LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Así está la última hora del cierre del gobierno en EEUU

WASHINGTON, 5 de enero (Reuters) - La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, dijo que los demócratas aprobarían una nueva legislación para tratar de reabrir partes del gobierno la próxima semana después de que las conversaciones entre la administración Trump y los negociadores demócratas el sábado no lograron poner fin a un cierre parcial del gobierno de dos semanas.

El presidente Donald Trump está exigiendo 5.600 millones de dólares para construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México, pero los demócratas que controlan la Cámara de Representantes aprobaron esta semana un proyecto de ley para reabrir el gobierno sin proporcionar fondos adicionales para el muro.

Trump dice que no firmará el proyecto de ley hasta que consiga el dinero para el muro.

Después de que una reunión para romper el estancamiento fracasara el sábado, Pelosi dijo que los demócratas de la Cámara de Representantes buscarían reabrir las agencias gubernamentales la próxima semana a través de proyectos de ley de apropiación fragmentados, comenzando por el Departamento del Tesoro y el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

"Esta acción es necesaria para que el pueblo estadounidense pueda recibir sus reembolsos de impuestos a tiempo", dijo.

El vicepresidente Mike Pence dirigió el equipo de la administración en la reunión con los negociadores demócratas el sábado. Dijo que era "productivo", pero un ayudante dijo que no había un debate en profundidad sobre un posible nivel de compromiso en la financiación de la seguridad fronteriza.

Las dos partes acordaron reunirse de nuevo el domingo.

Un asesor demócrata familiarizado con la reunión dijo que el personal demócrata instó a la administración a reabrir el gobierno, argumentando que el progreso en el polémico tema de la seguridad fronteriza sería difícil mientras el gobierno estuviera cerrado.

El ayudante dijo que la administración en su lugar "dobló su propuesta partidista que condujo al cierre de Trump en primer lugar".

Con las dos partes manteniendo sus posiciones, una cuarta parte del gobierno federal ha estado cerrada durante dos semanas, dejando a 800.000 trabajadores públicos sin paga.

Jared Kushner, yerno de Trump y asesor principal, también asistió a la reunión en la Casa Blanca, junto con la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen y el jefe de personal de la Casa Blanca Mick Mulvaney.

Estaban negociando con el personal superior de los principales demócratas en el Congreso, la representante Nancy Pelosi y el senador Chuck Schumer.

Pelosi, quien asumió la presidencia de la Cámara esta semana después de las victorias demócratas en las elecciones de mitad de período en noviembre, ha dicho que el muro propuesto por Trump es "inmoral" y un "desperdicio de dinero".

Una encuesta de opinión de Reuters/Ipsos mostró que el 50 por ciento del público culpa a Trump por el cierre y el 7 por ciento a los legisladores republicanos, contra el 32 por ciento que culpa a los demócratas.

Aún así, Trump reiteró su demanda de un muro fronterizo en una serie de tweets el sábado.

"Los demócratas podrían resolver el problema del cierre en un período muy corto de tiempo", dijo Trump. "Todo lo que tienen que hacer es aprobar la VERDADERA Seguridad Fronteriza (incluyendo un Muro), algo que todo el mundo, aparte de los traficantes de drogas, los traficantes de seres humanos y los delincuentes, desean con todas sus fuerzas".

Trump amenazó el viernes con dar el paso de usar poderes de emergencia para construir el muro sin la aprobación del Congreso. Es casi seguro que una medida de este tipo podría ser objeto de impugnación judicial.

El proyecto de ley de financiación aprobado por los demócratas el 3 de enero incluía 1.300 millones de dólares para la valla fronteriza y 300 millones de dólares para otros artículos de seguridad fronteriza, incluyendo tecnología y cámaras.

En los últimos días Trump se ha retractado de su anterior insistencia en que sea un muro de hormigón en la frontera, diciendo que una cerca de acero funcionaría igual de bien, pero se ha mantenido fiel a su demanda de 5.600 millones de dólares.

(Reportando por Jan Wolfe y Joel Schectman; Editando por Meredith Mazzilli, Nick Zieminski y Susan Thomas) Traducido por www.serenitymarkets.com