LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

¿Quién compra la deuda italiana? El problema es más serio de lo que parece

MILÁN, 22 de noviembre (Reuters) - Las instituciones italianas se unieron el jueves a los compradores minoristas para mostrar escaso interés en un bono vinculado a la inflación ofrecido a la venta por el gobierno, lo que plantea interrogantes sobre cómo cumplirá su objetivo de financiación el próximo año.

Roma espera persuadir a los italianos de a pie a canalizar más sus ahorros hacia la deuda pública para contrarrestar la caída de la demanda externa y el impacto de la inminente conclusión del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo.

Adaptado a la medida de los compradores minoristas, pero que también despierta un gran interés entre los profesionales, el bono BTP Italia ofrece una generosa prima por encima de la tasa de inflación nacional y un incentivo adicional para mantenerlos hasta su vencimiento.

Pero con Italia envuelta en un impasse presupuestario con Bruselas que ha llevado a los inversores a deshacerse de la deuda italiana, ha vendido sólo 863 millones de euros (985 millones de dólares) de los cuatro años de vinculación de esta semana a los compradores minoristas y 1.300 millones a las instituciones.

Ese fue uno de los resultados más pobres desde que introdujo esa clase de deuda en el punto álgido de la crisis de la zona del euro en 2012.

"Este acuerdo confirma que.... el próximo año será complejo en términos de estimular la demanda de deuda italiana", dijo Luca Cazzulani, subdirector de renta fija de UniCredit.

"La oferta llegó en un momento de gran incertidumbre y poca visibilidad. Las personas que compraron el anterior BTP Italia en mayo están sufriendo una pérdida de más del 10 por ciento. La precaución era de esperar".

Los pequeños ahorradores compraron 4.100 millones de euros y los profesionales del mercado 3.650 millones de la emisión de mayo, que se produjo antes de que el gobierno de coalición contra la austeridad y la UE asumiera el poder, lo que desencadenó una venta de bonos italianos.

La caída del precio había impedido que los gestores de activos redujeran sus tenencias para dar cabida al último bono, dijo un operador con sede en Milán.

Italia, cuya deuda del 130 por ciento del PIB es proporcionalmente la segunda más alta de la zona euro, pretende vender entre 250.000 y 260.000 millones de euros en bonos el próximo año para refinanciar 200.000 millones de euros en reembolsos y financiar el déficit de caja del Gobierno.

El Tesoro considera que hay espacio para impulsar las participaciones minoristas, que han caído hasta el 5% del total, ya que la promesa del BCE de salvar al euro y su programa de compra de bonos, que finaliza en diciembre, han hecho descender los rendimientos desde los máximos de 2011-2012.

Los hogares italianos poseían casi una quinta parte de todos los bonos italianos en ese entonces.

El jefe de la deuda de Italia, Davide Iacovoni, ha culpado a las oscilaciones de los precios del mercado en los últimos meses por desalentar a los inversores más ricos de comprar el último BTP Italia.

Como medida disuasoria adicional, la oferta, que duró más de cuatro días, coincidió con la decisión de Bruselas del miércoles de iniciar una acción disciplinaria contra Italia por encima del presupuesto. ($1 = 0.8766 euros) (Reportaje de Valentina Za y Luca Trogni; edición de John Stonestreet) Traducido por Serenitymarkets.com