LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Rumores sin confirmar en absoluto y de fuentes confusas dicen que habría alguno que otro en el BCE que no descarta en una nueva QE la compra de acciones o de etfs sobre acciones al estilo del Banco de Japón. 

BEIJING/WASHINGTON, 15 de agosto (Reuters) - China se comprometió el jueves a contrarrestar los últimos aranceles estadounidenses sobre 300.000 millones de dólares de productos chinos, pero pidió a Estados Unidos intentar un posible acuerdo comercial a mitad de camino de lo que ambos quieren, ya que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que cualquier pacto tendría que ser en los términos de Estados Unidos.

El ministerio de finanzas chino dijo en una declaración que las tarifas de Washington, que comenzarán el próximo mes, violan el consenso alcanzado entre Trump y el presidente chino Xi Jinping en una cumbre celebrada en junio en Japón para resolver sus disputas a través de la negociación.

En una declaración separada, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo: "Esperamos que Estados Unidos se encuentre con China a mitad de camino, e implemente el consenso de los dos jefes de los dos países en Osaka".

China espera encontrar soluciones mutuamente aceptables a través del diálogo y la consulta sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo, añadió.

Trump, que busca la reelección en 2020 y que ha hecho de la economía y de su dura postura con respecto a China una parte clave de su campaña de 2016 para la Casa Blanca, dijo el jueves que cualquier acuerdo debe cumplir con las demandas de Estados Unidos.

"A China, francamente, le encantaría hacer un trato, y tiene que ser un trato en los términos adecuados. Tiene que ser un trato, francamente, en nuestros términos. De lo contrario, ¿cuál es el propósito?" Trump dijo en una entrevista en la estación de radio WGIR de New Hampshire.

Trump y Xi acordaron en junio reanudar las conversaciones tras el estancamiento de las negociaciones a principios de este año. Pero a principios de este mes, el gobierno de Trump dijo que a partir del 1 de septiembre le daría una bofetada a los impuestos sobre los 300.000 millones de dólares de bienes chinos, lo que cubriría efectivamente todas las exportaciones de China a Estados Unidos.

Trump canceló parte del plan esta semana, retrasando los impuestos sobre artículos como teléfonos celulares, computadoras portátiles y otros bienes de consumo, con la esperanza de reducir su impacto en las ventas navideñas en Estados Unidos. Los aranceles seguirán aplicándose a esos productos a partir de mediados de diciembre.

La medida ha sacudido a los mercados mundiales y ha puesto nerviosos a los inversores, ya que la disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo se extiende hasta su segundo año sin que se vislumbre un final.

La amenaza de China de imponer contramedidas hizo que las acciones mundiales se desbordaran el jueves, y el petróleo también profundizó su caída ante los temores de recesión, aunque las acciones de Estados Unidos abrieron más el jueves, en medio de fuertes datos de ventas al por menor.

Trump, en su entrevista radial del jueves, descartó las preocupaciones de los inversores.

"Tuvimos un par de días malos, pero... vamos a tener unos días muy buenos porque tuvimos que enfrentarnos a China", dijo al WGIR. (Reportado por la Oficina de Monitoreo de Beijing; reportado adicionalmente por Susan Heavey y Makini Brice en Washington; Editado por Kim Coghill, Clarence Fernandez y Jonathan Oatis) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Pues bajamos por los comentarios de Trump en una entrevista de radio. 

Le han preguntado que opinaba de la oferta que hacían hoy los chinos de un acuerdo "a medio camino" y ha dicho que solo se puede firmar un acuerdo hecho bajo los términos que impongan EEUU. Con lo cual el mercado que había rebotado mucho esta mañana por la "oferta" china, vuelve a no verlo claro. 

 La producción manufacturera estadounidense cayó en julio, poniendo fin a una serie de dos meses de crecimiento.

La Reserva Federal dijo el jueves que la producción manufacturera se contrajo un 0,4% el mes pasado, una caída más pronunciada que la caída del 0,1% esperada por los analistas en una encuesta de Reuters.

En general, la producción industrial cayó un 0,2% en julio, después de que los analistas anticiparan una ganancia del 0,1%.

Estos datos podrían sumarse a la preocupación por la fortaleza del sector fabril estadounidense, en medio de la persistente preocupación por la desaceleración de la economía mundial. La caída de julio fue la mayor desde abril.

La producción manufacturera ha bajado más de un 1,5% desde diciembre de 2018, dijo la Reserva Federal.

En julio, la disminución de la producción de las fábricas fue generalizada en varios sectores, incluidos los productos de madera, la maquinaria y los productos minerales no metálicos, según la Reserva Federal.

La producción minera cayó un 1,8% en julio, lo que la Reserva Federal atribuyó a una caída brusca pero temporal en la extracción de petróleo en el Golfo de México debido al huracán Barry. A pesar de la disminución, la producción minera sigue creciendo un 5,5% en el último año.

La producción de los servicios públicos subió un 3,1% después de haber caído una cifra similar en junio.

La utilización de la capacidad para la manufactura, una medida de cómo las empresas están utilizando plenamente sus recursos, se redujo ligeramente al 75,4% en julio.

La utilización de la capacidad en todas las industrias, incluidas las de servicios públicos y minería, descendió ligeramente al 77,5%, y ahora se sitúa 2,3 puntos porcentuales por debajo de su promedio de 1972 a 2018.

Los funcionarios de la Reserva Federal tienden a considerar las medidas de uso de la capacidad como una indicación de cuánto más puede crecer la economía antes de que la inflación se convierta en una preocupación. (Reportaje de Pete Schroeder Edición de Chizu Nomiyama) Fuente Reuters. Traducido por www.serenitymarkets.com