LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Situación de bolsas y mercados. El cartero en bolsa siempre llama dos veces

Las curvas de tipos al final tras los últimos acontecimientos no han terminado de invertirse, lo cual ha tranquilizado a muchos. Pero tenemos que tener muy claro, que incluso aunque ahora sí se invirtieran, algo que no parece, el peligro aún está lejano. No es necesario asustarse por muy planas que estén, el peligro real única y exclusivamente aparece cuando se invierten efectivamente, cosa que no es tan fácil, entonces sí, pero es que aun así hay tiempo para tomar medidas. El cartero en estos casos siempre llama dos veces.

Y esto se ve muy claramente en esta tabla de JP Morgan Cazenove adjunta:

s1.jpg

 

Si se finan en la primera columna verán la fecha de la primera inversión de la curva de tipos. En la segunda columna tienen la fecha en que empezó a darse la vuelta la bolsa. Un promedio de 10 meses. Es decir que una vez que se inviertan las curvas hay un promedio de 10 meses de tiempo antes de que lleguen los problemas. Y la ocasión en que el aviso llegó más cerca estamos hablando de 3 meses.

Por ejemplo la gran bajada de la bolsa de la crisis de 2008, vino precedida de una inversión de curvas de tipos en agosto de 2006. 13 meses antes de que llegará la catástrofe bursátil.

El plazo con el que avisa la curva de tipos invertida de una recesión es aún mayor, de 15 meses.

Lo que sí es mucho más cercano es el inicio de la caída de las bolsas y del inicio de la recesión.

Creo que la tabla es concluyente. La inversión de las curvas es un síntoma muy peligroso. Pero primero se tienen que invertir y una vez que lo hacen hay tiempo de prepararse para los problemas.

Y en el mismo estudio este banco de inversión publica otro gráfico muy importante.

s2.jpg

 

Si ajustamos por inflación los tipos actuales nunca se inició una recesión con los tipos reales, en negativo como están ahora. Nunca en 60 años. Es decir que la FED tendría hueco para seguir subiendo los tipos. En la zona del 2 a 3% de tipo real, ajustado por inflación es donde ya pueden aparecer los problemas.  Para ser exactos ninguna de las recesiones de estos últimos 60 años ha llegado con tipos reales por debajo del +1,8% y ahora están en el -0,6%.

Muy importantes estos datos y tomemos buena nota.

Si algún día llegan a invertirse esas curvas, ni les cuento lo peligroso que estaría andar en mercado, con unos índices de Wall Street si llegara el caso, por debajo de la media de 200.

Bloomberg escribió ayer un artículo advirtiendo que no nos debe de sacar de mercado el cerrar por debajo de la media de 200.

Y es cierto, pero depende. Estar por debajo de esa media trae problemas.

Pues como se pone en el citado artículo:

s3.jpg

 

Queda muy claro que la media de un día por debajo de la media de 200 es negativa del 0,1% y cuando está por encima es casi lo mismo pero en positivo +0,09%.

Y con una volatilidad mucho más alta cuando está por debajo que por encima. Estos son datos desde 1928.

En el artículo Bloomberg deja claro que no se trata de cerrar todo cuando se pasa 1 día por debajo de la media, pues según sus datos desde 1957 ha cruzado la media 150 veces, lo cual es un número excesivo.

Y esta cita me parece importante:

Jeremy Siegel,  profesor de Wharton School, probó la señal de media de  200 días desde 1886 hasta 2012 utilizando el promedio industrial Dow Jones. Para reducir el número de señales falsas positivas y, por lo tanto, transacciones, aplicó una banda de 1 por ciento, lo que significa que el Dow tenía que estar al menos 1 por ciento por debajo de los 200 días para activar una venta, y 1 por ciento por encima de los 200 días para activar una señal de compra. Lo positivo de su investigación mostró que los inversores habrían evitado algunas de las caídas más grandes del mercado a corto plazo en la historia, tanto el martes negro en octubre de 1929 como el lunes negro en octubre de 1987. Esta señal también habría salvado a los inversores de la mayoría de los pérdidas experimentadas en la última crisis financiera.

Los resultados de Siegel arrojaron un rendimiento anualizado de 9.7 por ciento de 1886-2012 para el modelo de tiempo versus un rendimiento de 9.4 por ciento para una estrategia de compra y mantenimiento simple. Una vez que se incluyeron los costos de transacción, el modelo de tiempo habría caído a un rendimiento del 8,1 por ciento. 4

Esto no significa que la media móvil de 200 días no funcione. Simplemente significa que los inversores necesitan recalibrar sus expectativas al usar este tipo de herramientas de gestión de riesgos. Si hubiera señales que lo sacaran cada vez que cayeran las acciones, todos las usarían.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que se expone aquí. Los cruces de la media no pueden ser una señal automática de compra y de venta. Como ningún indicador en el mundo lo es. Como en cualquier otra cosa hay que hacer una lectura de mercado, y además esperar que esté claro que la media se ha perdido. A veces habrá que esperar para estar seguro de ello.

Pero creo que no se debe menospreciar la validez de estos indicadores. Nada es perfecto, todo necesita una lectura de mercado complementaria, pero la media de 200 es mucha media, y si no basta con mirar el gráfico actual del S&P 500 donde está actuando de soporte a las mil maravillas, eso sí con rebasamientos que ningún inversor avezado habrá considerado suficiente como para darla por perdida.

En suma no hay que exagerar con estas cosas ni usarlas como un sistema automático donde fácilmente se pueda entrar y salir. Pero su validez como indicador de primer orden sigue siendo de primera magnitud.

En cualquier caso no se deje llevar por lo que dice la mayoría ¡intente disfrutar de los mercados! Y además piense que el cartero en bolsa siempre llama dos veces.