LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Consecuencias de la Tasa Tobin en España. Por Bankinter

La idea original de la "tasa Tobin" fue del Premio Nobel de Economía James Tobin que propuso en los años 70 la creación de un impuesto que gravase los movimientos especulativos de divisas. Esta idea reapareció transformada en los años 90 pretendiendo gravar las transacciones financieras internacionales en su conjunto.

¿Cuánto recaudaría la Tasa Tobin en España?

Esta medida se debatió en 2012 en el seno de la eurozona pero no salió adelante. Ahora ha sido recuperada, nuevamente modificada, por el Gobierno español en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado: no se trataría de gravar ningún tipo de operación internacional sino la compraventa de acciones de empresas españolas con un valor bursátil superior a 1.000 millones. El tipo de gravamen sería del 0,2% y afectaría a las operaciones que se realicen en las bolsas españolas. La recaudación prevista sería de 850 millones de euros anuales que se destinarían a financiar el déficit de la Seguridad Social derivado del pago de las pensiones.

Impacto de la Tasa Tobin en España

El impacto de esta "Tasa Tobin" tendría cuatro ámbitos:

  1. Como sus recaudadores serían los "brokers" que intermedian la compraventa de acciones, estos no tendrían más remedio que repercutírsela al cliente. Este encarecimiento del servicio por la compra de acciones de empresas españolas podría provocar que se desviasen las inversiones hacia otras bolsas y valoresal no existir una legislación al respecto armonizada en la Unión Europea ya que solamente algunos países, como Francia, Italia y Bélgica, tienen una norma similar.
    De acuerdo con Antonio Zoido, Presidente de Bolsas y Mercados Españoles, aproximadamente "un 50% de las acciones de empresas españolas cotizadas son propiedad de no residentes y el 84% de las transacciones son efectuadas por éstos".
  2. Si se produjese este desvío de la inversión hacia otras bolsas y valores, las empresas españolas se verían perjudicadas en su liquidez y financiación a través de la emisión de acciones ya que sería un 0,2% más cara que la de la mayoría de sus competidores internacionales, lo que las haría perder competitividad a la hora de exportar. Aunque la repercusión a este respecto se podría considerar mínima, la tasa sería una dificultad añadida a los problemas que atraviesa nuestro mercado exterior en un momento de guerra comercial y crecimiento muy bajo de los países europeos, destino de la mayor parte de nuestras exportaciones.
  3. La tasa perjudicaría la transparencia del mercado bursátil al incentivar a la realización de operaciones fuera de los mercados convencionales, las bolsas.
  4. Una cuestión que no está aclarada es si se podría deducir la tasa por aquellos que la soportarían finalmente, que serían los compradores de acciones, tanto las personas jurídicas como físicas. ¿Se debería entender que se puede deducir como gasto de los rendimientos de capital?

Una conclusión general que se puede sacar es que, debido precisamente a la globalización de los movimientos financieros, hay que calcular muy bien los efectos de cualquier medida de tipo fiscal o regulatorio que les afecte ya que pueden ir más allá del fin próximo buscado, por muy loable que sea este, y ser, en conjunto, perjudiciales.

El hecho de que en el seno de la Unión Europea y de la Eurozona no se haya llegado a un acuerdo nos indica que hay países que están dispuestos a lo contrario, a no imponer tasas, para favorecer que sea en sus jurisdicciones donde se realicen las transacciones que se gravan en otros. Por esto, si se decide cualquier norma de este tipo, debería ser comunitaria y tras la valoración de los efectos derivados no deseados que conlleva.

https://blog.bankinter.com/economia/-/noticia/2019/2/4/tasa-tobin-espana