LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Materias Primas

SINGAPUR, 8 de abril (Reuters) - Los precios del petróleo subieron a su nivel más alto desde noviembre de 2018 el lunes, impulsados por los continuos recortes en el suministro de la OPEP, las sanciones de EE.UU. contra Irán y Venezuela, la lucha en Libia, así como los sólidos datos de empleo de EE.UU..

Los futuros internacionales de referencia Brent se situaron en 70,62 dólares por barril a las 0716 GMT del lunes, lo que supone un aumento de 28 céntimos, o del 0,4 por ciento con respecto a su último cierre.

El crudo U.S. West Texas Intermediate (WTI) subió 30 centavos, o 0.5 por ciento, a $63.39 por barril.

Brent y WTI alcanzaron su nivel más alto desde noviembre, con 70,76 y 63,48 dólares el barril, respectivamente, a primeras horas del lunes.

Para apuntalar los precios, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y aliados no afiliados como Rusia, conocida como OPEP+, se han comprometido a retener alrededor de 1,2 millones de barriles por día (bpd) de suministro este año.

"Los continuos recortes en el suministro de la OPEP y las sanciones de EE.UU. a Irán y Venezuela han sido el principal impulsor de los precios a lo largo de este año", dijo Hussein Sayed, estratega jefe de mercado de la firma de corretaje de futuros FXTM.

"Sin embargo, el último impulso se debe a la escalada de los combates en Libia, que amenaza con una mayor interrupción del suministro", añadió.

Por otro lado, el viernes se publicaron datos alentadores en cuanto a los puestos de trabajo en Estados Unidos.

"Los alcistas del petróleo se están animando con los fuertes datos de empleo en los EE.UU.", dijo Sukrit Vijayakar, director de la consultora de energía Trifecta.

A pesar de la gran cantidad de factores que impulsan los precios, siguen existiendo factores que podrían reducir el petróleo a finales de este año.

Rusia es un participante reticente en su acuerdo con la OPEP para contener la producción, y podría aumentarla si el acuerdo no se prorroga antes de que expire el 1 de julio, dijo el viernes el ministro de Energía, Alexander Novak.

La producción de petróleo de Rusia alcanzó un récord nacional de 11,16 millones de barriles diarios el año pasado.

En Estados Unidos, la producción de crudo alcanzó un récord mundial de 12,2 millones de barriles diarios a finales de marzo.

Las exportaciones de crudo de EE.UU. también han aumentado, superando los 3 millones de barriles diarios por primera vez a principios de este año.

"Con los nuevos oleoductos Permian (a partir de julio), podemos ver un aumento de 500.000 a 600.000 bpd en las exportaciones de EE.UU.", dijo la consultora energética FGE en una nota.

También sigue habiendo preocupación por la salud de la economía mundial, especialmente si China y los Estados Unidos no logran resolver pronto su disputa comercial.

"La demanda mundial se ha debilitado, y los aranceles existentes sobre los envíos de productos chinos a Estados Unidos están proporcionando un obstáculo adicional", dijo el lunes la agencia de calificación Moody's, aunque agregó que las medidas de estímulo chino probablemente apoyarán el crecimiento en 2019.

(Reportado por Henning Gloystein; Editado por Richard Pullin y Tom Hogue) traducido por www.serenitymarkets.com

 

8 de abril (Reuters) - Los precios del oro subieron a un máximo de una semana el lunes cuando el dólar cayó después de que los datos mostraran una desaceleración del crecimiento salarial en Estados Unidos el mes pasado, mientras que los inversores esperaban las actas de la reunión de marzo de la Reserva Federal de Estados Unidos a finales de esta semana.

El oro al contado avanzó 0.4 por ciento para situarse en los $1,296.06 la onza a las 0605 GMT, tras haber alcanzado un máximo en la sesión de $1,296.83 anteriormente. Los futuros de oro de EE.UU. también subieron un 0,4 por ciento, a 1.300,40 dólares la onza.

