Miércoles, 16 Enero 2019

Un acuerdo comercial entre China y EEUU podría frenar las recompras

Por Sinéad Carew

NUEVA YORK, 10 de enero (Reuters) - La ola de compras de las compañías estadounidenses de sus propias acciones ayudó a poner un suelo a las caídas del mercado en 2018. No busque el mismo nivel de soporte en 2019.

La reciente volatilidad de Wall Street ha hecho que los optimistas apuesten a que las recompras podrían proporcionar al mercado un amortiguador aún mejor en 2019. Pero muchos estrategas ven que el aumento de las recompras -un factor importante detrás del mercado alcista- pierde algo de fuerza a medida que el crecimiento de los beneficios se ralentiza y mientras que las bondades de la política tributaria se desvanecen.

"Las empresas recompraron alrededor del 2,8 por ciento de las acciones en circulación en 2018. Ese fue un apoyo sustancial al mercado y más grande que los dividendos", dijo Jack Ablin, director de inversiones de Cresset Wealth Advisors en Chicago.

"(En 2019) esperamos que el potencial de dinero corporativo detrás de las recompras de acciones disminuya. El crecimiento del flujo de caja será más lento".

El año pasado probablemente aparecerá en los libros como un récord de recompras. Durante los tres primeros trimestres del año, las empresas compraron 583.400 millones de dólares de sus propias acciones, algo menos que el récord de 589.100 millones de dólares del año 2007, según los datos de S&P Dow Jones Indices.

Pero incluso eso fue insuficiente para evitar que el año 2018 terminara con un estruendo estrepitoso para las acciones estadounidenses, ya que el S&P 500 cayó casi un 20 por ciento desde su máximo de finales de septiembre, aunque probablemente evitó que las pérdidas fueran aún más profundas. Para el año, el índice cayó un 6,2 por ciento, siendo el más pobre en una década.

LA REPATRIACIÓN DE BENEFICIOS EXTRANJEROS SE RALENTIZA

Los estrategas dicen que las compañías estadounidenses volverán a gastar mucho en sus propias acciones en 2019, ya que tienen mucho dinero en efectivo y tienden a favorecer las recompras por encima de los dividendos y las grandes inversiones de capital en tiempos de incertidumbre económica y política.

Goldman Sachs ha pronosticado un salto del 44 por ciento en las recompras a 770.000 millones de dólares para 2018, con un crecimiento que se desacelerará al 22 por ciento hasta 940.000 millones de dólares para 2019.

Pero la influencia en el mercado de las recompras probablemente disminuirá sin el impulso en efectivo de una reducción de impuestos en 2018 sobre las ganancias traídas a casa desde el extranjero y la reducción de las tasas de impuestos corporativos.

Después de precipitar la vuelta a casa de unos 295.000 millones de dólares de beneficios extranjeros en el primer trimestre de 2018, el ritmo de repatriación por parte de las multinacionales estadounidenses se ha ralentizado bruscamente desde entonces, según datos del Departamento de Comercio. En el tercer trimestre se redujo a unos 93.000 millones de dólares.

Cerca de 190.000 millones de dólares, o un tercio de los fondos repatriados, se utilizaron para recompras en los tres primeros trimestres de 2018, escribió Nikolaos Panigirtzoglou, estratega de JPMorgan. Pero si la repatriación sigue desacelerando, el impulso de recompra se disipará, dijo.

Un crecimiento más lento de la recompra en 2019 se debería en parte a una difícil comparación de las ganancias con 2018, cuando los republicanos redujeron las tasas de impuestos corporativos. Wall Street espera que los beneficios del S&P 500 crezcan un 6,7 por ciento en 2019, por debajo de las estimaciones de crecimiento del 23,5 por ciento en 2018, según el IBES de Refinitiv.

Cualquier resolución a las tensiones comerciales entre EE.UU. y China también podría pesar sobre las recompras.

La incertidumbre generada por la disputa hizo que las empresas se sintieran más cómodas al utilizar el excedente de efectivo en las recompras que en las nuevas inversiones de capital. Chris Zaccarelli, Director de Inversiones de Independent Advisor Alliance en Charlotte, Carolina del Norte, espera que esto continúe hasta que se alcance un acuerdo.

Después de que eso suceda, el énfasis podría cambiar a gastos de capital, dijo.

ALIMENTAR AL TORO ALCISTA

Las recompras han sido un apoyo importante para el mercado alcista que comenzó en marzo de 2009. Las empresas del S&P 500 compraron aproximadamente 4,5 billones de dólares de sus propias acciones, lo que equivale a aproximadamente un tercio de la ganancia de valor de 15 billones de dólares del índice de referencia durante ese tiempo, según Audrey Kaplan, jefa de estrategia de capital global de Wells Fargo en Nueva York.

Kaplan espera que el gasto de 2019 en recompras se estanque en torno a los niveles de 2018, ya que las empresas sopesan el menor crecimiento de los beneficios frente a los sólidos saldos de caja. Pero la fuerte caída de los precios de las acciones a finales de 2018 significa que las empresas pueden comprar más acciones.

"Los gerentes corporativos deberían encontrar los precios de las acciones atractivos en estos niveles", dijo.

Datatrek Research dijo que las compañías estadounidenses tienden a gastar entre el 40 y el 60 por ciento de los ingresos operativos en recompras y sólo superan el límite inferior en "los momentos más difíciles".

Así que incluso si las ganancias disminuyeran, las recompras no desaparecerían, sino que caerían al mismo ritmo que las ganancias, según el cofundador de Datatrek Research, Nicholas Colas.

"La cantidad de recompras no ha llegado a su punto máximo, pero el crecimiento de las recompras tal vez haya llegado a su punto máximo", dijo Burns McKinney, gerente de carteras de Allianz Global Investors en Dallas. "No tendrás la misma cantidad de viento en popa."

(Reportaje de Sinead Carew, Reportaje adicional de Jason Lange en Washington, Stephen Culp, Chuck Mikolajczak, April Joyner, Caroline Valetkevitch y Lewis Krauskopf en Nueva York; edición de Dan Burns y Rosalba O'Brien). Traducido por www.serenitymarkets.com