Miércoles, 14 Noviembre 2018

Situación de bolsas y mercados. Los efectos en la salud de las bajadas de Wall Street

Hace pocos días escribí un artículo comentando que septiembre estacionalmente y siempre hablando de promedio pues luego año a año no siempre es así, es el peor mes para las bolsas. Mucho peor que cualquier otro.

Es el mes final de la pauta archiconocida de que de mayo a septiembre la bolsa lo hace peor que el resto del año. Es el mes final de vacaciones, lo cual conlleva mucha carga psicológica. Es el mes en que en EEUU hay enredos a menudo con los presupuestos del gobierno. El caso es que como estudiamos es un mal mes.

En este artículo muy interesante, encontramos más información sobre este mal mes. Lo pueden leer aquí:

THE BEST TIME TO SELL STOCKS IN SEPTEMBER

Stock markets fare better in the long term after a win streak when average returns are modest

http://www.schaeffersresearch.com/content/analysis/2017/09/06/the-best-time-to-sell-stocks-in-september

Voy a destacar varias cosas del artículo, la primera la confirmación de la mala pauta estacional que tiene septiembre, tabla de 50 años:

s1.jpg

Clarísimo, es el único mes con rentabilidad media negativa. Sólo el 44% de los meses de septiembre de los últimos 50 años han sido positivos.

Y aquí un gráfico de Reuters con más índices:

s2.jpg

Bien, ya sabemos que septiembre es un mes flojo, pero ¿dentro del mes cuál es el comportamiento de esta pauta negativa? Pues la tienen en este gráfico que aparece en el artículo reseñado:

s3.jpg

La línea azul es el promedio de un mes de septiembre de los últimos 50 años, la línea naranja de los últimos 20 y la negra de los últimos 10 años.

Aunque diferentes, todas coinciden en algo. El mejor momento del mes, donde incluso se acumulan subidas interesantes es a mediados de mes. Y el peor momento del mes sin discusión son los 10 últimos días, suele terminar el mes en mínimos. Interesante, al menos para mí que ya saben que me encantan las pautas estacionales.

Pero para que nadie se asuste en el artículo, aparece al final otra pauta interesante. Wall Street ha conseguido varios meses seguidos de ganancias. Y en la tabla que les paso a continuación se demuestra que cuando la tendencia es tan fuerte cuesta muchísimo girarla:

s4.jpg

Pues ya ven, el 80% de las veces desde 1950 en que S&P 500 subió 5 meses subió un sexto. No es nada fácil girar la tendencia, incluso tras cinco meses de subidas el retorno a un año daba 96% positivo. Como ven no hay que dejarse llevar por pensamientos apocalípticos cuando una bolsa acumula muchos meses subiendo por aquello de la “sobrecompra” el mercado puede estar más tiempo en tendencia que dinero podemos tener nosotros para empeñarnos en ponernos a la contra.

Así nos ahorraremos sustos y que nos afecte en la salud. Porque los sustos de la bolsa afectan a la salud y si no vean esta curiosidad.

Interesante este estudio que se ha publicado sobre los efectos en la salud de las caídas de Wall Street. Lo han determinado estudiando todas las admisiones en un Hospital de California durante cerca de 30 años, y comparando con momentos difíciles de mercado. Lo pueden encontrar aquí:
 
Worrying about the stock market:
Evidence from hospital admissions
 
http://rady.ucsd.edu/faculty/directory/engelberg/pub/portfolios/HEALTH.pdf
 
Creo que con este gráfico ya se puede hacer una idea, vean lo que pasó el día del crash de 1987:

s5.jpg

Indudables los malos influjos sobre la salud de los sustos del mercado…

Eso sí, en lo que sí nos tenemos que fijar, es si no operamos demasiado en no perdernos los mejores días del mercado, y si no vean esta tabla que aparecía en un interesante artículo de la revista Funds People:

Fuente: http://www.fundspeople.com/noticias/la-calma-vuelve-a-los-mercados-208985
 
Vean esta cita del artículo:
 
El inversor tiende a comprar arriba y vender abajo. Esto se conoce como ‘perseguir al mercado’ y los estudios demuestran que es una estrategia de inversión nefasta. Según explican desde Fidelity Worldwide Investmentexisten dos grandes sesgos cognitivos que se dejan sentir durante las fases de tensiones en los mercados y que obligan a los inversores a capitular y a vender en el momento equivocado por las razones equivocadas: seguir al rebaño y huir de las pérdidas. Durante los periodos de tensiones e incertidumbre, solemos recurrir al sistema de nuestro cerebro que es automático y emocional, en lugar de enfrentarnos a la mayor carga de procesamiento cognitivo que impone la parte de nuestro cerebro que es controladora y calculadora. “La necesidad imperiosa de hacer lo que hacen los demás es un sesgo especialmente fuerte en el comportamiento humano que ha contribuido al desarrollo social, pero no siempre ha ayudado a la hora de invertir”.
 
Recomiendo leer todo el artículo es muy interesante.