"El índice del dólar se está retirando de los máximos de varias semanas y los precios del oro se están moviendo con este viento a favor de un dólar más suave", dijo Margaret Yang, analista de mercado de CMC Markets, Singapur.

"Aunque los datos de las nóminas no agrícolas fueron mejores de lo esperado, los empleos manufactureros cayeron, lo que es una mala señal para el sector y no muestra una imagen muy clara de las perspectivas económicas.

El dólar cayó un 0,2 por ciento frente a sus principales rivales, lo que hizo que el oro fuera más barato para los poseedores de otras monedas.

Aunque el crecimiento del empleo se aceleró desde su nivel más bajo en 17 meses en marzo, los datos del viernes mostraron una desaceleración en el crecimiento salarial y recortes de empleo en el sector manufacturero, la primera caída en las nóminas de las fábricas desde julio de 2017.

La moderación en el crecimiento de los salarios apoyó la decisión de la Reserva Federal de abandonar las subidas de los tipos de interés este año.

Los mercados están a la espera de las actas de la reunión del Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC) del mes de marzo, que se celebrará el miércoles, para conocer la orientación de la política monetaria futura de la Reserva Federal.

"Pero en última instancia, el comodín sigue siendo las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China", dijo Stephen Innes, jefe de estrategia comercial y de mercado de SPI Asset Management, y agregó que los mercados de valores se dispararían a raíz de las noticias sobre un acuerdo, lo que mermaría el atractivo a corto plazo del oro.

Está previsto que los negociadores de Estados Unidos y China reanuden las discusiones esta semana para tratar de asegurar un pacto que ponga fin a la batalla arancelaria de un año de duración.

Las acciones asiáticas alcanzaron máximos de siete meses atrás, mientras que los inversores alentaron el repunte de las nóminas americanas e insinuaron un mayor estímulo en China, lo que limitó las ganancias del oro.

Un repunte en los mercados de valores ha llevado a los inversores a reducir su exposición al oro recientemente, dijeron los analistas.

Los especuladores redujeron sus apuestas alcistas en oro COMEX en la semana hasta el 2 de abril, dijo el viernes la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de los Estados Unidos (CFTC).

La participación en el mayor fondo cotizado en bolsa respaldado por oro del mundo, SPDR Gold Trust, también cayó hasta un 3 por ciento la semana anterior, su mayor descenso semanal desde finales de noviembre de 2016.

Entre otros metales preciosos, el platino spot subió un 1,4 por ciento a 907,15 dólares la onza, después de alcanzar su máximo de más de diez meses de 912,90 dólares en la sesión anterior.

El paladio subió 0.2 por ciento a $1,372.61 y la plata subió 0.3 por ciento a $15.12. (Reportaje de K. Sathya Narayanan y Swati Verma en Bengaluru; Edición de Shreejay Sinha).

Traducción realizada por www.serenitymarkets.com

 

Por Chris Prentice

WASHINGTON, 4 de abril (Reuters) - El largo proceso de aprobación de China de los cultivos transgénicos sigue siendo un punto conflictivo en las conversaciones para poner fin a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, según dos fuentes con conocimiento de las conversaciones.

Pekín ha tardado años en aprobar nuevas cepas de cultivos transgénicos, que las empresas y los agricultores de Estados Unidos han denunciado el fuerte descenso del comercio al restringir las ventas de nuevos productos de empresas como DowDuPont Inc, Bayer AG y Syngenta AG.

El tema es una de las muchas quejas de Estados Unidos que la administración del presidente Donald Trump está exigiendo que China resuelva las disputas comerciales que han costado miles de millones de dólares a ambos países y que han ralentizado la economía mundial.

Trump dijo el jueves que las dos partes se estaban acercando a un acuerdo que podría anunciarse en unas cuatro semanas, aunque todavía había diferencias que salvar.

