LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Materias Primas

16 de julio (Reuters) - Los precios del oro se mantuvieron estables el martes mientras que los inversores esperaban los datos de las ventas minoristas de Estados Unidos que podrían servir como indicador de la fortaleza de la economía más grande del mundo en medio de las preocupaciones persistentes sobre la desaceleración económica mundial.

El oro al contado avanzó 0.1% alcanzando los $1,415.19 la onza, a las 0521 GMT.

Los futuros sobre el oro en Estados Unidos subieron un 0,2%, a 1.416,60 dólares la onza.

"Hoy nos estamos neutralizando porque esta tarde estamos atentos a las ventas al por menor. Los inversores se están posicionando al darse cuenta de que podría producirse una reacción instintiva si las cifras de ventas al por menor se mantienen firmes", dijo Stephen Innes, socio gerente de Vanguard Markets.

Sin embargo, "no creo que esto (los datos de las ventas al por menor) vayan a marcar una gran diferencia en el esquema general de las cosas en lo que respecta a la narrativa de la Reserva Federal", agregó Innes.

Para hoy se espera que los datos americanos den a entender que las ventas al por menor subieron 0.1% en junio, de acuerdo a la mediana de los economistas encuestados por Reuters.

Mientras tanto, el índice del dólar se mantuvo relativamente sin cambios frente a una cesta de las principales divisas, ya que la perspectiva de un recorte de los tipos de interés por parte del Banco Central de Estados Unidos a finales de este mes mantuvo al dólar a la defensiva.

Los mercados han descontado un recorte de 25 puntos básicos por parte de la Reserva Federal en su reunión de finales de este mes.

El oro alcanzó los $1,438.63 por primera vez en seis años el mes pasado, apoyado por las expectativas de un recorte en las tasas de interés por parte de los principales bancos centrales y la preocupación por la economía mundial.

Antes de la publicación de las cifras de ventas al por menor en Estados Unidos, los signos de una mejora de la situación económica en el país gracias a los buenos datos sobre el empleo han llevado a un endurecimiento de la curva de rendimientos en Estados Unidos, encabezada por los rendimientos más altos a largo plazo.

"Somos relativamente neutrales en cuanto al oro en esta etapa, ya que no estamos viendo mucho movimiento en otros mercados que podrían potencialmente impactarlo, a saber, una dirección clara para el dólar y los rendimientos del Tesoro de EE.UU.", dijo el analista de INTL FCStone Edward Meir en una nota.

En el frente comercial, el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que él y el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, hablarán con sus contrapartes chinas por teléfono esta semana como parte de la reanudación de las conversaciones comerciales.

El oro al contado se mantiene neutral en un rango estrecho de $1,404-$1,421 por onza, y un escape podría sugerir una dirección, según el analista técnico de Reuters Wang Tao.

Entre otros metales preciosos, la plata cayó 0.2% a $15.35 por onza y el paladio cayó 0.3% a $1,562.99.

El platino subió 0.2% a $841.21 la onza, rondando cerca de un máximo en dos meses de $846.53 en la sesión anterior. (Reportaje de Brijesh Patel en Bengaluru; Edición de Richard Pullin y Sherry Jacob-Phillips) traducido por www.serenitymarkets.com

 

TOKIO, 16 de julio (Reuters) - Los precios del petróleo cayeron el martes, extendiendo las pérdidas de la sesión anterior, ya que la producción en el Golfo de México se reanudó después del huracán Barry y la producción de esquisto de EE.UU. está a punto de alcanzar un récord.

Los futuros de crudo Brent cayeron 4 centavos a 66,44 dólares el barril en 00642 GMT. Se redujeron un 0,4% de la noche a la mañana.

Los futuros de crudo intermedio del Oeste de Texas cayeron 13 centavos, o 0.2%, a $59.45 el barril. La divisa americana cayó 1% durante la sesión anterior.

El lunes, los productores comenzaron a restaurar algunas de las aproximadamente tres cuartas partes de la producción que se cerró en las plataformas del Golfo de México de Estados Unidos antes del huracán Barry.

"Las expectativas de la tormenta anterior no se cumplieron, lo que es bueno, pero todavía hay plataformas con alrededor del 69 por ciento de la producción", dijo Phin Ziebell, economista principal del National Australia Bank.

"Fue un poco chocante el suministro, pero a corto plazo. El mercado ha vuelto a un poco de normalidad", dijo.

