LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

¿Seguro que el BCE va a subir tipos y llevar a cabo el tapering?

LONDRES, 15 de noviembre (Reuters) - Algunos de los mayores gestores de dinero de Europa creen que el Banco Central Europeo se verá obligado a dejar de lado sus ambiciones de subir los tipos de interés el año que viene, y algunos sospechan que incluso podría verse absorbido de nuevo en la compra de bonos en caso de que se produzcan problemas en Italia.

Las conversaciones en la cumbre de Reuters de esta semana con los principales fondos con billones de euros de potencia de fuego han mostrado una visión convergente de que varios factores requerirán en última instancia que el banco central se quede en su sitio.

Se espera que la economía mundial se suavice, que las tensiones en los mercados de deuda de Italia vuelvan a ser feroces y que el Presidente del BCE, Mario Draghi, que dirigió la zona euro desde el borde del abismo en 2012, renuncie a su cargo.

"No espero un aumento de los tipos de interés (el año que viene)", dijo Pascal Blanque, que supervisa 1,5 billones de euros (1,7 billones de dólares) para la empresa de inversiones Amundi, con sede en París.

"En términos generales, cuando hay una sucesión en un banco central, no es el mejor momento para un cambio de política, especialmente si es grande. Así que yo diría que la sucesión se suma a la necesidad de un ajuste prudente de la política".

Stephen Jen, co-director de inversiones del fondo de cobertura Eurizon SLJ Capital, con sede en Londres, tenía una opinión muy similar.

"Creo que vamos a ver un BCE inactivo durante gran parte del año que viene frente a una Reserva Federal activa", dijo, añadiendo que incluso si el BCE fuera capaz de subir los tipos de interés, se mantendrían en territorio negativo.

"Esto significará una modesta caída del euro", añadiendo que la moneda única parece estar cayendo hacia un rango de 1,05-1,13 dólares.

Las opiniones contrastan con las del economista jefe del BCE, Peter Praet, quien dijo esta semana en Londres que sólo una conmoción importante haría descarrilar sus planes de avanzar hacia su primera subida de tipos desde 2011 el próximo año, una vez que detenga su programa de compra de bonos.

Fue cuidadoso al enfatizar que siempre se puede repensar si es necesario, pero los miembros más halcones del banco de lugares tales como Alemania y los Países Bajos, casi con toda seguridad, se opondrían.

La última vez que el BCE subió los tipos fue en 2011 -de hecho, lo hizo dos veces ese año-, pero esas medidas también le costaron mucha credibilidad. Poco después de que la zona euro se encontrara en una crisis de deuda total que amenazaba con derribar no sólo a Grecia y Portugal, sino también a Italia y España.

Georg Schuh, director de inversiones de la EMEA en la gestora de activos DWS de 700.000 millones de euros, dijo que fueron esas tensiones las que ahora han resurgido en Italia, las que podrían obligar al BCE a cambiar de rumbo casi por completo.

"La sorpresa para los mercados el año que viene podría ser que el BCE no está con el tapering", dijo Schuh. "Al final, una y otra vez sólo el BCE es el apoyo para cualquier posible y peligroso ensanchamiento del diferencial." Siga las Cumbres de Reuters en Twitter @Reuters_Summits

(Reportaje de Marc Jones, Sujata Rao y Helen Reid; Edición de Toby Chopra)