Lunes, 10 Diciembre 2018

Situación de bolsas y mercados. Evitando caer en el sesgo de confirmación en bolsa

En esta situación de mercado, es importante no caer en el sesgo psicológico  de confirmación.

Según la prensa siempre todo es idílico y cualquier cosa que pase se minimiza.  Vean este titular del Financial Times del 30 de junio de 1914…

El 31 de julio, un mes después de este titular, y otros parecidos que siguieron las bolsas de Europa cerraron por el estallido de la guerra, y mucha gente quedó cazada, algunos para siempre, otros durante mucho tiempo. Ya hemos hablado y debatido mucho sobre lo que afectan las guerras a las bolsas, en anteriores artículos y no vamos a entrar ahí. Pero sí, vamos a entrar en este momento complejo, en cómo nos informamos sobre el mercado para aplicar esta información en nuestras inversiones.

s1.jpg

El mercado actual es un mercado complejo. Que requiere de análisis fino. Hay que ser muy cuidadoso en no formarse una opinión dejándonos llevar por nuestros sesgos psicológicos. Lo ideal es informarse a fondo. Leer personas a favor y en contra y quedarse con lo bueno de cada opción. Pero no es eso lo que nuestra mente humana suele hacer. Más bien caemos en lo que se llama: el sesgo psicológico de la confirmación.

Vean la definición que hace del sesgo la Wikipedia:

El sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio es la tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas.1​ Es un tipo de sesgo cognitivo y un error sistemático del razonamiento inductivo. La gente muestra esta tendencia cuando reúne o recuerda información de manera selectiva, o cuando la interpreta sesgadamente. El efecto es más fuerte en publicaciones con contenido emocional y en creencias firmemente enraizadas. También tienden a interpretar que las pruebas ambiguas apoyan su postura existente. 

(…/…)

El sesgo de confirmación puede llevar a los inversores a sobreconfiarse, ignorando pruebas de que sus estrategias les harán perder dinero.480​ En estudios de mercados de valores políticos, los inversores lograron mayores beneficios cuando se resistieron al sesgo. Por ejemplo, los participantes que interpretaron la actuación de un candidato en un debate de manera neutral tenían más posibilidades de obtener beneficios.81​ Para combatir el efecto del sesgo confirmatorio, los inversores pueden tratar de adoptar el punto de vista contrario «por el propósito de discutir».82​ En una técnica, los inversores imaginan que pierden sus inversiones y se preguntan a sí mismos por qué podría ocurrir esto.4

Esta viñeta ilustra muy bien el asunto:

s2.jpg

Fuente: https://skepticalscience.com/americans-more-polarized-on-climate-change.html

Según Mikael Mangot, en su libro "50 petites experiences en psychologie" páginas de 17 y siguientes, comenta que este sesgo se da cuando las personas buscamos expresamente y de forma excluyente las informaciones que confirman nuestras opiniones evitando escrupulosamente cualquiera que sea diferente.
 
Por ejemplo, cuando compramos un coche tendemos a fijarnos mucho menos en los anuncios de modelos de coche que hagan la competencia al nuestro para no tener que cuestionarnos la decisión tomada. Ni les cuento en bolsa. Tendemos a rebuscar a fondo hasta que encontremos opiniones que coincidan con la nuestra, evitando a toda costa las que piense en la posición contraria. 
 
En general es una tendencia humana el evitar los momentos de duda.
 
Una buena muestra de cómo a poco con esta forma de proceder nuestra mente humana llega a desvirtuar la realidad y nos lleva a tomar decisiones de inversión equivocadas, es la que cuenta Mangot en su libro a continuación.
 
Goetzmann y Peles en 1997 demostraron como dos grupos diferentes de inversores tendían siempre a sobrevalorar la rentabilidad absoluta de los fondos en los que invertían y también la rentabilidad relativa comparada con el mercado.
 
El primer grupo lo formaron con arquitectos, y el segundo con miembros de la AAII, es decir de la asociación americana de inversores individuales, que evidentemente de media están mucho mejor informados de temas financieros que otros particulares (lo cual no quita para que les usen como sentimiento contrario).
 
Pues bien:
 
1- Los arquitectos sobreponderaron en su mente, es decir en su imaginación,  un 6,22 % de media la rentabilidad que obtenían sus fondos. Ya ven que la cifra es muy elevada. Mientras tanto la rentabilidad relativa del fondo respecto al mercado estaba sobrevalorada en el 4,62%.
 
2- Los miembros de la AAII, más expertos, sobrevaloraban las rentabilidades de sus fondos en el 3,4 % y la rentabilidad en el 5,11 %.
 
Cuanto más experta era la persona, como eran los miembros de la AAII, se producía otro fenómeno curioso. Mientras que los arquitectos eran optimistas impenitentes respecto a sus fondos, como ya hemos visto a base de crearse una imagen falsa por el sesgo de confirmación, los miembros de AAII además de eso, minusvaloraban de forma significativa lo que ganaba el mercado.
 
Como vemos nadie se libra del sesgo de confirmación. Por naturaleza humana nos puede costar mucho cambiar de opinión evitando los argumentos que podrían ser razonables que podrían ir contra nuestra opinión. En estos momentos de mercado los empecinamientos pueden resultar fatales. Por eso intentemos ir con mente abierta, e intentando recalibrar nuestra opinión según las circunstancias. Personalmente he sufrido y mucho de este sesgo, y no sólo en bolsa sino en cosas de la vida, como eso de los coches que contaba antes. Es algo innato a nuestra naturaleza humana, y debemos ser conscientes de ello.

Aquí tienen un ejemplo de lo importante que es no dejar funcionar al sesgo de confirmación, que se retroalimenta, de unos a otros, y tener espíritu crítico incluso con uno mismo:

Opinion: Easy way to get rich: Buy the most hated stocks
 
http://www.marketwatch.com/story/easy-way-to-get-rich-buy-the-most-hated-stocks-2015-01-15?page=2 
 
Las cifras son muy interesantes.
 
Resulta que si uno hubiera invertido en un fondo normal de los que replican al S&P 500, 100.000 dólares en 2008, ahora tendría 170.000 dólares (el artículo está escrito en 2015). No está nada mal. 
 
Si este mismo inversor hipotético hubiera invertido los 100.000 dólares en los 10 valores más recomendados por los analistas  y a 31 de diciembre los vende, para el 2 de enero volver a comprar los más recomendados en ese momento, habría ganado 180.000. Bueno algo se gana, pero poco, estas recomendaciones tienen un valor añadido muy reducido.
 
Pero ahora viene lo bueno.
 
Si ese inversor, hubiera hecho todo lo contrario, es decir desde 2008, cada 2 de enero comprar los 10 valores con peores recomendaciones por parte de los analistas, cierra el 31 de diciembre, y vuelve a abrir el 2 de enero con los valores peor recomendados del año anterior, en lugar de los 170.000 dólares del buy and hold como hemos dicho antes, habría ganado ¡¡270.000!! Dólares… ¡Un 59% más!
 
En fin cada uno que saque sus propias conclusiones…