Los cultivos transgénicos y el proceso de aprobación siguen siendo un "gran tema" en las discusiones, dijo una de las fuentes, que habló con la condición de mantener el anonimato.

El tema ha sido una fuente de tensión entre los dos países durante años. China es el mayor comprador de soja estadounidense, la mayor parte de la cual está modificada genéticamente. Si no aprueba nuevas cepas, los agricultores de Estados Unidos no pueden plantarlas porque China puede rechazar los envíos que las incluyen.

Las empresas de semillas no pueden comercializar completamente las ventas de nuevas cepas sin esas aprobaciones. Las dos partes parecían haber hecho algunos progresos al respecto en enero, cuando China aprobó la importación de un puñado de cultivos transgénicos. Fueron los primeros en 18 meses. La medida no abordó las principales preocupaciones de Estados Unidos sobre las demoras en el proceso.

Una portavoz de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, que dirige el equipo de Washington en las discusiones, no respondió inmediatamente a la solicitud de confirmación o comentario.

El Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China no respondió inmediatamente a las preguntas enviadas por fax el viernes, que era fiesta en China.

No está claro qué diferencias sobre el tema persisten. Estados Unidos quiere que China acelere su proceso de aprobación y lo haga más similar al de Washington.

Pekín permite la importación de soja y maíz transgénicos para su uso en la alimentación animal, aunque no permite su plantación.

China compró alrededor del 60 por ciento de las exportaciones de soja de Estados Unidos, por valor de unos 12.000 millones de dólares, antes de la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China, y pudo rechazar los envíos de variedades no aprobadas.

Pekín prometió acelerar el examen de las solicitudes durante las conversaciones comerciales previas con los Estados Unidos en 2017. En el pasado, Pekín ha retrasado las aprobaciones de productos OGM importados en medio de la preocupación por el sentimiento anti OGM en China.

Se espera que el acuerdo comercial, si se acuerda, incluya un plazo de seis años para las compras de más de 1 billón de dólares en bienes estadounidenses, incluidos los productos básicos.

(Informe de Chris Prentice en Washington Informes adicionales de Tom Polansek en Chicago y Andrew Galbraith en Shanghái Edición de Simon Webb y Grant McCool) Traducido por www.serenitymarkets.com 

LONDRES/DUBAI, 5 de abril (Reuters) - Arabia Saudita amenaza con vender su petróleo en monedas distintas al dólar si Washington aprueba un proyecto de ley que expone a los miembros de la OPEP a demandas antimonopolio de Estados Unidos, según tres fuentes familiarizadas con la política energética saudita.

Dijeron que la opción había sido discutida internamente por altos funcionarios de energía saudíes en los últimos meses. Dos de las fuentes dijeron que el plan había sido discutido con los miembros de la OPEP y una fuente informó sobre la política petrolera saudita, diciendo que Riyadh también había comunicado la amenaza a altos funcionarios de energía de Estados Unidos.

Las posibilidades de que el proyecto de ley estadounidense conocido como NOPEC entre en vigor son escasas y es poco probable que Arabia Saudita siga adelante, pero el hecho de que Riad esté considerando un paso tan drástico es una señal de la molestia del reino sobre los posibles desafíos legales de Estados Unidos a la OPEP.

En el improbable caso de que Riad se deshiciera del dólar, socavaría su condición de principal moneda de reserva del mundo, reduciría la influencia de Washington en el comercio mundial y debilitaría su capacidad para imponer sanciones a los Estados nacionales.

"Los saudíes saben que tienen el dólar como opción nuclear", dijo una de las fuentes familiarizadas con el asunto.

"Los saudíes dicen: dejen que los estadounidenses aprueben la NOPEC y será la economía de Estados Unidos la que se desmoronará", dijo otra fuente.

El Ministerio de Energía de Arabia Saudita no respondió a una solicitud de comentarios.

