Domingo, 16 Diciembre 2018

La reunión entre Trump y Xi termina de manera positiva aunque con mucho camino por recorrer

Serenitymarkets.com De todos los caminos que podía tomar la reunión entre los presidentes de Estados Unidos y China finalmente tenemos uno intermedio. Un escenario que más o menos si se había descontado por qué es exactamente el que anticipó el Wall Street Journal en un artículo que se publicó el mismo viernes.

Tal y como anticipo este periódico, el acuerdo en lo más fundamental, se basa en un aplazamiento de 90 días de la subida de aranceles sobre 200.000 millones de dólares en productos chinos que el 1 de enero iban a pasar del 10 al 25%. Ahora está subida se aplaza por dicho periodo.

Como contrapartida China ha prometido que de manera inmediata empezará a comprar por un volumen importante, sin precisar cantidad, productos agrícolas de Estados Unidos. Hay que recordar que muchos de los estados que van a recibir estas compras son precisamente estados donde el presidente de Estados Unidos tiene más votos. 

Además los chinos se han comprometido a autorizar una gran operación corporativa que tenían bloqueada por la cual cual Qualcomm iba a gastar más de 40.000 millones de dólares. 

Por último China se compromete a poner restricciones para sus exportaciones de opiáceos a Estados Unidos, algo que preocupaba especialmente al presidente Trump en los últimos tiempos.

En este periodo de 90 días además ambas partes se han comprometido a estar llevando a cabo intensas conversaciones para solucionar todos sus problemas. Por parte de Estados Unidos bajar o eliminar aranceles, por parte de China hablar de los problemas de propiedad industrial, apertura de sus mercados al extranjero, etc.

El presidente Trump ha calificado de muy bueno este preacuerdo y parece optimista al respecto. Con lo cual se ha vuelto a demostrar que antes de la reuniones siempre vierte amenazas para intimidar al contrario pero que luego no se suelen materializar. La idea del presidente Trump es que con estas compras de productos agrícolas se vaya reduciendo el elevado déficit comercial que tienen ahora mismo pon China.

De cara a lo que pueda pasar mañana en los mercados desde luego es un acuerdo positivo, de eso no hay la menor duda. Ahora bien, no es tampoco nada concluyente ni nada suficiente para una explosión alcista, ya que en otras ocasiones se ha llegado a situaciones similares y al final no se ha concretado en nada. 

Es difícil saberlo, porque además como decíamos al principio, es exactamente lo que ya había pronosticado el Wall Street Journal. Pero desde luego positivo es y podría ayudar a un final de año tranquilo al quitarse los mercados esta preocupación de encima. El peligro es que el presidente Trump cambie de opinión repentina, dada su imprevisibilidad personal habitual, y haga algún comentario que vuelva a asustar a los mercados.

Si no es así, acuerdo positivo porque aplaza la incertidumbre varios meses y puede calmar a los mercados. Aprovechamos para recordar que se ha decidido que el miércoles no habrá Wall Street en conmemoración del fallecimiento del presidente Bush.