Hubo 1,3 millones de barriles por día (bpd) de producción de petróleo fuera de línea en las aguas estadounidenses del Golfo de México el lunes, unos 80.000 barriles menos que el domingo.

Los trabajadores también estaban regresando a las más de 280 plataformas de producción que habían sido evacuadas. Pueden pasar varios días antes de que se reanude la producción total después de que una tormenta abandone el Golfo de México.

El mercado también se vio abrumado por los signos de nuevos incrementos en la producción de Estados Unidos, que ha montado una ola de producción de esquisto bituminoso hasta convertirse en el mayor productor de crudo del mundo, por delante de los principales productores tradicionales, Rusia y Arabia Saudí.

Se espera que la producción de petróleo de siete formaciones principales de esquisto en Estados Unidos aumente en unos 49.000 bpd en agosto, a un récord de 8,55 millones bpd, dijo la Administración de Información de Energía de Estados Unidos en su informe mensual sobre la productividad de las perforaciones.

La producción total de crudo de los EE.UU. es ahora de más de 12 millones de barriles diarios.

El aumento de la producción estadounidense socavará aún más los esfuerzos de Rusia y Arabia Saudita por reducir los inventarios mundiales de petróleo al convencer a los proveedores tanto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo como de fuera de la OPEP para que reduzcan la producción.

El grupo mundial de proveedores, conocido como OPEP+, acordó a principios de este mes ampliar sus recortes de producción por otros nueve meses.

"Por un lado están los recortes de producción de la OPEP y hay algunos problemas geopolíticos en torno a Irán. Pero las perspectivas de la demanda son débiles y la oferta de Estados Unidos es perennemente buena con el petróleo de esquisto bituminoso, que parece haber cambiado estructuralmente la naturaleza del mercado petrolero", dijo Ziebell.

(Reportaje de Aaron Sheldrick; edición de Richard Pullin y Christian Schmollinger) traducido por www.serenitymarkets.com

LONDRES, 15 de julio (Reuters) - Los precios del petróleo subieron ligeramente el lunes, ya que los datos sobre la producción industrial y el comercio minorista de China superaron las expectativas, pero las ganancias se vieron limitadas por las cifras generales que muestran el crecimiento económico trimestral más lento del país en décadas.

Los futuros de crudo Brent subieron 40 centavos, o 0.6%, a $67.12 el barril en 0923 GMT, mientras que el crudo estadounidense subió 19 centavos, o 0.32%, a $60.40 el barril.

Ambos contratos en la semana pasada registraron sus mayores ganancias semanales en tres semanas por los recortes en la producción petrolera de Estados Unidos y las tensiones diplomáticas en el Medio Oriente.

El comercio asiático y europeo se vio impulsado por los datos económicos chinos más positivos, que podrían indicar un éxito temprano en los esfuerzos de estímulo del gobierno y potencialmente una mayor demanda de petróleo en la segunda economía del mundo.

Analistas del banco ANZ afirmaron que las importaciones de crudo de China en lo que va del año todavía parecen muy buenas, a pesar de que las importaciones cayeron en junio por segundo mes consecutivo.

"Creemos que la cuota adicional de petróleo crudo (dada) a las refinerías privadas debería mantener las importaciones optimistas en el segundo semestre de 2019", dijeron.

La producción de crudo de China subió a un récord de 13,07 millones de barriles por día en junio, un 7,7% más que el año anterior, tras la puesta en marcha de dos nuevas refinerías de gran tamaño, según los datos oficiales mostrados el lunes.

Aún así, el crecimiento económico de sólo un 6,2% en el segundo trimestre de 2019, el peor en 27 años, señaló el impacto de las tensiones comerciales con Washington y planteó la posibilidad de que se necesitaran más incentivos para reactivar la economía.

A pesar de la tregua acordada entre los presidentes chino y estadounidense el mes pasado, la guerra comercial sigue sin resolverse.

La Agencia Internacional de la Energía, con sede en París, dijo en su informe mensual del viernes que una producción abundante y un crecimiento lento dejarían a los mercados petroleros cada vez más sobreofertados hasta 2020.

"En lo que respecta a 2019, la postura más prudente de la demanda está bien establecida en el mercado y en la mayoría de los pronosticadores", dijo en una nota la consultora JBC Energy.

Las refinerías en el camino de la tormenta tropical Barry continuaron operando, aunque la tormenta ha reducido la producción de crudo del Golfo de México en un 73%, o 1.38 millones de barriles por día.

