LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Trump presiona a Powell pero Wall Street concede a la FED una calificación de aprobado

Por Ann Saphir y Trevor Hunnicutt

SAN FRANCISCO/WASHINGTON, 14 de abril (Reuters) - Mientras el presidente Donald Trump sigue atacando las políticas de la Reserva Federal, Wall Street las está adoptando con cautela, dando una calificación de aprobación a la comunicación de la Reserva Federal desde su cambio en enero a un enfoque "paciente" en las subidas de tarifas.

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York encuesta a las principales compañías de valores de Wall Street con las que comercia y les pregunta cómo calificarían la comunicación de la Reserva Federal con los mercados y el público desde la última encuesta. El banco central pidió puntuaciones en una escala de uno, de "ineficaz" a cinco, de "efectivo".

Aproximadamente dos tercios de las empresas de Wall Street, conocidas como SVT, dieron a la Reserva Federal una puntuación de cuatro o cinco (más efectiva) en la última encuesta publicada el jueves, mientras que el 22 por ciento dio a la Reserva Federal una puntuación de uno o dos (menos efectiva). Los otros eran neutrales.

La combinación de 3,4 de esas puntuaciones está por debajo de la nota media de 3,6 del presidente Jerome Powell durante su mandato, pero por encima de la media de 3,2 obtenida por cada uno de sus dos predecesores más recientes, Janet Yellen y Ben Bernanke, según muestra un análisis de Reuters de todas las encuestas disponibles en el sitio web de la Reserva Federal de Nueva York..

Una encuesta separada de la Reserva Federal de Nueva York sobre los participantes en el mercado, que incluye a los grandes inversionistas, mostró que el 57 por ciento dio las dos mejores puntuaciones de efectividad, mientras que un cuarto dio las dos puntuaciones más bajas, ambas encuestas se llevaron a cabo del 6 al 11 de marzo.

Las calificaciones son importantes porque ayudan a la Reserva Federal a medir lo bien que su mensaje está llegando a los mercados financieros. La Reserva Federal confía en su credibilidad ante los inversores para influir en la economía.

Después de subir los tipos cuatro veces en 2018, la mayoría de los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal, en su última reunión de marzo, esperaban que los tipos se mantuvieran en su actual rango del 2,25-2,50% para el resto del año, debido a la incertidumbre sobre el grado de desaceleración de la economía mundial.

Un mensaje bien definido de que es probable que los tipos se mantengan en suspenso durante un tiempo puede ayudar a aliviar las condiciones financieras cuando los bancos centrales consideran que esas condiciones son demasiado estrictas. Pero si los mercados encuentran el mensaje de la Reserva Federal confuso o no creíble, pueden surgir o caer en formas que socavan el impacto de la Reserva Federal. Este fue el caso a finales del año pasado, cuando los mercados se desplomaron bruscamente en respuesta a las declaraciones de Powell, ampliamente consideradas por los inversores como errores de comunicación.

Mientras tanto, el presidente Trump ha criticado públicamente las anteriores subidas de tipos del banco central por frustrar el crecimiento económico y ha presionado a los responsables políticos para que cambien de rumbo.

Lewis Alexander, economista jefe de Nomura Securities, dijo que la Reserva Federal trasladó la política "bastante" de diciembre a marzo y que calibrar su idioma para que todos pudieran entenderlo no iba a ser fácil.

"La intención declarada de Powell de utilizar un lenguaje sencillo la respaldo plenamente; no hay nada en este mundo que no pueda ser explicado a fondo, sino simplemente", dijo.

La Reserva Federal está cada vez más interesada en su capacidad de comunicación. Powell ha instruido a un pequeño grupo de legisladores para que busquen formas de mejorarlo, según se desprende de las actas de la reunión de marzo de la Reserva Federal publicadas el miércoles. Esto refleja la preocupación de que los mercados puedan tomar las previsiones de la Reserva Federal sobre los tipos de interés y la economía como promesas en lugar de como las mejores previsiones.

El énfasis en las comunicaciones también es evidente en la decisión de Powell este año de celebrar conferencias de prensa después de cada reunión de la Reserva Federal, el doble de la frecuencia anterior. Incluso la inclusión por parte de la Reserva Federal de Nueva York de la pregunta sobre la eficacia de las comunicaciones en la encuesta de marzo puede reflejar un mayor interés, dado que históricamente ha planteado esa pregunta sólo una vez al trimestre.

Las calificaciones generalmente suben cuando la Reserva Federal hace lo esperado y caen cuando sorprende, según muestra el análisis de Reuters de las calificaciones de los últimos nueve años. La Reserva Federal de Nueva York no puso a disposición sus encuestas anteriores a 2011.

Powell y otros legisladores de la Reserva Federal han tratado de disipar cualquier percepción de que podría descarrilar la economía al ser demasiado agresiva. Las acciones saltaron más alto después de que Powell indicó que estaría dispuesto a tomar un enfoque más lento en las subidas de las tasas de interés.

En octubre de 2015, cuando la Reserva Federal de Yellen estaba atravesando la difícil transición de años de tipos de interés superbajos a un ciclo de subidas de tipos, obtuvo la peor nota de su mandato: un promedio de 2,27 sobre 5.

La Reserva Federal de Bernanke obtuvo una calificación de 2,1 a finales de 2013, cuando no comenzó a reducir las compras de bonos de la Reserva Federal en septiembre, como los mercados habían esperado. Sus notas se recuperaron más tarde, ya que la Reserva Federal limitó su polémico programa de expansión cuantitativa.

(Reportaje de Ann Saphir en San Francisco y Trevor Hunnicuttin Washington Editado por Chizu Nomiyama) Traducido por www.serenitymarkets.com