Domingo, 16 Diciembre 2018

Enfriamiento claro en Alemania. ¿Qué nos espera?

BERLÍN, 23 de noviembre (Reuters) - Las exportaciones más débiles fueron el principal impulsor de la primera contracción económica trimestral de Alemania desde 2015, según los datos del viernes, y aunque los economistas lo calificaron de una anomalía estadística, citaron señales claras de que la mayor economía de Europa se estaba enfriando.

Los datos del PIB, junto con las noticias de que el crecimiento del sector privado alemán se desaceleró más de lo esperado, afectaron al euro y al rendimiento de los bonos alemanes al comienzo de la sesión.

"La economía mundial se está debilitando, y Alemania, como nación exportadora, está sufriendo las peores consecuencias", dijo Thomas Gitzel, Thomas Gitzel, economista jefe de VP Bank Group.

La Oficina Federal de Estadística confirmó una lectura negativa preliminar del 0,2 por ciento en el tercer trimestre, la primera contracción de la economía alemana desde 2015.

Las exportaciones cayeron un 0,9 por ciento en el trimestre, mientras que las importaciones aumentaron un 1,3 por ciento, y el comercio neto redujo un punto porcentual el crecimiento.

"El crecimiento económico alemán se ha estancado", dijo la oficina de estadísticas, señalando que la economía creció sólo un 1,1 por ciento anual en el tercer trimestre en términos ajustados al calendario, lo que tiene en cuenta los días festivos a la hora de medir el número de días trabajados.

En el segundo trimestre, la tasa de crecimiento fue del 2,0 por ciento en la misma medida.

Dijo que las inversiones en maquinaria pesada, equipos y vehículos aumentaron un 0,8 por ciento con respecto al trimestre anterior, y hasta un 0,9 por ciento en la construcción, pero que el consumo privado cayó un 0,3 por ciento, debido principalmente a la lentitud de las compras de automóviles.

Los datos confirmaron los datos preliminares del PIB publicados el 14 de noviembre, con una reducción del gasto privado debido a los cuellos de botella en el sector automotriz como resultado de la introducción de normas de contaminación vehicular, conocidas como WLTP, como un factor.

PMI ALEMÁN A LA BAJA

El crecimiento del sector privado alemán también alcanzó su nivel más bajo en noviembre en casi cuatro años, ya que las fábricas produjeron bienes a un ritmo más lento y la actividad en los servicios también disminuyó, según mostró el estudio de mercado de IHS.

El índice compuesto flash de directores de compras (PMI), que hace un seguimiento de los sectores manufacturero y de servicios que en conjunto representan más de dos tercios de la economía, cayó a 52,2 desde los 53,4 de octubre, la lectura más baja desde diciembre de 2014.

Los fabricantes informaron de una demanda más débil de China, Italia y Turquía, y el sector registró la mayor caída mensual en nuevos pedidos de exportación en casi seis años, dijo Markit de IHS.

La contracción del PIB en el tercer trimestre se debió principalmente a la debilidad de la industria automovilística, que luchaba por adaptarse a los nuevos requisitos de las pruebas de emisiones. Si bien esta cuestión no debería afectar al cuarto trimestre, la industria sigue siendo vulnerable a las perturbaciones comerciales como resultado de la amenaza de los aranceles estadounidenses.

Gitzel dijo que los asuntos relacionados con los nuevos test de polución WLTP han dejado "huellas masivas de frenazos en la industria automotriz alemana y como resultado en el consumo privado y en las exportaciones". Sin embargo, sólo debería tener un efecto temporal en el consumo y las exportaciones.

Dijo que el consumo privado, la inversión y la construcción seguirían alimentando el crecimiento económico, pero advirtió en contra de montar castillos en al aire sobre las cifras venideras.

El economista del KfW Joerg Zeuner dijo que el fuerte crecimiento de las importaciones y el aumento de la inversión demostraron la fortaleza continua de la demanda interna.

"El último trimestre debería mostrar un notable repunte, sin embargo, más allá de eso no habrá un retorno a las altas tasas de crecimiento trimestral continuas", dijo Zeuner. "La anteriormente robusta economía probablemente alcanzó su punto máximo en 2017 y se está enfriando."

El gobierno alemán espera que la economía crezca un 1,8 por ciento este año y el próximo, muy por debajo de la expansión ajustada al calendario del 2,5 por ciento registrada en 2017.

Los datos provisionales mostraron un aumento de 3,7 por ciento en las importaciones de bienes y servicios en el tercer trimestre, en comparación con el año anterior, con un aumento de las exportaciones de 1,1 por ciento en el mismo período, dijo la oficina de estadísticas. (Reportaje adicional de Rene Wagner; edición por Thomas Seythal y Jon Boyle) Traducido por serenitymarkets.com