Un funcionario del Departamento de Estado de los EE.UU. dijo: "como regla general, no hacemos comentarios sobre la legislación pendiente."

El Departamento de Energía de los Estados Unidos no respondió a una solicitud de comentarios. El Secretario de Energía, Rick Perry, ha dicho que la NOPEC podría tener consecuencias imprevistas.

HEGEMONÍA DEL DÓLAR

La NOPEC (No Oil Producing and Exporting Cartels Act) fue introducida por primera vez en el año 2000 y su objetivo es eliminar la inmunidad soberana de la ley antimonopolio de Estados Unidos, allanando el camino para que los estados de la OPEP sean demandados por reducir la producción en un intento de elevar los precios del petróleo.

Aunque el proyecto de ley nunca se ha convertido en ley a pesar de numerosos intentos, la legislación ha cobrado impulso desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo. Trump dijo que apoyó a la NOPEC en un libro publicado en 2011 antes de ser elegido, aunque no ha expresado su apoyo a la NOPEC como presidente.

En cambio, Trump ha subrayado la importancia de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, incluidas las ventas de equipo militar estadounidense, incluso después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi el año pasado.

Un movimiento de Arabia Saudita para deshacerse del dólar sería bien recibido por los grandes productores de petróleo no pertenecientes a la OPEP, como Rusia, así como por los principales consumidores, China y la Unión Europea, que han estado pidiendo que se tomen medidas para diversificar el comercio mundial, en lugar del dólar, para diluir la influencia de Estados Unidos sobre la economía mundial.

Rusia, que está sujeta a sanciones estadounidenses, ha intentado vender petróleo en euros y yuan chino, pero la proporción de sus ventas en esas monedas no es significativa.

Venezuela e Irán, que también están bajo las sanciones de Estados Unidos, venden la mayor parte de su petróleo en otras monedas, pero han hecho poco para desafiar la hegemonía del dólar en el mercado petrolero.

Sin embargo, si un aliado estadounidense de gran tradición, como Arabia Saudita, se uniera al club de los vendedores de petróleo que no venden en dólares, sería un movimiento mucho más significativo que probablemente ganaría fuerza dentro de la industria.

¿QUÉ HAY QUE HACER SI?

Arabia Saudita controla una décima parte de la producción mundial de petróleo, aproximadamente a la par de sus principales rivales - Estados Unidos y Rusia. Su empresa petrolera Saudi Aramco tiene la corona del mayor exportador de petróleo del mundo con ventas de 356.000 millones de dólares el año pasado.

Dependiendo de los precios, se estima que el petróleo representa entre el 2 y el 3 por ciento del producto interno bruto mundial. Al precio actual de 70 dólares por barril, el valor anual de la producción mundial de petróleo es de 2,5 billones de dólares.

No todos esos volúmenes de petróleo se negocian en la moneda de Estados Unidos, pero al menos el 60 por ciento se negocia a través de petroleros y oleoductos internacionales, y la mayoría de esas transacciones se realizan en dólares.

El comercio de derivados, como los futuros y opciones sobre petróleo, se realiza principalmente en dólares. Las dos bolsas de energía más importantes del mundo, ICE y CME, negociaron mil millones de lotes de derivados del petróleo en 2018 con un valor nominal de unos 5 billones de dólares.

La perspectiva de la NOPEC ya ha tenido implicaciones para la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Qatar, uno de los principales miembros de la OPEP del Golfo, abandonó el grupo en diciembre debido al riesgo de que la NOPEC pudiera perjudicar sus planes de expansión en Estados Unidos.

Dos fuentes dijeron que a pesar de aumentar la amenaza del dólar, Arabia Saudita no creía que tuviera que seguir adelante.

"No creo que el proyecto de ley de la NOPEC sea aprobado, pero los saudíes tienen escenarios de 'qué pasaría si'", dijo una de las fuentes.

