LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Situación de bolsas y mercados. El Ulcer Index. Y una curiosidad climática de las bolsas

serenitymarkets.com

Como llevamos muchos análisis sesudos en los últimos días hoy vamos a tomarnos un descanso y vamos a intentar relajarnos, aprovechando además que estamos bastante parados por la fiesta de Wall Street. Y es que los mercados crean mucha tensión.

 Tanto que hace ya bastantes años, se creó lo que se llama el Ulcer Index. Sus autores dicen que este índice mide el grado de estrés que usted puede esperar en el activo en que está metido, es decir que grado de insomnio y úlceras puede llegar a tener…:-)

 
Bueno realmente, lo que indica el índice es cuál es el drawdown que puede usted esperar.
 
Lo crearon porque por ejemplo vean este gráfico:

imagen.jpg

Los tres fondos ganan lo mismo y tienen la misma desviación estándar, pero claro…con el C…las úlceras y el insomnio, hubieran ido a tope…J Y es que aunque llega al mismo rendimiento ha tenido una volatilidad enorme y un drawdown impresionante. Este es un defecto que tienen muchos inversores. Nos limitamos a mirar solo la rentabilidad final de un fondo, sin ver el calvario que nos habría llevado hasta esa rentabilidad o no. Muchas veces nos habríamos salido antes incapaces de soportarlo.

Volvamos al Ulcer Index. 
 
Lo construyeron Peter Martin y Byron McCann  en su trabajo The Investors Guide to Fidelity Funds a finales de los años 80.
 
El Visual Chart por ejemplo lo tiene. Vean este enlace:
 
http://www.visualchart.com/particulares/gratuitos/estrategias/indicadores/ayuda/?id=1145


 
En esta cita se comprende bien el concepto que debemos retener sobre este indicador.

Entonces, una inversión teórica que nunca perdiera dinero tendría un índice de úlcera de cero, y cuanto más dolorosa es la historia, mayor es el número. Y volviendo al punto n. ° 2, en realidad no importa si la reducción es profunda y corta o superficial y larga, ya que ambas pueden generar el mismo índice de úlcera.

Personalmente, no me enfocaría tanto en el valor absoluto del número, sino que lo usaría como punto de referencia para comparar el dolor relativo de dos carteras. Por ejemplo, de acuerdo con el índice Ulcer, el mercado de valores en Australia históricamente ha sido aproximadamente un 80% más doloroso que el mercado de valores en los Estados Unidos. ¡Cualquier australiano debería tener eso en cuenta la próxima vez que lea consejos de inversión escritos desde una perspectiva de los EE. UU.!

Fuente: https://portfoliocharts.com/2017/11/01/the-ulcer-index-is-a-helpful-way-to-quantify-portfolio-pain/

Y otra cita que lo define bien:

Desde el punto de vista de la gestión de inversiones, tiende a haber una relación inversa entre el nivel de gestión de riesgos en una estrategia y el índice de úlceras asociado. Si una estrategia controla rigurosamente la magnitud potencial de los malos resultados (a través de stop-loss u otros mecanismos de cobertura directa), el índice de úlcera tiende a ser bajo, ya que es difícil que los pequeños reintegros se conviertan en grandes detracciones. Las estrategias pasivas tales como comprar y mantener o volatilidad corta no controlan los resultados negativos y, por lo tanto, pueden tener disposiciones arbitrariamente grandes y prolongadas. Estas estrategias tienen altos índices de úlceras realizadas a largo plazo y una recompensa insuficiente por ese dolor.

El mensaje a los inversores es claro. Si desea controlar su destino financiero y obtener rendimientos con la menor cantidad de dolor, concéntrese en el índice de úlceras de sus estrategias. Asegúrese de obtener un rendimiento adecuado para el dolor potencial. No seas pasivo con la magnitud de los malos resultados

Fuente: Revista futures Magazine. Octubre de 2009. Artículo de Peter F. Matthews

Sigamos y como prometí al principio, en plan relax, vamos refrescarnos, en este mercado tan difícil y que tantos análisis requiere, con una curiosidad un tanto rara de las bolsas. Esto es trivial, y no sirve para nada, pero sólo quiero que descansemos la mente con cosas extrañas del mercado.

El informe es un estudio de los profesores David Hirshleifer, de la Universidad Estatal de Ohio, y Tyler Shumway, de la Universidad de Michigan, titulado “Good Day Sunshine: Stock Returns and the Weather “ y del que se obtienen conclusiones sorprendentes.

Lo pueden encontrar al completo en este enlace:

https://fisher.osu.edu/blogs/efa2011/files/BEH_1_3.pdf

El estudio es muy denso y difícil de entender, personalmente no me enteré de la mitad de las fórmulas, por no decir de ninguna, pero las conclusiones son evidentes. Además, al investigar por Internet veo que el estudio es un clásico y que matemáticamente demuestra algo tan increíble como que los días de mucho sol el mercado sube de media y a largo plazo muchísimo más que los días nublados. Las correlaciones tras aplicar mil métodos estadísticos son irrefutables.

Todo parece venir de algo psicológicamente enraizado con el ser humano, el tener mejor humor en los buenos días que en los malos. Los autores han probado la relación en 26 bolsas, entre ellas las de Madrid, y en 18 de las mismas queda claro que donde esté un buen día de sol para las bolsas no hay nada. Vean estas cifras que destacan por ejemplo el profesor Mangot de París en su análisis del estudio:

1- Si tomamos sólo los días con más sol y comparamos con días extremadamente nublados, es decir, de un extremo a otro, despreciando los días dudosos, tenemos que Wall Street, atención, sube casi el 25% los días de sol de media y sube poco más del 8,5% los días nublados y todo esto en 15 años, que parece una muestra bastante amplia.

2- En Sydney la diferencia es aún mayor ¡32 puntos porcentuales a favor de los días de sol!

3- En Londres 22,1 puntos porcentuales a favor de los días de sol.

4- En París 19,7 puntos porcentuales a favor de los días de sol.

5- No hay correlación entre días de niebla, lluvia o nieve, solo funciona si hace sol o si está nublado.

A mí me ha dejado estupefacto esta estadística, sobre todo por una cosa. Aquí no hay efecto contagio de unas bolsas a otras, pues un día de sol en Londres puede corresponder a otro nublado en Australia, o ni fu ni fa en París. Cada uno tiene su propio clima y no tienen por qué suceder a la vez.

Esto no quiere decir que cada día que haga sol, haya que salir corriendo a comprar y al revés, pero sí nos da detalle, una vez más, de cómo las bolsas no sólo funcionan como cabría esperar por fundamentales ni rudimentos económicos, funcionan también en una muy gran medida como reflejo de nuestro espíritu humano de nuestras filias y de nuestras fobias. Y al margen de este curioso estudio refleja, que si no incorporamos el factor psicología humana, la nuestra y la de los demás al análisis económico, estadístico etc, vamos a tener muy pocas posibilidades de tener una operativa correcta. La primera pauta estacional que se descubrió en la historia de las bolsas, fue la de que antes de las fiestas era difícil ver bajadas fuertes… totalmente enraizada con la psicología. Después han salido muchas más. En cualquier caso no deja de ser el de hoy un dato divertido al cual no hay que darle mayor importancia. Mañana ya no se libran y volveremos a los sesudos análisis