En Oriente Medio, el presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo el domingo en un discurso televisado que Irán está dispuesto a mantener conversaciones con Estados Unidos si Washington levanta las sanciones y vuelve al acuerdo nuclear de 2015 al que renunció el año pasado.

Mientras tanto, Gran Bretaña ha ofrecido facilitar la liberación del petrolero iraní Grace 1 si Teherán garantizaba que no iría a Siria.

(Informes adicionales de Florence Tan; edición de Kirsten Donovan)

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com

 

Seguimos pendientes de lo que pueda pasar a finales de mes en el FOMC y también de la temporada de resultados que comienza hoy. Vean que el oro está parado en los máximos del año, pero estamos creando un triángulo que sugiere salir por algún lado en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos, quizá con un ojo puesto en las previsiones de las empresas en los resultados para ver si la economía va a mejor o a peor y eso propicia movimientos de las autoridades.

oro.gif

15 de julio (Reuters) - Los precios del oro cayeron el lunes, consolidándose por encima del pivote de los 1.400 dólares, ya que los datos clave de China aliviaron las preocupaciones sobre la desaceleración económica mundial e impulsaron el apetito por activos de mayor riesgo.

El oro al contado cayó 0.2% y alcanzó los $1,413.20 la onza, a las 0717 GMT.

Los futuros sobre el oro en Estados Unidos subieron un 0,2%, a 1.415,10 dólares la onza.

La producción industrial de China en junio subió un 6,3% con respecto al año anterior, superando la previsión del 5,2%, mientras que la inversión en activos fijos de enero a junio subió un 5,8% con respecto al mismo período del año pasado, superando la previsión de los analistas de un aumento del 5,5%.

"Los datos económicos de China, mejores de lo esperado, sólo erosionan la preocupación de que la desaceleración mundial no sea tan profunda como se esperaba, causando por lo tanto una cierta toma de ganancias en oro", dijo Howie Lee, economista del Banco OCBC.

Mientras tanto, el crecimiento económico de China se desaceleró al 6,2% en el segundo trimestre con respecto al año anterior, el ritmo más débil en al menos 27 años.

"Dicho esto, el panorama general del crecimiento sigue siendo débil. Más tensiones en torno a las conversaciones comerciales (entre Estados Unidos y China) y preocupaciones geopolíticas en Oriente Medio, la necesidad de oro como cobertura sigue siendo fuerte", añadió.

"Los datos de las ventas al por menor y de la producción industrial que llegaron a niveles más altos sugieren que la economía está en mejor forma y eso significa menos potencial de estímulo por parte de los funcionarios en China", dijo Michael McCarthy, estratega jefe de mercado de CMC Markets.

Las acciones asiáticas avanzaron el lunes, lo que redujo el atractivo del oro, ya que los alentadores datos chinos sugieren que la segunda economía más grande del mundo podría estar comenzando a estabilizarse debido a la intensificación de los estímulos de Pekín.

El índice del dólar, que también pesa sobre los precios del oro, subió el lunes frente a una cesta de las principales divisas.

Sin embargo, el índice del dólar cayó durante tres sesiones consecutivas debido a las perspectivas de un recorte de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de los EE.UU. a finales de este mes.

"El próximo gran evento para el oro es la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto a finales de este mes, ya que las expectativas fluctúan entre un recorte de un cuarto por ciento y un medio por ciento, deberíamos ver que eso tiene un impacto en los precios del oro", dijo McCarthy.

Mientras tanto, los fondos de cobertura y los gestores de dinero recortaron su posición alcista en el oro COMEX en la semana que finalizó el 9 de julio, según informó el viernes la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC) de los Estados Unidos.

Desde el punto de vista técnico, el oro spot parece neutral en un rango estrecho de entre 1.404 y 1.421 dólares la onza, y un escape podría sugerir una dirección, según el analista técnico de Reuters Wang Tao.

Entre otros metales preciosos, la plata subió 0.4% a $15.27 por onza y el paladio subió 1% a $1,560.47.

El platino subió 0.5% a $832 la onza, después de alcanzar su máximo desde el 4 de julio con $838.73. (Reportaje de Brijesh Patel en Bengaluru; Editado por Subhranshu Sahu y Sherry Jacob-Phillips)

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com

 

12 de julio (Reuters) - El oro subió el viernes y estaba en camino de registrar una ganancia semanal, apoyado por un dólar en baja y datos comerciales chinos más débiles de lo esperado, lo que avivó las preocupaciones sobre el crecimiento mundial.

El oro al contado avanzó 0.2% alcanzando los $1,406.80 la onza a partir de 1014 GMT. El oro ha subido alrededor del 0,5% en lo que va de la semana.

