Sábado, 15 Diciembre 2018

Hablemos de fondos. Volvemos al comportamiento de los chicharros en las Bolsas. Por Zonadebolsa.es

Quizás muchos de los que leáis estas páginas os suene raro hablar de chicharros en la bolsa, cuando todo el mundo sabe que los chicharros son un pescado de poco valor que se captura en el mar muy parecido a la caballa, y que por su abundancia es muy barato.

h1.jpg

Pues bien en la Bolsa española siempre hubo “chicharros”, que eran los valores pequeños y de poca liquidez, ya que cotizaban solo algunos días y muy pocos títulos. Por ejemplo si nos metemos en el sector eléctrico había grandes valores como eran Hidroelectrica Española, Iberduero, Fecsa, Sevillana de Electricidad entre otras, pero aparte de estas había pequeñas empresas como Electra del Viesgo o Saltos del Sil y así en todos los sectores, habláramos de cemento, constructoras, astilleros, minas, explosivos, etc, etc.

El momento y forma de cotizar era diferente, pues las grandes empresas se cotizaban entre las 10 y las 11 de la mañana en el parquet central de la Bolsa de Madrid y las pequeñas, “los chicharros” a continuación ya en los corros pequeños, más exactamente alrededor de la mesa de su “cuidador” y no todos los días, sino que según que ese día hubiera oferta o demanda de esos títulos.

Pero lo que quiero destacar de los chicharros es que eran empresas propiedad de pocas familias y en bolsa había muy pocas acciones, por lo que según interesara con un puñado pequeño de títulos subían o bajaban las cotizaciones un 2% o un 3% un día o una semana seguida. Esto es hacían lo que querían con la cotización.

Pues viendo la Bolsa europea y americana de estos últimos meses se me vienen a la memoria los chicharros de la bolsa española o mejor dicho en aquellos entonces no existía la Bolsa Española, sino que estaba la Bolsa de Madrid y luego había algunos bolsines en provincias, como Barcelona, Valencia o Bilbao y no recuerdo si en Oviedo y Sevilla también había algún bolsín y aparte de la Bolsa y bolsines estaban los Corredores de Comercio en todas las capitales de provincia donde se podían comprar y vender acciones.

Decía que últimamente hay valores y encima muy grandes que se comportan como chicharros, por ejemplo los grandes bancos como DB, BBVA, Santander, BNP y otros muchos valores que suben por cualquier motivo un 2% durante uno o dos o tres días y de repente caen con la misma facilidad también más del 2% o 3% incluso. Pero es lo mismo que les está pasando a valores tecnológicos como Tesla, Facebook, Twuiter, Apple, etc, etc, y aquí las variaciones son todavía mayores,  que al contrario de los referidos chicharros que eran valores muy estrechos, los que cito son muy amplios y están cotizando muchas horas, por no decir a todas las horas y sin embargo el comportamiento de variabilidad para arriba y para abajo por motivos nimios son constantes. Pero sin embargo los índices no experimentan grandes movimientos y el Vix del SP o del DAX están en niveles muy bajos, yo diría que excesivamente bajos, para tanta mala noticia como se descuenta referente a la guerra comercial o últimamente a los comportamientos de los políticos italianos.

h2.jpg

Y es que saltando temas puntuales de manipulación de algún chicharro que otro, siempre había un comportamiento general que ya en aquellos entonces estaba estudiado y era, que los grandes valores siempre eran los que marcaban la tendencia y subían cuando les tocaba y bajaban cuando les tocaba, vamos igual que ahora, y una vez que los grandes estaban haciendo un techo y empezaba la distribución era cuando todos los chicharros subían al unísono o por el contrario bajaban si estábamos en la situación contraria.

En aquellos tiempos no existían los fondos de inversión mobiliaria, aunque si existían las Sociedades de Cartera, que era un instrumento muy parecido, pero lo que siempre estuvo claro es que en las pequeñas sociedades sin liquidez no se podía estar en plan estable, pues era y sigue siendo arriesgadísimo, como ha ocurrido recientemente a algún gestor “value” que se ha visto atrapado en valores de poca entidad y no le ha salido la operación como en momentos de crecimientos pasados le salió.

Pues bien cuando ya se han cansado de asustarnos con las guerras comerciales de Trump, que si vemos en que ha acabado la que tenía con Méjico y con Canadá ya sabemos cómo van a acabar las demás. Pues decía que se necesita alimentar la fragua de las malas noticias y ahora surge Italia. Pero no creo que alguien esté pensando que haya algún país europeo que pueda salir del euro, porque si alguien lo piensa ya le digo yo que la puerta de salida no es que esté cerrada, es que no existe y si no que se lo pregunten a los argentinos cuando ligaron su moneda al dólar y luego por sus guarreos populistas quisieron escapar. Y más recientemente en el año 2015 lo han vivido los griegos que hicieron un referéndum para salir y a la semana siguiente en lugar de salir, pactaron un completo rescate asumiendo todo, por humillante que fuera, antes que salir del euro.

Ya lo hemos escrito en varios sitios que el único país que puede salir del euro y volver a su marco es Alemania, los demás con deuda superiores al 100% del PIB es imposible pues al otro día la peseta, franco, lira o la moneda del país de salida tiene una devaluación de al menos un 30%, lo que es imposible de asumir por ningún gobierno, por muy enfervorizado que tuviera a sus votantes. Aguantar un empobrecimiento del 30%, niveles galopantes de inflación en estos tiempos o corralitos bancarios, no son propios de países como Italia o cualquier otro país europeo, pues si bien Grecia sufrió un cierto corralito bancario, no ha sufrido niveles galopantes de inflación como Argentina por ejemplo, donde el dólar de estar a la par con el peso ahora está a más de 30 pesos por dólar.

En resumen: del euro no se puede salir, y todo lo que nos cuenten es mentira, así pues que inventen otro tema para asustarnos. Y es que ya lo dijo Rafael Gómez Ortega “El Gallo” que “lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible”. Por lo tanto que inventen otra engañifa.

h3.jpg

Pero como estamos en época de vacas flacas vienen bien esas noticias para tener carburante para que la Bolsa baje algo más, que naturalmente alguien estará comprando, si es pequeño inversor posiblemente con desacierto, pues bajando nunca debemos comprar, por aquello de la parábola de no coger los cuchillos mientras caen, porque con el filo te haces polvo la mano.

Nuestro lema sigue siendo: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.