Miércoles, 12 Diciembre 2018

Situación del petróleo por IG Markets

A pesar de que Irán ha visto muy afectada su capacidad de llevar crudo al mercado por las sanciones impuestas por Estados Unidos y de los problemas registrados en otros grandes productores como Venezuela, todo parece indicar que los países de la OPEC, con Arabia Saudí a la cabeza, están cumpliendo con lo anunciado en el mes de junio y han comenzado a relajar las restricciones al bombeo acordadas con otros grandes productores como Rusia el pasado año.

La perspectiva de que los países del cártel vuelvan a inundar el mercado con petróleo alimentan el fantasma de la sobreoferta. De hecho, que las últimas subidas de los precios del petróleo hayan devuelto la rentabilidad a los productores de esquisto estadounidenses ha encendido algunas alarmas.

La pasada semana, la Agencia de Información para la Energía (EIA) del Gobierno de Estados Unidos informó de que la producción en el país del Tío Sam había alcanzado niveles récord, alcanzando ya la cifra histórica de los 11 millones de barriles al día.

En la tarde de hoy será esta misma institución la encargada de marcar el curso del crudo en las próximas sesiones. A las 16.30 horas, esta entidad dependiente del Departamento de Energía estadounidense publicará los datos oficiales de inventarios de petróleo, gasolina y productos destilados en Estados Unidos.

La primera lectura facilitada en la tarde de ayer por los industriales reunidos en el American Petroleum Institute (API) ha supuesto un auténtico jarro de agua fría para los que esperaban un punto de apoyo sobre el que la materia prima pudiera reponerse al sondeo de Reuters y tomar la senda alcista. Según las cifras publicadas, en vez de un recorte de unos 3 millones de las existencias de crudo, API reportó un avance semanal cercano a los 5,6 millones de barriles.

De este modo, si los datos oficiales confirman hoy una expansión de las existencias semanales de crudo en Estados Unidos, el sentimiento del mercado podría tornarse aún más negativo. Sin embargo, un retroceso de las existencias superior a lo vaticinado podría desatar las compras, especialmente en los minutos inmediatamente posteriores a la publicación del dato.

Del mismo modo, habrá que tener en cuenta cómo avanzan las existencias de gasolina y productos destilados, que supondrán también un buen indicador de la situación de la oferta. Esto es aún más necesario en plena campaña estival en Estados Unidos, en la que aumenta el consumo de carburantes ante el mayor número de desplazamientos en el país.

Aitor Méndez. 

IG Markets

 

Últimos Materias Primas

TodoHistorial 89441

Últimas noticias

MasNoticias 6c745