LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Situación de bolsas y mercados. Fuertes pautas estacionales giran alrededor de las elecciones de EEUU de este 6 de noviembre

A estas alturas del año, tenemos que hablar de un factor político en EEUU que posiblemente ya esté condicionando a Wall Street, e igualmente es más que posible que pueda condicionar el resto del año. Estamos hablando de que el 6 de noviembre hay elecciones de medio término.

Ante todo vamos a centrar en esta cita de la Wikipedia, en que consiste exactamente este asunto.

Las elecciones al Senado de los Estados Unidos se llevarán a cabo el 6 de noviembre de 2018, con 33 de los 100 escaños en el Senado que se disputarán en elecciones regulares y 1 escaño que se disputará en una elección especial. Los ganadores cumplirán mandatos de seis años desde el 3 de enero de 2019 hasta el 3 de enero de 2025. Actualmente, los demócratas tienen 24 escaños para las elecciones, así como los escaños de dos independientes que se reúnen con ellos. Los republicanos tienen ocho escaños para las elecciones. Los asientos para las elecciones regulares en 2018 fueron los últimos elegidos en 2012; Además, se programarán elecciones especiales si ocurren vacantes, como ya sucedió en Minnesota. Después de las elecciones de 2016, algunos funcionarios electorales estatales están tratando de actualizar los sistemas de votación a tiempo para estas elecciones.

Las elecciones a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos , las elecciones a los 39 gobernantes y muchas otras elecciones estatales y locales también se llevarán a cabo en esta fecha.

Los republicanos solo pueden darse el lujo de perder un escaño en el Senado y aún tener una mayoría trabajadora con el vicepresidente rompiendo el empate a su favor. Tres de los escaños republicanos están abiertos como resultado de jubilaciones en TennesseeUtah y Arizona. Los demócratas están defendiendo diez escaños en los estados ganados por Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, mientras que los republicanos solo están defendiendo un escaño en un estado ganado por Hillary Clinton en 2016.

Como ven es un tema bastante enrevesado, donde además la aritmética parlamentaria va muy justa. Si Trump pierde un par se senadores perdería la mayoría en el Senado. Y los sondeos no le son favorables por el momento, aunque ya sabemos como son estas cosas de los sondeos. Los tienen aquí:

s1.jpg

Esta sería la intención de voto.

Y en el Congreso:

s2.jpg

Fuente: https://www.univision.com/especiales/noticias/2018/asi-estan-las-encuestas-para-ganar-el-congreso-de-estados-unidos-en-2018/

Con los cambios, que se ven es más que posible que parte del nerviosismo de los últimos días pueda venir también de la incertidumbre por estos resultados.

Históricamente suele ser muy habitual estos nervios ante esta cita electoral.

Vamos a lo que interesa.

Vean cómo reacciona la bolsa cuando estamos en año de elecciones de medio término como este:

s3.jpg

Fuente: https://www.marketwatch.com/story/dont-sweat-a-stock-market-selloff-with-midterms-around-the-corner-says-strategist-2018-10-18

El gráfico es de Ryan Detrick y representa desde 1950 el promedio de como se comportan este tipo de años en Wall Street.

Y ahí dos cosas muy claras, octubre no es nada bueno, como de hecho está pasando. Y de repente desde principios de noviembre viene una subida muy importante. Pero mucho.

Bien es cierto que el último trimestre del año es estacionalmente favorable, pero no esa subida de los últimos meses tan exagerada. Parece bastante claro, que el mercado tiende a dispararse al alza en cuanto pasan las elecciones y se despejan las incertidumbres. El arranque es casi exacto a partir de esa fecha.

Evidentemente este es un promedio y puede haber otros factores, pero desde luego parece algo a tener en cuenta.

Las ganancias en el último trimestre en un año de elecciones de medio término son del 7,5% desde 1945 en promedio, cuando en un año normal son del 2,9% nada más. Es mucha diferencia.

Algunos expertos decían a primeros de este mes, antes de las grandes caídas, que este año podría ser diferente porque en los tres trimestres anteriores se había subido mucho más del promedio.

s4.jpg

Pero claro con la gran caída de estos días atrás este desfase se ha regularizado. El 11 de octubre el S&P 500 había perdido casi todas sus ganancias en el año.

Los hermanos Hirsch publicaron este verano un gráfico donde se ve la evolución de los tres últimos años de elecciones de medio término, es decir 2006, 2010 y 2014.

s5.jpg

Fuente: http://jeffhirsch.tumblr.com/post/177098894648/strong-midterm-years-weigh-on-following

Y destacan que en todos aparece una misma pauta. Una fuerte caída en algún punto del año, que en dos de los tres casos de produjo entre septiembre y octubre como ahora.

Y en los tres años anteriores en cuanto pasaron las elecciones a primeros de noviembre subidas muy claras que en los tres casos llevaron a máximos.

Pero los Hisrch destacan lo que pasa después, en los tres años siguientes a estos de medio término, vean esta cita:

El año 2007 nos trajo la mayor cumbre de la Crisis financiera con un aumento del 3,5% en el S&P. 2011 sufrió un mini-bajista de abril a octubre que le restó 19.4% de descuento al S&P, que terminó el año con una baja de -0.003%. Otro mini-bajista sucedió en 2015 con el S&P perdiendo un 14.2% desde mayo de 2015 hasta febrero de 2016. El S&P terminó el 2015 con un descuento de -0.7% para el año.

 

Este último factor parece también muy interesante, y más con lo recalentado que va todo, y que mejor momento para que los políticos implanten medidas impopulares que el año que viene, que al siguiente es electoral y tendrán que prometer el oro y el moro.

Pero claro, al margen de todas estas pautas, Trump, no es precisamente un presidente al uso en política económica, y puede que el resultado de las elecciones influya mucho.

Si consigue superar el trance electoral y sale reforzado, se debería esperar que siga con su política fiscal que podría hasta reforzarse algo que gusta mucho al mercado, aunque también los líos de las guerras comerciales. También intentaría sacar adelante un gran plan de gasto en infraestructuras que también sería del gusto del mercado.

Pero el problema vendría si esas elecciones salen negativas para él y los demócratas consiguen más puestos.

La paralización de la vida legislativa podría ser un hecho, e incluso podrían intentar su destitución como ya se ha comentado mucho en los últimos tiempos. Las investigaciones sobre los grandes bancos comentaba un artículo de A.P. podrían incrementarse notablemente, aunque estiman que en ninguna forma echarían para atrás de momento la reforma fiscal de Trump.

En fin, nada garantiza que estas pautas tan interesantes que giran en torno a los años de medio término vayan a funcionar este año, pero desde luego parecen datos interesantes y a tener en cuenta como un factor más dentro de la coctelera de cosas a considerar en el análisis de cada uno.