31 de julio mejoró algo la cosa, pero ahora vuelve a estar muy bajo. Ayer se subió es normal que el indicador baje.

Aquí tienen un gráfico de Reuters muy bien hecho comparando al índice con este indicador de correlación

s5.jpg

Como ven la línea azul es el índice de correlación. Ya saben que este el índice bajo es lo normal en una subida de las bolsas, pero el problema es el extremo vuelve a estar en niveles no vistos desde 1999. Y además aunque no se lo crean en el mundo de las manos fuertes, las grandes, ese canal bajista se está vigilando.

En cualquier caso, sea real o no, que estamos en peligro en el medio plazo como decía el análisis de JP Morgan, a mi lo que me parece relevante, es que en esta subida estos estudios demuestran cómo se sube con pocos valores, y con una distorsión en los índices realmente histórica. La lectura de los índices está dando una imagen no correcta.

Y claro si miramos esto…

s6.jpg

El de abajo sería el S&P 500 en euros… suben por ellos mismos ¿o por la bajada del dólar/subida del euro? No son frecuentes estas divergencias tan grandes…