VENTA DE ACTIVOS

En el caso de que se produjera una medida tan drástica, el impacto tardaría algún tiempo en materializarse, dadas las prácticas de décadas de la industria que se han desarrollado en torno al dólar estadounidense, desde los préstamos hasta la compensación cambiaria.

Otras amenazas potenciales que surgieron en las discusiones saudíes sobre las represalias contra la NOPEC incluyeron la liquidación de las propiedades del reino en Estados Unidos, dijeron las fuentes.

El reino tiene casi un billón de dólares invertidos en los Estados Unidos y posee unos 160.000 millones de dólares en bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Si cumpliera con su amenaza, Riyadh también tendría que deshacerse de la paridad del rial saudí con el dólar, que se ha intercambiado a un tipo de cambio fijo desde 1986, dijeron las fuentes.

Estados Unidos, el mayor consumidor de petróleo del mundo, dependió en gran medida de los suministros saudíes y de la OPEP durante décadas, al tiempo que apoyaba militarmente a Riyadh contra su archienemigo Irán.

Pero el aumento de la producción de petróleo de esquisto bituminoso en el país ha hecho que Washington dependa menos de la OPEP, lo que le ha permitido ser más enérgico en la forma en que trata con Arabia Saudita y otras naciones de Oriente Medio.

Durante el último año, Trump ha pedido regularmente a la OPEP que extraiga más petróleo para bajar los precios mundiales del petróleo, y ha vinculado sus demandas con el apoyo político a Riad, algo que las anteriores administraciones de Estados Unidos se han abstenido de hacer, al menos públicamente. (Reportaje de Dmitry Zhdannikov y Alex Lawler en Londres y Rania El Gamal en Dubai; Reportaje adicional de Timothy Gardner en Washington; edición de David Clarke) traducido por www.serenitymarkets.com

 

TOKIO, 5 de abril (Reuters) - Los precios del petróleo cayeron el viernes, con el Brent alejándose de la marca de 70 dólares alcanzada el día anterior, empujado a la baja por la preocupación por el progreso de las conversaciones comerciales entre EE.UU. y China.

Los futuros internacionales de referencia Brent cayeron 15 centavos, o el 0,2 por ciento, a 69,25 dólares el barril en 0455 GMT, tras haber alcanzado los 70,03 dólares en la sesión anterior, el nivel más alto desde el 12 de noviembre.

El crudo U.S. West Texas Intermediate (WTI) cayó 1 centavo, alcanzando los $62.09. El contrato cayó 36 centavos en la sesión anterior, habiendo alcanzado los $62.99 el miércoles, su nivel más alto desde el 7 de noviembre.

En cuanto a los precios, existe la preocupación de que una desaceleración económica podría reducir el consumo de combustible, dijeron los operadores.

Estados Unidos y China, los dos mayores consumidores de petróleo del mundo, podrían estar cerca de llegar a un acuerdo para poner fin a su disputa comercial, aunque aún quedan algunos obstáculos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que las dos partes estaban "muy cerca de llegar a un acuerdo", aunque Estados Unidos sigue dudando en levantar 250.000 millones de dólares en aranceles que China está tratando de eliminar.

Los precios del carbón térmico y del gas natural, los principales combustibles para la generación de energía, ya han caído bruscamente en medio de una marcada desaceleración del consumo.

Aún así, Brent se dirige a una segunda semana de ganancias, mientras que el WTI está en camino por quinta vez consecutiva al alza semanal.

Brent ha ganado casi 30 por ciento este año, mientras que el WTI ha subido casi 40 por ciento, respaldado por los recortes de producción y las sanciones de Estados Unidos contra Irán y Venezuela.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y aliados productores como Rusia, conocidos conjuntamente como OPEP+, acordaron reducir la producción en 1,2 millones de barriles por día (bpd) este año para apuntalar los precios.

La consultora Rystad Energy dijo que los continuos recortes en el suministro dirigidos por la OPEP apoyarían los precios del petróleo hacia la segunda mitad de este año y hasta 2020.