Los futuros sobre el oro en Estados Unidos subieron 0.1% a $1,407.60 la onza.

"Tenemos datos comerciales (de China) de esta mañana que decepcionaron principalmente por el lado de las importaciones, lo que sugiere que la economía china todavía está en dificultades", dijo el analista Carsten Menke, de Julius Baer.

"Esto proveyó combustible a las preocupaciones de crecimiento, por eso el oro como refugio seguro se beneficia."

Las exportaciones de China cayeron en junio al aumentar Estados Unidos la presión comercial, mientras que las importaciones se redujeron más de lo esperado, lo que apunta a nuevas tensiones en la segunda economía más grande del mundo.

También ayudó al oro el índice del dólar, que se relajó por tercera vez consecutiva, ya que los datos de inflación de Estados Unidos, más fuertes de lo esperado, no lograron sacudir las convicciones de que la Reserva Federal comenzará a recortar las tasas de interés este mes.

A pesar de los sólidos datos básicos del índice de precios al consumidor de Estados Unidos, los mercados monetarios todavía indicaron un recorte de tipos a finales de julio y un recorte acumulado de 64 puntos básicos para finales de 2019.

"Los comentarios de la Reserva Federal y las actas de esta semana fueron muy optimistas y han dado al mercado la esperanza de que podría haber una posibilidad de un recorte de 50 puntos básicos", dijo la analista de ABN Amro, Georgette Boele.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, indicó el jueves que es probable que se produzca un recorte de tipos en la próxima reunión de la Reserva Federal, ya que las empresas ralentizan la inversión debido a las disputas comerciales y su impacto en el crecimiento mundial.

El oro al contado ha subido más de un 11% desde que tocó el mínimo anual de 1.265,85 dólares la onza en mayo, principalmente por las expectativas de una política monetaria agresiva y las preocupaciones de crecimiento.

"El mercado es claramente más agresivo que nosotros, por lo que existe la posibilidad de decepción por el lado de las tasas", señaló Menke.

"Así que, si no conseguimos tres recortes de tipos para finales de año, esto podría ser un detonante para una pequeña corrección a corto plazo en el oro".

En el aspecto técnico, el oro al contado está sesgado para romper un soporte de 1.404 dólares por onza y volver al siguiente soporte de 1.387 dólares, según el analista técnico de Reuters, Wang Tao.

Por otra parte, la plata se mantuvo estable en 15,11 dólares la onza y el platino cayó 0,6% a 816 dólares.

El paladio cayó 0.5% a $1,553.50 la onza, alejándose de un pico de 16 semanas de $1,605.52 tocado en la sesión anterior. (Reportaje de Eileen Soreng en Bengaluru; Edición de Jan Harvey) traducido por www.serenitymarkets.com

 

El principal mensaje de este Informe es que en 1S19 la oferta de petróleo ha superado la demanda en 0,9 mb/d. Nuestros últimos datos muestran un superávit global en el 2T19 de 0,5 mb/d frente a las expectativas previas de un déficit de 0,5 mb/d. Este superávit se suma a la enorme acumulación de existencias observada en la segunda mitad de 2018, cuando la producción de petróleo aumentó justo cuando el crecimiento de la demanda comenzó a decaer. Evidentemente, la rigidez del mercado no es un problema por el momento y cualquier reequilibrio parece haber avanzado más en el futuro.

Mientras tanto, la decisión ampliamente esperada por los ministros de la OPEP+ de prorrogar su acuerdo de producción hasta marzo de 2020 constituye una orientación, pero no cambia las perspectivas fundamentales de un mercado con exceso de oferta. En nuestros balances, asumiendo una producción constante de la OPEP al nivel actual de alrededor de 30 mb/d, al final del primer trimestre del año 20 las existencias podrían aumentar en 136 mb netos. La demanda de crudo de la OPEP a principios de 2020 podría reducirse a sólo 28 mb/d.

Evidentemente, esto supone un gran reto para aquellos que han asumido la tarea de gestionar el mercado. El panorama evolucionará a medida que avance 2019, pero a corto plazo la principal área de interés sigue siendo el crecimiento de la demanda. Si bien las estimaciones del PIB que se encuentran detrás de nuestras previsiones no han variado con respecto al informe del mes pasado, hay indicios de un deterioro del comercio y de la actividad manufacturera. Datos recientes muestran que la producción manufacturera global en el 2T19 cayó por primera vez desde finales de 2012 y los nuevos pedidos han disminuido a un ritmo rápido. En el lado positivo, el ambiente en torno a la disputa comercial entre EE.UU. y China parece haber mejorado y la resolución de los problemas pendientes sería un estímulo masivo para la confianza económica.

