LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Situación de bolsas y mercados. Pocas cosas hay más importantes que calcular bien el tamaño de la posición con la que entramos en mercado

Hace pocos días en esta misma sección, reflexionamos con varios estudios, sobre que los sistemas demasiado fáciles, no son efectivos, en plan automático, si no se acompañan con una lectura de mercado que siempre defenderemos como parte primordial de cualquier estrategia. 

Pero no hay que menospreciar por ello el valor del análisis técnico, que es una de las patas más valiosas con la que siempre podremos contar. Pero no usándolo como ya explicamos la semana pasada, sino como herramienta auxiliar combinado con otras cosas. Un simple indicador, pero usado como filtro, tras nuestra lectura de mercado, puede mejorar las cosas muchísimo, y si no vean estos espectaculares resultados, de comparar el buy and hold en el S&P 500, con las entradas filtradas. Aparece en un trabajo de Markos Katsanos en la revista Stock and Commodities del número de octubre de 2016.

s1.jpg

Esto de antes era optimizando los indicadores, y ahora la siguiente muestra es aplicando en mercado

s2.jpg

Como vemos las mejoras son espectaculares. El análisis técnico debidamente usado, es vital, para nuestra operativa. En esta vertiente de filtro, actúa muy muy bien. Este mismo análisis con medias también se ha hecho con los mismos buenos resultados. La combinación lectura de mercado más indicador técnico de filtro es muy potente. 
 
En épocas como ésta, en que el mercado ya no anda tan fácil, con muchas dudas, especialmente en Europa, y por tanto, ya no es tan sencillo esperar un buen recorrido,  es un buen momento para hacer alguna reflexión sobre algunas precauciones básicas que hay que mantener siempre en el trading, pues si se siguen, pueden ayudar a pasar los malos momentos mejor. En concreto me refiero a lo importante que es que vigilemos el tamaño con el que vamos a hacer cada operación. Vamos a ver un estudio sobre esta cuestión que nos lo dejará bien claro.

Lo llevó a cabo Johan Ginyard de la Universidad de Uppsala en Suecia.

El profesor Ginyard experimentó con un colectivo de 62 estudiantes a los que dividió en varios grupos, siendo indiferente el que tuvieran conocimientos previos del mercado o no, y les entregó las señales de un sistema automático ya determinado que decía qué valor y cuándo comprarlo y, por supuesto, cuándo venderlo. El alumno no tenía opción, tenía que comprar o vender el valor que le indicaba el sistema sin ninguna discusión, sobre un capital de partida ficticio de 10.000 coronas suecas.

La única posibilidad de elección que se le daba al participante era el tamaño de la posición, que podía ir del 0,5 al 100% del capital disponible. Lo demás se le daba hecho, él sólo escogía el tamaño de cada compra. El sistema era sólo para posiciones largas.

Se dividía la prueba en dos niveles. El primero tenía un sistema con un porcentaje de aciertos del 55%, un ratio profit /loss de 1. El segundo nivel era un seguidor de tendencia claro y tenía solo un porcentaje de acierto del 30%, pero un profit loss muy elevado.

En cada nivel los participantes llevaban a cabo 50 operaciones, mientras les durase el capital; si lo perdían en una gran parte, quedaban eliminados.

Hubo de todo en los resultados. Desde un participante que perdió 6.500 coronas de las 10.000 iniciales a otro que ganó ¡871.000!. Recuerden que todos compraron lo mismo y al mismo tiempo y que todos cerraron las posiciones al mismo tiempo y, sin embargo, vean qué diferencias tan grandes y sólo con el parámetro de cambiar el tamaño de la posición.

- La media de ganancia de cada participante fue de 14.025 de las 10.000 con las que empezó.
- 10 de los 62 se arruinó.
- 6 perdieron mucho.
- El resto ganaron pero en muy diferentes medidas.

Pero ahora viene lo importante:

- Los que se arruinaron tomaron un tamaño medio de la posición del 22,9% del capital disponible, mientras que los ganaron dinero arriesgaron de media en cada operación el 6,6% en el nivel 1 que era el más sencillo.

- En el nivel 2, al que sólo pasaban los mejores del nivel 1, los que se arruinaron arriesgaron de media el 23,7% en cada transacción, mientras que los que ganaron arriesgaron el 3,7%.

Pues ya ven, unos ganaron exactamente el 8.500% y otros perdieron casi todo el capital operativo, y todo ello con el mismo sistema, exactamente con el mismo sistema y sobre los mismos valores. Pero la importancia de la cantidad de dinero que se ponen encima de la mesa en cada entrada es absolutamente vital y decisiva como se ve en el estudio para los resultados finales. 

Conclusión: una vez más se demuestra que tener un buen sistema no significa nada. Puede dar unas señales razonables, mes tras mes, año tras año, pero si no somos prudentes en su aplicación y arriesgamos una cantidad poco prudente estamos perdidos. ¿Por qué? Si entramos demasiado fuerte, tarde o temprano nos pillarán en una fuerte y será imposible recuperar, el money management es fundamental. Cualquier profundización a este respecto en nuestra formación siempre va a venir muy bien.