"Mantenemos nuestra posición alcista para la segunda mitad de 2019 y la primera mitad de 2020, ya que anticipamos que la OPEP+ ampliará los recortes de producción hasta 2019, mientras que también esperamos efectos alcistas en el mercado del petróleo debido a la introducción de las regulaciones de la OMI 2020 sobre el contenido de azufre en los combustibles para uso marítimo", dijo Bjornar Tonhaugen, jefe de investigación del mercado petrolero en Rystad.

La Organización Marítima Internacional (OMI) ordenará a todos los cargadores que utilicen combustible con un contenido reducido de azufre, lo que se traducirá en un fuerte aumento del consumo de gasóleo y en el uso de fuelóleo con bajo contenido de azufre.

Algo que socava los esfuerzos de la OPEP para apuntalar el mercado es el aumento de la producción de petróleo de EE.UU. , que según datos oficiales ascendió a un récord de 12,2 millones de bpd la semana pasada.

Como resultado, las reservas de petróleo crudo de EE.UU. se dispararon la semana pasada, dijo el miércoles la Administración de Información de Energía.

(Reportaje de Aaron Sheldrick en TOKIO y Henning Gloystein en SINGAPUR; edición de Richard Pullin y Christian Schmollinger) traducido por www.serenitymarkets.com

 

5 de abril (Reuters) - El oro cayó el viernes, pero cotizó por encima del mínimo de 10 semanas alcanzado en la sesión anterior, ya que el dólar subió frente al yen, debido a los signos de progreso en la disputa comercial entre Estados Unidos y China y a la solidez de los datos económicos de Estados Unidos.

Es por ello que se aguarda la publicación de las cifras laborales americanas.

El oro al contado cayó 0.3 por ciento a $1,288.75 por onza a las 0540 GMT, después de tocar su punto más bajo desde el 25 de enero a $1,280.59 en la sesión anterior. El metal ha bajado un 0,2 por ciento en lo que va de semana.

Los futuros de oro de EE.UU. bajaron un 0,1 por ciento, a 1.293,70 dólares la onza.

"El mercado está esperando cierta positividad en los datos (de nóminas) de hoy, por lo que si se mueve en contra de las expectativas podría haber algunas fluctuaciones bruscas en el precio del oro", dijo Benjamin Lu, un analista de Phillip Futures, con sede en Singapur.

"Existe una gran posibilidad de que el apetito por el riesgo se vuelva fuerte si los indicadores económicos muestran algún tipo de repunte (en la fortaleza de la economía) y podríamos ver caer el precio del oro".

Durante la jornada del jueves, el oro logró quebrar el promedio móvil de 100 días de la zona de los $1,282 la onza por primera vez desde noviembre, bajo presión por la publicación de datos alentadores en Estados Unidos y por la mejora del apetito por el riesgo.

Los mercados de acciones asiáticos consolidaron sus ganancias semanales, ya que las conversaciones entre China y Estados Unidos produjeron muchos titulares, pero no llegaron a ninguna conclusión.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que las dos partes estaban cerca de un acuerdo comercial que podría anunciarse en cuatro semanas.

Mientras tanto, las tenencias en el mayor fondo cotizado en bolsa respaldado por oro del mundo, SPDR Gold Trust, cayeron por cuarta vez consecutiva el jueves. Las existencias estaban en su nivel más bajo desde el 10 de diciembre, con 24,52 millones de onzas.

Entre otros metales preciosos, el platino spot se deslizó 0.5 por ciento a $892.95, después de subir a su nivel más alto desde mediados de junio de 2018 a $901.49 la onza en la sesión anterior.

El metal ha subido un 5% en lo que va de semana.

"El platino probablemente se está beneficiando a expensas del paladio, ya que el mercado tiene una opinión sobre la sustitución de auto-catalizadores", dijo Nicholas Frappell, gerente general global de ABC Bullion.

