Sábado, 15 Diciembre 2018

Situación de mercados y bolsas. La renta fija no tiene tan mala pinta como parece. Si se invierte a largo plazo desde luego que no

Me ha gustado mucho este excelente artículo de https://www.sellwoodconsulting.com

Titulado:

POR QUÉ LOS INVERSORES EN BONOS AÚN NO DEBEN TEMER LAS CRECIENTES TASAS

Lo pueden leer en inglés en este enlace:

https://www.sellwoodconsulting.com/rise-and-shine-why-bond-investors-still-shouldnt-fear-rising-rates/

Antes de meternos con el artículo, recordar otros estudios que hemos hecho en esta columna en los que se veía que subidas graduales de tipos en una cartera de largo en renta fija que vaya invirtiendo de manera regular, no causa sufrimiento alguno, pues los nuevos cupones más altos compensan a los bonos más antiguos que sí sufren con la subida de tipos. Como decía ya hemos expuesto varios estudios científicos a este respecto que son muy claros.

Pero en este artículo se ve de una forma muy gráfica los diferentes escenarios que podría haber para un inversor de renta fija, siempre que se entre en este producto con un perfil de largo plazo. A diferencia de la bolsa, donde es una falacia lo de que todo es cuestión de esperar, en renta fija, sí que es una realidad.

El estudio se hace sobre bonos agregados de EEUU, que tendrían una duración media de 6,1 años y que comprende bonos del tesoro, empresas y demás. Se va a  usar para ello el índice:

Bloomberg Barclays Aggregate Bond

Aquí tienen una tabla de Morningstar con la rentabilidad de este índice histórica.

s1.jpg

Ahora mismo su rentabilidad por cupones sería del 3,1% anual.

Escenario 1. Los tipos no cambian en 10 años. (Imposible pero para centrarnos). La cartera dará los próximos 10 años un 3,1% anual.

Escenario 2.

s2.jpg

Como vemos no sería un escenario preocupante.

Escenario 3.

s3.jpg

Como vemos este escenario que podría estar dando miedo a más de uno, en realidad no tiene ningún problema, es más es favorable y da más rentabilidad, tras unas pérdidas iniciales, rápidamente los cupones más altos hacen su trabajo.

Escenario 4.

s4.jpg

Vean esta cita del artículo sobre este escenario que a priori parecía muy negativo:

Este escenario combina lo peor de ambos mundos: bajos ingresos de cupones durante la mayor parte de la década, seguidos de una reducción del principal al final debido al repentino aumento de las tasas. Aún así, este peor de los tres escenarios da como resultado un rendimiento anualizado positivo de 2,0% durante la década, un resultado decepcionante en relación con las expectativas, pero lejos de ser devastador.

Como vemos no tenemos mucho que temer. Entonces los autores se preguntan, ¿qué escenarios si nos darían un disgusto? Pues dos muy improbables. Veamos.

El Primero, los tipos no suben en 9 años y de repente en el último año suben 4,5%.

El rendimiento sería de cero a los 10 años.

s5.jpg

Y también un escenario donde los tipos pasarán en 10 años de forma proporcional cada años del 3 al 21% aproximadamente.

s6.jpg

Bien, y termino ya con el artículo. ¿qué posibilidades reales hay de que se den estos dos escenarios tan negativos? Pues francamente muy pocas sobre todo del último. Estamos muy de acuerdo con los autores en que no hay que tener tanto miedo a la renta fija. Desde luego que hay que seleccionar, y que en EEUU no están con la historia de tipos negativos como aquí, pero cuando las cosas se normalicen también en Europa, la renta fija va a seguir siendo un buen aliado para aquel que va construyendo cartera de renta fija cada año.

Sigamos hablando de renta fija.

Bastante inquietud entre los operadores por las tensiones que ha provocado en el bono americano a 10 años el mal resultado de la última subasta.

Lo pueden ver en este gráfico de Bloomberg

s7.jpg

Como vemos la demanda media de bonos a 10 años que es la línea azul se ha ido al nivel más bajo desde el año 2009.

Está muy claro por qué sucede.

Los inversores están esperando a que los tipos suban más lo que les resta atractivo y también hay bastante temor a los déficits en que va a entrar EEUU con la reforma fiscal, y también con otros planes de Trump como el plan de gasto que va a intentar que se apruebe.

Las deudas de EEUU son muy altas y más que lo van a ser, no es precisamente el mundo ideal para muchos inversores, que prefieren esperar rentabilidades más altas que parece llegarán.

De momento no es algo excesivamente grave pero sí algo muy a tener en cuenta como “alerta temprana”.

Donde se pondría muy nervioso el mercado según este artículo de Bloomberg:

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-03-11/bond-traders-haven-t-been-so-leery-of-u-s-auctions-since-crisis

sería si viéramos que en alguna subasta el ratio bid to cover de demanda sobre la oferta total, se acerca a la zona de 1 a 1,22. Si esto sucediera los nervios aparecerían muy rápido y el sorpasso del peligroso nivel de resistencias de rentabilidades del 3% sería seguro.

Hay bancos que hablan de que a partir de un 3,5% de rentabilidad la renta variable podría tener problemas muy serios.

Vean esta cita del artículo citado de Bloomberg:

La demanda de subasta, por supuesto, puede cambiar de un mes a otro, pero la tendencia de dos años ofrece una imagen más clara. Para las notas a tres años, la relación promedio de oferta por cobertura es casi la más baja desde julio de 2010, mientras que para el bono a 30 años, está rondando sus mínimos posteriores a la crisis.

A medida que aumenta el suministro y aumentan las alzas de las tasas de la Fed, es solo cuestión de tiempo antes de que la creciente carga de la deuda comience a pesar sobre los inversores en bonos.

"Este problema de suministro va a causar mucha presión en el mercado", dijo Simons. "Simplemente tomar algo de tiempo para que ese efecto se incorpore a las expectativas de las personas, porque solo hemos tenido un mes de los tamaños de subasta más grandes".

Los hedge fund de momento mantienen claras posiciones cortas, como puede verse en este gráfico de hedgopia.com

s8.jpg