LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Funcionarios alemanes temen que EEUU se cebe con Europa en la guerra comercial en varios frentes

Por Andrea Shalal

WASHINGTON, 10 de julio (Reuters) - Los estados miembros de la Unión Europea deberían prepararse para los aranceles de EE.UU. en varios frentes en los próximos meses, dijo un alto funcionario alemán a última hora del martes, después de las reuniones con funcionarios y legisladores de EE.UU. en Washington.

Peter Beyer, legislador alemán y coordinador transatlántico de Alemania, dijo que había un continuo interés de Estados Unidos en dialogar con Europa, pero que la administración Trump parecía dispuesta a imponer aranceles sobre las disputas sobre subsidios a los aviones, el gasoducto Nordstream 2 y las importaciones de automóviles europeos.

El presidente Donald Trump dijo en mayo que algunos vehículos y repuestos importados representaban una amenaza para la seguridad nacional, pero pospuso una decisión durante seis meses sobre la imposición de aranceles a las importaciones de automóviles europeos y japoneses para dar tiempo a las conversaciones comerciales con ambos socios.

Los funcionarios europeos temen que Trump dirija ahora su atención a Europa, después de negociar una tregua en una larga batalla comercial con China. El tema ocupará un lugar destacado en la agenda cuando el ministro alemán de Economía Peter Altmaier visite Washington esta semana.

Beyer, que se reunió con funcionarios de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos y de la Casa Blanca, así como con legisladores de Estados Unidos, dijo que los aranceles para los automóviles eran probables a mediados de noviembre, dada la creciente impaciencia de Estados Unidos con la Unión Europea y su negativa a incluir la agricultura en conversaciones comerciales más amplias.

"Cuando se trata de las tarifas de los automóviles, desafortunadamente creo que es más probable que se impongan a mediados de noviembre, ya que hay mucha impaciencia por parte de Estados Unidos. Pero eso también requiere que nosotros, los europeos, seamos fuertes y estemos unidos".

Beyer dijo que el gobierno de Estados Unidos parecía interesado en resolver una serie de disputas entre Estados Unidos y la UE ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los subsidios a los aviones, pero que era poco probable que se abstuviera de imponer aranceles..

"La decisión del árbitro de la OMC se espera pronto, a principios de la próxima semana. Espero que el gobierno de Trump imponga aranceles. La parte estadounidense se siente con derecho a imponer los aranceles y creo que lo harán, en cualquier caso", dijo.

La OMC, con sede en Ginebra, ha descubierto que Boeing, con sede en Estados Unidos, y Airbus, con sede en Europa, los dos mayores fabricantes de aviones del mundo, han recibido miles de millones de dólares en subvenciones gubernamentales perjudiciales o ilegales para obtener ventajas en el negocio mundial de los reactores.

Los Estados Unidos y la UE han amenazado con imponer miles de millones de dólares de aranceles de punto por punto, y Washington es el primero en solicitar aranceles con arreglo al calendario de la OMC.

El árbitro de la OMC debe decidir qué cantidad de los 11.200 millones de dólares en aranceles propuestos por Washington puede aplicarse.

La UE dijo este mes que estaba abierta a conversaciones con Washington en la disputa, pero no se han iniciado conversaciones formales, según fuentes familiarizadas con el tema.

Beyer dijo que le dijo a los funcionarios estadounidenses que no veía la imposición de aranceles antes de las conversaciones para llegar a un acuerdo "como una gran manera de fomentar la confianza en ese proceso".

Las empresas europeas también podrían enfrentarse a sanciones ya en agosto o septiembre por las objeciones de Estados Unidos sobre el proyecto de gasoducto de gas natural NordStream 2 de Rusia ,dijo Beyer.

El proyecto de gasoducto de 760 millas (1.225 km) para transportar gas desde Rusia bajo el Mar Báltico a Alemania suscitó objeciones de Estados Unidos por motivos de seguridad y dividió a la Unión Europea.

Nord Stream 2 está liderado por el productor estatal de gas ruso Gazprom, con el 50% de la financiación aportada por la unidad alemana Uniper y la alemana BASF Wintershall, la angloholandesa Shell, la austriaca OMV y la francesa Engie.

Los países de Europa del Este, los países nórdicos y los del Mar Báltico consideran que el oleoducto aumenta el control económico de Moscú sobre Europa. Muchos políticos y empresas de energía en Alemania apoyan a NordStream 2 como una forma de asegurar un suministro estable de gas a medida que la economía más grande de Europa se despoja del carbón y de la energía nuclear.

En mayo, el Secretario de Energía de Estados Unidos, Rick Perry, dijo que en un "futuro no muy lejano" se presentaría un proyecto de ley de sanciones que impondría restricciones onerosas a las empresas involucradas en el proyecto: "Washington teme que el gasoducto aumente la dependencia de la Unión Europea del gas ruso".

Traducido por www.serenitymarkets.com