LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

China da claras muestras de ir a peor y seguirá acelerando el enfriamiento global a pesar de los fuegos artificiales de ayer de Trump

BEIJING, 14 de agosto (Reuters) - China reportó el miércoles una serie de datos inesperadamente débiles de julio, incluyendo una caída en la producción industrial a mínimos de más de 17 años, apuntando a una mayor desaceleración de la economía a medida que la guerra comercial de EE.UU. cobra un mayor número de víctimas en las empresas y los consumidores.

La actividad en China ha seguido enfriándose a pesar de la oleada de medidas de crecimiento adoptadas el año pasado, lo que plantea interrogantes sobre la necesidad de un estímulo más enérgico, incluso con el riesgo de acumular más deuda.

Después de un pequeño repunte en junio, los analistas afirmaron que los últimos datos eran la evidencia de que la demanda había caído en todos los frentes el mes pasado, desde la producción industrial y la inversión hasta las ventas al por menor.

Esto se produjo después de que los préstamos bancarios fueran más débiles de lo esperado y de que se realizaran encuestas pesimistas en las fábricas, lo que reforzó las expectativas de que pronto se necesitaría un mayor apoyo en materia de políticas.

"La economía china necesita más estímulo porque los vientos en contra son bastante fuertes y los datos actuales son mucho más débiles que el consenso", dijo Larry Hu, jefe de economía de la Gran China en Macquarie Group en Hong Kong.

"La economía va a seguir desacelerándose. En un momento dado, los responsables de la formulación de políticas tendrán que intensificar los estímulos para apoyar la infraestructura y la propiedad. Creo que podría ocurrir a finales de este año".

El crecimiento de la producción industrial se desaceleró notablemente a 4,8% en julio con respecto al año anterior, según los datos de la Oficina Nacional de Estadística, por debajo de las previsiones más pesimistas de una encuesta de Reuters y del ritmo más lento desde febrero de 2002.

Los analistas habían pronosticado una desaceleración hasta el 5,8%, desde el 6,3% de junio. Washington había aumentado drásticamente algunos aranceles en mayo.

La inversión en infraestructuras, con la que Pekín ha estado contando para estabilizar la economía, también ha retrocedido, al igual que la inversión inmobiliaria, que ha sido un punto positivo poco frecuente a pesar de la preocupación por las posibles burbujas inmobiliarias.

La producción de acero bruto cayó por segundo mes consecutivo en julio, mientras que la producción de vehículos de motor siguió cayendo a dos dígitos.

El Ministerio de Industria dijo el mes pasado que el país necesitaría "arduos esfuerzos" para alcanzar la meta de crecimiento industrial para 2019 de 5,5% a 6,0%, citando el proteccionismo comercial.

LA INVERSIÓN, EL CRECIMIENTO DE LAS VENTAS AL POR MENOR SE ENFRÍA

El crecimiento económico de China se ha enfriado a su nivel más bajo de los últimos 30 años, del 6,2% en el segundo trimestre, y la confianza empresarial se ha mantenido inestable, lo que ha afectado a la inversión.

Si bien las autoridades han advertido que se necesitaría tiempo para que el gasto en infraestructura fuera mayor, el crecimiento de la construcción ha sido más moderado de lo esperado.

La inversión en activos fijos creció 5.7% en enero-julio con respecto al mismo periodo del año anterior, por debajo de las expectativas de una ganancia de 5.8%, al igual que en enero-junio.

Sin embargo, las lecturas por sectores mostraron una pérdida de impulso más marcada en las áreas críticas al comienzo del tercer trimestre.

La inversión en infraestructura -un poderoso motor de crecimiento- aumentó un 3,8% en los primeros siete meses con respecto al año anterior, disminuyendo desde el 4,1% del primer semestre a pesar de la masiva emisión de bonos del gobierno local, principalmente para financiar proyectos viales y ferroviarios y otras obras cívicas.

Los datos del fabricante japonés de maquinaria de construcción Komatsu Ltd. mostraron que la actividad en China se mantuvo débil en julio, y que las horas de funcionamiento de sus máquinas cayeron por cuarto mes consecutivo.

En una señal de que la resistencia del mercado inmobiliario puede estar disminuyendo a medida que Pekín toma medidas contra la especulación, la inversión inmobiliaria se ralentizó hasta su punto más débil este año. En julio subió un 8,5% interanual, desde el 10,1% de junio. Aunque las ventas de viviendas volvieron a crecer, la nueva construcción comienza a enfriarse.

Las ventas al por menor también apuntan a la creciente cautela del consumidor, más evidente en la caída de las ventas de automóviles, pero también en el gasto relacionado con la propiedad en artículos como electrodomésticos y muebles.

Las ventas minoristas subieron un 7,6% en julio, muy por debajo del consenso del 8,6% y por debajo de las previsiones más pesimistas. Las ventas habían subido un 9,8% en junio, lo que muchos analistas habían pronosticado que sería temporal.

Las preocupaciones sobre la seguridad laboral también pueden ser un factor. El desempleo basado en encuestas a nivel nacional subió al 5,3% desde el 5,1% de junio, aunque muchos observadores del mercado creen que podría ser mucho mayor.

"Mantenemos nuestra opinión de que el crecimiento (económico) aún no ha tocado fondo y esperamos que Pekín mantenga su postura de política de relajación", dijeron los economistas de Nomura en una nota.

Nomura espera que el crecimiento se reduzca a un 6,0% en el tercer y cuarto trimestres, el extremo inferior del rango objetivo del gobierno.

Las autoridades ya han anunciado cientos de miles de millones de dólares en gastos de infraestructura y recortes en el impuesto de sociedades durante el último año, y han recortado repetidamente las reservas obligatorias de los bancos (RRR) para liberar más fondos para préstamos y reducir los costos de los préstamos.

Pero la demanda de crédito ha sido tibia, con empresas que no están dispuestas a realizar inversiones debido a las nubosas perspectivas comerciales y a que los bancos temen el aumento de los préstamos incobrables.

Fuentes dijeron recientemente a Reuters que una acción más agresiva, como los recortes en las tasas de interés, es el último recurso, ya que podría alimentar una rápida acumulación de deuda y riesgos financieros.

traducido por www.serenitymarkets.com