LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Los productores de crudo por fin encuentran el punto flaco de Donald Trump

Y esto promete traer cola, y más tras las informaciones acerca de que los demócratas estarían liderando la intención de voto en las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

Ya saben que si hay una cosa que ha resaltado a Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos es su nueva manera de hacer las cosas, fuera del plano diplomático, a su estilo, utilizando redes sociales, y de una forma muy beligerante y directa que ha modificado el comportamiento de los mercados desde que llegó al poder.

Su política comercial no es compartida desde muchas partes de su propio partido y todo mundo está muy atento y rebajando las previsiones de crecimiento mundial precisamente como consecuencia de esas políticas.

Sin embargo, tiene un punto débil: la excesiva confianza en la fortaleza de su economía.

Esto es algo que se está debatiendo mucho en los últimos días, ya que normalmente cuanto más seguro estás de una cosa, mayor es el punto flaco que ofreces a alguien que quiera precisamente hacerte daño. Simplemente, acuérdense de las decepciones que nos hemos llevado en el mercado justo por algo que se descontaba seguro, ya que cuanto más seguro te encuentras de una cosa, mayor es la decepción si no se cumple.

En este caso, el punto flaco de la economía de Estados Unidos está centrado en la evolución de los tipos de interés, que depende del nivel de inflación, que a su vez depende de los precios del crudo.

La cuestión es la siguiente: Estados Unidos poco a poco se está convirtiendo en el mayor productor de crudo del mundo, pero eso no significa que pueda compensar por sí solo la producción del resto de países productores. Recordemos que la OPEP tiene relación con Rusia en ese acuerdo de reducción de la producción para potenciar los precios del crudo. Ahora, el crudo está por encima de los 72 $, el apoyo a la inflación es importante, y teniendo en cuenta que vamos de cara a una época de consumo de crudo, el precio se puede disparar más. Evidentemente, con el nivel de crecimiento que tiene la economía de Estados Unidos, la inflación por consumo interno es muy importante, pero si el precio del crudo se mantiene en estos niveles o incluso llega a subir un poco más, el apoyo extra a la inflación es mucho más importante. Si la inflación empieza a subir demasiado, la Reserva Federal deberá reaccionar en consecuencia, quizá acelerando las subidas de tipos de interés más de lo debido, lo que podría poner en jaque la recuperación económica norteamericana. Recuerden que algunos miembros de la Reserva Federal apuestan por no subir más los tipos de interés y dejar que sea la economía la que hable por sí misma. Si tuviésemos una aceleración de las subidas de los tipos de interés, estaríamos hablando de una subida de las rentabilidades en el mercado secundario de deuda, también en el primario, y eso arrastraría los tipos hipotecarios al alza. Ayer Freddy Mac avisó de que el mercado inmobiliario se había estancado y este año las ventas podrían estar ligeramente por debajo de las del año pasado. Si la situación del mercado inmobiliario la combinamos con lo que puede pasar con los tipos de interés, los tipos hipotecarios, en el caso de que los productores de crudo decidan hacer daño a Estados Unidos para someter a Donald Trump, estamos en una situación extremadamente peligrosa no sólo para la economía norteamericana, sino más bien por el miedo a cuál podría ser la reacción de Estados Unidos por boca de su presidente.

Recuerden que Donald Trump ha pedido la OPEP que haga lo que sea para poder aumentar la producción y compensar las inminentes sanciones a Irán que dejarían fuera del mercado cerca de 2,8 millones de barriles por día. En un primer momento, parece que Arabia Saudita aceptó la situación, pero aparecen informaciones por aquí y por allá diciendo que en agosto la producción en vez de aumentar lo que hizo fue descender, y Rusia parece que también va por ese camino. La falta de muestras convincentes acerca de que el resto de productores quiera compensar las sanciones a Irán es lo que ha puesto todavía más nerviosos al precio del crudo que ya está en 72,5 $. De seguir esto así, debemos estar atentos a las próximas lecturas de la inflación y ya veremos el comentario de la Reserva Federal en las próximas reuniones, porque ahora mismo el desarrollo de la economía norteamericana está en manos del resto de productores de crudo.

Para hacernos una idea de la situación, fíjense en el gráfico adjunto que viene desde más o menos el año 2000. En él tenemos en azul la tasa de inflación interanual de Estados Unidos que se sitúa en el 2,7%. También tenemos en naranja la tasa de crecimiento del producto interior bruto que ronda el 4,2% y en donde ya tenemos una cierta correlación entre ambas cosas, es decir, en momentos donde hay un pico muy fuerte de la inflación, tenemos posteriormente un descenso del producto interior bruto, que se nota especialmente en la crisis económica, donde hay un pico de la inflación muy importante seguido del desplome posterior, que obligó a la Reserva Federal a reducir los tipos de interés para poder fomentar la inversión otra vez. En el mismo gráfico, de color granate, podemos ver la evolución del precio del crudo que tiene una correlación muy alta con la inflación, evidentemente, y que antes de la crisis recuerden que se colocó por encima de los 130 $, impulsando ese máximo en ese período de la inflación y ayudando a desplomar la economía. Por la crisis, el precio del crudo descendió otra vez, reduciendo la inflación y, tras las medidas de la Reserva Federal y recuperación de la crisis económica, la demanda volvió otra vez a subir los precios. Después de 2014, recuerden el aumento de producción de Arabia Saudita para poder asfixiar a los productores norteamericanos, haciendo que la inflación volviese a caer de nuevo. Ahora, si sigue subiendo el precio del crudo, estaríamos alcanzando niveles preocupantes de inflación y al final acabará pasando factura al producto interior bruto. De ahí que Estados Unidos empiece a pedir como loco que haya más producción de crudo, mostrando a las claras el punto débil de Donald Trump.

Us Inflation Rate Us GDP Growth Rate Crude Oil