LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

El delicado equilibrio del petróleo. De momento lo tiene difícil para subir

Por John Kemp

LONDRES, 29 de enero (Reuters) - El consumo de gasolina en Estados Unidos se mantuvo estable en los primeros 10 meses de 2018, a medida que la escalada de los precios de los combustibles para motores compensó el impacto de una economía fuerte y las grandes ganancias de empleo.

El consumo de gasolina en los Estados Unidos, combinado con el aumento de la producción de esquisto estadounidense y la desaceleración de la economía mundial, empujan al mercado petrolero hacia un superávit, lo que explica la caída de los precios a finales del año pasado.

El consumo de gasolina promedió 9.34 millones de barriles por día (bpd) entre enero y octubre de 2018, lo cual fue ligeramente inferior a los 9.36 millones de bpd en el mismo periodo de 2017.

Se pronostica que el consumo a lo largo de todo el año ha disminuido en alrededor de 40.000 bpd, según las estimaciones de la Administración de Información Energética de EE.UU. ("Short-Term Energy Outlook", EIA, diciembre de 2018).

El consumo ha mostrado poco o ningún crecimiento desde 2017 después de cuatro años de ganancias variables pero fuertes entre 2013 y 2016 ("Petroleum Supply Monthly", Energy Information Administration, diciembre de 2018).

El uso de combustible se ha estabilizado, a pesar de que la tasa de crecimiento económico se ha acelerado a una tasa anual de más del 3 por ciento y se han creado casi 5 millones de puestos de trabajo no agrícolas desde finales de 2016.

Pero el estancamiento del consumo de gasolina ha sido consistente con una fuerte desaceleración en el crecimiento del tráfico en las carreteras del país en los últimos dos años

Los volúmenes de tráfico aumentaron entre 2014 y 2016, y las millas recorridas por los vehículos a menudo aumentaron a tasas interanuales del 2 al 3 por ciento o más, pero se ralentizaron bruscamente en 2017 y 2018, con ganancias que se redujeron al 1 por ciento o menos.

El volumen de tráfico en los tres meses de septiembre a noviembre de 2018 fue sólo un 0,3 por ciento superior al del mismo período del año anterior (Administración Federal de Carreteras, diciembre de 2018).

En el último cuarto de siglo, el crecimiento del tráfico ha estado estrechamente relacionado tanto con el estado de la economía como con los cambios en el coste del combustible.

Si bien la economía ha seguido siendo favorable, el aumento de los precios del petróleo ha sido muy negativo para el consumo de gasolina.

La caída de los precios entre 2014 y 2016 proporcionó un estímulo al consumo, pero los aumentos subsiguientes han hecho que ese efecto se relaje.

DESACELERACIÓN MUNDIAL

La desaceleración del consumo de gasolina en Estados Unidos es una de las razones por las que la subida de los precios del petróleo ayudó a empujar al mercado mundial de petróleo hacia un superávit en 2018 y por las que los precios tenían que caer para reequilibrar la producción y el consumo.

El impacto del aumento de los precios en los automovilistas estadounidenses también explica por qué son tan sensibles para los políticos estadounidenses y por qué el presidente Donald Trump presionó agresivamente a la OPEP para que bajara los precios el año pasado.

Por último, el estancamiento del consumo de gasolina en Estados Unidos explica por qué el mercado del petróleo depende cada vez más de los mercados emergentes y del transporte de carga para absorber el crecimiento de la producción de esquisto estadounidense y otras fuentes.

El crecimiento del consumo y los precios mundiales del petróleo son cada vez más sensibles a los cambios en el crecimiento económico fuera de los Estados Unidos y de las demás economías avanzadas.

A medida que se hicieron evidentes los signos de una desaceleración mundial del comercio en el segundo y tercer trimestres de 2018, se hizo cada vez más evidente que el crecimiento del consumo se desaceleraría y que los precios tendrían que bajar.

Una vez que Estados Unidos decidió conceder generosas exenciones de sanciones a los clientes más importantes de Irán, permitiéndoles seguir comprando el crudo del país, se eliminó el último apoyo que quedaba y los precios cayeron.

Los precios más bajos son una parte necesaria del proceso de reequilibrio del mercado y, con el tiempo, deberían ayudar a restablecer el crecimiento del consumo en los Estados Unidos y, lo que es más importante, en los mercados emergentes.

Pero con tanto crecimiento del consumo ahora orientado hacia China y otros mercados emergentes, las perspectivas para el equilibrio del mercado y los precios en 2019/2020 seguirán estando dominadas por la preocupación por una posible desaceleración mundial.

Hasta que se elimine la amenaza de una desaceleración mundial, los precios del petróleo tendrán dificultades para recuperarse, a pesar de los esfuerzos de la OPEP y sus aliados por reducir la producción.

traducido por www.serenitymarkets.com

 

TodoHistorial 89441

Últimas noticias

MasNoticias 6c745