Tanto el platino como el paladio son consumidos principalmente por los fabricantes de automóviles para la fabricación de convertidores catalíticos.

El paladio subió un 0,4 por ciento, a 1.371,50 dólares la onza, pero estaba en curso para su segunda caída semanal.

La plata se mantuvo estable en 15,14 dólares la onza. El metal había caído a su nivel más bajo desde finales de diciembre en la sesión anterior.

Se espera que los volúmenes de comercio sean bajos ya que el mayor consumidor de oro del mundo, China, está cerrado por festivo. (Reportaje de K. Sathya Narayanan y Swati Verma en Bengaluru; edición de Richard Pullin) traducido por www.serenitymarkets.com

 

4 de abril (Reuters) - El oro avanzó el jueves mientras que el dólar estadounidense se negociaba cerca de su mínimo de una semana atrás, cuando los inversores esperaban el avance de las negociaciones comerciales en curso entre China y Estados Unidos, luego de que los informes mostraran que ambas partes se acercaban a un acuerdo.

El oro al contado avanzó 0.2 por ciento a $1,292.24 por onza a partir de las 0537 GMT. Los futuros de oro de EE.UU. se estabilizaron un 0,1 por ciento a 1.296,60 dólares la onza.

"Uno de los temas clave serían las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos. Hay mucho optimismo en torno a la idea de que veremos una resolución pacífica y algún acuerdo muy pronto", dijo Michael McCarthy, estratega jefe de mercados de CMC Markets.

"Sin embargo, si las negociaciones comerciales se alargan, podríamos ver más apoyo para el oro debido a sus implicaciones para el crecimiento."

El oro se considera a menudo como una inversión segura en tiempos de incertidumbre financiera y política.

Una pausa en la subida de la renta variable también ayudó al oro. Las acciones asiáticas se mantuvieron cerca de un máximo de ocho meses mientras los inversores esperaban la evolución de las negociaciones comerciales.

Las negociaciones entre Estados Unidos y China hicieron "buenos progresos" la semana pasada en Pekín y ambas partes pretenden superar las diferencias durante las conversaciones de esta semana, dijo el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

La divisa americana registró mínimos de hace una semana atrás tras la publicación de los datos del sector de los servicios americanos, los cuales registraron mínimos de hace 19 meses atrás en marzo, y las nóminas privadas crecieron por debajo de las expectativas.

Los operadores esperan ahora las nóminas no agrícolas americanas, que se publicarán el viernes, ya que brindarán información sobre la fortaleza de la economía americana.

Si los datos de empleo son débiles, la moneda estadounidense podría verse afectada, lo que abarataría el precio de los metales denominados en dólares para los inversores que poseen otras divisas.

En el frente técnico, mientras los precios no rompan el soporte de 1.280 dólares, el oro estará en un amplio rango entre 1.280 y 1.320 dólares con una resistencia inmediata de alrededor de 1.302 dólares, dijo Ajay Kedia, director de Kedia Commodities en Mumbai.

Las tenencias del mayor fondo cotizado en bolsa respaldado por oro del mundo, SPDR Gold Trust, también cayeron por tercera vez consecutiva el miércoles. Las existencias estaban en su nivel más bajo desde el 17 de diciembre, con 24,57 millones de onzas.

Entre otros metales preciosos, el platino spot fue el que más subió en más de dos años en la sesión anterior y alcanzó su nivel más alto desde finales de junio de 2018, con 879,03 dólares la onza.

El metal catalizador para automóviles bajó 0.1 por ciento a $873.96 la onza el jueves, mientras que su metal hermano, el paladio, subió 0.2 por ciento a $1,407.85.

