LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

¿Trump o la FED? ¿Quién tiene más culpa en la situación actual?

WASHINGTON, 14 de agosto (Reuters) - Se necesita mucho para acabar con una expansión económica, que normalmente requiere un gran impacto para detener el crecimiento y desencadenar una recesión en Estados Unidos.

Esta semana los inversores señalaron que el momento puede haber llegado, y una gran pregunta es si esa conmoción se debe a la guerra comercial del presidente Donald Trump o a un error de los responsables políticos de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Mientras que los mercados de bonos se mostraban preocupados por la recesión del miércoles y los principales índices bursátiles se desplomaban, Trump culpó directamente a la Reserva Federal por seguir subiendo los tipos de interés hasta finales del año pasado. Incluso el enemigo de Trump y columnista de economía del New York Times, Paul Krugman, tachó a la Reserva Federal de cometer "un claro error".

Al elevar las tasas de interés cuatro veces el año pasado "la Reserva Federal actuó demasiado rápido, y ahora es muy, muy tarde", al revertirse y recortar los costos de los préstamos sólo modestamente hasta ahora, tuiteó Trump. "¡Qué lástima, hay mucho que ganar en el lado positivo!"

Anteriormente, el miércoles, el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo a Fox Business Network que el banco central de Estados Unidos debería recortar las tasas de interés en medio punto porcentual "tan pronto como sea posible", una acción que, según él, llevaría "a 30.000 en el Dow".

Un recorte de esa magnitud se asociaría típicamente a un grave riesgo económico, y no a una economía con un bajo nivel récord de desempleo y un crecimiento continuo.

En su estado actual, los principales índices bursátiles de Estados Unidos cayeron alrededor de un 3% al cierre del miércoles, mientras que el Dow Jones Industrial Average sufrió su mayor pérdida porcentual del año. Los inversores en bonos empujaron el rendimiento del bono del Tesoro a 30 años a un mínimo histórico.

Causando aún más preocupación: El rendimiento del bono del Tesoro a 2 años fue brevemente superior al rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, el tipo de "inversión" que, cuando resulta duradera, ha precedido a recesiones anteriores en Estados Unidos.

 

DESDE LO BUENO HASTA LO SOMBRÍO

Fue quizás la prueba más dramática hasta la fecha de cómo ha cambiado el panorama para la Reserva Federal en los últimos meses, de uno que Powell consideró "notablemente positivo" a partir de octubre pasado, a uno de los crecientes riesgos para la expansión de Estados Unidos, que ha establecido récords y ha durado una década.

A partir del otoño pasado, la Reserva Federal pensó que la economía, alimentada por el enorme paquete de recortes de impuestos y planes de gasto de 1,5 billones de dólares de la administración Trump, crecería lo suficientemente fuerte como para justificar unas tasas de interés cada vez más altas.

En ese momento, la amenaza de una recesión parecía distante, a menos que algún tipo de evento externo interviniera para desviar la economía del rumbo - algo así como el colapso de la burbuja bursátil de las punto com antes de la breve recesión de 2001, o la implosión de los mercados de la vivienda y el crédito de Estados Unidos antes de la Gran Recesión de 2007-2009, más grave.

Sin embargo, mientras la retórica comercial de Trump y su imposición de aranceles a sus socios comerciales se disparaban este año, especialmente desde mayo, los inversores han actuado como si se hubiera alcanzado un punto de ruptura.

 

"El desafío es que la política comercial de Trump ha demostrado ser tan errática que no se puede aliviar la sensación de incertidumbre", a medida que las empresas se ajustan a lo que podría ser una reorganización de las cadenas de suministro mundiales y las estructuras de costos durante años, dijo Tim Duy, profesor de economía de la Universidad de Oregón. "Así que la cuestión es si la política se va a relajar lo suficiente... o si va a seguir tan apretada que la economía seguirá siendo vulnerable..."

Los inversores en contratos de futuros de fondos federales están actualmente fijando precios en un recorte de tipos de interés de un cuarto de punto en cada una de las tres reuniones restantes de la Reserva Federal en 2019. De este modo, el tipo de interés de referencia de los fondos federales se situaría entre el 1,25% y el 1,50%.

Junto con el recorte de la tasa de interés en la última reunión de la Reserva Federal en julio, también significaría que el banco central de Estados Unidos habrá usado casi la mitad de la "munición" recortada de la tasa de interés ensamblada durante una serie de subidas de tasa lentas y, en última instancia, truncadas, que comenzó en 2015.

Para Trump, que espera hacer de la economía una parte central de su caso para su campaña de reelección de 2020, no podrían producirse más recortes de tipos con la suficiente rapidez. Ha estado regañando a la Reserva Federal por sus subidas de tipos durante más de un año, ya que incluso antes de su ruptura comercial con China pasó de ser considerada una molestia económica a un riesgo mayor y potencialmente duradero.

¿POR DELANTE DE LA CURVA?

En comparación con las dos recesiones anteriores, la Reserva Federal puede estar a la cabeza de la curva.

Tanto en la recesión de 2001 como en la de 2007, la Reserva Federal subió los tipos incluso después de que la curva de rendimientos se invirtiera y no recortara hasta unos pocos meses antes del inicio de la recesión, alrededor de un año después.

En el caso actual, señaló un cambio de política en enero, cuando eliminó la expectativa de nuevas subidas de tipos de interés de la mesa, y luego redujo los tipos dos semanas antes de la inversión de la curva de tipos del miércoles.

Si esto resulta adecuado o no es otro asunto.

En una entrevista programada para el viernes en Fox Business Network, la ex jefa de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo que sentía que la economía de Estados Unidos seguía siendo "lo suficientemente fuerte" como para evitar una recesión, pero que "las probabilidades de que se produjera una caída en la economía de Estados Unidos eran muy altas".

traducido por www.serenitymarkets.com