Sábado, 18 Agosto 2018

Situación de bolsas y mercados. La diversificación es buena pero en exceso muy perjudicial

Es muy famosa la respuesta que dio Warren Buffett en una ocasión cuando se le preguntó sobre si era partidario de diversificar.

La respuesta fue tajante y sorprendió a muchos, poco más o menos dijo que diversificar es un refugio contra la ignorancia y que el profesional debe diversificar poco y concentrarse en pocos negocios. En cambio dijo que para un inversor sin conocimientos aconsejaba una gran diversificación.

Evidentemente Buffett no estaba hablando de jugarse todo el dinero a cara o cruz buscando un pelotazo. Eso es un gran error. Por ejemplo ¿cuánta gente hay ahora buscando donde se dará la vuelta DIA para dar un pelotazo? Seguramente bastante menos que los que intentan concentrarse en buenos valores que tengan buen recorrido aún.

Pero Buffett sabía muy bien lo que decía.

La diversificación tiene un límite. Y el exceso de diversificación no aporta nada.

Vamos a basarnos en este artículo algo antiguo, de hace un par de años, pero totalmente en vigor.

LA DIVERSIFICACIÓN EXCESIVA ES INÚTIL Y DAÑA La rentabilidad

https://intrinsicinvesting.com/2016/12/01/excessive-diversification-is-pointless-damages-returns/

Según los estudios de Burton Malkiel exactamente a partir de 20 valores en una cartera no estamos obteniendo ninguna bajada de riesgo en la cartera.

Se puede ver en este gráfico.

s1.jpg

Como se puede ver a partir de 5 valores el riesgo baja casi un 40% y a partir de 20 se queda estable.

Evidentemente se ve también que con un solo valor o dos a cara o cruz el riesgo es tremendo.

Es importante destacar que Malkiel partía de una selección de valores totalmente al alza. Como advierte el autor si nos concentramos en una presunta diversificación de 20 valores todos tecnológicos, o del sector que sea nos la estamos jugando a una carta. Hay por tanto que entender que entre 5 y 20 valores tenemos una buena diversificación siempre que sean todos y cada uno de sectores, negocios y planteamientos de negocio lo más lejanos posibles. Este detalle es muy importante.

Por lo tanto la conclusión del estudio es que con unos 20 valores tenemos una bajada del 70% de la desviación estándar de los rendimientos.

Si recuerdan no hace mucho tiempo hablábamos de una cartera muy estudiada y con excelentes resultados que se basaba en hacer long short de los mejores y peores quintiles de 4 factores. No es casualidad que estábamos hablando de 20 pares long short teóricos. Tampoco pasa nada porque sea unos pocos más o algunos pocos menos, pero la diversificación que es totalmente imprescindible, salvo que se sea Buffett y se estén controlando los negocios desde dentro, no debe ser excesiva. Porque no ganamos nada en ahorro de riesgo, y nos comemos la rentabilidad.

Y esto mismo se puede aplicar, aunque no sé exactamente las proporciones cuando por ejemplo usamos muchos sistemas a la vez porque somos operadores sistemáticos. También la diversificación en sistemas es muy buena, pero si nos pasamos de rosca, nos volará la rentabilidad. Será estar cambiando el dinero de manos de forma permanente, matemáticamente sería un milagro que no se compensaran unos con otros.

Pero volvamos a las carteras de valores y al artículo de apoyo que nos ocupa. Bien tenemos claro que la diversificación es buena pero no hay que exagerar. Y ahora dos citas clave. Entonces si esto es así ¿Por qué normalmente se tienden en carteras grandes a tener muchos valores? Hay fondos con cien y muchos más valores. Esta es la opinión del autor sobre este tema, y es digna como mínimo de reflexión.

Si posee 25 acciones en lugar de 200, la volatilidad de su cartera no será mucho mayor. Pero el error de seguimiento de su cartera con respecto al índice de referencia probablemente será mayor. Esto se debe a que si bien su cartera se diversificará desde el punto de vista de la volatilidad, será bastante diferente de la del índice de referencia. Esto se llama tener una alta "participación activa" y la investigación muestra que tenerla es una clave crítica para un posible rendimiento superior. Pero tener una cartera que es bastante diferente de su punto de referencia significa que, aunque podría no ser más volátil, no "rastreará" el índice de referencia tan de cerca. La mayoría de los gerentes no confían en que sus clientes (o sus jefes) tolerarán cualquier período de tiempo en el que tengan un rendimiento inferior, por lo que poseen más acciones para reducir su error de seguimiento. Pero esto tiene el efecto de reducir en gran medida su capacidad de superación potencial con el tiempo.

El segundo motivo clave es que el límite de mercado colectivo de las acciones que posee en su cartera impone un límite a la cantidad de activos que puede administrar en su estrategia. Una cartera de 25 acciones tendrá un límite de mercado colectivo menor que una cartera de 200 acciones, por lo que el administrador, que recibe el pago por administrar más activos, puede ganar más dinero si gestiona una estrategia con más acciones en la cartera. Es por eso que ve fondos relativamente enfocados cerrar sus puertas a dinero nuevo, mientras que el fondo típico, excesivamente diversificado rara vez se cierra a nuevos inversores.

Conclusiones:

La diversificación es necesaria. Imprescindible si se está trabajando con una cartera de valores y en general se trabaje con el producto que se trabaje.

Pero el exceso de diversificación es muy perjudicial para la rentabilidad y no mejora el riesgo. Lo ideal es no pasar unas 20 posiciones como mucho, incluso algunas menos pero eso sí de sectores, negocios y planteamientos totalmente diferentes. Valores de sectores y planteamientos muy similares deberían ser contados como una sola posición…

El exceso de diversificación nos anulará la posibilidad de beneficio.