La plata se mantuvo estable en 15,13 dólares la onza. (Reportaje de Arijit Bose y K. Sathya Narayananan en Bengaluru; Edición de Rashmi Aich) traducido por www.serenitymarkets.com

 

TOKIO, 4 de abril (Reuters) - Los precios del petróleo cayeron por segundo día el jueves, con el Brent bajando aún más desde la cota de los 70 dólares, después de que los datos semanales del petróleo de los EE.UU. mostraran un aumento imprevisto en los inventarios de petróleo crudo y una producción récord.

Los futuros Brent cayeron 3 centavos, alcanzando los $69.28 el barril a las 0603 GMT. Brent cayó 6 centavos el miércoles, después de tocar $69.96, el más alto desde el 12 de noviembre, cuando cotizó por última vez por encima de los $70.

El crudo U.S. West Texas Intermediate (WTI) cayó 8 centavos, o 0.1 por ciento, a $62.38 el barril. El contrato cayó 12 centavos en la sesión anterior después de alcanzar brevemente los $62.99, también el más alto desde noviembre.

El punto de referencia global Brent ha ganado casi un 30 por ciento este año, mientras que el WTI ha ganado casi un 40 por ciento. Los precios se han visto respaldados por la restricción de la oferta mundial y los signos de recuperación de la demanda.

"Hay un claro sesgo al alza con las restricciones de suministro", dijo Michael McCarthy, estratega jefe de mercados de CMC Markets en Sydney, señalando los recortes de suministro de la OPEP y otros, junto con las sanciones a Irán.

"Y hay una demanda mucho mejor de lo esperado después de las recientes cifras de China y del PMI de Estados Unidos, junto con un potencial impulsor de cualquier acuerdo comercial entre Estados Unidos y China", dijo.

El índice de gestores de compras de servicios (PMI) de Caixin/Markit subió a 54,4, el más alto desde enero de 2018 y por encima del 51,1 de febrero, el más bajo de los últimos cuatro meses, según mostró el miércoles una encuesta de empresas privadas del sector de servicios de China.

Las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China hicieron "buenos progresos" la semana pasada en Pekín y las dos partes pretenden salvar las diferencias durante nuevas conversaciones, dijo el miércoles el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow.

El petróleo crudo también está respaldado por un acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados como Rusia, un grupo conocido como OPEP+, para reducir la producción de petróleo en aproximadamente 1,2 millones de barriles diarios este año.

La presión de Estados Unidos sobre Irán está aumentando, y un alto funcionario de la administración Trump dijo a principios de esta semana que Washington está considerando la posibilidad de imponer más sanciones al país de Oriente Medio.

La temporada de mantenimiento de las refinerías también está llegando a su fin y eso proporcionará una mayor demanda de crudo, dijo Virendra Chauhan, analista de petróleo de Energy Aspects en Singapur.

"El mercado físico es muy fuerte y ahora estamos comenzando a comerciar barriles de post-retorno, lo que debería significar que los mercados físicos se fortalecen y que deberían seguir precios planos", dijo.

Aún así, los inventarios de petróleo en Estados Unidos subieron 7,2 millones de barriles la semana pasada, mientras que las importaciones netas aumentaron, según informó el miércoles la Administración de Información Energética (EIA). Los analistas habían pronosticado una disminución de 425.000 barriles.

La producción de crudo de Estados Unidos subió 100.000 barriles por día (bpd) a un récord de 12,2 millones bpd, después de rondar los 12 millones a 12,1 millones bpd desde mediados de febrero, según los datos de la EIA.

(Reportado por Aaron Sheldrick; Editado por Tom Hogue) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Las reservas semanales de crudo suben en nada menos que 7,24 millones de barriles cuando se esperaba una bajada de 430.000 barriles.

En las de gasolina tenemos bajada de -1,78 millones, más descenso que el -1,54 esperado.

En las de destilados baja -2 millones cuando se esperaba bajada de -0,51 millones.

El dato es negativo para el precio del crudo.

TodoHistorial 89441

Últimas noticias

MasNoticias 6c745