LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Por John Kemp

LONDRES, 25 de junio (Reuters) - El aumento de las existencias de productos no vendidos ha obstaculizado la actividad manufacturera de Estados Unidos durante el último año y apunta a una economía que lucha por mantener el impulso en medio de un estancamiento de la guerra comercial y una creciente incertidumbre.

Los fabricantes, mayoristas y minoristas de Estados Unidos mantenían existencias de materias primas, trabajos en curso y artículos no vendidos equivalentes a 1,39 meses de ventas a finales de abril, frente a 1,34 meses a finales de junio de 2018.

El aumento de la proporción de existencias ha invertido la tendencia a la baja que prevaleció durante los dos años anteriores y sugiere que los fabricantes y distribuidores no se dieron cuenta de la ralentización de las ventas desde mediados de 2018.

Es probable que los inventarios elevados depriman los nuevos pedidos y las series de producción de fabricación en los próximos meses, a medida que los productores y distribuidores intentan controlar y luego revertir la acumulación imprevista.

Los comerciantes mayoristas han sido los más afectados, con ratios de inventario que han pasado de un mínimo de 1,26 meses en junio de 2018 a 1,34 en abril, según cifras de la Oficina del Censo de EE.UU.

Los mayoristas han reportado el incremento más rápido en los ratios de inventarios desde la desaceleración de mitad de ciclo de 2014/15 y antes de la recesión de 2008/09, en una señal de lo rápida e inesperada que se ha enfriado la economía.

El aumento de las existencias al por mayor se ha concentrado enteramente en los artículos duraderos destinados a una vida útil de tres años o más, en los que la proporción ha aumentado de 1,59 en mayo de 2018 a 1,75.

En el sector de los bienes duraderos, los vehículos de motor y sus piezas no vendidos han aumentado de sólo 1,55 en junio de 2018 a 1,80 meses de ventas y se encuentran ahora en el nivel más alto desde mediados de la última recesión.

A finales de abril, los mayoristas contaban con 71.000 millones de dólares en autos y repuestos nuevos no vendidos, en comparación con 63.000 millones de dólares en el mismo punto del año pasado.

El exceso de coches y camiones ligeros sin vender es consistente con otros indicadores que muestran que la fabricación de motores ha sido el elemento más débil de la economía en los últimos 12 meses.

Los fabricantes de automóviles informaron que la producción bajó un 1 por ciento en los tres meses de marzo a mayo en comparación con el mismo período del año anterior, según la Reserva Federal de Estados Unidos.

La fabricación de automóviles representó gran parte de la desaceleración de la economía durante el primer trimestre; en un momento dado, la producción cayó al ritmo más rápido desde la recesión, aunque se ha estabilizado desde entonces.

Los fabricantes de automóviles aumentaron el empleo en sólo un 0,5% en los tres meses de marzo a mayo en comparación con el mismo período del año anterior, por debajo del 4% de crecimiento registrado el año pasado, y el peor desempeño en nueve años.

Los fabricantes y distribuidores de vehículos han estado tratando de subir los precios desde mediados del año pasado, invirtiendo parte del reblandecimiento anterior en 2017 y a principios de 2018, lo que podría explicar la desaceleración de las ventas.

Aun así, los precios de los vehículos nuevos siguen estando ligeramente por debajo de los de hace dos años, lo que es una señal de lo mucho que el sector está luchando.

La actitud de los consumidores hacia las grandes compras de bienes duraderos, que incluyen los vehículos de motor, se ha vuelto significativamente prudente desde el año pasado, lo que también ayuda a explicar la desaceleración.

La proporción de consumidores que piensan que ahora es un buen momento para hacer una compra importante ha caído al nivel más bajo en tres años ("Preliminary results for the May consumer survey", Universidad de Michigan, 17 de mayo).

Las dificultades de los fabricantes de automóviles son sintomáticas de una economía más amplia en la que los consumidores y las empresas no están dispuestos a asumir compromisos caros en un clima de incertidumbre.

traducido por www.serenitymarkets.com

 

En Nueva York, en el Council on Foreign Relations. Y luego habrá preguntas. Y el tema es: 'Economic outlook and monetary policy. O sea que si que parece que va a hablar de lo importante. 

La confianza empresarial en Francia en el mes de junio baja a 102 desde 104, lo que significa que seguimos en una zona de cierta estabilidad, pero en la banda baja del mismo tras el descenso desde el máximo de 2018. De momento la incertidumbre no deja espacio a la mejora clara.


source: tradingeconomics.com