Sábado, 18 Agosto 2018

Situación de bolsas y mercados. La bruja de Wall Street

Con el calor que hace, hoy no vamos a hablar de curvas y estudios. Vamos a hablar de la biografía de una mujer que fue una de las inversoras más astutas de Wall Street en la historia.

Entre la larga lista de personas más ticas de la historia de Wall Street hay una que no es demasiado conocida. Estamos hablando de Hetty Green. Se le puso a principios del siglo XX el apodo de “la bruja de Wall Street”

Cuando murió en 1916 su fortuna alcanzaba 100 millones de dólares, que les puede parecer poco, pero ojo. El PIB de EEUU era por aquel entonces de 50.000 millones de dólares, es decir que ella sola una fortuna equivalente a 1/500 del PIB. Era la 36 entre los más ricos de EEUU y la mujer más rica del país.

De lo poco que ha trascendido de ella, se sabe que era más agarrada que un chotis. Y si no vean esta amplia cita de la Wikipedia sobre su vida que les va a sorprender mucho.

Desde niña, Hetty Green aprendió de los negocios de su padre, que poseía una gran fortuna que Hetty heredó cuando tenía 30 años. Invirtió ese dinero y al momento de su muerte poseía cerca de 100 a 200 millones de dólares (hoy 2 a 3.8 mil millones).

Se casó a los 33 años con Edward Green un miembro de una acaudalada familia de Vermont, el 11 de julio de 1867. La pareja se casó y se mudó a Manhattan. Luego regresaron a Vermon , EE.UU. ciudad natal de su esposo. Allí comenzaron sus problemas tanto en el ámbito político como en el social. Después, en 1885 su esposo se arruina y Hetty decide separarse. En 1902 Edward enferma del corazón y se reconcilia con Hetty, que le ayuda como enfermera. Ese mismo año, el 19 de marzo Edward muere y se le entierra en Bellows Falls, en el cementerio de la Iglesia Immanuel.

Hetty crio a sus dos hijos. Vivía en pequeñas habitaciones de míseros hoteles para pagar bajos impuestos. Usaba el mismo vestido para no gastar en ropa y lo lavaba solo en la parte que daba al piso para ahorrar jabón. La comida era de la peor del mercado y viajaba sin escoltas. En una ocasión, su hijo Edward sufrió una herida en la rodilla y lo llevó a una clínica de caridad. Para desgracia de Edward, el médico reconoció a Hetty y exigió que la mujer pagara la consulta. Hetty se negó a hacerlo y lo atendió personalmente. Dos años después, la pierna se infectó y tuvo que ser amputada debido a la gangrena.

Cuando tenía 81 años, Hetty sufrió una apoplejía y su hijo Edward Howland, contrató enfermeras que vestían con ropas comunes para que su madre no se diera cuenta.

En su vejez, comenzó a sufrir de una hernia, pero se negó a someterse a una operación, ya que costaba 150 USD. Sufrió muchos golpes y tuvo que depender de una silla de ruedas.

Pero no se había hablado mucho de como solía operar.

Anteayer se publicó este artículo muy interesante sobre todo esto, lo pueden leer aquí:

https://ofdollarsanddata.com/4-lessons-from-the-richest-woman-in-wall-street-history

Vean esta cita:

Junto con su frugalidad, Hetty era conocida por invertir en inversiones conservadoras (principalmente bonos y bienes inmuebles). Compró bonos de EE. UU. Entre 1865 y 1867, un momento en que la Guerra Civil todavía estaba fresca en la mente del público, y proporcionó préstamos a los prestatarios de forma rutinaria y mantuvo la tierra subyacente si incumplían.  Al ser conservadora con su dinero, Hetty pudo resistir los pánicos y seguir comprando cuando todos los demás vendían (especialmente a precios desordenados). 

(…/…)

Aunque la primera casa de corretaje propiedad de mujeres fue inaugurada por Victoria Woodhull en 1870, las mujeres no formaban parte de la cultura de Wall Street durante la época de Hetty a fines del siglo XIX. Sin embargo, esto nunca detuvo a Hetty de vivir la vida en sus propios términos y defenderse en un mundo predominantemente controlado por hombres. Hetty fue citada una vez diciendo :

Siempre trato de tratar con justicia a todos, pero si alguien quiere pelear conmigo, le daré toda la pelea que quiera.

Esto ayuda a explicar por qué Hetty puede no haber sido bien apreciada, pero también explica cómo no permitió que nadie la empujara o influyera en sus decisiones financieras.  El ejemplo de Hetty brinda una lección increíble para sus finanzas: invierta en sus propios términos

En Investopedia se dice de ella:

Odiaba la especulación y el margen , prefiriendo elegir cuidadosamente cada inversión. En noviembre de 1905, le dijo al New York Times: "Compro cuando las cosas están bajas y nadie las quiere. Las guardo hasta que suban y la gente esté ansiosa por comprar". 

Hetty Green fue minuciosa y leyó todo lo que pudo encontrar sobre diversas acciones ferroviarias y ofertas de bonos antes de comprar. Sin embargo, ella no era una inversionista de valor del tipo "comprar y mantener", ya que afirmó: "Nunca compro nada solo para mantenerlo. Hay un precio en todo lo que tengo. Cuando se ofrece ese precio, vendo". En resumen, Hetty Green fue una inversionista disciplinada.

Fue en 1907, sin embargo, cuando Green hizo su movimiento más dominante. Sintiendo un mercado sobrevaluado, pidió todos sus préstamos y vendió muchas de sus acciones y bonos. Cuando se desató el pánico de 1907 , Green estaba entre los pocos que eran absolutamente líquidos y ella fue a la caza de gangas después. Ella recogió acciones y acciones previas a la bancarrota y se benefició de la reorganización, como lo hacen hoy los fondos buitres . También exigió arrendamientos de tierras y activos sólidos como garantía para muchos de sus préstamos.

Pueden ver muchas más jugadas estratégicas propias de un tiburón de Wall Street en este enlace:

https://www.investopedia.com/articles/financialcareers/09/hetty-green-witch-wall-street.asp

En suma Green fue una persona que no dejó indiferente. Una de las mujeres de negocios más astutas y eficientes de la historia y a la vez con una vida personal absolutamente delirante. Nunca dejó indiferente a nadie, ni aún hoy.


s1.jpg