Las perspectivas de crecimiento de la demanda de petróleo en 2019 son muy similares a las de nuestro último informe de 1,2 mb/d. Sobre la base de que las perspectivas económicas para 2020 son mejores, se producirá un repunte a 1,4 mb/d. Esto a pesar de que hemos rebajado nuestra estimación de crecimiento de la demanda mundial de petróleo en el 2T19 en 0,45 mb/d. Hay muchas razones para ello: La demanda europea es lenta; el crecimiento en la India desapareció en abril y mayo debido a la ralentización de las entregas de GLP y a la debilidad del sector de la aviación; y en los EE.UU. la demanda de gasolina y gasóleo en el primer semestre de 2019 es inferior en términos interanuales. A menos que el contexto económico y las disputas comerciales empeoren, se espera que el crecimiento mundial sea mayor en el segundo semestre de 1900. Habrá apoyo de los precios del petróleo, que, si se mantienen aproximadamente donde están hoy, estarán alrededor de un 8% por debajo de los niveles observados el año pasado.

Las tensiones geopolíticas siguen siendo elevadas en el Golfo de Oriente Próximo y recientemente hemos sido testigos de la interceptación de un petrolero iraní en el Mediterráneo. Aun así, el impacto en el precio del petróleo ha sido mínimo sin una verdadera prima de seguridad de suministro. Este no es el caso de los costos de envío, ya que los informes sobre las tarifas de los seguros del Golfo están aumentando drásticamente. Por ahora, las operaciones marítimas en la región están cerca de la normalidad y los mercados se mantienen en calma debido a la debilidad económica, a las elevadas reservas de petróleo y a un importante colchón de capacidad de producción disponible. Como siempre, la AIE sigue vigilando de cerca la situación de la seguridad del suministro y está en contacto regular con sus miembros y socios.

Traducido por www.serenitymarkets.com 

SEÚL/SINGAPUR, 12 de julio (Reuters) - Los precios del petróleo rondaban los máximos de seis semanas el viernes y estaban en camino hacia una ganancia semanal, ya que los productores de petróleo de Estados Unidos en el Golfo de México redujeron más de la mitad de su producción debido a una tormenta tropical y a que las tensiones continuaban latentes en el Medio Oriente.

Los futuros de crudo Brent subieron 57 centavos, o el 0,9%, a 67,09 dólares por barril en 0642 GMT. La referencia internacional se estabilizó el jueves en 0,7% después de alcanzar su nivel más alto desde el 30 de mayo, en 67,65 dólares.

Los futuros de crudo del U.S. West Texas Intermediate (WTI) subieron 46 centavos, o 0.8%, a $60.66 el barril. En la sesión anterior, el índice de referencia de Estados Unidos subió a 60,94 dólares, su nivel más alto desde el 23 de mayo.

Los precios del Brent han subido un 4,4% esta semana, mientras que los precios del WTI subieron un 5,4%. Ambos crudos de referencia registraron caídas la semana pasada.

Para el jueves, las compañías petroleras del Golfo de México habían reducido más de un millón de barriles por día (bpd) de producción, o el 53% de la producción de la región, debido a la tormenta tropical Barry, que podría tocar tierra el sábado en la costa de Luisiana.

Se pronosticó que la tormenta se convertiría en un huracán de categoría uno con vientos de al menos 74 millas por hora (119 km por hora).

"El petróleo crudo Brent.... amplió sus ganancias a medida que las tormentas en el Golfo de México detuvieron la producción de petróleo y los inventarios de petróleo de EE.UU. continuaron retrocediendo más de lo esperado", dijo ANZ Bank en una nota.

Los inventarios de petróleo de los Estados Unidos han disminuido durante cuatro semanas consecutivas. El petróleo cayó 9.5 millones de barriles en la semana hasta el 5 de julio, informó la Administración de Información Energética (EIA), una caída que triplicó con creces los 3.1 millones de barriles que los analistas esperaban.

Kim Kwang-rae, analista de materias primas de Samsung Futures en Seúl, dijo que se espera que una fuerte caída en las acciones del crudo estadounidense y los riesgos geopolíticos mantengan tanto a Brent como al WTI en los niveles actuales.

