Domingo, 23 Septiembre 2018

Situación de bolsas y mercados.Estrategias operativas ante una inversión de curvas de tipos

Tensión entre los operadores ante el hecho de que la rentabilidad del bono americano a 10 años se vuelve a mover por encima de la cota psicológica del 3%.

Muchos operadores dicen y con razón que lo que cuenta en estos casos es la tasa real, es decir deducida la inflación. Y si hacemos una sencilla operación estaríamos en una tasa real de entre 0,7-0,8%. Nunca desde la II Guerra Mundial, excepto en los años sesenta se produjeron problemas graves en los mercados a este nivel. Siempre se dieron más o menos por encima de la tasa real del 1,5-1,6%. Es decir aún quedaría bastante y más teniendo en cuenta que la inflación tiende a subir…Con el petróleo por las nubes es lo más esperable.

Y ojo, la excepción de los años 60 no es muy comparable porque los tipos nominales y la inflación era de casi el doble de lo que tenemos hoy en día.

Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Y al final las bolsas se mueven por expectativas y por psicología. Y ayer algún analista de banca privada dejaba caer, que en una situación como esta con los tipos rondando el romper el 3% al alza, podría ser una bomba de relojería que de repente en el próximo dato de empleo se diera una cifra de salarios por hora mucho más alta de lo esperado. Hay que recordar que ya la gran caída de febrero fue seguida por un dato así. Se basan en que en Japón se ha dado ya la sorpresa con la mayor subida de salarios en varios meses, y que en otras ocasiones también el mercado laboral japonés sirvió como avanzadilla.

No perdamos de vista todo este tema.

Según la ortodoxia, los problemas graves vendrían más arriba en 3,75% o así, muy lejos. Pero el mercado es psicología y anticipación, así que no nos fiemos y más viendo que la mano fuerte sigue sin tener interés en entrar.

Otro factor del que no para de hablarse es el de la inversión de la curva de tipos.

No paramos de ver avisos en la prensa económica de que las curvas de tipos se están aplanando y es verdad. Igualmente se comenta que si se invierten sería una muy mala señal para la economía y los mercados. Y es verdad. No hace mucho, algún miembro de la FED advertía de esta eventualidad.

Hemos escrito mucho sobre el tema, pero he descubierto un nuevo trabajo que da un enfoque nuevo al tema, realmente muy interesante y muy aplicable en la práctica operativa real.

El trabajo es este:

¿Qué sucede económica y financieramente cuando el extremo corto de la curva de rendimiento se invierte?

http://insightsfromaquant.com/2018/05/10/what-happens-economically-and-financially-when-the-short-end-of-the-yield-curve-inverts/

El autor Kent Peterson es un versado gestor cuantitativo en hedge funds con muchos años de experiencia y experto en descubrir anomalías del mercado que pueden ser aprovechadas en la estrategia de medio y largo plazo.

Veamos.

Casi todo el mundo se centra en observar los efectos de la inversión por ejemplo entre 3 meses y 30 años, o 2 y 10 años, pero el trabajo estudia los efectos de la inversión de la parte corta. Cuando la deuda a 3 meses da más rentabilidad que la deuda a 10 años.

Vean aquí un ejemplo de cómo sube la rentabilidad de la deuda a 3 meses. Fuente Zero hedge.com

s1.jpg

Como ven por primera vez desde hace muchos años la rentabilidad de la deuda sin riesgo a 3 meses de EEUU está por encima de la rentabilidad por dividendo del S&P 500.

Pero volvamos a las inversiones entre la deuda a 3 meses y a 2 años. Desde 1960 en EEUU ha pasado 15 veces. Y en el resto de países desarrollados a los que también amplia el estudio 409 veces.

Una inversión de la curva de tipos en EEUU condena al país a casi dos años de producción industrial en problemas, en cambio cuando la inversión se da en los países desarrollados, la duración del daño es menor. En cualquier caso problemas en este aspecto garantizado a corto.

s2.jpg

En las ventas minoristas en ambas áreas económicas es igual, casi dos años garantizados de problemas y debilidad.

s3.jpg

El consumidor queda claro que se  retrae de manera muy notable.

Pero ahora viene lo que he dicho antes que puede servir para operar.

Lo lógico si se invierte la curva de tipos, es que si compramos bonos largos tengamos muy buenas perspectivas de ganancia a medio plazo. Ya que los bonos largos han sido vendidos más intensamente, y comprados demasiado los de corto, ante la expectativa del inversor de que el banco central de turno tome medidas. Lógicamente esto se tiene que regularizar y los bonos a corto hacerlo posteriormente peor que los bonos a largo. Pues bien, cuando vea la curva de tipos a corto invertirse la posibilidad de comprar bonos es muy buena, pero no lo haga en EEUU. Vean el gráfico:

s4.jpg

En los países desarrollados desde 1960 la compra de bonos a vencimiento 10 años o más da muy buenos resultados durante los dos años siguientes a la inversión de la curva, pero en EEUU para nada. Es una excepción.

Muy al contrario, al inicio de la inversión los bonos a largo tienden a empeorar mucho más. Lo cual si sucediera sería la puntilla…

Tenga muy en cuenta este gráfico si opera con renta fija, etfs, y demás.

¿Y las bolsas? ¿Cómo se comportan tras la inversión?

s5.jpg

Pues otra anomalía sorprendente. Wall Street sigue la lógica y tras la inversión baja bastante fuertemente, pero las bolsas de países desarrollados hacen todo lo contrario, y además contra la lógica.

Otra cuestión que habría que tener en cuenta, es si cuando cae Wall Street por la inversión en EEUU, a ver quién resiste en pie.

También otro gráfico muy a tener en cuenta.

Conclusiones:

  • Ante una inversión de curvas a corto en EEUU olvide los bonos y olvide las bolsas. ¡Todas! Pues usted podría comprar bolsa alemana donde seguramente sus curvas de tipos no estarían invertidas, pero si cae Wall Street está por ver quien se salva.
  • Ante una inversión de curvas de tipos a corto en otro país desarrollado, podría ser muy buena idea comprar bonos, y si puede ser diversificados entre varios países importantes, que no sean EEUU, que estén en la misma situación mejor.