Domingo, 16 Diciembre 2018

El BCE tiene nuevos planes

FRANKFURT, 5 de diciembre (Reuters) - Los responsables de la política monetaria del Banco Central Europeo están debatiendo formas de desintoxicar a la zona euro de años de dinero fácil.

Las conversaciones con cinco fuentes en el órgano de formulación de políticas del BCE, o cerca de él, mostraron que los encargados de fijar los tipos de interés estaban empezando a proponer ideas para facilitar la transición, entre las que se incluían, en un principio, aumentar sólo el tipo de interés de los depósitos bancarios y ofrecer préstamos a varios años a tipos variables de forma permanente.

Estas ideas están diseñadas para evitar una restricción de liquidez temida por los banqueros e inversores en el sur de Europa.

Un portavoz del BCE se negó a comentar

El debate se encontraba en una fase temprana y era poco probable que se presentara en la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del 13 de diciembre, cuando los responsables políticos se centrarían principalmente en cómo reinvertir el efectivo procedente de los bonos del BCE de 2,6 billones de euros (2,95 billones de dólares).

Otras decisiones se dejarán para 2019. Éstas se centran en la cuestión de la liquidez, que se distribuye de forma desigual por toda la zona euro.

Los bancos de Alemania y Francia tienen cientos de miles de millones de euros en exceso de reservas, mientras que los prestamistas de Italia, España, Portugal y Grecia siguen pidiendo más préstamos al BCE, especialmente a través de sus operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTRO).

Esto significaba que estos bancos con escaso efectivo tendrían que recurrir a las subastas semanales del BCE, o a las operaciones principales de refinanciación, para obtener dinero en efectivo una vez que expirara el plazo de vencimiento del TLTRO.

Esto elevaría el tipo de interés al que los bancos se prestan entre sí, que actualmente está anclado en la facilidad de depósito por debajo de cero del BCE, con lo que el endeudamiento resultaría más caro para el resto de la economía.

Por esta razón, incluso los miembros más conservadores del Consejo de Gobierno están ahora abiertos a discutir una nueva ronda de préstamos plurianuales a los bancos el próximo año, aunque en condiciones diferentes a las de ediciones anteriores, dijeron las fuentes.

Esto ayudaría a los bancos a cumplir con el requisito regulatorio de contar con una cierta cantidad de financiación plurianual, conocida como Ratio de Financiación Estable Neta, y evitaría problemas a medida que la TLTRO anterior se aproxime a su vencimiento en 2021.

Una de las fuentes agregó que una de las ideas que se está planteando es convertir a las TLTRO en un instrumento permanente con un tipo de interés variable que siga la evolución de la operación principal de financiación del BCE.

De este modo se evitaría atar las manos del BCE cuando decida finalmente elevar ese tipo de interés desde cero, donde se encuentra desde marzo de 2016.

SUBIDAS DE TIPOS

No es que esto sea algo que pueda suceder en un futuro cercano.

El BCE se ha comprometido a mantener sus tipos de interés en el nivel actual, ultra bajo, hasta el próximo verano.

Y algunos responsables de la política económica prevén elevar la tasa de interés de los depósitos sólo una o dos veces al principio. Este tipo de interés se ha fijado actualmente en 40 puntos básicos por debajo de cero, lo que significa que los bancos tienen que pagar al BCE por cualquier exceso de efectivo que depositen en la institución.

La reducción de esta penalización fue una prioridad para los bancos del centro de la zona euro, donde ha llegado y se ha mantenido la mayor parte del dinero impreso por el BCE en el marco de su programa de compra de bonos.

"El tipo de interés de nuestra facilidad de depósito es actualmente decisivo para el tipo de interés del mercado y, por lo tanto, para la transmisión de nuestra señal de política monetaria", dijo el economista jefe del BCE, Peter Praet, en una entrevista reciente, cuando se le preguntó qué tipo de interés se movería primero.

Sin embargo, un aumento equivalente del tipo de interés de las OPF del BCE para los préstamos semanales o del Servicio de Préstamos Marginal de un día para otro pondría en aprietos a los bancos de los países periféricos cuando recurran al BCE.

El uso de estas fuentes ha disminuido en los últimos años, ya que el BCE ha inyectado efectivo en la zona del euro. Pero las cosas podrían cambiar rápidamente a medida que el banco central volviera a marcar su estímulo.

Esto se debió a que los bancos de la zona euro que se retiraron a su territorio nacional durante la crisis de la deuda de 2020-12 todavía no habían reiniciado los préstamos entre sí a través de las fronteras.

Esta cuestión también se incluiría en el debate sobre la ampliación de una línea de crédito, lanzada en el punto álgido de la crisis y que debería durar al menos hasta finales del próximo año, lo que permitiría a los bancos pedir prestado todo lo que quisieran a un tipo fijo en subastas semanales, siempre y cuando cuenten con garantías.

"La cuestión es si se considerará necesario extender la política de asignación completa en su totalidad", dijo Sabine Mauderer, directora del Bundesbank alemán, en un discurso pronunciado el 15 de noviembre. ($1 = 0.8821 euros)

(Editado por Toby Chopra) Editado y traducido por serenitymakets.com