Domingo, 21 Octubre 2018

Apertura de Wall Street. Buscando más peldaños alcistas y mirando a la reforma fiscal

Primero de todo, demos un repaso a lo que paso el día de ayer, ya que tuvimos un movimiento alcista fortísimo que fue liderado por los bancos ya que acumularon dos o tres noticias que sentaron muy bien a los inversores y eso nos hizo acabar de superar los máximos anteriores y confirmar un paso a alcista más.

Fíjense que quien dio la voz de alarma fue el Dow Jones de industriales se consiguió superar la muestra de interés vendedor que apareció la zona de los 23.600 puntos y con eso conseguimos tener vía libre para que el NYSE también hiciese lo mismo y el SP 500 consiguiese también poder superar la zona de los máximos anteriores. La doble resistencia del Dow Jones de transportes consiguió ser vencida  para pasar a la siente resistencia formada por la media de 50 sesiones, y es el primer punto de atención que debemos tener, ya que la fuerte subida que tuvimos en el día de ayer despierta en más de uno la necesidad de recoger beneficios y quizá esa media pueda ayudar a que algunos tengan la excusa para relajarse un poco.

iws.gif

Como decimos, toda la potencia ha estado en los bancos, primero porque el nominado para dirigir la Reserva Federal dijo ayer que se podía dar una mirada fresca a la regulación salida de la crisis, algo que fue interpretado como la intención de reducir la regulación del sector y eso abriría la puerta a más dinero para meterse en riesgo y potenciar la economía un poco más. Además, parece que se van saltando ya a los problemas que tiene la reforma fiscal para ser aprobada en el Senado y acabar sentando un texto definitivo para que pueda votarse, ya que se está luchando voto a voto todos aquellos que discrepan de la presentación que hizo la Cámara de Representantes de su propia versión, recuerden que el Senado tenía una muy distinta, así que están luchando a brazo partido para intentar votar dicha ley cuanto antes y que entre en acción más o menos a finales de año. Recuerden que Goldman asumía que habría años de bonanza bursátil por delante si la reforma fiscal entraba en acción en el primer trimestre de 2018.

Siguiendo con la reforma fiscal, recuerden que se había establecido que para que se pagase a sí misma con el crecimiento que produciría, se necesitaba que el producto interior bruto creciese como mínimo el 2,9%. Hoy hemos tenido la segunda lectura de dicho dato y nos deja un crecimiento anualizado del 3,3%, por encima del 3,2% anterior y además superando el 3,1% del trimestre anterior. Aquí en el gráfico pueden ver la evolución de los últimos trimestres y de momento la reforma fiscal podría pagarse a sí misma, pero hay que mantener este crecimiento.


source: tradingeconomics.com

Por último, el miedo que tiene el mercado a la reforma fiscal es que en el fondo reduzca los ingresos del Estado y dicha reducción de ingresos deba ser compensada por un aumento del endeudamiento, lo que presionaría al alza los tipos en el mercado secundario, algo que de rebote también debería ayudar a que suba la inflación.

Precisamente, hoy en Europa hemos visto que la inflación en Alemania sube el 1,8%, rozándo el 2% objetivo que prácticamente tiene todo el mundo en la cabeza a ambos lados del océano. El repunte de los precios del crudo recientemente ha ayudado algo y, cómo no, el resurgir de la economía prácticamente en todas partes que ya ha sido subrayado como muy positivo por la OCDE.

Pero también debemos ver la otra cara de la moneda que ya hemos apuntado en un párrafo anterior, la subida de tipos de interés en el mercado secundario y el aumento de las emisiones de deuda serán el caballo de batalla durante 2018, ya que el aumento de los tipos pone en peligro las refinanciaciones y eso significa que las condiciones financieras van a empeorar, lo que supone el aumento de los costes financieros de la actividad económica. Por lo tanto, habrá que ver si la mejora de la economía es capaz de compensar esos problemas de financiación, ya que si no es compensado, tendremos un deterioro general de la situación y eso al final los beneficios van a tener que reflejarlo, lo que se repercutirá en las cotizaciones.

Otro punto de vista de lo comentado anteriormente, es que venimos de un momento en donde hay muchísimas mejoras en los precios de los activos y nadie sabe hasta qué punto se ha descontado ya toda la proyección que tenemos por delante, así que son los resultados empresariales y los datos macroeconómicos, en especial el comportamiento del consumidor, los que tienen que hablar para saber si tenemos más potencial alcista o no.

Hablando de datos macroeconómicos, no hemos terminado, ya que 30 minutos después de la apertura tendremos la venta de viviendas pendientes de escriturar, teniendo en la cabeza el buen desempeño de las ventas de viviendas nuevas que relajaron mucho todas las preocupaciones.

Una hora después de la apertura tendremos la presentación de las reservas oficiales de crudo en donde el Instituto API prevé un incremento de 1,82 millones de barriles pero el mercado parece que espera para las oficiales un descenso de -2,3. Hay que recordar que el mercado está muy movido porque estamos a las puertas de la reunión de la OPEP y ya veremos cómo de bien se lleva Arabia Saudita con Rusia.

En resultados empresariales hoy hemos conocido:

Tiffany’s presenta unos resultados con unos beneficios de 0,8 $, subiendo desde los 0,76 $ del año pasado, mejores de lo esperado que eran 0,76.

Las ventas alcanzan los 976,2 millones de dólares, por encima de los 958,3 millones y supone un incremento de casi el 3% con respecto al año pasado. Las ventas en centros con más de un año caen -1%, peor de lo esperado que era solamente un descenso de -0,2%. La compensación llega desde la zona de Asia y pacífico con una subida del +15%, aunque hay otros movimientos que han preocupado, como por ejemplo en Japón, pues las ventas descienden el -8% y en América solamente tenemos un incremento del 1%. Japón ha penalizado mucho la debilidad de la divisa.

Con respecto a las perspectivas, el crecimiento de los beneficios por acción ajustados para 2017 rondará el 5%.

En valores concretos tenemos:

Ahora que Bitcoin y Ethereum están teniendo fuertes subidas y superando en el caso del primero la zona de los 10.000 $, todo el mundo está mirando hacia las empresas de creación de hardware para minería, y empieza a haber serias dudas de que sean un buen soporte para el crecimiento de estas compañías en el futuro porque la tecnología de minería está dejando de estar centrada en la potencia del hardware y pasando a software basado en tecnología en la nube, por lo que sus productos podrían empezar a dejar de tener tanta importancia.

Luis Javier Diez.