LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Líos bancarios e Italia. El gobierno contra el Banco central

Por Riccardo Bastianello

VICENZA, Italia, 9 de febrero (Reuters) - Los líderes populistas italianos prometieron el sábado reemplazar a los altos funcionarios del banco central del país, a quienes dijeron que deben pagar por no haber evitado una serie de escándalos bancarios en los que miles de personas perdieron sus ahorros.

El primer director del Banco de Italia en la mira del Movimiento 5-Estrellas y de la Liga es Luigi Signorini, miembro de su junta directiva de cinco miembros, cuyo mandato renovable de seis años expira este mes.

"La gestión del Banco de Italia y de la Consob tiene que ser completamente liquidada", dijo el jefe de la Liga, Matteo Salvini, en una reunión de antiguos clientes de los pequeños bancos del norte que finalizó en 2017.

"Estamos aquí porque los que deberían haber supervisado no supervisaron."

Una portavoz del Banco de Italia se negó a hacer comentarios.

En mayo, otros dos miembros de la junta directiva del banco, entre ellos el vicegobernador Salvatore Rossi, se presentarán para su renovación.

Salvini y el líder de 5 estrellas Luigi Di Maio dijeron a la audiencia en Vicenza, donde se encuentra uno de los bancos en quiebra, que aquellos que perdieron dinero serían compensados.

Los dos políticos, que actúan como viceprimeros ministros y están en campaña para las elecciones al Parlamento Europeo en mayo, tienen una relación de cautela con el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco.

Sin criticar abiertamente al gobierno, Visco ha advertido sobre el impacto del aumento de los costos de los préstamos vinculados a un ambicioso presupuesto para 2019, y el mes pasado redujo su pronóstico de crecimiento económico para 2019 al 0,6 por ciento, por debajo de la proyección del gobierno del 1 por ciento.

El mandato de Visco fue renovado en 2017, antes de que el actual gobierno llegara al poder.

Los pequeños accionistas de Popolare di Vicenza y Veneto Banca perdieron sus inversiones cuando los prestamistas no consiguieron reunir capital nuevo en el mercado y fueron liquidados, vendiendo sus activos buenos a sus homólogos de mayor tamaño, Intesa Sanpaolo, a cambio de 1 euro.

Los antiguos funcionarios de los bancos se enfrentan a un juicio por acusaciones de que vendieron acciones sobrevaluadas a pequeños inversores y prestaron dinero a clientes a condición de que se utilizara en parte para comprar las acciones.

El gobierno, que asumió el poder en junio, ha reservado 1.500 millones de euros (1.700 millones de dólares) para compensar a los pequeños ahorradores que perdieron su dinero, y prometió crear una comisión parlamentaria para determinar quiénes eran los responsables.

Salvini y Di Maio están enfrentados en un número creciente de asuntos, pero en Vicenza dieron una muestra de unidad.

Dijeron que no prestarían atención a las advertencias de la Comisión Europea de que el fondo de compensación podría infringir las normas de la UE.

"No nos molestamos en absoluto", dijo Di Maio.

Salvini añadió: "si Europa está de acuerdo (con el fondo de compensación), entonces está bien, si Europa no está de acuerdo, entonces para nosotros sigue estando bien".

($1 = 0.8828 euros) (Reportaje adicional de Valentina Za, escrito por Gavin Jones; edición por John Stonestreet)

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com