"Como es probable que los riesgos geopolíticos que involucran a Irán persistan, eso apoyaría que el WTI se mantenga por encima de los $60 el barril, mientras que se espera que Brent se mantenga por encima de los $65 el barril pero por debajo de los $70 por el momento", dijo Kim.

El supuesto intento de Irán de bloquear un petrolero de propiedad británica aumentó las tensiones en Oriente Medio tras los ataques a los petroleros y el derribo del avión teledirigido estadounidense por Irán en junio.

El viernes, Irán pidió a Gran Bretaña que liberara inmediatamente un petrolero que los Royal Marines británicos incautaron la semana pasada bajo la sospecha de que estaba rompiendo las sanciones europeas al llevar petróleo a Siria, dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores a la agencia estatal de noticias IRNA.

"Mientras que un conflicto militar a gran escala sigue siendo el escenario menos probable, los fuertes aumentos en el costo de los seguros harán que el transporte de crudo sea más costoso y que se exploren nuevas rutas, retrasando las llegadas de crudo", dijo Edward Moya, analista senior de mercado de PANDA en Nueva York.

Pero la perspectiva de una menor demanda de petróleo en 2020 por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo mantuvo a raya las ganancias de precios. La OPEP dijo que el mundo necesitaría 29,27 millones de bpd de crudo de sus 14 miembros en 2020, 1,34 millones de bpd este año.

(Reportaje de Jane Chung en SEÚL y Koustav Samanta en SINGAPUR; Edición de Richard Pullin y Christian Schmollinger)

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com

 

LONDRES, 11 de julio (Reuters) - Los precios del petróleo alcanzaron su nivel más alto en seis semanas el jueves, cuando las plataformas petrolíferas del Golfo de México fueron evacuadas antes de una tormenta, mientras que un incidente con un petrolero británico en el Medio Oriente puso de manifiesto las tensiones en la región.

Los futuros de crudo Brent subieron 32 centavos a 67,33 dólares el barril en 1153 GMT. A principios de la sesión alcanzaron su nivel más alto desde el 30 de mayo, con 67,65 dólares, después de terminar el miércoles con una subida del 4,4%.

Los futuros de crudo del U.S. West Texas Intermediate subieron 25 centavos a $60.68 el barril, habiendo alcanzado su nivel más alto desde el 23 de mayo, en $60.94. Ganaron un 4,5% en la sesión anterior.

Un día después de que Irán advirtiera a Gran Bretaña de las "consecuencias" de la incautación de un petrolero iraní, tres buques iraníes intentaron bloquear el paso de un barco británico dirigido por BP a través del Estrecho de Hormuz, dijo el gobierno británico. Se retiraron tras las advertencias de un buque de guerra británico.

"Lo que pasó era parcialmente esperado. Señalamos la semana pasada que es probable que Irán haga algo así", dijo Olivier Jakob, analista de petróleo de Petromatrix.

"Podrían haber creado un poco de perturbación, pero no salió nada de ella. Por ahora estamos en un proceso de intimidación y guerra psicológica... Para tener una fuerte reacción de precios, necesitas que algo suceda de verdad".

Los precios del petróleo también se vieron favorecidos por la caída del dólar, luego de que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reforzara las expectativas de recortes en las tasas de interés de los Estados Unidos.

"Powell citó las incertidumbres comerciales que rodean al crecimiento económico como una razón potencial para recortar las tasas de interés. No es de extrañar que las acciones subieran y el dólar se debilitara, lo que proporcionó un impulso adicional a los precios del petróleo y alivió los temores de la destrucción del crecimiento de la demanda", dijeron los analistas del Commerzbank en una nota.

La caída de los inventarios en Estados Unidos también impulsó el precio del petróleo. El petróleo cayó 9.5 millones de barriles durante la semana del 5 de julio, según la Administración de Información Energética (EIA), más de los 3.1 millones de barriles que los analistas esperaban.

Los productores de petróleo estadounidenses redujeron el miércoles casi un tercio de su producción en el Golfo de México antes de lo que podría ser una de las primeras grandes tormentas de la temporada de huracanes en el Atlántico.

Sin embargo, los precios del petróleo abandonaron algunas ganancias, ya que el jueves la OPEP pronosticó que la demanda mundial de su crudo disminuiría el año próximo a medida que sus rivales impulsaran más su producción, lo que apuntaba al retorno de un superávit a pesar de un pacto liderado por la OPEP para restringir la oferta.

(Reportaje adicional de Aaron Sheldrick en Tokio; Edición de Dale Hudson)

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com