LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

LONDRES, 18 de abril (Reuters) - La economía de EE.UU. sufrió un revés durante los primeros tres meses del año, con una producción manufacturera que sólo subió ligeramente en comparación con el mismo período del año anterior, y los movimientos de fletes se redujeron en su mayor parte.

La producción manufacturera de Estados Unidos aumentó apenas un 1,8 por ciento en los tres meses de enero a marzo en comparación con el primer trimestre de 2018, por debajo del crecimiento del 3,5 por ciento registrado en el período julio-septiembre.

El volumen del transporte de mercancías por carretera aumentó un 4,6 por ciento interanual en diciembre-febrero, frente al 8,3 por ciento de crecimiento registrado en abril-junio del año pasado, según las cifras recopiladas por la American Trucking Associations.

El transporte ferroviario de mercancías en contenedores aumentó sólo un 1,2 por ciento en diciembre-febrero, frente a un crecimiento de más del 6 por ciento en julio-septiembre, según la Association of American Railroads (Asociación de Ferrocarriles Americanos).

Datos más recientes sugieren que el transporte ferroviario de mercancías se redujo casi un 2 por ciento en el primer trimestre de 2019 en comparación con el mismo período de 2018, con descensos tanto en el transporte a granel como en el transporte en contenedores.

El número de contenedores manejados por el Puerto de Los Ángeles, la instalación de carga más transitada de la costa oeste, que gestiona el comercio transpacífico, se redujo en un 1 por ciento en los tres primeros meses del año.

Los contenedores manejados en el Puerto de Long Beach, la otra puerta principal del Pacífico, y sujetos a una menor volatilidad mes a mes, disminuyeron en más de un 7 por ciento en enero-marzo en comparación con 2018.

El empleo en el sector manufacturero siguió siendo un 1,9 por ciento más elevado en el período enero-marzo, pero la creación de empleo ya no se está acelerando y muestra signos de cambio de tendencia.

En cada métrica en tiempo real, la actividad manufacturera perdió impulso en el último trimestre de 2018 y se extendió a lo largo de los tres primeros meses de 2019, después de haberse expandido muy rápidamente a principios de 2018.

 

La actual desaceleración se asemeja al verano de 1998, cuando una pérdida similar de impulso llevó a la Reserva Federal a recortar los tipos de interés en 75 puntos básicos entre septiembre y noviembre.

Los responsables políticos no han dado ninguna indicación de que vayan a responder de la misma manera esta vez, pero si no hay señales de reaceleración para finales de junio, es probable que el banco central reduzca los tipos al menos una vez en el segundo semestre del año.

 

Los informes blandos a menudo provocan un mayor escrutinio de los datos entrantes por parte de los miembros del Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto y, por lo general, suscitan la voluntad de contemplar una relajación monetaria precautoria, recortando los tipos de interés de forma anticipada en una pequeña cantidad para evitar la necesidad de realizar reducciones más profundas en el futuro.

Los diferenciales de rendimiento de los valores del Tesoro de Estados Unidos que vencen en la segunda mitad del año muestran a los operadores que los precios de las tasas de interés con una probabilidad relativamente alta caerán antes de finales de 2019.

La inflación subyacente de los precios al consumo en Estados Unidos, excluyendo los alimentos y la energía volátiles, parece haber alcanzado su punto máximo y se ha vuelto más baja desde principios de año, lo que probablemente refleja la pérdida de impulso económico.

Una inflación más lenta dará al banco central más margen para un recorte cautelar de los tipos de interés si es necesario para evitar una recesión más profunda y prolongada.

PREGUNTAS CLAVE

La primera pregunta crítica es si la economía estadounidense saldrá de su estancamiento por sí sola o si necesitará la ayuda de los responsables de la política monetaria y fiscal.

Los optimistas señalan que el continuo crecimiento del empleo y de los ingresos reales, así como la perspectiva de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, son las razones por las que la economía se acelerará de nuevo a finales de año.

Los pesimistas señalan la probabilidad de que continúen las tensiones comerciales incluso si se concluye un acuerdo.

Los pesimistas también pueden señalar la existencia de mecanismos de retroalimentación positiva en la economía, que tienden a alimentar los booms, pero también pueden acelerar el descenso a una recesión una vez que la economía comienza a fallar.

En otras palabras, la aceleración del crecimiento tiende a generar una nueva aceleración, pero una desaceleración tiende a generar una desaceleración más profunda, a menos que los encargados de la formulación de políticas intervengan para modificar el curso de la economía.

Si se produce una desaceleración continua y la Reserva Federal responde con una relajación cautelar de la política monetaria, la segunda pregunta crítica es si será suficiente para evitar una desaceleración larga y profunda.

El dinamismo de los mercados de bonos, acciones y petróleo sugiere que los operadores ven una probabilidad relativamente alta de que la Reserva Federal reduzca las tasas de interés, pero creen que será suficiente para mantener la economía en expansión durante el resto de 2019 y 2020.

editado y traducido por www.serenitymarkets.com

 

Peticiones de paro semanal de la semana del 13 de abril quedan en 192.000 cuando se esperaban 205.000 y desde los 197.000 anteriores. 

La media de 4 semanas baja de 207.250 a 201.250. 

El total de perceptores baja de 1,716 millones a 1,653 cuando se esperaban 1,72 millones

Dato que sigue mostrando un muy fuerte mercado laboral, por lo tanto bueno para bolsas y dólar y malo para bonos. 

Indicador de condiciones de negocio del mes de abril +8,5 cuando se esperaba +10,4 y frente al anterior de 13,7. Como vemos realmente flojo. 

Indicador de previsión de gastos a 6 meses en cambio sube de +19,5 a +30,9. 

Condiciones de negocios a 6 meses baja de +21,8 a +19,1. 

Nuevos pedidos suben fuertemente de +1,9 a +15,7. 

Precios pagados suben de +19,7 a +21,6

Empleo sube de +9,6 a +14,7. 

Dato complicado y algo contradictorio cuando se ven las partidas sueltas, el mercado puede que no tenga claro como tomárselo. Lo dejamos en ligeramente malo para bolsas y dólar y al revés para bonos. 

Este es un dato muy importante, teniendo en cuenta que el 70% del PIB de EEUU se basa en el consumo. No es este precisamente el dato que se usa para el PIB pero nos da una idea aproximada de como están las cosas a este respecto. 

Ventas al por menor +1,6% cuando se esperaba +0,9%. Como vemos dato espectacular. 

Ventas al por menor sin coches que es lo que más se mira +1,2% cuando se esperaba +0,7%. El dato del mes anterior se revisa de bajada de 0,4% a bajada de 0,2%. 

Dato muy bueno, muy bueno para dólar, muy malo para bonos y bueno para bolsas.