Sábado, 15 Diciembre 2018

Materias Primas

By John Kemp

LONDRES, 10 de diciembre (Reuters) - La perspectiva de debilitamiento del consumo de petróleo, junto con el aumento de la producción de esquisto estadounidense y unas sanciones más suaves de lo esperado por parte de Estados Unidos contra Irán, han convencido a la mayoría de los operadores de que el mercado está entrando en un período de exceso de oferta.

En el período previo a la reunión de la OPEP celebrada la semana pasada en Viena, los gestores de fondos de cobertura tenían poca confianza en la capacidad de la organización para reducir la producción lo suficiente como para evitar un mercado con exceso de oferta el año próximo.

Los gestores de fondos vendieron otros 32 millones de barriles de futuros y opciones Brent en la semana hasta el 4 de diciembre, con lo que las ventas totales en las últimas 10 semanas alcanzaron la cifra récord de 360 millones de barriles.

Los fondos mantienen ahora algo más de dos posiciones largas por cada posición corta, por debajo de un ratio de más de 19:1 a finales de septiembre, y la posición menos alcista durante 17 meses.

Las posiciones cortas bajistas han subido a 117 millones de barriles, frente a los 27 millones de finales de septiembre y la cifra más alta desde junio de 2017.

El pesimismo sobre las perspectivas de los precios del crudo se reflejó en un colapso similar del sentimiento hacia los destilados medios como el gasóleo

Los gestores del fondo vendieron otros 20 millones de barriles de gasóleo europeo, con lo que las ventas totales en las últimas ocho semanas ascendieron a 82 millones de barriles.

Los fondos son los menos alcistas hacia los destilados medios desde julio de 2017, según un análisis de los datos de posición de ICE Futures Europe.

Los destilados medios están fuertemente orientados hacia el ciclo económico porque la mayor parte del fuel oil destilado se utiliza en el transporte de carga (marítimo, ferroviario, aéreo, camiones), fabricación, minería y agricultura.

Por lo tanto, el colapso del sentimiento hacia los destilados es coherente con la creciente preocupación por las perspectivas de la economía mundial en 2019.

Los temores de los inversores sobre el impacto de las tensiones comerciales y el aumento de la incertidumbre sobre la inversión y el crecimiento de las empresas el año que viene están oscureciendo las perspectivas para los destilados, al igual que están afectando a los mercados de renta variable.

AJUSTE DE MERCADO

El exceso de oferta esperado de crudo se ha reflejado en la fuerte caída de los precios al contado del Brent desde principios de octubre y en la curva de futuros que pasa del backwardation al contango.

La semana pasada, la OPEP y algunos países no pertenecientes a la OPEP acordaron reducir su producción en 1,2 millones de barriles diarios durante los primeros seis meses de 2019 con respecto al nivel de octubre de 2018.

La mayoría de los recortes provendrán de Arabia Saudita, y es probable que las contribuciones más pequeñas provengan de Rusia, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Omán.

Es poco probable que otros países de la OPEP y de fuera de la OPEP reduzcan voluntariamente su producción en una cantidad significativa, por lo que su participación en el acuerdo es en su mayor parte simbólica.

Los recortes de producción planeados invierten el aumento de la producción del grupo OPEP+ y deberían compensar la aplicación más suave de las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

Al reducir la producción de forma rápida y agresiva, la OPEP+ podría evitar un gran aumento de las existencias de petróleo el año próximo y un colapso de los precios similar al de 2014/15.

A diferencia de 2014, la OPEP, dirigida por Arabia Saudita, ha optado por sacrificar su cuota de mercado en un esfuerzo por defender los precios a un nivel más alto a pesar del rápido crecimiento del esquisto estadounidense.

Pero es poco lo que el grupo puede hacer ante el deterioro de las perspectivas económicas, lo que implica la necesidad de un período de reducción de los precios del petróleo para frenar la producción y estimular el consumo a fin de mantener el equilibrio del mercado.

Y a medida que la economía mundial se recupera de la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, el aumento de las tasas de interés, el endurecimiento de las condiciones crediticias y una desaceleración económica más amplia, la reducción de los precios del petróleo es una parte necesaria del proceso de ajuste económico.

Traducido por serenitymarkets.com

Ya que estiman que a esos niveles la destrucción de la demanda sería de gran intensidad, y unos precios así serían, además aprovechados por EEUU para producir mucho más. Incluso sería de esperar que Trump amenazar con vender la reserva estratégica. 

No quieren decir los expertos que vaya a llegar ahí, simplemente que si a lo largo del año lo hiciera, ese sería su claro techo. 

Se dice en el mercado que la OPEP y Rusia se darían con un canto en los dientes si consiguen estabilizar el precio por encima de los 60$

serenitymarkets.com. Dicen que con 1,2 millones de barriles menos al día, se ayuda considerablemente a reducir el desfase entre la oferta y la demanda, pero ojo, de ninguna manera la elimina...

El problema está en EEUU que desde 2016 ha subido la producción en 2,5 millones de barriles diarios hasta la producción actual de 11,7 millones y que todo parece indicar va a subir más. 

En suma acuerdo sin la firma del primer productor del mundo. 

Irán se ha salido con la suya y está exento de la rebaja. 

Positivo a corto plazo por tanto para el petróleo, esta rebaja de 800.000 de la OPEP y 400.000 del resto de países, pero no es suficiente para garantizar precios mucho más estables más altos. 

 

Últimos Materias Primas

TodoHistorial 89441

Últimas noticias

MasNoticias 6c745