LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Situación de bolsas y mercados. En bolsa imprescindible la información, pero muy perjudicial el exceso

Recuerdo cuando empecé que la información que había para poder operar en los mercados era muy escasa. Fuera de los periódicos que tocaban la materia, internet aún no tenía mucho peso y no había digitales. Por otro lado el acceso a plataformas operativas era carísimo y poca gente lo tenía. A veces había que arreglarse con gráficos que te mandaban en unos cuadernos semanales. O a boletines como el legendario de ATV, análisis técnico de valores, que me llegaba los sábados por correo urgente y lo devoraba.

Ahora todo ha cambiado. Hay infinidad de información, hay un número enorme de blogs, de publicaciones, de plataformas baratas y al alcance de todos, que nos dan toda la información que queramos y más.

Pero cuando miro atrás, me doy cuenta de que a lo mejor tener tanta información no te hace mejorar tanto en la forma de operar, o de ver los mercados. Es más me veo con exceso de información, y me dio cuenta como me “autolimito” la información que recibo.

Así que para calmar esa inquietud, me he puesto a tirar de hemeroteca, y he descubierto algún artículo tremendamente interesante a este respecto.

Lo pueden ver aquí:

Can More Information Lead to Worse Investment Decisions?

https://behaviouralinvestment.com/2019/01/09/can-more-information-lead-to-worse-investment-decisions/

Vean esta cita que es muy reveladora sobre un estudio que viene como anillo al dedo sobre lo que nos estamos preguntando.

Se han realizado varios estudios en esta área, la mayoría de los cuales llegan a conclusiones similares.

 Tsai, Klayman y Hastie (2008)[i], probaron el impacto de la información adicional sobre la capacidad de un individuo para predecir los resultados de los partidos de fútbol universitario y su confianza para hacerlo correctamente.  Los participantes en el estudio tuvieron que pronosticar un ganador para una serie de juegos basados en información estadística anónima.

 

 La información vino en bloques de 6 (así que para la primera ronda de predicciones el participante tenía 6 elementos de datos) y después de cada ronda de predicciones se les dio otro bloque de información, hasta 5 bloques (o 30 elementos de datos), y tuvieron que actualizar sus puntos de vista.  Se pidió a los participantes que predijeran tanto el ganador como su confianza en su juicio entre el 50% y el 100%. El objetivo del experimento era comprender cómo el aumento de la información afectaba tanto a la precisión como a la confianza.  Aquí están los resultados (tomados directamente del estudio):

 

12.png

 

Pues ya ven el resultado del estudio es muy concluyente. Una muy ligera mejora en el nivel de acierto en la predicción, pero muy poco relevante. No perjudica el tener muchísima información eso queda claro, pero tampoco ayuda casi nada. Pero lo peligroso es que cuanta más información tenemos nuestra confianza se dispara de forma totalmente errónea porque no estamos realmente haciendo un análisis mejor, lo cual nos puede llevar a situaciones peligrosas.

Si trasladamos esto al mundo financiero que es lo que nos interesa, podríamos creernos los reyes del mambo por tener un Bloomberg de mil y pico euros al mes, leernos todos los periódicos de economía diariamente y leernos 10 blogs, a nivel interno, y arriesgarnos más de la cuenta cuando realmente nuestra capacidad de análisis no está mejorando por eso.

Veamos otra cita del artículo con un segundo estudio:

Un estudio inédito de 1973 de Paul Slovic (citado por la CIA[ii]), adopta un enfoque similar, pero en este caso con experimentados expertos en  carreras de caballos. A diferencia de lo que ocurría en el estudio de fútbol americano universitario, se permitió a los jugadores clasificar la información disponible por importancia percibida (a partir de una lista de 88 variables) y luego tuvieron que predecir el ganador de una carrera anónima cuando se encontraban en posesión de 5 piezas de información, luego de 10, 20 y 40 (por orden de preferencia/validez especificada).  Los resultados obtenidos fueron coherentes con el mencionado estudio futbolístico: la precisión fue constante a pesar de que se disponía de más información, pero la confianza aumentó a medida que aumentaba el número de estadísticas disponibles.

 

Como vemos se confirma totalmente el estudio anterior, y nos lleva a tener que tomar conclusiones urgentes:

  • Información se necesita eso está claro
  • Pero el exceso de información, no mejora en nada nuestra capacidad de análisis, y sin embargo nos arrastra a un sesgo psicológico muy peligroso de exceso de confianza, que nos puede dar muchos problemas.
  • Por ello, lo más aconsejable, es que cada uno busque las fuentes de información que le parezcan más certeras, mejores o que le ayuden más, y que no se complique mucho más la vida buscando un montón de fuentes extra de información.
  • Yo añadiría otra cuestión. Además, como en tantas otras facetas de la vida, puede que también en los mercados pase lo mismo, que el exceso de análisis lleva a la parálisis…eso sirve para los mercados y casi para todo lo que nos sucede en nuestra vida.
  • Y por último otra conclusión que se nombra en el artículo citado, en mercados que se mueven durante un tiempo de forma muy aleatoria, el ruido puede conllevar a informaciones que parecen relevantes y no lo son.

Al final el problema es que la mente nos lleva a menudo a engaño, unido a que la memoria del inversor es muy corta. Cuanto no habremos dicho que este año ha sido de una volatilidad insorportable. Pues recomiendo leer este artículo:

How Bad Was 2018’s Volatility?

https://alvarezquanttrading.com/blog/how-bad-was-2018s-volatility

Analiza la volatilidad del año desde muchos puntos de vista, y al final del artículo llega a una interesante conclusión:

Ha sido un año volátil, pero nada extraordinario comparado con la historia, lo que pasa es que habíamos olvidado como de volátil es habitualmente el mercado…